Interferencias, de Raúl Ansola

Buenos días, mis queridos Lectores Ausentes.

Hoy vamos a hablar de Interferencias, el nuevo trabajo de Raúl Ansola, autor al que llevamos siguiendo desde sus inicios y que siempre consigue sorprendernos con ese estilo tan introspectivo y por sus propuestas, siempre arriesgadas.

iraAntes de morir, el joven Tony dejó escritos unos diarios personales donde narraba el desenfreno con el que vivió la locura del Nueva York de finales de los años setenta. Décadas más tarde, la biógrafa Claire Espino recibe esos escritos con el encargo de corregirlos y novelarlos para su publicación. Pero algo perturba su trabajo. Entre las páginas manuscritas se encuentra con un dato inquietante: alguien le contó a Tony, durante una fiesta en los sótanos de la discoteca Studio 54, detalles del atentado aéreo contra las Torres Gemelas que se produciría muchos años después. Abrumada por el anacronismo, Claire busca ayuda en Diego, un escritor experto en el Nueva York de la época, y Gabriel, un periodista especializado en fenómenos paranormales.

Para empezar, diré que Interferencias me ha gustado mucho. Me gusta la premisa de la que parte. Encuentro muy, muy potente lo que me plantea, la curiosa y atrevida propuesta que me hace y la forma en que se desarrolla. Es difícil ser original y más en un tema tan manido como las anacronías y los ooparts. Es por eso que el enfoque que le da, el planteamiento que nos hace, me parece no sólo innovador, sino que has conseguido que mi cerebro haga BAKABUM! cuando he empezado a pensar en lo que propone, en todas las posibilidades que ofrece este punto de vista, en todas las implicaciones a todos los niveles (psicológico, científico, filosófico, humanístico) y todas las repercusiones que podría conllevar, incluidas las que no acabo de entender, porque escapan a mi comprensión.

En cuanto al estilo, Raúl se mantiene en su línea. Y eso es bueno. Bien narrado, sin florituras innecesarias, pero con una excelente retórica, que le sienta de fábula a lo que nos quiere contar. Personajes creíbles, bien definidos y al servicio de la historia. Tramas interesantes y el modo de desarrollarlos  es de lo mejor de la obra. La figura difusa, mitificada, misteriosa, trágica pero imponente de Tony; la presencia de Brandon, una especie de guardia de la puerta y mensajero del legado secreto;  la nostalgia y ese extraña melancolía innata de Diego;  el afán aventurero y la necesidad vital de conocer de Gabriel y el miedo y la sensación de ser un títere en manos del destino de Claire (quien no quiere más que volver a su rutinaria y tranquila vida), me parece una forma magnífica de contar lo que quiere, yendo de aquí allá, desde un punto de vista al otro, de ver sus reacciones, a veces acertadas, a veces  inconscientes, a veces deliberadas, a veces únicamente inevitables…

Como punto negativo, por llamarlo de alguna manera porque es algo muy personal y es sólo cuestión de gusto propio, puede ser el exceso de páginas dedicadas a divagar. Entiendo las razones de incluirlas, pero hay momentos en que parece que el autor pierda el hilo de la novela y sencillamente, se dedique a filosofar sobre lo humano y lo divino, tocando tantas cosas intangibles, haciendo referencia a tantos temas, que como lector, en algunos momentos me he visto colapsado. Parece que a través de los personajes, estuviera reflexionando sobre sí mismo, pensando y analizando sus propias convicciones y dudas sobre el papel del ser humano, de la sociedad como tal, de que somos y como somos. Un guirigay metafísico que si bien tiene razón de ser y sirve para ir explicando lo que pasa, lo hace de una forma que al menos en mi caso, durante el viaje ha llegado en varios momentos a saturarme y contribuido más a confundir que a revelar, al menos hasta la parte final. No sé si es un exceso de documentación, de un rapto creativo en el que se ha desnudado y se ha descubierto a sí mismo y aquello que le ronda por la cabeza o qué, pero resultaba bastante chocante  en relación a la trama y el propio ritmo de la historia.

