TEORÍA DE CUERDAS. VVAA. (La Pastilla Roja Ediciones)

Por R. G. Wittener.

Antes que nada, quiero decir que ésta antología me parece un experimento literario muy interesante. Por encima de todo, porque la premisa básica que le ha dado forma al libro no resultaba nada fácil, y aún así consiguió reunir una cantidad respetable de relatos. Un resultado al que han debido colaborar, y mucho, la capacidad de cada autor para exprimir sus filias particulares en el género del terror.

Teoría de cuerdas comienza con un relato del antologista, Daniel Gutiérrez, en el que se nos presentan a cinco personajes: Gabriel, un muchacho preadolescente; Darío, su padre, que ejerce de policía; Lucía, su madre; y dos seres de pesadilla, que se pueden definir como “el gordo” y “el flaco”, que invaden el relato para meternos de cabeza en el terror e incomodarnos el estómago, al mismo tiempo que nos obligan a hacernos muchas preguntas (¿qué quieren?, ¿por qué han ido allí?, ¿qué interés tienen en la familia de Gabriel?, ¿qué clase de secretos conocen sobre Gabriel?) mientras van elevando la tensión, hasta un abrupto clímax de final abierto. Y a partir de aquí comienza el experimento literario.

¿Cuál es la premisa de ese experimento? Coger a los cinco personajes, la última frase del relato, y armar una historia a partir de lo narrado por Daniel Gutiérrez. Un juego de “cadáver exquisito” cuyo mayor escollo, o así me lo parece, habrá sido conseguir que las tramas finales de los relatos resultasen originales. Todo lo cual, al menos en parte, se puede decir que han cumplido Alberto M. Caliani, Emilio J. Bernal, Athman M. Charles, Néstor Allende, Santiago Sánchez Perez, Marta Junquera, Daniel Meralho, Leticia A. Lorenzo, Carolina Marquez Rojas, David Rozas Genzor, Carlos J. Lluch, y Tony Jimenez.

El problema (y es un problema de índole personal, lo reconozco, y por tanto muy subjetivo), es que tanto el relato inicial como buena parte de los que componen la primera mitad de la antología se mueven con fruicción (y decir fruicción puede ser quedarse corto) en el terror “sucio“: vísceras, sangre, y otras clases de fluídos corporales surcan sus páginas; las riegan, en estallidos parabólicos que no dejan hueco sin cubrir. Y a ello le acompaña una violencia que raya en el sadismo, con un vocabulario barriobajero a juego. De forma que, aún desarrollando tramas diferentes, a un lector como yo (insisto) le parezca estar asistiendo a variaciones de un mismo tema. Algo que quizás podría haberse atenuado repartiendo esos relatos tan “similares” por la antología, para evitar que se concentrasen. Como ya se puede imaginar, esta opinión es producto de no ser un gran fan de ésta modalidad del terror, y supongo que para otros no resultará ningún problema disfrutarlo.

A pesar de estos remilgos, que espero los autores sepan perdonarme, no voy a decir que la antología no me haya gustado. Que nadie piense tal cosa. Pero quizá por esa “saturación” de gore, la mayoría de mis relatos favoritos son precisamente los que no han incidido tanto en ese recurso.

Do“, de Néstor Allende “Sgrum”. Quizás porque es el que más destaca respecto a ese tono “vísceral” de la antología, desviándose hacia una historia para adultos pero sin regodearse en lo sangriento. Su trama se centra en un tema clásico del género sobrenatural, como es el del Apocalípsis bíblico, con un discurso que podría hacernos pensar en una versión de Neil Gaiman. A lo largo de la historia Gabriel descubre que tiene un papel muy relevante en el fin de los tiempos, y disfrutamos de algunas peleas entre ángeles y demonios mientras el autor va manejando de forma muy creativa la mitología hebrea, así como los diccionarios infernales, para estructurar un universo celestial bastante interesante.

Toc, Toc“, de Tony Jimenez. Derivando hacia un terror más clásico y psicológico, Tony Jimenez nos plantea una historia en la que la casa de los protagonistas es el centro de actividad de objetos malditos y presencias malignas (los “tockers”), más sentidas que vistas, con las que logra mantenerte interesado en su relato página a página hasta el trágico final para Gabriel y su familia. El único pero que le pongo son ciertos monólogos internos de Gabriel, que me hubiese gustado ver resueltos de otra manera.

