Cuchillo de agua, de Paolo Bacigalupi

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

Hoy os traigo la reseña de Cuchillo de agua, de Paolo Bacigalupi, autor con el que mantengo una relación de amor/odio que no es difícil de explicar.

Como ya señalé en su día, Bacigalupi es un narrador extraordinario y nadie como él para transmitir al lector lo fascinante de los lugares que visitamos de su mano. Maravillosas y detalladas descripciones de los escenarios donde se desarrollan sus obras, en apenas unas pocas pinceladas, certeras  y efectivas con las que logra una magnífica ambientación. El autor es un maestro a la hora de crear atmósferas, de hacer que los elementos y personajes que los habitan se sientan reales, posibles y que las situaciones que nos propone y ante las que se enfrentan sus protagonistas, alimenten nuestra imaginación.

Pero cuando terminé La Chica Mecánica, me sentí un tanto decepcionado,  con un sabor agridulce en la boca. La novela me había encantado, los personajes secundarios me habían ganado por completo, pero el papel de la Chica Mecánica me pareció muy desaprovechado. El desenlace me desencantó, me supo a poco, dejándome con la sensación de que el viaje  fue una delicia, pero el destino final no estaba a la altura.

Eso hizo que lo odiase un poquito y que me preguntase cómo alguien que escribe tan bien, que desarrolla sus historias de una forma tan magistral, se pierde por el camino.

Cuando tuve oportunidad de ponerme con Cuchillo de Agua, lo hice por dos razones evidentes: la primera, disfrutar de su narrativa, ante un argumento que me llamó la atención a primera vista. La segunda, como es obvio, comprobar si el autor había hecho los deberes y en esta ocasión, aprovechaba al cien por cien todas las oportunidades que tanto la trama como los personajes le ofrecían, y nos daba una obra redonda, tanto en su desarrollo como en su resolución.

paobaci2Cuando el río Colorado se seca, el sur de Estados Unidos se convierte en el escenario desértico de una guerra por el agua.  

En un futuro no muy lejano, tras siglos de sobreexplotación, el río Colorado está secándose. La catástrofe obliga a miles de ciudadanos a emigrar a zonas más fértiles de Estados Unidos, pero los estados deciden construir barreras para impedir la marea de refugiados que se les viene encima. A medida que la sequía se extiende y se prolonga, el campo y las ciudades se convierten en páramos sin ley, presas de especuladores que empiezan a comerciar con la desesperación de los seres humanos.

En medio de esta desalmada guerra por el agua, el mercenario Angel Velasquez está al servicio de un poderoso cártel que busca nuevos acuíferos. Siguiendo su cometido se cruza con la curtida periodista Lucy Monroe, quien conoce de primera mano el peligro de saber demasiado, y con la joven Maria, hija de un inmigrante mexicano que sueña con escaparse al norte, donde dicen que la tierra sigue poblada de lagos y aún cae agua del cielo.

Con la ciudad de Phoenix viniéndose abajo, no queda más remedio que depender los unos de los otros para sobrevivir. Aun así, en un escenario donde el agua vale más que el oro, las alianzas resultan tan movedizas como la arena.

Debo admitir que iba con miedo, pero al césar lo que es del césar y toca levantarse de la silla y aplaudir. Bacigalupi  enmienda sus errores y nos presenta una obra bien ejecutada, manteniendo su estilo, pero aprovechando todos los recursos a su alcance y no dejando a nadie atrás, exprimiendo sus posibilidades hasta la última gota, si bien es cierto que en el último momento, uno note que la historia pierde un poco de fuelle y casi tropieza de nuevo con un final que muestra sus debilidades narrativas.  Afortunadamente, parece darse cuenta de ello y consigue remontar el vuelo, retomando de nuevo el pulso narrativo y logrando aterrizar de pie, aunque sea trastabillando con disimulo en el desenlace.