Entiendo que toda la carga metafísica es imprescindible y se nota que estaba muy implicado emocionalmente, sobre todo en aquellos momentos más trascendentales, donde la profundidad de la revelación que tenemos delante hace que el propio lector, como decía, no pueda evitar replantearse todo lo que creía por sí mismo, tanto en la novela como en el propio mundo real. Las posibilidades que abarca su planteamiento son infinitas. Creo que en cierto modo y salvando las distancias, le ha pasado como a Carlos Sisí con Alma, su último título: que se han implicado tanto, han investigado tanto sobre el tema, han profundizado de tal modo que han acabado buscando  ya no fuera, sino dentro de sí mismos, de sus propias experiencias, de su propia conciencia, en un catártico ejercicio de introspección. Y aquí veo exactamente lo mismo, veo a Raúl asomándose al interior de su propia mente, vaciando los bolsillos y poniendo todo lo que ha creído, pensado, dudado, temido y rechazado sobre la mesa. Sus inquietudes, sus obsesiones, sus creencias, todo aquello que nos condiciona, todo lo que damos por hecho y todo lo que nos hace bailar la cabeza desde lo más profundo de nuestro ser, lo ha cogido y se ha dedicado a mezclar, descartar, voltear, rechazar y cuestionarse a sí mismo en cada ocasión. No sé, pero me da la sensación de que en última instancia, esta novela tiene mucho más de filosofía que de ciencia ficción. Y eso, es a la vez su signo más destacable y lo que la hace única, pero al mismo tiempo puede ser un gran hándicap para el lector, que quizá no sea capaz de sintonizar con ello y termine sobrecargado y agotado ante tal exceso.

Como viejo lector suyo, me ha encantado encontrarme con más de un huevo de pascua, referencias muy sutiles, pero evidentes, a otras obras suyas. No pude evitar sonreír cómplice ante esos pequeños descubrimientos.

ira1En general, muy contento de esta lectura. Por lo que supone, por lo arriesgada, por lo honesta consigo misma (aún a su pesar), por lo original y bien atada y por darle una vuelta de tuerca a una temática en la que parece que todo  está ya dicho, demostrando que no es así.

Es una de esas obras que hacen que durante muchos días estés dándole vueltas a lo que has leído, buscándole la punta, encontrando nexos, viendo posibilidades y consecuencias, haciéndote bailar la cabeza… Y eso es muy, muy bueno.

El único problema que veo en la novela, es que evidentemente no es para todo el mundo, que no todos sabrán encontrarle el punto a la carga trascendental, metafísica y la verdadera esencia de la novela, del espíritu rompedor, de su propósito final que es recordarnos que hay mucho más de lo que creemos ver, de aquello que creemos entender y aquello que damos por bueno.

Es una obra muy, muy potente y ya digo que solo por lo arriesgada y lo innovadora, vale la pena ponerse con ella.

 

Interferencias

Raúl Ansola

Editorial: Punto en Boca

ISBN: 9788416307043

Páginas: 326 pág.

PVP: 17,10€

http://tienda.cyberdark.net/interferencias-n249024.html

 

Columpios en el Cementerio, de Raul Ansolá

Buenas noches, amigos.

.

Volvemos a la carga con nuevas recomendaciones literarias, queridos Lectores Ausentes y para ello os traemos hoy el ultimo trabajo de un viejo conocido en esta casa. Se trata de “Columpios en el Cementerio”, de nuestro buen amigo Raul Ansola, quien esta vez, se desmarca con una antologia de relatos bastante peculiar.

Este libro es muy diferente a su anterior proyecto, “Illius”. Aparte de lo mas obvio ( el hecho de que se trate de un recopilatorio de relatos ), lo cierto es que hay ciertos puntos que diferencian ambas obras.

Si bien en “Illius”, el autor hacia ya alarde de unas herramientas literarias poco comunes en nuestros dias, con una retorica amplia y trabajada que convertian la lectura de la novela en toda una experiencia, en esta ocasion, el lector se sorprendera de la variedad de estilos que Ansolá utiliza para narrarnos ocho relatos muy distintos entre si, pero con un nexo comun que por si mismo resulta perturbador: La muerte de un niño.

