La Eterna Lucha: Una explicación de la existencia, de Carlos Mori

Buenos días, mis queridos Lectores Ausentes.

Hoy os traigo La Eterna Lucha: Una explicación a la existencia, de Carlos Mori,  una propuesta cuya premisa me ha parecido muy interesante, ya que de entrada, ofrecía al lector dos sustanciosos argumentos para generar mi interés. Por  un lado es  un ensayo inusual, cuyo leit motiv  manifiesta  unas claras inclinaciones filosóficas, utilizando la ciencia y la razón para intentar dar explicación a los misterios de la vida, siempre según las propias reflexiones de su autor y sus propias teorías, de las que ya hablaremos más adelante. Por otro, el salirse de la formalidad que supone el propio ensayo para intentar, a raíz de esas hipótesis que maneja, ilustrarnos sobre esos temas que siempre nos han fascinado, de forma supuestamente breve y en apariencia sencilla,  mediante varios relatos cortos que sirven como ejemplo práctico para intentar demostrar y hacer patentes esos conceptos y su significado, así como su supuesta correlación con las deducciones a las que ha llegado su autor.

lelm1¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? Clásicas preguntas que la humanidad se ha hecho desde que apareció como especie y que los relatos que este libro contiene pretenden responder basándose en la unión de las últimas hipótesis que los científicos más reconocidos del mundo han elaborado en las últimas décadas.

Singularidad tecnológica; civilizaciones hiperavanzadas; realidades alternas; dispositivos futuristas; naturaleza humana; el sentido de la vida; el concepto del bien y del mal; viaje a otras dimensiones… Todos ellos, temas tratados en los relatos de este libro además de otros muchos, que harán que el lector se traslade a historias aparentemente inverosímiles pero a su vez también teóricamente posibles; historias que, conectadas entre sí, explican de una forma breve y concisa toda la existencia.

Las historias, llenas de matices y con un aura de  trascendentalidad que llega a lastrarlas en algún momento, suponen lo mejor de esta obra, ya que su base supone el adentrarse en lo mejor y más granado de las temáticas más peculiares y complejas de la ciencia ficción. Y digo que lo trascendental les pesa, porque si bien a nivel literario los relatos resultan complejos, pero verdaderamente deliciosos y elaborados, alejados de la simplicidad de la que en ocasiones adolece el género, las teorías  que se supone que representan y  que son la razón de su existencia, forman, según mi opinión personal, una amalgama de datos, hipótesis y demás ideario personal, que para los no iniciados en esos temas parecerá un batiburrillo difícil de digerir y que condicionan el propio relato para que el lector encuentre algo forzado y no según sus propias impresiones.

Sin entrar en la objetividad de los razonamientos de Mori, ni lo acertado o no de sus conclusiones, hay un abismo insalvable entre la parte de puro ensayo y los relatos. Tanto  el estilo como la forma de narrar cambian de forma inexplicable, siendo la primera parte de una calidad y nivel muy inferior a las historias.

No se trata de las diferencias inherentes en cada fórmula y formato. Es obvio que el ensayo cuenta con reglas muy distintas  a las que rigen la escritura de relatos. Lo que señalo es  que si bien Mori se descubre como un excelente autor de historias, no puedo decir lo mismo como ensayista. El autor intenta ser claro en sus aportes, explicando con paciencia y varios ejemplos prácticos lo que intenta comunicarnos. Aporta mucha información e incluso diversos enlaces a videos y otros soportes para ayudarnos a seguir el hilo, cosa que se agradece.

