El latido de Olimpia, Manuel Amaro Parrado

Por Soraya Murillo

Estamos ante un libro de fantasía donde la historia comienza en el prólogo, así­ que si sois de saltaros los prólogos, aquí nada de eso. Hay que leerlo porque si no, no entenderéis el origen del maravilloso mundo en el que vais a entrar. De uno de los personajes del corto nacerá la novela que vais a leer, lo que ocurrirá en ese prólogo romperá el equilibrio que hasta ahora había en Olimpia. ¿Qué puedo deciros de este pequeño trozo que vais a leer? Nos creemos muy fuertes, totalmente intocables, pero en el fondo nos pueden nuestras debilidades humanas.

En los primeros capí­tulos igual os cuesta arrancar, ya que el autor nos debe de situar en ese mundo y enseñarnos los personajes principales, pero una vez lleguemos ahí­, ¡bienvenidos al mundo de Olimpia!

eldoMientras la luz del atardecer se colaba por los amplios ventanales del palacio de Bredablims, el semidios Balder XI recibe a un heraldo que le trae la peor noticia que podí­a recibir: una soñadora ha despertado y su cuerpo ha sido expulsado de la catedral. Alethea, la soñadora, despertará en Olimpia, aunque pronto viajará de vuelta a Midgard, nuestro mundo, para ellos su tierra prometida. Allí­ conocerá a Araziel y juntos deberán regresar a Olimpia para recomponer el equilibro quebrantado. Y aquí­ comenzará la verdadera historia, sentaos cómodos porque hay todo un mundo de fantasía que os espera: la Ciudad de las Mentiras, donde el viento trae susurros que enloquece a sus habitantes. Buscareis más allá de las tierras yermas, donde se guardan los sueños olvidaos y subiréis a la barca de Caronte para llegar a la puerta del horizonte. Tendréis compañeros de diversas razas e índoles como un gigante jotun, un semidios, un visionario, sacerdotes que leen la mente, sabios, caballeros blancos, demonios, habitantes del pueblo gris… y tantos otros. Sabréis de increí­bles leyendas olvidadas en el tiempo, guardianes Esfinge que os pondrán a prueba con acertijos imposibles, cruzaréis puentes con un misterio por resolver…

Sí­, todo eso mucho más. Porque viviréis la historia, está escrita para vivirla. Recordad que ya os comente de este escritor por su libro Dioses y Corderos, haced memoria. Os dije que no era un escritor normal, le gusta que sus lectores piensen. En Olimpia lo deja todo atado, muy atado, pero deberéis ser lectores pacientes pues esta historia que creó para vosotros tiene muchos giros, muchas cosas inesperadas. Aunque es un mundo fantástico, es muy fácil ponerse en su piel, sus acciones son como las nuestras. La novela está viva, y eso la hace difí­cil de describir. Poco a poco notaréis cómo va evolucionando, cómo los objetivos mutan, las circunstancias cambian, las prioridades son otras, los malos no serán tan malos ni los buenos tan buenos… y es que al final odiamos si nos enseñan a odiar. Un mundo de fantasía o un mundo humano de fantasía, creo que ambas expresiones valdrían. Escrito de forma perfecta, buscando palabras poco usadas, sin caer en la pedanterí­a, sino con una prosa cuidada y con un vocabulario rico, nada repetitivo. Lo primero que pensé mientras lo leí­a es que me encontraba ante un libro muy, muy inteligente. Leedlo, seguid su estilo, sus formas de narración, esa sensación de quedar atrapado en la historia según avanzas con los protagonistas, es algo que desearía haceros sentir con palabras. Manuel Amaro es un autor que sabe jugar con los lectores y no hay duda de ello cuando logró hacerme soñar, me emocionó (e incluso sufrí) con los giros de la historia y supo hacerme vivir como si no fuera un lector y sí­ alguien dentro de su historia.

mapEn este libro se fusionan prácticamente todas las mitologías, aunque predominará la nórdica. Pero también encontraréis nombres de diosas griegas, referencias al folclore azteca y vasco, demonios sacados de la tradición china y como no, magos inspirados en los druidas celtas. Algunos personajes están sacados de la Mitología Clásica, tal cual. ¿Acaso no os suenan los nombres de las Esfinges, o de Caronte? Hasta se permitió el lujo de añadir un pequeño guiño a La divina comedia que os reto a buscar. En definitiva, un gran, gran libro de fantasía, escrito rozando la perfección. Un mundo en que os sentiréis identificados, donde sus vidas, sus miserias, sus luchas, son tan parecidas a las nuestras que bien podrí­a ser esa nuestra tierra prometida y debamos ir en busca de esa puerta que separa ambos mundos.