Un tema constante en todos y cada uno de los relatos, en los que se nos cuenta , no tanto como sucede el tragico hecho, si no las causas que han llevado a ello y el como repercute tan triste suceso en los que le rodean, en su entorno mas cercano. Un tema dificil de enfocar sin caer en el amarillismo o morbosidad, pero que Raul trata con una belleza casi poetica, permitiendonos ver entre bastidores como se tejen los hilos de un destino fatal e ineludible y logrando que , pese a la enorme carga fatalista que destila cada una de las historias, seamos capaz de ver la belleza y complejidad del ser humano.

Lo que resulta curioso es el hecho de que la mayoria de los relatos están escritos hace muchos años. Como nos cuenta el propio Raul:” El reunirlos sirvió para hacer un buen borrón a la mayor parte de lo que había escrito hasta ese momento y que habia quedado postergado en el fondo de algun oscuro cajon. Decidi recopilar la mayor parte de los relatos que tenía perdidos en un montón de carpetas y archivos, descarte aquellos que no me inspiraban nada y con los pocos supervivientes a tamaña limpieza, intente ordenarlos siguiendo cierto orden y lógica interna, tratando de crear una especie de collage que resultase sugestivo y con una coherencia argumental. Tras varias revisiones, decidi enviarlo al concurso que organizaba Ediciones Oblicuas (  III PREMIOS NARRATIVAS OBLICUAS 2009 ) casi el día  antes de  que acabase el plazo y por esas cosas del destino, resulto vencedor del certamen, lo que conllevo a su publicacion”.

Segun reza la sinopsis del propio libro:
“Columpios en el Cementerio” es una sucesión de relatos tratados con un ejercicio de estilo sorprendente y desconcertante, narrados de una manera tal que son capaces de mantenernos en vilo aun en la intemperie estremecedora de sus historias, porque la imagen que evoca su título, unos columpios solitarios balanceándose en un cementerio, es exactamente la sensación de desamparo que la lectura de estos relatos nos provoca a lo largo de todo el libro; relatos que, para mayor sobrecogimiento, tienen como protagonistas del infortunio a unos niños que devienen víctimas de fuerzas (o pasiones) esquivas que nunca acaban por definirse, y de las cuales es imposible huir.
En definitiva, una obra de culto que no pasará desapercibida entre los lectores habituales de nuestra colección Narrativas Oblicuas.”

Personalmente, no podria estar mas de acuerdo con semejante exposicion. En mi caso particular, la sensacion ha sido intensa y turbadora. No resulta sencillo el asimilar que el infortunio y la desgracia puedan ir de la mano de la belleza y la sublimidad. Que uno sea capaz de descubrir la poesia y el lirismo en la muerte y el dolor, sobretodo cuando alguien como Raul, siendo fiel a su estilo sobrio y elegante, consigue plasmar en unas pocas paginas tanto sentimiento encontrado.

“Columpios en el Cementerio” contiene los siguientes relatos:
-Noche.
-Nicoleta.
-Rosa Blancas.
-El servicio.
-En el Vacio.
-Si esto es un sueño.
-La Habitacion Blanca.
-Desaparecemos.

Columpios en el Cementerio
Raul Ansola
Editorial: Ediciones Oblicuas
ISBN:  9788493769734
PVP: 14€
100 páginas
20×13 cm.
Tambien disponible en E-book

¡ EXCLUSIVA! Entrevista a Raul Ansolá, autor de “Illius”.

Hace apenas unos dias, os recomendaba desde aqui una novela que habia llamado mi atencion y que habia disfrutado muchisimo. Se trataba de “Illius”, de Raul Ansolá y ya comente que resulto ser una verdadera delicia, tanto por su originalidad  en cuanto planteamiento y desarrollo. En vista de ello, no pude si no ponerme en contacto con el autor, a quien tras algunos correos, tuve el placer de conocer personalmente en Barcelona por Sant Jordi y con quien pudimos hablar durante unos minutos junto a mi buen amigo Fer.
Tras una charla breve, pero muy agradable y satisfactoria, Raul accedio a ser entrevistado en el Athnecdotario y aqui os traigo el resultado.
Espero que lo disfruteis:

1-AI -¿Quien es en realidad Raul Ansola?