Basándose  en su propio relato “The Tamarisk Hunter“, el autor nos plantea un futuro cercano extremadamente verosímil, en la que apenas necesita unas mínimas gotas de ciencia ficción para mostrarnos una realidad que no solo guarda evidentes paralelismos a nuestros tiempos, sino que parece una suerte de destino inevitable al que estamos abocados, de una u otra forma. Tomando elementos tan tristemente actuales como son la inmigración, los refugiados, y las fronteras, el cambio climático, la desidia política y los tejemanejes de las multinacionales, como verdaderos centros de poder más allá de los estados, Bacigalupi  nos muestra a una nación como los Estados Unidos padeciendo una sequía sin precedentes, en la que unos pocos privilegiados con bastante dinero en sus bolsillos aún pueden permitirse derrochar agua, mientras el resto simplemente muere. Luchas por el preciado elemento, una guerra apenas encubierta entre distintas empresas que pugnan por tener el control absoluto de los acuíferos y las repercusiones económicas, políticas y sociales de todo ello. Miles de almas desesperadas y sedientas intentan cruzar al otro lado de la frontera como refugiados. Nadie los quiere allí y la gente muere. La vida humana no vale nada y cada día aparecen muertos, cadáveres sin nombre que a nadie le importan. Carne de cañón, presas fáciles  para las mafias que se aprovechan de su miseria, que los engañan, extorsionan, abandonan a su suerte o directamente asesinan.  Y al otro lado, el paraíso. Grandes complejos de lujo, donde el agua corre por las cañerías, por las fuentes, solo a disposición de unos cuantos adinerados, de los selectos, de la élite.  Páramos desolados, eriales desérticos, donde lo único que hay es polvo y muerte frente a la opulencia de los poderosos.

Bacigalupi construye una historia tan creíble que duele. Con su estilo, esa prosa directa, pero bien trabajada, consigue transmitirnos esa desolación, esa miseria. Sentimos la boca seca y los labios cortados. El polvo nos cubre por completo y nos escuecen los ojos.

Estamos ante una obra que cabalga a medio camino entre el thriller, la distopía y la novela de aventuras, con un ritmo vertiginoso que combina a la perfección las escenas de acción con las tramas políticas y las conspiraciones empresariales y gubernamentales. Personajes arquetípicos, pero bien construidos y con una profundidad poco habitual, que  nos dan a conocer lo que acontece desde sus distintos puntos de vista, lo que nos permite obtener una imagen global de la situación y comprobar como de jodidas están las cosas. Todos ellos con una motivación distinta en apariencia, pero similar en el fondo. Desde  la rica empresaria hasta el mercenario, desde la refugiada a la periodista, todos ellos comparten un rasgo en común: Son supervivientes. A cualquier precio, utilizando cualquier medio, siguen de pie. Siguen vivos. En un medio hostil, sea la aridez del desierto o las intrigas de palacio, siguen adelante.

Un ritmo ágil y fluido, en avance constante, en una narración que no se corta en absoluto a la hora de mostrarnos la crudeza del lugar, de las consecuencias de cualquier acto, de la repercusión de todos y cada uno de ellos. Escenas duras, imágenes que se graban en la retina y que de manera trágica, no nos resultan desconocidas si acostumbramos a ver las noticias en televisión.

paobaciEn resumen, Bacigalupi ha logrado que me reconcilie con él.  Una obra  tan intensa como entretenida, que te hace percibir lo poco de fantástica que tiene y lo mucho de real que hay entre sus páginas. Un reflejo de nuestro día a día y de lo que es a todas luces un futuro similar al que nos aguarda.  Personajes   carismáticos,  por los que llegas a preocuparte. Aparentemente prototipos de la variedad humana, se descubren pronto como individuos únicos, profundos, con personalidad propia, con sus miedos, sus anhelos e inquietudes y nos dan su propia visión del conflicto, a todos sus niveles.

Mención especial a excelente labor de traducción de Manuel de los Reyes, que de nuevo nos demuestra su buen hacer, logrando mantener intactos las singularidades del original y el estilo característico del autor, mostrándose atento y cuidadoso hasta con el más mínimo detalle, como ya es habitual en todos sus trabajos. También destacar la ilustración de portada, obra de Joseba Alexander, que ha sabido captar a la perfección la pura esencia de la novela.

 

Cuchillo de agua

Paolo Bacigalupi

Editorial: Fantascy

ISBN: 9788415831914

Páginas: 544 pág.

PVP: 21,90€

http://www.fantascy.com/libro/cuchillo-de-agua/

 

 

Cryptshow presenta DISTOPÍA: Volume 1. VVAA

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

CPD1Hoy venimos con una antología muy especial, nacida al seno de uno de los mejores festivales de género fantástico de nuestro país: El Cryptshow. Cine y literatura se dan la mano en este reconocido evento y ha sido de este modo que la organización se ha liado la manta a la cabeza para emprender este proyecto paralelo, una antología de relatos distópicos que nos ha dejado un muy buen sabor de boca.

