La invasión del Tearling, de Erika Johansen

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

Hoy venimos con la reseña de La invasión del Tearling, de Erika Johansen, el segundo volumen de la trilogía con la que la autora se dio a conocer en todo el mundo.

LIDT1Se ha hecho con el trono. Ahora tendrá que salvar a su reino.

Una vez conquistado el trono, hay que conservarlo. Y no parece fácil. Kelsea ha decidido interrumpir el envío de esclavos al vecino reino de Mort y se ha ganado la lealtad y la admiración de su pueblo, pero también ha despertado la ira de la Reina Roja. A partir de ahora, la brutal soberana no cejará en su empeño por destruirla.

Desesperada y más sola que nunca, Kelsea deberá encontrar la manera de defender a su reino. Y eso pasa por aprender a controlar sus poderes y descubrir su conexión con Lily, quien procede de una época en la que ser mujer era casi un crimen.

Mientras el ejército invasor se acerca, Kelsea se dispone a servirse de lo que ha aprendido para asegurar el futuro del Tearling. Pero el tiempo se acaba…

Quizás una de las cosas que resultan más evidentes en ésta segunda parte es que la autora parece sentirse mucho más segura de sí misma y cómoda con la narración, que resulta mucho más fluida y dinámica que en su anterior trabajo. Se nota en el ritmo, en el desarrollo de la historia y en los matices con los que ha ido dotando tanto a los propios personajes como a la trama, pudiendo incluso profundizar en los entresijos y las luchas de poder , en la complejidad de hacer lo que es lo correcto cuando choca con nuestras convicciones, en las contradicciones propias de la condición humana y la inevitable confrontación con nuestra parte más oscura y  cruel, aquella que todos tenemos y que por mucho que nos neguemos a aceptar, forma parte de nosotros. Se permite incluso hacer varias críticas sociales, más o menos encubiertas y “sutiles´´, contra la iglesia y el fanatismo religioso, sobre la censura y sobre el ansia de poder, así como el totalitarismo, el machismo y el elitismo como control de la lucha de clases, en forma de apartheid segregacionista de castas. Nada del otro jueves en ese aspecto, pero si admito que satisfactorio dentro del contexto de la novela.

Resulta curioso comprobar la lenta, pero obvia e irremediable progresión de la protagonista hacia el Lado Oscuro de la Fuerza, dejándose arrastrar por sus propios miedos, anhelos, dudas y demonios. El querer mantenerlos a raya sin renunciar a ellos (véase el tema del descubrimiento de su sexualidad,  la necesidad de verse bella,  el placer culpable a la hora de infligir un castigo o ejecutar a un condenado, o los episodios de autolesión enfermiza), es algo que aunque la hace más humana al mostrar ese lado perverso o lujurioso que todos tenemos y transforma por completo al personaje y su figura de heroína blanca e impoluta, haciendo que nos planteemos si al final, hay mucha diferencia entre en quién se está convirtiendo y su antagonista, la propia Reina Roja.

Y es que la supuesta villana y enemiga, para nuestra agradable sorpresa, sufre también una transformación. Conoceremos más sobre ella y sus circunstancias, sobre su motivación, sus deseos, sus miedos  y sus debilidades. Y  con ello, la veremos más cercana y humanizada, llegando a entender quién es, a qué o a quién teme y porqué hace lo que hace.

Ese cambio parcial de roles asignados le sienta de fábula a la historia y en cierto modo, me hace pensar que tanto una como la otra no son sino un reflejo mutuo de ellas mismas. Su alfa y su omega, su inicio y su final. Las dos caras de una misma moneda,  el negativo de la fotografía.

Otro punto a favor y de las cosas que más me ha gustado, son esas visiones que sufre Kelsea y que a modo de flashbacks, nos muestran la época pre-travesía, antes del Tearling. Una distopía muy reconocible y similar a nuestra realidad actual, en la que en nuestro futuro cercano, vivimos en una sociedad elitista, clasista, patriarcal y fundamentalista, en que los pobres son “los otros´´, la escoria y donde  la mujer es poco más que un adorno que lucir y una máquina de engendrar, sumisa, complaciente y callada. A través de esas visiones, conoceremos a Lily, una de esas mujeres que casi por azar, se verá inmersa en una disyuntiva que le abrirá los ojos, le obligará a tener que replantearse en qué mundo vive y a tomar una decisión crucial. Su encuentro con William Tear significará romper con el mundo, unirse a un sueño en apariencia utópico y el inicio del éxodo que en el futuro se conocerá como la Travesía.

LIDT2Como puntos flacos de la obra, no puedo evitar mencionar en ese aspecto el uso aleatorio de la Magia. Es una obra de fantasía y sí, hay objetos mágicos o de poder. Pero este recurso, el de la magia, no está utilizado con la coherencia que uno espera de la historia, en la que lo fantástico esta en general bastante dosificado y contenido, pero que para nuestro disgusto, sale a relucir como un Deus Ex Machina inesperado e innecesario si se hubiera planteado de otra forma. Tampoco me han convencido ciertas decisiones y comportamientos de algunos personajes, a mi entender un tanto absurdos e incomprensibles en según qué momentos. Me ha faltado comprender la razón o el motivo que les empuja a ellos.

Aun así, salvando estas dos apreciaciones, debo insistir en que la novela me ha gustado muchísimo. Bien narrada, entretenida, saliéndose de los parámetros y temas convencionales, sin tener miedo a mostrar las sombras de su protagonista, de tocar temas en ocasiones polémicos, en criticar sin tapujos la sociedad y sus valores, en defender ciertos ideales y en no tener miedo a hacernos dudar de la legitimidad de las acciones de ambos bandos.

Muy recomendable.

 

La invasión del Tearling

Erika Johansen

Editorial: Fantascy

ISBN: 9788401018862

Páginas: 576 págs.

PVP: 16,90€

http://www.fantascy.com/libro/la-invasion-del-tearling/