La opinión de Soraya: Transcrepuscular, de Emilio Bueso

Por Soraya Murillo.

Antes que nada, voy a transcribir una cita de Isaac Newton, que es lo primero que me vino a la cabeza cuando quise opinar sobre el libro que acabo de terminar:

No sé qué puedo haberle parecido al mundo, pero personalmente me he visto simplemente como un niño jugando en la playa, junto al mar, y que de vez en cuando se divierte al encontrar una piedrecita más pulida que otra, o una concha más hermosa que las demás, mientras el gran  océano de la verdad yace ante mí, inexplorado.

Nuestro protagonista, un alguacil eunuco que custodia la Ciudad Secundaria, es alertado por los bramidos de los caracoles de la entrada de un intruso. El ladrón huye sobre una enorme serpiente, mientras el alguacil lo persigue a lomos de su libélula rumbo al límite exterior del Circulo Crepuscular, también conocido como el Agujero del Mundo, donde sólo hay frío y oscuridad. Pero más allá es todo misterio, nunca había llegado tan lejos en una persecución, así que deberá volver. La Regidora y el Astrólogo le informarán de la desaparición de una antigua reliquia, debiendo aventurarse los tres en su búsqueda,  a lomos de una libélula, una avispa y un tábano. Comenzando aquí una maravillosa aventura por un mundo del cual ellos desconocían muchas cosas.

Bien, ahora me toca explicaros un poco lo que vais a leer cuando tengáis este libro en vuestras manos, algo que ni yo misma mientras escribo esto sé si podré hacer. Ante todo nos situaremos. ¿Dónde estamos?

Según la imaginación de su autor, este es un mundo en el que su estrella sólo ilumina siempre una misma cara, dejando la otra en la más completa oscuridad. Tenemos humanos que utilizan enormes insectos para desplazarse (hay un momento en el que incluso se habla de escorpiones tan grandes como montañas). Sabremos de avispas, libélulas, milpiés locomotoras, tábanos, arañas gigantes, escarabajos, un miriópodo (tuve que buscar qué era eso) y más criaturas que ya iréis sabiendo.

Media hora de caracol es la forma de medir el tiempo. Si imaginamos esos caracoles gigantes, nos será sencillo ir adaptándolo todo con nuestra imaginación. Vale, dejamos a los tres montados en sus bichos, volando hacia un lugar oscuro y frío al que temen y del cual saben poco, para recuperar aquello que les fue robado.

Tal como nos vayamos adentrando en la historia iremos conociendo detalles de la convivencia con los animales y como sacan beneficio mutuo de esta suerte de simbiosis. Incluso los utilizan para curarse y aumentar sus habilidades. Pronto se unirá al grupo un bandido llamado Trapo, que usará un guante para hacer de ventrílocuo y hablará con ellos de esa curiosa forma.

Queda mucha historia, pero creo que deteniéndome aquí ya tenéis una idea aproximada de lo que os podréis encontrar. Ahora os toca seguirlos y adentraros con ellos en lugares inimaginables: paisajes donde ver los mares de niebla, helechos gigantes, cimas tan gigantescas que harán diminutas las montañas del Tíbet, una increíble leyenda de enormes pisos enterrados con unas luces que se encienden algunas noches…y cómo no, lugares oscuros y fríos, más allá de los confines, de los cuales leeréis con tanto asombro como miedo.

¿Qué nos propone el autor?

Pues ante todo una maravillosa, pero maravillosa aventura con ciencia ficción de por medio, donde la humanidad vive en simbiosis con sus animales, donde el autor encadena en su obra distintas formas de ver la realidad y las describe de tal manera que todas parecen creíbles, yo diría más que reales. Un mundo sin tecnología, con un grupo de gente desterrada que forma clanes para seguir con vida. Con ellos el autor recrea una sociedad cerrada. Para aquél que no sepa lo que significa, es la que sigue unas normas doctrinales estrictas que impiden el libre desarrollo del individuo en dos sentidos. El uno, al constreñir su comportamiento bajo las estrecheces de un código ético cuya infracción conlleva la muerte, la expulsión del grupo o un castigo de gran severidad. Por otro se destruye la libertad de pensamiento, que es la base de todo desarrollo humano, al inculcarle desde la infancia el comportamiento que debe seguir transformándolo en simple rebaño, en una oveja sin voluntad y sin capacidad ni deseo de cuestionar el orden establecido.

Me preocupaba que convirtiera su historia en una especie de enciclopedia (a veces ocurre cuando se quieren crear mundos imaginarios), pero no lo hizo. Usa detalles precisos en sus descripciones, realzando la historia, con una prosa de fluidez asombrosa que hace que todo lo entiendas a la primera lectura.  Crea un grandioso universo imaginario con coherencia, con personajes atractivos,  construyendo un mundo tangible, real, alrededor de ellos.

Estamos ante la primera parte de una trilogía. El autor nos sitúa y dejará muchas cuestiones sin respuestas. Se supone que las iremos encontrando en las partes que quedan, pero ya nos vamos cuestionando qué planeta es ese. ¿Acaso le sucedió algo a la Tierra y ése es nuestro futuro más lejano? ¿O es otro mundo habitado por humanos? ¿La reliquia es la clave de todo conocimiento?

Recordad que os he comentado que hay una zona oscura de la cual apenas se sabe nada. ¿Por qué no se ha explorado nunca? ¿Es que la alienación a la que está sometida esa gente les ha arrancado la curiosidad? Gracias a ese robo y su viaje conocerán parte del mundo que habitan y desconocen, viviendo increíbles aventuras y desentrañando el misterio del oscuro mundo del jinete que cabalga sobre una serpiente mitológica. En algunos momentos me recordó una recreación del mito de Prometeo.

No sé si me he explicado correctamente, no quiero dar demasiados datos , pero sí los suficientes para que os sintáis atraídos por este libro. Dicen que no es el mejor libro de Emilio Bueso, porque le falta su alma, pero se equivocan. Yo la encontré. Se la dejó este hombre escribiendo esto, y si lo conociera diría que hasta la salud. Algo así tan grande, tan trabajado, tan bien descrito, no se logra sin pagar un precio. Es lo que hace grande a los verdaderos escritores.

Buenos diálogos, algunos hasta irónicos y con cierta mala leche. Poca fe, críticas de diferentes estructuras sociales y muy buenas descripciones de ese tremendo lugar imaginario. Yo os invito a conocerlo, a disfrutarlo, a saber quiénes eran los Antiguos…pero sobre todo, a leer el trabajo de un escritor español que se atrevió a hacer lo que otros sueñan.