“Cryptshow Presenta: Distopía” nace con una idea muy bien definida y pretende ser el primer volumen de una larga colección temática. Se pudo adquirir durante el festival y  está disponible también en Amazon. Su pretensión es dar a conocer el trabajo de escritores nacionales,  tanto noveles como con cierta trayectoria, dándoles la oportunidad de compartir espacio con auténticas vacas sagradas de nuestra literatura.

El Cryptshow Festival es uno de los festivales de cine de terror y fantasía de referencia del área metropolitana de Barcelona. Creado en 2007, ofrece una selección internacional de cortometrajes de gran calidad y una muestra de largometrajes difíciles de ver en los circuitos convencionales. Figuras como Colin Arthur, Jack Taylor o Jordi Grau han visitado el festival para recibir el premio honorífico que se entrega anualmente. Directores como Julian Doyle, Howard J. Ford o Eric Falardeau han presentado al Cryptshow sus películas.  El festival se celebra durante julio Badalona (Barcelona), ciudad costera del litoral catalán. La sede central del festival es el antiguo teatro de El Círcol, un espacio único con años de historia.

Cryptshow, además, participa en diferentes certámenes en todo el mundo, como el Dracula Film Festival de Rumanía. También se organiza anualmente una edición del festival en Madrid, el Mad Crypsthow. Y, desde 2014, también está en marcha una versión en la red, el Cryptshow Online, que permite visionar los cortos de la sección oficial desde cualquier país.

Mesas redondas con invitados de lujo, presentaciones literarias y exposiciones completan la programación del festival, que durante cinco días ofrece lo mejor del género fantástico y de terror .

“Cryptshow presenta: Distopía” es una antología de relatos en la que se encuentren autores consagrados, nuevas promesas y escritores aficionados. Los mejores textos del certamen de relatos del Cryptshow Festival comparten páginas con los de un puñado de escritores invitados expresamente por el festival. En este primer volumen de la colección, dedicado a las distopías, contamos con relatos de Hernán Migoya, Jesús Gordillo, Korvec, Carlos J. Lluch, William E. Fleming, Javier Trescuadras, Iván Humanes y Javier Fernández como autores invitados. Sus cuentos se dan la mano en este libro con los de Cristina Heredero, Luis Francisco Bravo, Fernando G. Vecoli, Luis Alberto Zurriaga, Sergio Luis Doncel, Manuel Moreno y Paula Brunot, cuyas obras han resultado las mejores de esta edición del certamen. Los textos aquí contenidos son obras de advertencia, sátiras que ponen de manifiesto hasta dónde pueden llevarnos las injusticias de nuestro tiempo. En una sociedad como la actual, en la que se habla de nuevos paradigmas y se suceden a velocidad de vértigo los avances tecnológicos, la distopía resulta más necesaria que nunca.

En líneas generales, la antología nos ofrece un buen nivel en cuanto a calidad. Mucha variedad de enfoques y argumentos,  algunas curiosidades difíciles de clasificar y otros acercándose al género en su forma más clásica, pero todos ellos siempre al amparo de la premisa que da lugar al recopilatorio. Política, religión, ciencia y tecnología, desigualdad… Las grandes premisas siempre presentes y tratadas con acierto en la mayoría de casos. David G. González y Lluís Rueda  han tenido muy claro lo que buscaban al coordinar esta antología.

La lista de autores y sus respectivos relatos es la siguiente:

Podemos, de Hernán Migoya

Paradójicamente, Tueris, de Jesús Gordillo

-Solo, de Korvec

-Sociedad 3.0, de Carlos J. Lluch

-Entre la niebla, de William E. Fleming

-Vidas neumáticas, de Javier Trescuadras

-Nearer, My God, To Thee, de Iván Humanes

-Mar de Fondo, de Javier Fernández

-Krevel, de Cristina Heredero

-Ibtasimi, hobby, de Luis Francisco Bravo

-Un trabajo temporal, de Fernando G. Vecoli

-Los retornados, de Luis Alberto Zurriaga

-Mammuthus, de Sergio Luis Doncel

-Moonwalkers, de Manuel Moreno

 -La enfermedad del corazón, de Paula Brunot

CPD2

No voy a detallar lo que me ha parecido cada relato por separado porque creo que resulta innecesario. Como en cualquier antología que se precie, hay relatos que me han gustado más y otros que un poco menos, pero como comentaba antes, en esta  ocasión el nivel es bastante alto en líneas generales,  de calidad en todo su compendio, habiendo verdaderas joyitas entre ellos.