Lo dije en su anterior libro­, Dioses y Corderos, y no puedo más que repetirme y escribir: maravilloso libro, maravilloso libro, maravilloso libro.

 Puedes encontrar el libro en http://www.killertoons.kingeshop.com/MANUEL-AMARO-dbfaaaaae.asp

 

.

CINE: Exodus: Dioses y Reyes, de Ridley Scott

Un artículo de Mitsuko C.

Título original: Exodus: Gods and Kings

Año: 2014

Duración: 151 min

País: USA

Director: Ridley Scott

Guión: Steve Zaillian (Historia: Adam Cooper, Bill Collage)

Música: Alberto Iglesias

Fotografía: Dariusz Wolski

Reparto: Christian Bale, Joel Edgerton, Aaron Paul, Sigourney Weaver, Ben Kingsley, Emun Elliott, John Turturro, María Valverde, Anton Alexander, Indira Varma, Ben Mendelsohn, Golshifteh Farahani, Hiam Abbass, Kevork Malikyan, Andrew Tarbet, Aaron Neil, Anna Savva, Barrie Martin, Gerard Monaco, Ghassan Massoud

Productora: Coproducción Estados Unidos-Reino Unido; Scott Free Productions / 20th Century Fox

Género: Aventuras, drama, épico

Web oficial: http://www.exodusgodsandkings.com/#home

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=isi3NKI593E

Sinopsis:

Ramsés y Moisés son los hijos del faraón de Egipto, en el momento en que los hebreos llevan esclavizados para la construcción de las pirámides más de 400 años. En ese momento “Dios” elige a Moisés, hebreo de nacimiento, para que guíe a su pueblo a la tierra prometida de Canaán”

 Ya tenemos aquí la última película de Ridley Scott, donde ha reunido a un gran reparto para esta súper producción a la antigua usanza de esa retaíla de películas que echan por la tele en Semana Santa. Con esto renovamos “Las Tablas de la Ley” protagonizada por Charlton Heston: Ahora Moisés es Christian Bale.

Este filme ha estado rodeado de polémica (para mí es decir lo que hay, pero vale, la prensa es así…), debido a las declaraciones del director en referencia al rodaje en España y a la elección de los actores. Estas declaraciones han sido las siguientes: “No comprendo porqué los platós españoles están tan mal aprovechados, Londres está inundada de rodajes, hasta tal punto que tienes que reservar localizaciones con años de antelación, y en cambio, en España, todo ha sido muy fácil y rápido” y “en principio tenía pensado que Penélope Cruz desempeñara el papel de María Valverde y que Javier Bardem fuera uno de los actores escogidos, pero ninguno de los dos me dieron una respuesta a tiempo, debido a que Pe, es quien lleva los pantalones en la relación”.

Bueno, hasta aquí, tampoco es que nos vayamos a rasgar las vestiduras, pero no nos perdamos ¿Qué veremos en “Exodus”? Pues una versión súper resumida y algo cambiada del “Antiguo Testamento”, parece como si Scott se hubiera leído una página sí y otra no, pero tampoco hay ningún problema, la historia se puede entender.

Para mí, es bastante difícil valorar este filme, ya que tratamos un tema religioso y en concreto cristiano, algo con lo que no simpatizo especialmente, entonces ¿Qué os puedo decir? Dejando de lado el rollo bíblico y enfocándolo como una película de aventuras, pues la historia tiene su miga: Un hombre que desconoce sus raíces y que debe liberar del yugo egipcio a los hebreos, su pueblo original, un hombre con el corazón dividido y que recibe el encargo divino de liderar a este pueblo y conducirlo a la tierra prometida.

Habrá trabas, plagas (para mí una de las mejores escenas de la película), muertes (sobre todo de caballos), venganzas, hastío, locura, fanatismo, momentos de lucidez espiritual… Vamos, que tiene un poco de todo, aunque la mayor pega que tiene es querer resumir en muy poco una historia que en realidad, es muy extensa y eso provoca momentos de desconcierto, aun así se respira aquella magia de las antiguas películas del género.

.