Semillas de demonio” de David Rozas Genzor. En este relato, el autor teje una historia de maldiciones y tratos con sectas infernales, en las que el joven Gabriel se ve obligado a descubrir su infausto pasado y la oscura maldad que le aguarda en el futuro, por medio de una narración que recordará al lector las tramas de La Profecía. No se puede decir que su final sea imprevisible, pero a quienes estén familiarizados con estas historias seguro que se les pasará por la cabeza a medida que lo estén leyendo.

Buscando una salida“, de Daniel Meralho. El último de mis favoritos es el único que sigue esa dinámica de gore y terror “sucio” que he comentado al principio. Sin embargo, Daniel Meralho lo ha desarrollado dentro de una dinámica de “atrapado en el tiempo” infernal, que te sujeta por las tripas y te obliga a seguir leyendo mientras sientes más y más lástima por el protagonista; hipnotizándote con esa brutalidad y crueldad.

Para hacer honor al título del libro, y completar este viaje por el multiverso, Daniel Gutiérrez cierra la antología con otro relato que se nutre de todo lo que hemos vislumbrado en esos universos paralelos y nos deja en la última página preguntándonos cuál de todos los destinos que hemos presenciado es peor. En definiva, una obra curiosa cuyo público principal son los amantes más acérrimos del género del terror.

 

https://www.amazon.es/Teoria-cuerdas-Pastilla-Roja-Ediciones/dp/1537660373

 

 

Here´s Johnny! Las pesadillas de Stephen King Vol. I (1974-1989), de Tony Jiménez (Applehead Team, 2016)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

 

HERES-JOHNNY-VOL-1-PORTADADurante décadas, y de forma tan prolífica como incansable, Stephen King se ha dispuesto a aterrorizarnos con vampiros, fantasmas, asesinos en serie, hoteles encantados, coches psicópatas, payasos monstruosos, hombres lobo, muertos vivientes, animales rabiosos y abominaciones de otras dimensiones. Es hora de detenernos en la oscura maquinaria que da vida a sus aterradoras creaciones. Es el momento de sumergirnos en las pesadillas de Stephen King.  Tony Jiménez (Tormenta Sangrienta, Actos de Venganza) nos presenta el más completo ensayo acerca de la figura del escritor de Maine, acercándonos en este primer volumen a sus vivencias personales; desde el nacimiento del autor hasta la etapa más moderna de su obra, sin olvidar capítulos tan transcendentales como la creación de los primeros trabajos literarios, la relación amorosa con Tabitha Spruce, los duros comienzos como escritor, la creación de Richard Bachman, los coqueteos con peligrosas adicciones y el reconocimiento mundial de su talento. Además, de manera pormenorizada y minuciosa, se analizan las novelas y antologías de King de la década de los 70 y 80, incluyendo las adaptaciones cinematográficas y televisivas realizadas hasta la fecha, sin escatimar en curiosidades, datos interesantes, guiños, referencias e impacto en la cultura contemporánea.

A estas alturas de la vida no voy a ser yo el que os presente al Maestro del Terror de Maine. Lo que sí voy a decir bien alto y claro es que por fin podemos disfrutar de este minucioso ensayo sobre el Rey del Terror que Tony Jiménez ha gestado con sus aliados de Applehead Team (Emilio Díez y Frank muñoz) durante casi dos años (que se dice muy pronto…).

Quien haya leído cualquier novela o relato del escritor malagueño reconocerá que Stephen King es una de sus grandes influencias, así que dice mucho de él el que se haya embarcado en esta tarea casi hercúlea y rendir un sentido y especial homenaje al autor que ha hecho de Tony el escritor que es hoy en día (uno magnífico, por cierto).

El libro se compone de un íntegro análisis (en forma de fichas explicativas) de todas las obras de King de los años 70-80 (¿su mejor etapa como escritor?), además de todas las adaptaciones fílmicas que se han ido realizando de sus novelas y relatos de aquella época.

El volumen cuenta además con un prólogo muy especial, uno de esos detalles que gusta a cualquier lector, y que no es otra cosa que un texto donde el propio autor nos explica algunas de sus experiencias personales en cuanto al universo de Stephen King: sin lugar a dudas uno de los pasajes por el que sencillamente merece la pena agenciarse un ejemplar de este Here’s Johnny!

tj2Si esto no fuera ya suficiente, el tomo se redondea con un epílogo de Sergio Fernández (experto conocedor de la figura de King) y esos consabidos agradecimientos que siempre muestra el amigo Tony hacia sus lectores, junto a la extensa bibliografía usada para la ocasión.