lelm2Pero es quizá justamente eso, el exceso de información, la mezcolanza de temas que une según su criterio, lo que llega a saturar al lector. Siendo un poco irónico y en coña (que nadie se ofenda), solo me han faltado los Iluminati, los Reptilianos y los Anukai para meterlos en la coctelera… Ojo, que Mori no es de los que tiran por magufadas y demás tonterías conspiranóicas, no me malinterpretéis. Nada más lejos de la realidad. Todo su trabajo se basa en teorías e hipótesis puramente científicas, descubrimientos y menciones estrictamente sólidas y serias, buscando siempre desde la razón y el conocimiento. El problema es que  incluso siendo fieles a la ciencia pura, las teorías son tantas y tan variadas, la complejidad de lo que emprende es tan enorme, que el pretender hacer uso de ellas, de forma encadenada, buscando nexos, implicaciones, causas y efectos,  mezclándolo para formar un todo que supuestamente de una explicación a esas cuestiones que nos plantea, puede parecer arrogante y desproporcionado. No dudo ni por un momento de sus razonamientos y de la lógica de su planteamiento, pero no deja de sorprenderme la seguridad de sus afirmaciones y de lo aparentemente “sencillo´´ que resulta para él el dar por hecho que todo tiene explicación y ser capaz de responder a esas cuestiones que los propios científicos, los expertos en cada materia, son incapaces todavía de dar por definitivas. Como opinión personal suya, como convencimiento e ideario propio, lo respeto y aplaudo, sin negarle cierto grado de afinidad entre mis propias creencias y algunas de las planteadas por él. Como planteamiento con el que intentar a ilustrar los demás, no. Al menos no de esa forma, haciéndoselo venir  según su criterio, aplicando lo que considera oportuno y descartando u obviando lo que no, ajustando aquí y allá para dar forma a una cosmovisión propia, pero en ningún caso definitiva,  ni de lejos.

En todo caso, a pesar de que la parte de ensayo no me ha convencido en absoluto y que flojea en cuanto a estilo, debo señalar que como digo, los relatos en sí mismos me han parecido magníficos, pura ciencia ficción especulativa de la buena, narrados con talento y que en su caso, si sirven para reflexionar y cuestionarse  cómo funciona el universo. Un nivel altísimo y tan solo por ellos mismos  podría interesaros conseguir el libro, aunque es cierto que el precio del ebook no ayuda y resulta un tanto elevado, siempre según mi opinión, en comparación con su versión en papel.

 

La Eterna Lucha: Una explicación de la existencia

Carlos Mori Costa

ISBN-10: 1530665256

ISBN-13: 978-1530665259

Amazon (Createspace)

Páginas: 192 pág.

https://www.amazon.com/Eterna-Lucha-explicaci%C3%B3n-existencia-Spanish-ebook/dp/B01DFPETKI

 

 

.

MICHEL ONFRAY presentó su ensayo COSMOS en La Noche de la Filosofía

Un artículo de Alberto Plumed Modino.

En los últimos años se nos han ido algunas de las voces más importantes del panorama intelectual occidental. Hitchens, Hobsbawn, Sacks, Eco y Judd – por poner algunos ejemplos – dejaban huérfano el pensamiento heterodoxo y con su marcha se quedaba un hueco difícil de rellenar. No solo porque se salían de la norma establecida de lo “políticamente correcto” y defensa de las sacrosantas ideas en las que se fundamenta nuestra sociedad europea – el pensamiento en Estados Unidos va por otro lado, y el renacimiento social-democrático en el campo de las ideas teóricas que vivimos, allí esta más apagado -. Menos mal que aun nos quedan algunas voces que luchan por salirse de los encorsetamientos académicos y buscan acercar el universo de las ideas a lo que podríamos llamar “el pueblo llano”.

Una de esas voces preclaras es Michel Onfray, y la semana pasada el Instituto Francés de Madrid nos dio la posibilidad de asistir a la presentación de su nuevo libro, Cosmos (Paidós, 2016), y participar en un coloquio en el que el filósofo español Gabriel Albiac ejercía de moderador.