RA- Alguien a quien le gusta buscar y rodearse de luz y optimismo, de tranquilidad (que no monotonía) y personas y situaciones confortables. Justo lo contrario de lo que me gusta transmitir con lo que escribo.

2-AI- ¿De donde viene tu aficion a la escritura?

RA- De la necesidad, desde bien pequeño, de adentrarme en la oscuridad del ser humano sin moverme de donde estoy. De querer explorar terrenos turbios a través de la ficción, espacio que me atrae en tanto que, como mentira, lo permite todo.

3-AI -¿Que fue lo que te empujo a decidirte a escribir una novela como Illius ,tan personal y particular?

RA- Illius es el resultado de dos circunstancias que tuve presentes durante bastante tiempo. Una, la intención de escribir una novela que tensase la cuerda en el aspecto estructural, argumental. Que no diese nada por sentado, que jugase a parecer una cosa aunque fuese otra. Quería algo diferente, lo que no deja de ser un objetivo demasiado ambicioso. El otro factor, la imagen de una fotografía tomada hace años en la que, al verla, apareciese alguien que no estaba en el momento de realizarla. Estuve una temporada dándole vueltas a en qué contexto introducir la fotografía, y cómo sorprender con la manera de tratar la investigación que se desarrollaría a su alrededor.

4-AI- ¿Tienes algún autor favorito? ¿Alguien a quien tengas como referente?

RA- Tengo varios autores de los que me atraen o interpreto de un modo afín características determinadas de su obra, como la manera con la que Scott Heim trata los personajes, el tiempo de Alan Moore, las pausas dramáticas de David Lynch, la frialdad de Milan Kundera. Reparto el tiempo entre descubrir nuevos autores y volver una y otra vez a mis clásicos personales, repasando párrafos y diálogos que conozco de memoria, pero descubriendo siempre aspectos nuevos. A veces aprendo más leyendo un libro por cuarta vez que otro nuevo. Pero no hay que bajar la guardia. Siempre puede aparecer una nueva obra que añadir a los clásicos.

5-AI- ¿Qué hace Raul Ansola cuando no escribe?

RA- Trabajo en una oficina, paso el tiempo libre con los amigos. Mi vida en la treintena no se diferencia demasiado de la que tenía como veinteañero. A grandes rasgos, bastaría con cambiar la facultad por el despacho y los bares musicales por casas particulares. Y siempre la libreta de las anotaciones en el bolsillo, esperando el momento de ser utilizada.

6-AI- ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo editorial? Cuéntanos cómo fueron tus primeros pasos y cómo fue la experiencia.

RA -Tuve varios intentos fallidos, manuscritos que enviaba y me rechazaban sin explicaciones, dejándome la sensación de que ni siquiera los habían leído. Raúl Gonzálvez, de Grupo AJEC, contestó uno de estos intentos diciendo que no iba a publicar lo que le había enviado, con la diferencia que argumentó su decisión con tantos motivos que pensé que, efectivamente, la obra no era publicable. Le respondí agradecido por la dedicación, y tuve claro que lo próximo que escribiera se lo enviaría a ellos, pues como mínimo me habían demostrado que lo iban a leer. Así lo hice con Illius, y respondieron afirmativamente, aunque no les gustaba el final. ‘Una cosa es que juegues con el lector, otra que le tomes el pelo’, fueron las palabras exactas. Era cierto. ¡No se entendía nada! Había tensado tanto la cuerda que se había roto y no me había dado cuenta. Durante los siguientes meses trabajé con la certeza de que, si quedaba bien, el libro sería publicado, una sensación nueva y excitante. Eliminé unas cuarenta páginas que quedaron en un archivo de lo que pudo haber sido y no fue y redacté el final que acabaría publicado.