No podemos perder de vista que se trata de un ensayo muy subjetivo. Comento esto porque algunos lectores se echarán las manos a la cabeza cuando comprueben por sí mismos el exacerbado amor que prodiga Tony Jiménez al de Maine, incluso para aquellas obras “menores”.

Sin lugar a dudas estamos ante el ensayo más completo sobre Stephen King realizado en España (al menos el más completo y actualizado…).

Huelga decir que espero con insana impaciencia su segunda parte, la cual se centrará en la etapa más moderna de King, además de sus guiones para cómics, y su legado inmediato en su hijo Joe Hill… ¡salivando me hallo, pues!

 

Ficha técnica

Título: Here´s Johnny! Las pesadillas de Stephen King Vol. I (1974-1989)

Autor: Tony Jiménez

Editorial: Applehead Team

Páginas: 370

ISBN: 9788494482946

Precio: 18,95 euros

 

 

 

El que se esconde, de Tony Jiménez (Dilatando Mentes Editorial, 2016)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

 

eqse1Barry Noonan conduce por una carretera tan oscura como interminable. La noche esconde la promesa de una última oportunidad para sobrevivir a una pesadilla demasiado real que lleva sufriendo años

Su destino iniciará una serie de aterradores acontecimientos que conectarán con los Siete Pasajeros, un grupo de personas unidas por el infierno sobrenatural que han recorrido.

Patrick Rafferty, un periodista que ya no cree en el más allá, se verá a su vez inmerso en un caos fantasmagórico que le descubrirá la terrible verdad que siempre ha buscado.

Danielle Donahue, una profesora de arte, deberá aprender a continuar con su vida, y abandonar el horror que la consumió antaño.

Y en medio de tal espiral, una caja, con algo que esconde en su interior…

Para quien no lo conozca, Tony Jiménez es un escritor malagueño, autor de Actos de Venganza, Cinco tumbas sin lápida, Drácula vs. la Momia: Batalla por Chicago y Tormenta Sangrienta (mi novela preferida de todas ellas, sin lugar a dudas).

En El que se esconde  tenemos una historia de espectros, donde se fusionan los cuentos fantasmales de corte clásico con los más actuales, consiguiendo algo así como un hijo bastardo entre Poe y James Wann, con excelentes resultados.

Es necesario recalcar que Tony Jiménez consigue ahondar en el área más psicológica de los fenómenos sobrenaturales, como pocas veces se ha visto en una novela de estas características.

La manera que tiene el escritor de mostrarnos todo un conjunto de leyendas urbanas, cajas misteriosas, sombras aterradoras bajo la cama o pasillos siniestros, actúa de manera muy directa en la psique del lector, provocando una sensación de desasosiego que va creciendo conforme avanzamos en el libro.

Es ese terror primario que ahonda en nuestras cabecitas por el que se rigen la gran mayoría de los personajes que se pasean por estas páginas, sufriendo con ellos como si fueran un espejo donde nos pudiéramos reflejar. En esto me ha recordado también al escritor Ramsey Campbell o al muy desconocido por estos lares, Sheridan Le Fanu, el auténtico padre de las ‘Ghost Stories’.

El ritmo que imprime el amigo Tony a la narración se amolda a las mil maravillas según el mecanismo interno de la propia novela, intercalando momentos de intriga con escenas más truculentas, donde el terror y la acción están más presentes.

Es cierto que en ocasiones el texto desvaría un poco, al dilatar de manera excesiva algunos momentos del libro, algo que ya pasaba con su anterior novela Tormenta Sangrienta (Particularmente no es algo que me moleste, pero entiendo que para algunos lectores esto sea “rizar el rizo” en una novela de corte fantástico). Este recurso les sonará a todo aquel seguidor de un escritor originario de Maine, al que el amigo Tony venera…

eqse2Como ya he comentado más arriba, se nota que el autor es un consumidor nato de cultura freak, ya que entre las páginas de esta novela encontramos retazos del cine de James Wann (The Conjuring, Insidious…), Alien, o menciones a otras sagas o películas que se convierten en un juego muy divertido entre escritor y lector.

