Las críticas de #SitgesFest2016 (Episodio 13): Sam was here, de Christophe Deroo

Por Albert Sanz

sam2

FICHA TÉCNICA

  • Título original: Sam was here
  • Año: 2.016
  • Duración: 75 min.
  • País: Francia
  • Director: Christophe Deroo
  • Guión: Christophe Deroo y Clement Tuffreau
  • Fotografía: Emmanuel Bernard
  • Reparto: Rusty Joiner, Sigrid La Chapelle, Rhoda Pell, etc.
  • Productora: Nightcall Productions
  • Género: Suspense, thriller, road movie

 

Lunes. Retiro. 12:15. Sin saberlo, me dispongo a enfrentarme al mayor de mis miedos… al “efecto Lost”. Ya lo padecí en menor medida el día anterior con “Shortwave”, pero en esta ocasión lo iba a sufrir a tope.

Como ahora mismo estaréis un poco perdidos, permitidme que haga un corta pega de un pasaje publicado en la introducción al festival aparecido en la crítica de “31”.

“…Y el segundo punto a destacar sería lo que denomino como “efecto Lost” o “me importa una mi…. que no te enteres”. Y es que de un tiempo a esta parte, estoy viendo un fenómeno que me saca de quicio, y que normalmente se da en el género de suspense o terror: el no explicar nada. Estoy de acuerdo en que Hollywood tiene lobotomizado el cerebro a muchas personas con productos clónicos y previsibles, y no está nada mal en enfrentarnos de tanto en tanto con producciones que te hagan pensar, que no te lo den todo hecho. Films como “Memento” o “Mullholland drive” te hacen comerte la cabeza pero puedes establecer algún tipo de teoría sobre lo visto. Sin embargo, el “efecto Lost” visto en, por ejemplo, la multipremiada “It follows”, sería el tipo de historia cuyo guión no explica nada de lo sucedido y lo que es peor, tampoco da pistas o claves para que te montes tu propia película mental. Pero ojo, que la situación es todavía más lamentable, porque encima estamos hablando de películas muy bien hechas a casi todos los niveles y con unos elevados niveles de tensión, suspense y “nopuedoapartarlamiradadelapantallaostiaquebienmeloestoypasando”. O sea, que estamos ante unos guionistas y directores que conocen todos los resortes del entretenimiento, que te ofrecen un producto distinto y bien hecho pero que se centran únicamente en la parte estética olvidando (o queriendo olvidar) que están contando una historia y que ésta ha de ser explicada en algún momento o que pueda intuirse lo sucedido.”

sam3

Todo este tochopasaje entrecomillado resume el desconcierto mío y de buena parte de los asistentes al salir de la proyección. Y es que no hay nada peor que que te den un caramelo y te lo quiten apenas lo has saboreado. Es decir, que “Sam was here” es cojonudamente buena… hasta que se termina y entonces te das cuenta de que te han  estafado, bien por ineptitud, bien a propósito.

La sinopsis reza así: “Sam es un comercial a puerta fría que viaja por el desierto de California. La mala suerte le persigue puesto que nadie responde cuando llama a las casas. Al cabo de un tiempo empieza a sospechar algo raro al comprobar cómo, en gasolineras, bares de carretera o moteles, tampoco encuentra a nadie, pese a haber en ellos platos con comida caliente o ceniceros con colillas aún humeantes. Sam también descubrirá algo en común en los sitios que visita: en todos ellos hay una radio encendida sintonizando la misma emisora, y en ésta, un locutor con voz y estilo de la década de los 50 habla sobre la peligrosidad que encierra un asesino que mató de forma cruel a una niña y se fugó, y cómo, la policía con la colaboración de algunos vecinos, está estrechando el círculo. Y llegará un momento en que la peor pesadilla de Sam se haga realidad, cuando descubra que él es la persona de la que hablan por radio.”

sam5    Hasta aquí todo muy bien. Tenemos una sinopsis interesante con su dosis de intriga, un personaje que no entiende lo que sucede genialmente interpretado por Rusty Joiner, situación límite, tensión, una impresionante fotografía (genial los luminosos planos del desierto o el lúgubre interior de la habitación secreta del motel), escenas de acción escasas pero bien rodadas e introducidas en la trama, el misterioso locutor que conoce todos los movimientos que realiza el protagonista, etc. En definitiva, una road movie de manual, que te tiene pegado a la butaca sin que puedas pestañear hasta que termina y te quedas con cara de imbécil, esperando que haya una escena post créditos que te explique algo de lo que has visto. Y a eso viene lo del “efecto Lost”. Muchos fans de la serie defienden todo su desarrollo basado en acumulación de cliffhangers sin explicación argumentando que “lo importante es el viaje, no el destino”. Perfecto. El que acepte eso disfrutará de lo lindo con “Sam was here”. Por mi parte, soy de los que no lo aceptan con tanta tranquilidad. Que no me importa que se deje algún cabo suelto, algo con lo que teorizar al respecto, vale, pero sí me importa el que no haya NI UNA SÓLA explicación a lo sucedido. Y cualquiera puede teorizar al respecto de esta película, es cierto; se puede teorizar sobre si Sam es el asesino al que buscan pero que ha perdido la memoria, si no la ha perdido y está haciendo un papel, si ha muerto y está en el infierno sufriendo su condena… cualquier posibilidad puede ser la correcta o no, ya que no hay ni la más mínima pista que te haga decantarte por una teoría u otra. Y eso jode. Al menos a mí. Pero si para ti “lo importante es el viaje, no el destino”, esta es tu película, porque si obviamos la parte argumental, no hay duda de que está muy bien hecha.