Antes de pasar a hablar como fue este encuentro, he de felicitar al Instituto Francés por atreverse a programar la Primera Edición de La Noche de la Filosofía – con el  sugerente subtitulo de Reflexionar en aguas revueltas – en un país donde este arte esta de capa caída y – algunos – asistimos abochornados a como esta disciplina esta siendo retirada de los currículos de nuestras instituciones educativas y a la gente le interesa menos que el ultimo modelo que se ha comprado la folclórica de turno. Tras las alabanzas, ya he dicho que merecidas, vienen también los toques de atención. Primero por programarse un jueves –mal día para muchos – y que quizás en viernes o sábado hubiera permitido una mayor asistencia. Otro punto a mejorar – y muy relacionado con la polémica charla que dio Onfray – es el acercamiento al “pueblo”.

olay1

No se pueden organizar unas jornadas dedicadas a difundir la Filosofía y tratar temas alejados académicamente – y geográficamente – al lego español. Algunas de las charlas estaban muy ligadas a la situación de esta disciplina en nuestro país vecino del norte, y esto es algo que puede echar un poco para atrás a muchos asistentes. Pero también es de esperar si quien lo organiza es una institución académica francesa. Quizás una mayor apertura a otras visiones y territorios en futuras convocatorias sea muy favorable para su expansión.

El otro fallo – a mi manera de ver – ha sido un excesivo academicismo y chovinismo en cuanto a campos propios, haciendo que muchas de las charlas no fueran fáciles de abordar a no ser que el asistente ya tuviera algo de bagaje en los temas a tratar. Y es que en algunos casos,  determinados ponentes ignoraban el tema de la charla y se hacían un “yo he venido a hablar de lo mío” y se alejaban de la ponencia para exponer sus quejas, reivindicaciones o su tema.

Menos mal que el plato fuerte de las jornadas era nada más ni nada menos que uno de esos pensadores que aman dinamitar las conciencias y los lugares comunes. Onfray es de esos tipos que no deja a nadie indiferente – a su Contrahistoria de la Filosofía o su Tratado de Ateología me remito – y se le ama o se le odia…y parece que en esta presentación era mayoría el segundo grupo, porque sus proclamas fueron recibidas con bastante frialdad.

ofr

Cosmos no es más que el inicio de una trilogía de libros en los que analiza la historia de la humanidad a través del estudio del materialismo, la decadencia de los imperios y las sociedades y la sabiduría popular. En este primer volumen nos sumergimos en las raíces de lo que él considera la sabiduría que hemos olvidado y que es la que realmente nos ayuda en el día a día – y en lo más importante: saber vivir y prepararnos para la muerte – y que no es otra que la sabiduría popular, la que originalmente crearon los romanos, tan prácticos ellos y que a lo largo de la historia se ha asentado en esa parte de la humanidad que vive en comunión con la tierra: el campesinado. Y así nos narró como a través de su padre, campesino y lleno de sabiduría, aprendió lo verdaderamente importante de la vida, como afrontar el día a día, comportarse con los demás y sobre todo le dio el punto de partida para buscar el zeitgeist de nuestra existencia.

Eso es Cosmos – titulo que bebe de su primigenio significado griego de “contenedor de todo” -, una búsqueda de la simplificación de la filosofía, buscando acercarla a un sentido utilitarista alejado del academicismo y de los intelectuales que buscan la elevación a través de ella y poco menos que estigmatizan las enseñanzas y las novedades que introdujeron los autores romanos. Aquí vino el lio de la presentación, ya que en un coloquio lleno de intelectuales que miran por encima del hombro a aquellos que buscan un lado más utilitarista de esta disciplina, oír que todo lo que hacen no sirve de nada y que un simple campesino es más sabio que todos ellos, no termino de sentar muy bien.

Así que en el turno de preguntas pronto se hubo ataques entre el publico y el autor, unos acusándole de despreciar a los intelectuales y a la “alta filosofía” junto a ataques absurdos (tildarle de fascista por coincidir en una frase con Petain me pareció exagerado y bastante gratuito) con respuestas por parte de Onfray de que la “filosofía intelectualoide” no sirve para nada, algunos han de salir más del despacho y dejar de poner libros entre ellos y la “vida real”.

En definitiva, unas jornadas interesantes y que si saben abrirse más a un publico generalista pueden ser un oasis en un paramo de inteligencia cada vez más menguada en nuestro país.