La opinión de Soraya: Veinte, de Manel Loureiro

Por Soraya Murillo.

Si debo decir la verdad, tenía dudas de si opinar o no sobre este libro. Siempre lo hago de los que me han gustado, para que sepáis de ellos. Pero aquí me encontraba con la duda. ¿Me ha gustado lo bastante para escribir un comentario?

Puse en una balanza imaginaria lo bueno y lo malo, y sí, hay suficientes razones para emplear mi tiempo con la reseña. Aunque ando por el face, en realidad vengo de un foro de lectura donde junto a otros lectores solíamos comentar libros. Algunos se vinieron a Facebook y me vine con ellos. ¿Por qué os cuento esto? Porque una vez discutimos el motivo que ha llevado al escritor Dan Brown a ser uno de los escritores más vendidos, cuando solo aportaba aventuras y no dejaba ningún poso de grandeza en sus obras. Entonces alguien dijo: Si ayuda con sus libros a que la gente lea, ya es un logro… Y pensé, bueno, que razón no le falta.

Vais a leer seiscientas páginas de una historia distópica sobre la vida en la tierra después de un apocalipsis. El autor al terminar el libro dejó un pequeño escrito en el que se preguntaba: ¿Qué pasaría si quisieran destruir la raza humana y saliera bien?

Empecemos.

Unos días antes de Navidad el mundo entrará en un caos de muerte. La humanidad (sin que se sepa el motivo), se está suicidando de las maneras más horribles imaginadas, pero lo terrorífico es que lo hace con una sonrisa en su rostro. Un camión militar recogerá a los supervivientes que fueron vacunados a tiempo y entre ellos, estará nuestra protagonista, Andrea.

Dos siglos más tarde, Andrea sigue viva, la vacuna tuvo el don de darle la inmortalidad a ella y a otros vacunados. Ahora viven en un asentamiento de los pocos que quedan en la tierra. El suyo lleva el nombre de La lanza. Prácticamente viven como en la edad media, apenas sin medios, donde los llamados ancianos (gente inmortal), enseña a los nuevos jóvenes todo aquello que recuerdan de sus tiempos para seguir vivos. Más o menos llevan una vida tranquila, donde una extraña leyenda cuenta sobre la vida en el interior del bosque, de aquellos que ellos nombran como los hostiles. Una mañana, sobre los campos sembrados encontrarán docenas de pájaros muertos. La pesadilla empezará de nuevo: la plaga antigua ha regresado y el numero veinte será la línea entre la vida y la muerte.

Creo que este resumen es suficiente para despertar vuestro interés, así que ahora vayamos a otro asunto, las preguntas: ¿Qué clase de plaga hace que la gente se suicide? ¿Quiénes son esos que llaman Los hostiles? ¿Por qué volvió de nuevo el apocalipsis? ¿Quién es en realidad Andrea? Tranquilos, encontrareis la respuesta para todo, el autor se tomó su tiempo para que podáis entender las cuestiones que propone la novela.

Y volvemos al principio de mi escrito. Entonces… ¿es un libro a lo Dan Brown? Sí, lo leeréis prácticamente de una tirada, aunque sean seiscientas páginas. Loureiro escribió una novela adictiva, de fácil lectura, de las que yo llamo pasar páginas y seguir leyendo. ¿Entonces es un mal libro? No, no lo es. Hay una diferencia muy importante: El autor supo dejar un fondo para que en algún punto os detengáis y penséis. Me preocupaba ese grupo de jóvenes que de repente se ven con la responsabilidad de seguir adelante prácticamente solos, ya sabéis. A veces dices: “joder, yo con esa edad no pensaba como un adulto”. Manel fue inteligente, dejó que fueran los llamados ancianos, los maestros encargados de formarlos y tutelarlos a todos. Y así sí, cuando te enseñan aprendes; tengas la edad que tengas, aprendes.

Las primeras páginas son bestiales, cómo trasmite el miedo, dejándote solo con la imagen que se ve detrás de un cristal, esa gente muerta, ese vació, ese silencio…

Los hostiles, ya, sé lo que estaréis pensando: “va, ya sabemos quiénes pueden ser…” Pues mirad, el autor pensó lo mismo, y no, no son lo que creéis, ahí jugó bien. Más, sí hay más, ya os dije que hay un trasfondo en el libro por el cual merece que esté escribiendo todo esto.

Manel, comentará lo que ocurre cuando un individuo llega al mando (esa persona no inventó nada nuevo, sino tomó el dominio), el poder absoluto y para ello hay que someter a los demás. Obligarlos a hacer lo que uno desea y a aquél que simplemente te contraríe en lo más mínimo, se le elimina. Reducir todos a su voluntad, y convertirlos en ovejas. Un mundo sin normas, porque cuando hay normas, el rebaño que ha creado puede pedirle a él mismo que las siga. Sin ellas, no tiene que dar explicaciones ni someterse.