sam4

Sam was here” ha sido la película más corta que he visto en este festival. Apenas 75 minutos. Y es verdad que esta duración permite quitar paja e ir al grano y que el nivel de tensión no disminuya en ningún momento. Esto es algo de lo que deberían de tomar nota ciertos directores empeñados en rodar películas que pasen de las dos horas, pero también es verdad que diez minutos más de metraje dedicados a aclarar que es lo que ha pasado habrían venido muy bien.

 

LO MEJOR

  • La interpretación de Rusty Joiner.
  • La impecable fotografía de Emmanuel Bernard.
  • El relato del cerco al asesino por parte del locutor de radio.
  • Conseguir tal nivel de intriga con tan pocos actores.
  • El aire a historia de “Twilight Zone” que tiene.

 LO PEOR

  • Un desarrollo basado en trucos y trampas dignas del mejor cine de suspense pero que evita dar cualquier tipo de explicación a lo sucedido.
  • La aparición en escena del locutor de radio, que arroja todavía más dudas.

LA ESCENA

  • La mencionada aparición del locutor de radio y su manera de comportarse.

.

#SitgesFest2016 He visto cosas que no creeríais… Día 3

Buenas tardes, amiguitos.

Albert Sanz nos trae de nuevo sus primeras impresiones sobre los films que ha tenido ocasión de visionar durante el día. La lista, por razones obvias, se irá actualizando a medida que vaya sumando sesiones hasta finalizar la jornada.

Os dejo con las pelis.

10/10/2016

“SONGOKUMANIA: EL BIG BANG DEL MANGA”
Nostálgico documental que narra cómo “Dragon Ball” / “Bola de drac” contribuyó a la difusión del manga en España, además de recordar a las nuevas generaciones el impacto que creó en toda una generación y cómo ésta, tuvo que espabilarse para acceder a una información inexistente en nuestro país.
Y conocer la hilarante forma en que Planeta Agostini consiguió los derechos de distribución del manga no tiene precio.

sit4“TRAIN TO BUSAN”
Una de las mejores películas de zombis de la historia. De culto instantáneo. A LA ALTURA DE CUALQUIER CLÁSICO DEL CINE ZOMBI.
Yeong Sang-ho debuta en el cine de imagen real y consigue lo imposible: convertirse en el nuevo Romero. IMPRESCINDIBLE.

sit5“UNDER THE SHADOW”
Retrato de la vida de una joven madre de ideas avanzadas en el Teheran de los 80, en plena guerra entre Iran e Irak.
Una mujer que intenta educar a su hija en un país que se debate entre la tradición y la modernidad y en una ciudad asolada por los bombardeos.
Y estamos en Sitges, lo cual significa que también hay fantasmas. Sí, de los que aterrorizar y matan.
Buena dosis de intriga con una sensacional protagonista (Narges Rashidi), y aunque le sobre un cuarto de hora, es una propuesta muy recomendable.

sit6

“SAM WAS HERE”
Mi mayor momento de cabreo en este festival. “El sindrome Lost”: ¿Es más importante el camino a recorrer o el lugar al que llegas?

Una road movie de pesadilla, fotografía impresionante, un protagonista en estado de gracia, un desarrollo tenso y angustioso para llegar a un final sin explicación ni de lo que ha pasado y ni de porqué ha pasado.

sit7

“RUPTURE”
Una mujer con fobia a las arañas (interpretada por Noomi Rapace acompañada de un atractivo elenco) es secuestrada y obligada a participar en una terapia de choque extrema con tortura incluida.
Inquietante, angustiosa y con su punto de mal rollo, pero el director antes de iniciar un interesante aunque algo previsible giro de guión final, peca de no atreverse a situar la trama de la mayoría del metraje en el torture porn y sí en el thriller de suspense, cuando la trama permitía y demandaba lo primero.
En cualquier caso, una propuesta de lo más entretenida y una de las pocas veces en que estaría justificada una segunda parte.

c

“FRANKESTEIN ISLAND”.
No sólo de caspa italiana vive Brigadoon. Tambien en USA se ha hecho buena mierda. Y esta aberración del 81 que parece haber sido rodada en los 60 tiene todo lo que ansían los amantes de las buenas películas malas: infractuaciones, guion sin sentido, desarrollo incoherente, batiburrillo de ideas metidas con calzador, presupuesto nulo, etc.
Toda una aberración con un 1,9 sobre 10 en la IMDB que había que ver sí o sí y que es el mejor modo de despedir el lunes festivalero.

qq