David G. González, Lluís Rueda, Jaume Benedito y Mónica Mateo han sido los encargados de escoger las obras que se incluyen y han hecho un buen trabajo,  evidenciando que el proceso de revisión de textos ha sido concienzudo, o al menos, esa es la impresión que me queda. Sea como fuere,  no hay uno solo que no apruebe el examen del lector.

Así que ya lo sabéis, amantes de las distopías: No sé a que esperáis para haceros con ella. Una lectura breve, ligera, pero con un sabor intenso…

Cryptshow presenta DISTOPÍA: Volume 1

VVAA

Editor: Createspace

Páginas: 138 pág.

ISBN-10: 1512107085

ISBN-13: 978-1512107081

PVP: 9,88€ tapa blanda (3€ epub)

http://www.amazon.es/Cryptshow-presenta-DISTOP%C3%8DA-Volume-1/dp/1512107085

 

 

Mañana Todavía -VVAA- Fantascy

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

mañana-todavía-portada-Fantascy1-294x450Hoy venimos con Mañana Todavía, una antología que reúne entre sus páginas a algunos de los mejores escritores de género de nuestro país , capitaneados por Ricard Ruiz Garzón y que ha sido publicada por Fantascy, con un tema central que ya de entrada, promete: DISTOPÍAS

 Como todos sabéis, soy un gran  aficionado a las antologías. Considero el relato como un formato mucho más complejo en creación y grato en su lectura de lo que la gente suele creer, por ser capaz de ofrecer en un espacio tan limitado, en una extensión tan concreta, todos los elementos que uno espera de una  buena historia y que suele presentarse concisa, pero impactante. Directo, sin rodeos ni elementos innecesarios, golpeando con fuerza y sorprendiendo al lector. Esa es, en mi opinión, la mejor virtud de un buen relato, el que nos atrape en tan pocas páginas y logre que conectemos con aquello que nos narra, que en tan poco desarrollo logre captar nuestro atención, mantenga nuestro interés y nos haga vivir esa experiencia, intensa y satisfactoria.

Las antologías temáticas son mis favoritas. El constatar como un mismo tema, unas mismas directrices y un  mismo punto de partida, puedan ser interpretados de tantas maneras diferentes y enfocado de mil modos distintos; de como un mismo concepto puede entenderse y afrontarse con tal variedad de matices, en escenarios y situaciones a priori comunes, es algo muy significativo y el ejemplo claro de que cada autor es un mundo, con una perspectiva, unos gustos y sobre todo, un estilo único y personal. Esas diferencias son el elemento transcendental, la mejor baza de una antología. En esa variedad se halla la magia. No se trata de comparar unos relatos con otros, sino de disfrutar de la curiosa cantidad de planteamientos,  todos ellos hijos de las preferencias, afinidades, manías y fobias de sus respectivos autores, que los hacen únicos e irrepetibles a todos y cada uno de ellos.

No voy a entrar en esa ridícula, molesta e irrelevante polémica que se ha generado alrededor de que es en realidad una distopía.  Hay opiniones para todos los gustos, así que cada cual que diga la suya. En mi caso, solo decir que si se ajustan las tres premisas básicas que para mí, son innegociables, me vale: Sociedad Futura, Sociedad Decadente (en cuanto a ética, libertad y derechos) y  por último Sociedad Ante la que Rebelarse, sea del modo que sea, antes de que ella te devore, cosa que casi seguro sucederá. Da igual si es un futuro distópico, post apocalíptico, antiutopíco o el término que os queráis sacar de la manga. Lo que me importa es ver cuál es el futuro que estos autores han imaginado y si me veré venir el golpe antes de que me dé en los morros. Porque de eso trata este recopilatorio y las historias que lo componen.

Para no enrollarme más, os dejo con mis impresiones respecto a cada uno de los relatos. En general, me ha parecido de un nivel muy alto, con muchísima diferencia con lo que nos solemos encontrar habitualmente.