Aprenderemos que nunca debemos dejar que nadie piense ni tome el control por nosotros.

Quizás demasiado larga, podía haber llegado al mismo final con menos páginas. Una humanidad que se niega a desaparecer, donde el ADN es la clave de toda la historia.

Una novela juvenil que sí merece la pena ser leída, donde nuestro autor dejará unas terribles palabras finalizando el libro. Y el resultado es estremecedor, porque es una posibilidad real.

https://www.amazon.es/Veinte-Autores-Españoles-e-Iberoamericanos/dp/8408165143/ref=asap_bc?ie=UTF8

 

 

Apocalípsis Z 3: La Ira de lo Justos, de Manel Loureiro

.

Buenas, mis queridos Lectores Ausentes:

Hoy vamos a hablar de una novela que cierra un ciclo. Una aventura que se inició en estos mundos de internete en el año  2005 y que ha llegado mucho mas allá de lo que nunca pudimos imaginar.

Recuerdo perfectamente como empezó esta historia: Un joven abogado gallego llamado Manel Loureiro, alias “Mundo Cadáver“,  abria un blog personal donde colgaria dia a dia su propia version del Apocalipsis Zombie (expresión que dió titulo a esta novela por entregas a modo de diario). Lo mas destacable de ella, además de la originalidad de la historia y de la personalidad del protagonista, (un alter ego del autor, abogado como él y del cual desconociamos el nombre), fue que los hechos ocurrian en España (en Galicia para ser mas exactos), con lo que los lectores nos sentimos identificados de inmediato con él. Los seguidores, unas pocas docenas al principio, fueron aumentando de manera imparable gracias al boca oreja , hasta que al final llegamos a ser miles y miles los fans que cada dia nos conectábamos al blog para leer la nueva entrada de rigor, esperando ansiosos por saber que le iba a ocurrir al bueno del protagonista.
 
Eran varios los elementos que distinguian al personaje en cuestión: El arpón, el traje de neopreno, la jaula de viaje para transportar al gato… Curioso y estrafalario aspecto para pasearse por una Galicia infestada de muertos vivientes, pero que supuso un sello de identidad indiscutible que todo el mundo reconoce de inmediato. De modo similar a lo que ocurre con Indiana Jones, del que nos basta saber que viste con una cazadora de piloto, un sombrero y un latigo para identificarlo sin ninguna duda, el abogado de AZ y su peculiar equipamiento han quedado grabados en el subconsciente de todo aficionado al género.

Han sido muchas las penurias por las que han pasado nuestro personaje y sus compañeros de viaje.
Caminamos con el , acompañados por su inseparable gato Lúculo ( secundario de lujo que tiene una legión de seguidores entre los fans de la saga), el inconmensurable Viktor Printchenko, (al que adoro y considero el mejor personaje que ha creado Manel hasta la fecha), la joven Lucia ( a la que he llegado a detestar aún sin saber muy bien porqué) y tantos otros que , en mayor o menor medida, marcaron el destino del abogado en su peregrinaje en este mundo muerto.

Nos sentimos felices cuando supimos que la editorial Dolmen se habia interesado por la historia y decidió publicarla. Nos volvimos locos cuando tiempo después, tras el exito sin precedentes que obtuvo la novela, Plaza & Janés la reeditó con el titulo de “El Principio del Fin” y publicó la esperadisima segunda parte: “Los Dias Oscuros“.

 Y ahora, tras tantas y tantas aventuras, la historia llega a su fin, con esta tercera y ultima entrega que lleva por titulo “La Ira de los Justos“.

Si en “El Principio del Fin” los hechos se sucedian en Galicia y con “Los dias Oscuros” conociamos cual era la situación en el resto de España, de las islas Canarias y de parte del continente africano, en esta ultima entrega el destino llevara a nuestros personajes aún mas lejos. Manel ha optado en esta ocasión por darnos una visión global del Apocalipsis, permitiendo que veamos como esta la situación a escala mundial.
Tras abandonar las islas huyendo de las intrigas politicas y la inminente guerra civil a bordo de un velero, nuestros amigos se veran arrastrados por las circunstancias hasta los mismisimos Estados Unidos.

Resulta asombroso, ¿verdad? El Azar es quien gobierna las vidas de los supervivientes  y es por ello que arribaran a Gulfport, un pequeño villorrio a orillas del Missisipi gobernado por el predicador Greene y su particular ejercito cristiano. Una comunidad ultra religiosa, fanatica y racista, que bajo el mando del predicador, dejaria al mismo K.K.K como a una panda de aficionádos. Como es de suponer, los seres humanos  van a representar un peligro mucho mayor que los propios zombies, aunque estos siguen al acecho, esperando su oportunidad para atravesar los muros del pueblo y devorar a sus habitantes.