7-AI- ¿En qué andas metido ahora? ¿Nos puedes decir cuáles son tus proyectos en este momento?

RA- Estoy en el último y primer paso de dos novelas. Una, ya redactada, la estoy corrigiendo. De la otra me limito a apuntar ideas sueltas, anárquicas, esperando que tomen una forma concreta. La que he acabado es muy diferente a Illius, mucho más pausada y reflexiva, aunque juega con elementos comunes como los secretos, traumas, actos inesperados de violencia. Paralelamente, tengo unas cincuenta páginas escritas de una historia de terror que llevan meses estancadas, esperando el momento exacto para ser continuadas.

8-AI- ¿Cómo te ves… digamos… dentro de 10 años?

RA- Ni idea, parece demasiado lejano. Lo que espero y confío es que siga escribiendo. Procuro centrarme en el presente. Si lo miras con atención y fijándote en los detalles, no deja demasiado tiempo para ir más allá.

9-AI- ¿ Cuál es tu opinion referente al panorama actual de la literatura de genero? ¿Crees que poco a poco vamos avanzando? ¿Piensas que tanto las editoriales como el público estan dandole por fin la importancia que se merece a estos generos nuestros ( Terror, Ciencia Ficcion, Fantasia), tan denostados hasta hace bien poco o por el contrario, sigue siendo catalogados como géneros minoritarios ?

RA- Ningún género es mejor o peor que otro. Si la obra es buena, no importa de qué trate, y esta creencia poco a poco se ha ido instaurando en el gran público, que se ha librado de prejuicios. La literatura de género está en auge y hay que aprovechar el tirón de este momento dulce, pero con cuidado de evitar caer en el riesgo de cualquier moda: que sea pasajera.

10-AI- Si Raul Ansola no fuera escritor, ¿hubiera sido…?

RA- Sería escritor aunque no publicara. Escribo por y para mí, aunque está claro que nada supera la sensación que produce que otros lean lo que se ha escrito. Quizá, eso sí, hubiese canalizado la necesidad de explicar una historia de otra manera (fotografía, pintura), pero dudo que hubiera dejado de crear.

11-AI- A Raul Ansola le asusta……

RA- La oscuridad del ser humano, lo cotidiano que es el mal, lo acostumbrados que estamos a él. Y lo que cualquiera sería capaz de hacer en una situación extrema. Trato de no ser moralista ni en lo que pienso ni en lo que escribo, pero no deja de sorprenderme la violencia intrínseca con la que convivimos, lo presente que está, lo poco que extraña. Me asusta, pero por encima de todo me desconcierta.

12-AI- Por último… Cuéntanos cuál el el último libro que has leido, la última peli que has visto y el último cd que has escuchado.

RA- Libro, los dos tomos que componen la obra teatral ‘Angels in America’, deTony Kushner. Película, ‘La cinta blanca’, de Michael Haneke. CD, el sorprendentemente oscuro ‘All days are night’, el último de Rufus Wainwright. De una manera metafórica, las tres obras se complementan bien.  Buenas preguntas, Athman. Corto e interesante. Un saludo para ti y otro para los lectores del Athnecdotario.

Y eso es todo, mis queridos Lectores Ausentes.  Espero que la entrevista haya sido de vuestro agrado y como siempre os digo, resulta siempre una experiencia muy satisfactoria el descubrir a la persona que hay tras el libro en cuestion.

Un abrazo y nos vemos.

Illius, de Raul Ansola.

Seguimos con las reseñas, queridos Lectores Ausentes y en esta ocasion debo deciros que me siento impresionado por la que ha sido mi ultima lectura. Gracias a AJEC y a Raul Gonzalez, que se encargo de hacerme llegar la novela, he podido disfrutar de una obra que sorprende en todos los sentidos y que se convirtio en casi una obsesion desde que me adentre entre sus paginas.