Wekids, de Laura Gallego García: Laura abre fuego con un relato potente, que a pesar de necesitar de la complicidad del lector para entrar al trapo, una vez conseguida funciona muy bien y nos hace plantearnos  cuál es el peso real de nuestra presencia en la red, si tiene relevancia alguna y si somos esclavos de las redes sociales. Wekids, esa red social para niños, en la que los adultos solo pueden mirar y que condiciona el futuro de sus usuarios, me ha dado miedo, por lo realista y terriblemente cercana. Un buen relato que demuestra que Laura  no solo sabe escribir fantasía, sino que está a la altura de cualquier reto.

-Al garete, de Emilio Bueso: El autor, en su línea gamberra, cabrona y fatalista. Mucha mala leche, como el que no quiere la cosa, en un mundo que recuerda al Water World de Kevin Costner, pero sin épica ninguna. Post apocalipsis en estado puro, en un relato que nos recuerda que el destino es un cabroncete que se ríe de nosotros y nuestras expectativas, por mundanas que resulten.  Bien escrito, desolador y sin esperanza visible, un tanto delirante por la forma en que nos sumerge en él y con un final tan “así” como la vida misma.

2084. Después de la revolución, de Elia Barceló: Un relato que nos deja mal cuerpo. En un mundo donde los menos preparados, los más inútiles han tomado el control (¿os suena?), donde no eres un ciudadano, sino un consumidor y tu lugar en la sociedad lo dictamina tu origen y tu tarjeta de crédito, donde la idea de igualdad ha desaparecido de forma absoluta, creando un sistema de castas radical, con el beneplácito y la indiferencia de todos, no hay sitio para la rebeldía. Todos somos culpables y ya no existe lugar para la ética, los derechos y demás. A medio camino entre 1984 y Un Mundo Feliz, Elia ha creado uno de los futuros más terribles (y posibles) de la antología.

-Instrucciones para cambiar el mundo, de Félix J. Palma: Más que un relato, me atrevería a decir que es más bien un cuento. Una bella alegoría, con una ambientación tan cómica que roza lo absurdo, y muy tierna, en la que el amor se convierte de forma involuntaria, en la chispa que prende la mecha de la revolución. Surrealista por el escenario que nos muestra, ridículo en apariencia, pero que sirve como perfecta metáfora para contarnos lo que quiere. Me ha gustado mucho y me ha provocado más de una sonrisa.

-El error, de Rosa Montero: En la línea de la autora, no puedo decir gran cosa más si no quiero destriparos nada. Aunque conociendo la trayectoria de Rosa y su gusto por ese universo que ya sabéis, puede resultar un tanto predecible.  Bien escrito,  logra contagiarnos del pánico que se adueña de su protagonista.  Correcto y muy acorde no solo con el espíritu de la antología, sino con el resto de la obra de la autora.  La necesidad de saberse uno mismo, de sentirse, de ser consciente de tu propia existencia, de tu personalidad, de quien eres….

-Limpieza de sangre, de Juan Miguel Aguilera: Una epidemia ha arrasado nuestro país. Vivimos con miedo. Y por si fuera poco, somos de nuevo una nación del Islam, en la que la Sharia es la única ley.  La mujer vive bajo el yugo del burka, los libros no están permitidos porque todo lo que existe ya está dicho en el Corán. Y nuestra protagonista, golpeada, torturada y encarcelada, no es lo que parece. El relato está bien escrito, engancha y cumple con su cometido, pero en algunos momentos, cuando nos habla del resto de Europa, me ha parecido que estaba leyendo algo que forma parte de algo más grande, ¿una futura novela?… No sé, pero será que quizás me he quedado con ganas de saber más sobre esta nueva España musulmana, amenazada por la enfermedad, que  Juan Miguel nos propone.

-Camp Century, de Marc Pastor: Tras una guerra que hemos perdido contra un invasor que nos copia, que nos imita y que se ha transformado en algo a nuestra imagen y semejanza, es difícil saber a qué atenerse.  ¿Qué es lo que nos hace humanos? Puede que todo se limite a una sola cosa: La creatividad, nuestra capacidad para imaginar, para soñar, para construir lugares con la mente. Y después, ser capaces de plasmarlo en papel, en forma de palabras, para que otros puedan ver lo que nosotros vemos.  No podremos compartir sentimientos directamente, pero si a través de nuestros escritos. Un relato cargado de intenciones, que cumple con lo que se esperaba del autor.

