Pronto será de noche, de Jesús Cañadas (Valdemar, 2015)

Por Francisco José Arcos Serrano

 

psdnjc1Ese de ahí es Samuel. Es policía, o lo era. Ahora está atrapado en un atasco infinito. Como tú y como yo. Miles de coches en medio de una autovía que se dirige hacia el sur; aunque eso poco importa. Lo que importa es que huimos. Somos una multitud desesperada rumbo a ninguna parte mientras el mundo se derrumba a nuestro alrededor. La negrura se extiende detrás de nosotros, nos persigue. No nos queda más que avanzar. Los metros cuestan horas, el calor sofoca, el aire es de barro. Y justo cuando parece que nada puede empeorar, sucede: en medio de esta nada inmensa, un conductor ha aparecido muerto. Estrangulado. Samuel necesita descubrir quién ha sido, y sobre todo por qué. Por qué aquí, por qué ahora. Mientras la oscuridad avanza y el tiempo se acaba, un simple acto puede bastar para darle sentido a todo. Así que vamos, vuélvete a tu coche. Acurrúcate en el asiento. Cierra por dentro y, por favor, no te duermas. Por lo que más quieras, no te duermas. Porque cuando caiga la noche, tú podrías ser el siguiente.

Jesús Cañadas es un escritor al que le sigo la pista desde su primera novela ‘El baile de los secretos’ (AJEC, 2011), así que había ganas de zambullirme en ‘Pronto será de noche’, una tercera novela que seguramente ayudará a posicionar con luz propia a este novelista en nuestro mapa literario nacional.

La novela se vertebra por un hilo común (un asesinato en un atasco infinito) lo que vale a Cañadas para desarrollar una visión bastante pesimista del mundo que nos rodea y a mostrarnos una radiografía de unos personajes patéticos que han perdido prácticamente toda su esperanza vital (y es que no me extraña nada todo esto leyendo el contexto tan jodido que aquí se nos muestra).

El excelente inicio nos coge de nuestras partes convirtiéndonos en simples títeres y en testigos de excepción de todos los acontecimientos terribles que acontecen en estas páginas, como si fuéramos otro de los personajes que se pasean por esta pestilente y herrumbrosa distopía salida de la mente enferma de Cañadas.

Una de las cosas que más llaman la atención es el origen de esa amenaza que está acabando con el mundo tal y como lo conocemos: el escritor pone el tema en boca de sus personajes, pero nunca llegamos a dilucidar qué narices está pasando para que todo el mundo se ponga a huir de manera desmesurada, provocando atascos infernales allá por donde mires.

psdnjc2guayCañadas opta por una amenaza silente y desconocida, provocando así una intriga continua que no decae en ningún momento, alcanzando auténticos momentos de horror (de esos que se te ponen los pelos de punta), al alcance de muy pocos escritores en la actualidad.

El estilo del escritor me ha recordado al de David Peace,  ya que ambos utilizan frases cortas y directas sin florituras innecesarias, creando así una atmósfera malsana y deprimente que quizás eche para atrás a más de un lector.

En definitiva: Pronto será de noche es una novela arriesgada e incómoda que cala hasta los huesos donde nada es lo que parece.

La impecable edición en cartoné con solapas por parte de Valdemar sigue la línea editorial de otros títulos de la línea Insomnia.

 

Ficha técnica:

Título: Pronto será de noche

Autor: Jesús Cañadas

Editorial: Valdemar

Páginas: 256

ISBN: 97884-7702-801-7

Precio: 19,50