“Illius”, de Raul Ansola, es una novela desconcertante y adictiva en la que el lector se siente embargado por la curiosidad y la fascinacion por unos personajes extraños, profundos y atormentados, mientras se desarrolla ante sus ojos una historia que cautiva y sorprende a causa de su compleja estructura argumental, generando
una intensa expectativa en su desarrollo y que nos lleva hasta un climax final sorpresivo y apabullante que nos obligara a replantearnos todo lo que hemos leido desde una nueva perspectiva.

Es al terminar su lectura, cuando el lector asume que la mayoria de suposiciones y cabalas a los que habia llegado se quedan solo en eso, en simples impresiones equivocadas que no consiguen desenredar la trama.
Siguen siendo insuficientes para concluir satisfactoriamente y dar por cerrada la historia.
 

Por el contrario, se abre ante nuestros ojos una nueva dimension de lo ocurrido, un nuevo prisma que necesita de nuestra revision, comprendiendo esta vez que hay que saber leer entre lineas y prestando atencion, buceando en sus profundidades, lejos de la engañosa y brillante superficie, con los sentidos alerta  para captar aquellas pequeñas sutilezas que a primera vista pueden resultar imperceptibles, pero de las que somos ahora conscientes y de su peso para intentar lograr una resolucion comprensible, que se adapte a lo que hemos leido y nos muestre que caminos ha seguido el escritor ( y por ende, sus personajes) para llegar a ese desenlace, aunque quizas ni asi lo consigamos. 
 
 “Illius” es una novela intensa, emocional, onirica, que nos saca de nuestro apoltronamiento de una sacudida.
Nos obliga a reflexionar, a cuestionarnos lo obvio y a que nos esforcemos en ver mas alla de las simples apariencias.

Resulta gratificante encontrar a un autor que en su primera novela sea capaz de desenvolverse con el oficio y destreza de un veterano maestro, utilizando una narrativa rica en matices y aplicando todo un abanico de recursos literarios que utiliza con inteligencia y acierto para transmitir correctamente lo que pretende. Son esas herramientas las que le dan una profundidad infrecuente a la trama y que consiguen envolvernos con esa atmosfera eterea que no nos abandonara en toda la lectura.

“Illius” resulta un libro dificil de describir. Lo que se presenta como una novela de fantasmas,con tintes detectivescos , deja de serlo a las pocas paginas. Bueno, eso no es del todo cierto, ya que la novela en si relata justamente eso: Una busqueda continua por parte de todos los protagonistas y por supuesto, aparecen fantasmas, aunque no del modo en que todos podiamos pensar.
Un puzzle incomprensile en el que los jugadores y las piezas del mismo se confunden y en el que la diferencia entre “lo que fue” y “lo que es” se diluye en la mente del lector.
 
Debido al peculiar estilo narrativo de Raul Ansola,  resulta imposible no percibir las innegables connotaciones con el cine de David Lynch.  Esa sensacion de irrealidad, esa atmosfera onirica y atemporal es constante a lo largo de la novela, pero sobretodo, en su parte final me ha recordado, de manera particular, a algunos momentos de “Mulholland Drive”, aunque toda la obra de Lynch cuenta con esa misma cualidad.

En definitiva, “Illius” es una novela mas que recomendable. No dejara indiferente a nadie y resulta fascinante disfrutar de una obra tan singular. Quizas resulte una lectura extraña o compleja para los lectores mas mundanos o tradicionales, ( e incluso para los mas curtidos, segun los gustos de cada uno ),pero considero que cualquier lector que se precie deberia darse la satisfaccion y disfrutar por su cuenta la lectura de esta novela. 

Raul Ansola ha desarrollado su creatividad en varios campos: Escritor, guionista, director de cortos… Ha sido finalista de diversos certámenes de cortometrajes por sus guiones, finalista del certamen de novela corta Cristóbal Zaragoza en 2008 por “El Concierto”, así como ganador y finalista de gran cantidad de concursos literarios de relatos.
Ademas, ha sido  publicada  recientemente su antologia de relatos, “Columpios en el Cementerio”.

Illius
Raúl Ansola
Editorial:Grupo Ajec
Colección: Albemuth
PVP: 12,50€
Páginas: 216
ISBN: 978-84-96013-68-1