-En el ático, de Rodolfo Martínez: Una historia distinta, casi cinematográfica, en la que nuestro personaje (a quien no he podido dejar de imaginarme como a la Charlize Theron de Aenon Flux, vaya usted a saber porque), una mercenaria bien entrenada, se ve obligada a hacer aquello que mejor sabe hacer, matar, para cumplir con su misión. Su cliente, un joven sin escrúpulos que ostenta el poder heredado de su difunto padre y es por ello que vive en la cumbre. Cuanto más abajo, más miserable se torna la existencia y  el joven no admite ninguna competencia, venga esta de donde venga. Notable alto para un relato que podría ser un magnifico guión en Hollywood.

– La inteligencia definitiva, de José María Merino: A todos los que os gusto CELL, de Stephen King, este relato os resultará delicioso. Se parecen como un huevo a una castaña, pero es innegable pensar en la historia del maestro de Maine cuando te pones con él. Nuestros dispositivos móviles, nuestros teléfonos, a día de hoy sirven para todo excepto llamar. Miles de aplicaciones, enlaces en la red, archivos en la nube….. Una herramienta de uso masivo, que de algún modo, adquiere conciencia propia cual Skynet portátil… Y que descubre que necesita de algo cuya existencia ignoraba hasta el momento, para no solo seguir existiendo, sino evolucionar al siguiente nivel.  Muy buen relato, divertido, con un regustillo clásico que se agradece y con un final  redondo.

-Gracia, de Susana Vallejo: Para mí, sin discusión, el mejor relato de la antología junto al de Javier Negrete. Absolutamente demoledor. Susana nos lleva de la mano a conocer como es en el futuro la ciudad de Barcelona, en concreto un barrio tan emblemático como el de Gracia. Nos engatusa con una historia cotidiana, casi me atrevería decir que costumbrista y de repente, cuando menos te lo esperas, da un giro, crudo, brutal y despiadado, y te deja hecho mierda, destruido, sorprendido y destrozado. Una jodida maravilla.

1436_234590350057864_1710589667_n-Colapso”, de Juan Jacinto Muñoz Renge: Y una de cal y otra de arena. En este caso, es el relato que menos me ha gustado. No encuentro la razón concreta, salvo que no he sido capaz de conectar con él. Está bien escrito, es una buena historia, pero por razones que se me escapan, me ha dejado frío, muy frío.  Lo mejor es que lo leáis y saquéis vuestras propias conclusiones, porque me conozco y a veces me dan estos puntos raros, que me impiden disfrutar de algo que en realidad es bueno, aunque a mí me haya resultado indiferente. Lo siento por Juan y asumo que seguramente es cosa mía. 

-Los centinelas del tiempo, de Javier Negrete: Como decía antes, junto a Gracia, son la pareja ganadora, los dos mejores relatos de la antología. Aunque es cierto que en esta ocasión, estamos más bien ante una novela corta que un relato al uso. Una sociedad donde lo políticamente correcto y los eufemismos han sido llevados a un extremo tan radical, tan absurdo, que  alcanzan niveles inimaginables y terroríficos, hasta el punto de ser esclavos de nuestras propias palabras, en un discurso inteligible donde la razón ha dejado de existir. Llevar las teorías de Sapir Whorf hasta un punto sin retorno, donde cada palabra debe ser medida, calibrada y adecuada para no ofender ya no se sabe bien a quién…  En la lucha por la igualdad, por el respeto, por los derechos, hemos perdido el norte  por completo y se ha conseguido el  efecto contrario: Todos somos esclavos, no hay libertad alguna y estamos condenados a reprimir nuestras ideas, nuestros pensamientos, porque si los convertimos en palabras, estamos incumpliendo las normas de convivencia y eso es delito. Un lavado de cerebro absoluto, la igualdad mal entendida que hace que un incompetente pueda optar a cualquier plaza de poder, un adoctrinamiento incipiente, desde la más temprana edad y la incapacidad de la vieja generación por adaptarse a estos tiempos tan ridículos que dan miedo. ¡Simplemente maravilloso!

 Y eso es todo. Sé que mis impresiones son un tanto escuetas, pero no quiero tampoco decir más de la cuenta. Yo tan solo puedo recomendaros la antología  y animaros a que la leáis. Un gran nivel, y muchísima calidad, eso es lo que os ofrece su lectura. Un buen rato contemplando como se transforma nuestra sociedad, como serán las cosas en el futuro y que quedará del viejo mundo, si es que hay alguien capaz de recordarlo….

 

Mañana Todavía

 -VVAA-

 Editorial: Fantascy

ISBN: 9788415831310

Páginas: 496 pág.

PVP: 17,90€