La edición por parte de Dilatando Mentes es impecable en todos los aspectos posibles, lo que se traduce en un amor incondicional que demuestran con cada nueva referencia de su excelente (pero escaso –por el momento-) catálogo. Incluye además un pack de 5 postales a todo color, que no son otra cosa que auténticas réplicas de las ilustraciones interiores: ¿alguien da más? Estamos sin lugar a dudas ante una mimada edición que va en consonancia con la calidad de su interior (esos detalles como la sangre cayendo de las páginas o el apartado de EXTRAS me tienen ganado mi corazoncito freak…).

En fin: El que se esconde se postula con méritos propios como una de las mejores novelas de terror de este 2016, lo que vuelve a ratificar el excelente buen hacer de Tony Jiménez, uno de esos escritores que están situando a Andalucía en el mapa con respecto a calidad indiscutible en novela de terror.

 

Ficha técnica

Título: El que se esconde

Autor: Tony Jiménez

Editorial: Dilatando Mentes Editorial

Páginas: 560

ISBN: 9788494520310

Precio: 19’95 euros

 

 

Drácula vs. La momia: Batalla por Chicago, de Tony Jiménez

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

Hoy  os traemos Drácula vs La Momia: Batalla por Chicago,  el último trabajo de Tony Jiménez,  autor de la genial Cinco Tumbas sin Lápida (todo un homenaje a ese subgénero dentro del terror  con cabañas en el bosque y lugares malditos,  y cuyo mayor exponente es sin duda Evil Dead), quien vuelve a la carga bajo el mismo sello editorial, Tyrannosaurus Books.

Y es que Tony inaugura la nueva colección de esta  pequeña gran editorial, que no deja de sorprendernos por sus atrevidos, divertidos y arriesgados proyectos, apostando por ofrecer a los amantes del género fantástico algunas cositas que serían impensables en cualquier otra editorial

batallaporchicagoEn esta ocasión, se lanzan con Monsters Unleashed, una colección que intenta unir dos mundos tan cercanos y tan dispares como son el cine y literatura, adaptando al papel lo mejor del cine negro y mezclándolo con figuras arquetípicas y casi olvidadas (al menos en su esencia más pura y que fue la que les hiciera realmente populares) del cine de terror, en forma de novelas  pulp que recuperan la fuerza innegable del mito del monstruo clásico, jugando a introducir esa figura en un contexto que no les pertenece, en un escenario  ajeno a lo que sería habitual y muy distinto al que estamos acostumbrados a ver en las películas. Mezclar ambos conceptos supone el poder “leer” uno de esos maravillosos films de la Hammer, pero alejándonos del terror gótico que era marca de la casa y ubicando la acción en escenarios tan inesperados como atractivos, como puede ser en este caso, la ciudad de Chicago en plena época de la ley seca. Tony Jiménez ha apostado por involucrar en su novela lo mejor del cine negro:  Gánsters con sombrero de ala corta, ametralladoras Thompson, casinos y furcias, pistoleros a sueldo… y al mismísimo Conde Drácula y a quien será su más duro e implacable rival: La momia.

Sinopsis

 Chicago, años 30. La época de la ley seca, de las bandas organizadas y de algo más. Una serie de extraños asesinatos asolan Chicago. Las víctimas aparecen horriblemente mutiladas y desangradas mediante terribles mordeduras en el cuello. No son los únicos muertos con los que la ciudad debe lidiar. Brutales crímenes en los que los cadáveres son descubiertos sin piel ponen en alerta al periodista Samuel Parker, mientras la investigadora Jessica Kramer acepta un caso relacionado con los cuerpos desangrados. Antes de que ambos se den cuenta se ven inmersos en una red de intrigas que va más allá de lo que creían, y que supera por mucho a los crímenes normales que dominan Chicago. Dos criaturas sobrenaturales están convirtiendo la ciudad en su campo de batalla particular, dos seres que nadie cree que existan: una momia de miles de años de antigüedad, y un poderoso vampiro, el mismísimo Drácula.

¿Sorprendente, verdad? Resulta una imagen tan imprevisible como evocadora y atractiva. Pura literatura de evasión, máximo entretenimiento, diversión a raudales y por si fuera poco, con sustancia y bien escrita. ¿Se puede pedir más? Oye, ¡que sale hasta el mismo Al Capone!