.
Mientras, en un arco argumental paralelo, Manel nos mostrará como estan las cosas en la unica nación de la tierra donde el Apocalipsis Zombie no ha causado estragos. Estamos en Corea del Norte y en este pais cerrado al mundo, la vida sigue como siempre, malviviendo bajo el férreo control del lider y al margen del resto del planeta, sin tener constancia de que afuera, no quedan naciones amigas ni enemigas y que el capitalismo, como cualquier otra filosofia, ha dejado de existir.
Solo un minúsculo porcentaje de la población, todos ellos miembros del Politburó y militares de alto rango, tienen constancia de como estan las cosas y son conscientes de que van a empeorar en breve si no toman medidas. Se estan quedando sin recuersos y la mayor carencia a la que se enfrentan, al menos de manera inmediata, es la escasez de petroleo. Es por ello que tras interceptar una transmisión de radio de los americanos hablando de una plataforma funcional donde estos repostan, el gobierno Coreano decide enviar una misión para encontrar el valioso combustible y hacerse con él.
.

Ambas historias acabarán por converger en la trama general, en la que el abogado y sus compañeros tendran que sobrevivir a los zombies, a los xenófobos y fanaticos religiosos, al alzamiento de los Ilotas (supervivientes de otras razas que han sido esclavizados por el Ejercito de Cristo y que son utilizados de carnada, quienes se rebelaran contra la población blanca de Gulfport) y a la llegada de los Norcoreanos, dispuestos a todo por conseguir su botín.

Como podeis ver, Manel ha optado en esta ocasión por darnos una visión mucho mas amplia del Apocalípsis, con la intención de que constatemos a que grado de desesperación y locura puede llegar el ser humano. No hay lugar para la moral ni la ética. Solo los mas fuertes sobreviven. No los mejores, ni los que lo merecen, si no mas bien al contrario. Predadores y carroñeros, en eso nos hemos convertido.
  
 
Resulta curioso comprobar como ha madurado el autor desde su primera novela.Tanto el propio estilo como el enfoque dado a la obra, evidencian que Manel ha aprendido mucho en estos años. Quizas echemos a faltar esa frescura del principio, esa sensación de proximidad, de cercania, de complicidad implícita en un relato por entregas en un blog cualquiera. Pero no es menos cierto que a nivel tecnico, en cuanto a la utilización de herramientas y recursos, la evolución ha sido espectacular, ganando en calidad y oficio.

Manel abre nuevas vias de comunicación e incluso se atreve a dejar a un lado la exclusividad de la narración en primera persona para dar cabida también a la voz omnisciente, algo realmente necesario para desarrollar la historia como esta requiere y que logra hacer creible lo narrado, ampliando la perspectiva de todo el conjunto, con lo que somos capaces de ver y saber mas que los propios personajes, conocer que es lo que les mueve, que es lo que piensan y que hacen al margen del resto. 

Me consta que muchos lectores se quejaron en su momento de que “Los Dias Oscuros” adolecia de la falta de zombies. De su protagonismo y de la sensación de Survival Horror que exhibia la primera novela.
Pues en esta ocasión, lamento comunicarles a los fanaticos de los No Muertos que en esta novela su presencia es casi testimonial. Pero personalmente, en mi opinión, eso no deberia suponer una pega ni mucho menos, si no mas bien todo lo contrario.

Los mata-mata estan muy bien, en su justa medida. Pero como lector, considero que a estas alturas de la historia (e incluso ya no solo de esta, si no generalizando en todo el subgenero Z), los relatos de atrincherados resistiendo oleadas de zombies a base de escopetazo y bate de baseball, estan ya muy vistos.
Lo que realmente me interesa es saber que ocurrio despues. Como lograron sobrevivir. Como fue su dia a dia. Como intentaron organizarse, reconstruyendo la sociedad ( si es que lo hicieron) o volviendo a las cavernas. Saber que ocurre con los zombies. Si estos arrasan todo rastro de vida en la tierra. Saber si hay esperanza o por el contrario, el mundo acabará convertido en un páramo desierto.

En “La Ira de los Justos” se responden a muchas de esas preguntas. En sus paginas no solo conoceremos cual es el destino de nuestros amigos, si no que sabremos que le depara el futuro a la propia raza humana. Conoceremos la verdad y muchos de los secretos y misterios que se han acumulado durante estos años por fin tendran solución y respuesta.

Muchas sorpresas nos aguardan entre sus páginas. Algunas harán que esbocemos una sonrisa. Otras nos dejaran tristes y abatidos. En definitiva, Manel ha construido una buena historia que cierra la trilogia de manera muy acertada e imprevisible. Entretenimiento puro y un digno final para una historia que ha supuesto un antes y un despues para el género en nuestro pais.
El Abogado, Lúculo, Viktor, Lucia…. No se vosotros, pero yo recordare por siempre sus nombres.

 .

Apocalipsis Z 3: La Ira de los Justos
Manel Loureiro
Editorial: Plaza & Janés
ISBN: 9788401339387
PVP: 17,90€
E-PUB: 11,99€

.