Tony vuelve a demostrarnos que si algo le sobra, son tablas. La forma en que nos presenta la historia, el modo en que nos describe la ciudad y a quienes la habitan, ese estilo tan suyo, capaz de trasladarnos a una época en que los hombres eran auténticos tipos duros y las mujeres, bellas  y fogosas, aunque aparentemente recatadas, -auténticas femme fatale-, es algo delicioso.  Jugar a mantener esa aura, a caballo entre el terror y la visión que nos ha llegado de aquel periodo, de la imagen idealizada que tenemos de la misma, no resulta sencillo en absoluto y mucho menos cuando se trata de introducir en ella un historia de terror, en la que dos titanes aparentemente inmortales, luchan encarnizadamente entre sí por convertir el lugar en su nuevo reinado.

tony jimenezPersonajes bien construidos, hasta el punto de cubrir hasta los más mínimos detalles, sin importar si se trata de uno de los protagonistas o de un simple secundario.  Un ritmo ágil, como requieren este tipo de historias, pero sin dejar nada en el tintero, desarrollando a la perfección cada escena, cada acontecimiento. La atmósfera, la ambientación… Tony  utiliza con acierto todas las herramientas a su alcance, manipulando con precisión los elementos más representativos de ambos universos, para darles coherencia y conseguir ensamblarlos sin que resulte algo excesivamente extravagante o absurdo, sino todo lo contrario. El resultado, una obra entretenida, no solo amena, sino divertida y que hace que disfrutemos de un buen rato de lectura. A veces olvidamos cual es el verdadero fin, la función final y real de la literatura de género y Tony nos lo recuerda  con su novela. Disfrutar, evadirnos, desconectar del mundo real y sumergirnos por unas horas en un lugar donde todo es posible. Y a fe mía, que Tony cumple con su parte para que esto sea  así.

Me ha resultado curiosa la cantidad de menciones, referencias y guiños que uno puede encontrar en la novela. Destacan los continuos homenajes a King. Uno va leyendo y de repente, se detiene, pensando: “Este nombre me suena…” Samuel Parker, Jessica Kramer, la calle Crounch End, la enfermera Annie Wilkes, el pistolero a sueldo Roland… Curioso, como digo y además, ofrece la posibilidad de jugar a pillar todas las referencias.  Un detalle que aun sin ser demasiado importante, a mí me ha gustado.

Como apunte negativo, al menos en parte, es el pequeño bajón que sufre la historia llegando al final. No sé si es por la extensión de la novela, que a mi juicio peca de  alargarse en exceso  -teniendo en cuenta que hablamos de literatura pulp y que la historia que nos cuenta da para lo que da-  pero la fuerza inicial y que nos acompaña durante toda la lectura, parece perder consistencia al llegar al desenlace. Decae la intensidad, aunque no de manera alarmante. Como digo, quizás habiendo acortado camino, tomando algún atajo, se hubiera mantenido ese pulso endiablado que Tony ha sabido mantener hasta entonces. Me ha faltado chicha en el encuentro entre ambas criaturas. No sé qué esperaba, pero mis expectativas eran muy altas y aunque no me ha desagradado, me ha parecido que adolecía de falta de arrojo,  de algo realmente épico, de darlo todo en ese momento concreto, después de haber sido testigo de cómo Tony nos llevaba a él  de manera formidable. Ya digo que es una impresión mía, quizás fruto de mi devoción por ambos personajes, pero en ningún momento  considero que haga aguas o que desmerezca la novela.

Desde luego, salvo esos detalles, solo puedo decir que me ha encantado. Que me ha parecido una obra tan especial, tan distinta, tan bien elaborada, que no puedo hacer otra cosa que recomendárosla. Una apuesta arriesgada, tanto por parte de la editorial como del propio autor, pero que no solo sale indemne del desafío, si no que brilla con luz propia.

Destacar la maravillosa portada de Daniel Expósito, que como ya es habitual, nos ha dejado babeando. Una preciosidad, digna de ser enmarcada.

Haceros con ella. La disfrutaréis  desde la primera página y os lo pasaréis como enanos.

 

Drácula vs. La momia: Batalla por Chicago

Tony Jiménez

Editorial: Tyrannosaurus Books  (Colección Monsters Unleashed)

ISBN: 9788494102097

Páginas: 411 pág.

PVP:  17,95€

 

.