Cortometraje: Hoy me ha pasado algo muy bestia, de Iván Mulero

Buenos días, mis queridos Lectores Ausentes.

daniest1Hace ya algunos años, tuve el placer de reseñar en esta página una novela  que generó todo un complejo y elaborado universo tras su publicación. Muchos recordaréis al Justiciero del Post-it, protagonista principal de Hoy me ha pasado algo muy bestia, de Daniel Estorach. El héroe urbano, un enmascarado que reparte justicia a base de hostias en una Barcelona en la que descubrirá que no está solo en su causa y en la que hay más peligros que simples abusones y delincuentes comúnes.

La novela, como digo, no se quedó solo en ese título. Tiempo de héroes, un proyecto  multidisciplinar y colaborativo, que reunió a varios autores con sus propios personajes,  con unas tramas complejas  y interrelacionadas, en las que aparte de conocer a cada uno de los distintos vigilantes y villanos (a cada cual más jodido de lo suyo y con un trasfondo ciertamente profundo, dramático  y elaborado),  dio pie a otra novela: La venganza de PekínP, escrita por J.G. Mesa, Jordi Armengol, Daniel Estorach, Rosa G. Panera, Rafael Nebrera Ruiz, Díaz de Tuesta y Antonio G. Mesa, en la que se ilustra de manera evidente el espíritu colaborativo del proyecto inicial. Además, aparecía también la segunda parte de HMHPAMB: Crónicas de un héroe urbano 2. Identidades secretas, que continuaría con las aventuras del Justiciero del Post-it.

Por si eso fuera poco, el enmascarado sería llevado al cómic de mano de Julián López y El Torres, en una obra que brillaba por sus escenas de lucha y por centrarse en los personajes secundarios, dándoles voz y voto y ofreciéndonos una visión mucho más completa de la historia.

Y llegados a este punto, vamos a lo que es el motivo real de la entrada de hoy. Por si todo lo expuesto hasta el momento no fuera suficiente,  nuestro enmascarado ha ido todavía más allá y se ha convertido en el protagonista absoluto de un cortometraje de Iván Mulero, quien nos da su propia visión del personaje, más cercana a la del cómic que al de la novela, pero siempre manteniendo esas características que lo hacen único y ese aire urbanita, cotidiano y casual que son las premisas que lo definen.

El actor Octavi Pujades se pone en la piel del héroe y lo cierto es que resulta perfecto para el papel.  Me resulta muy certera su interpretación, ese tono cercano, de ser un tipo normal y corriente al que le ha pasado algo extraordinario. Cumple en su interpretación y físicamente  da la talla, llevando él solo prácticamente todo el peso de la obra. Quiza algo más flojo en las escenas de lucha, pero en cierto modo, eso le da aun más realismo al hecho de que su único poder es la fuerza bruta y la capacidad de regeneración, no el ser un artista marcial de la leche ni lanzar rayos ni nada parecido, así que resulta todavía más creíble.

daniest2

Marta Blanch, por su parte, queda relegada a un segundo plano en la que apenas tiene espacio para poder hacer algo con su papel. Creo que ha estado bastante desaprovechada en ese aspecto, porque la actriz  me da que podía haber aportado algo bastante interesante, más allá de ejercer de excusa para que el prota nos relate su historia. Me he quedado con ganas de saber  cual es su verdadero rol en la trama,  de que le sacase jugo a ese careo que podía haber profundizado en varias cosas, más allá de flipar con el tipo que se esconde tras el pasamontañas.

El cortometraje me ha dejado un buen sabor de boca, aunque he de mencionar un par de cosas que lo lastran un poquito. Si bien  las escenas de acción, donde se reparten hostias como panes y a destajo, me han molado mucho, así como la presentación del propio héroe y el enfoque, al corto le pesa quizás el pretender darle al enmascarado un aura magnificada que no tenía en la novela. Los comentarios de los guardias sobre el mismo, dan la errónea sensación de que estamos frente a alguien imbatible,  mucho más poderoso de lo que era inicialmente. Eso me ha descolocado, ya que da la impresión de que si está allí encerrado es porque quiere y todas las medidas de seguridad son un absurdo. No sé, me ha resultado chocante. Otro punto que me ha dejado a medias es que apenas se nos cuenta nada. El corto se asemeja más a una carta de presentación del personaje que a una historia por si misma. Parece  una entradilla de una serie, un prólogo, un piloto.  Se hace breve y cuando estas disfrutando, eso es una cabronada, porque te deja con las ganas.

daniest3

Para terminar, me quito el sombrero ante el final, la escena post créditos, que me ha parecido una auténtica pasada.

Así que en resumidas cuentas, estamos ante un cortometraje muy disfrutable, que pese  a esos detalles mencionados, ofrece lo que promete. Resulta una excelente presentación del Justiciero del Pos-it y que ofrece algunas escenas de acción bastante contundentes y molonas. Nos permite conocer al héroe y aquello que le mueve, aunque se nos haga corto y deje los dientes largos.

Trailer:

“Hoy Me Ha Pasado Algo Muy Bestia” Trailer from Ivan Mulero on Vimeo.

 

 

Hoy me ha pasado algo muy bestia, de Daniel Estorach

Buenas noches, queridos Lectores Ausentes.

hoymehapasadoNueva reseña literaria y en esta ocasión, la novela elegida es Hoy me ha pasado algo muy bestia, de  Daniel Estorach. Con un título tan peculiar, la verdad es que no sabía muy bien que iba a encontrarme en sus páginas. Como única referencia, me guiaba por ese fantástico proyecto colectivo que es Tiempo de Héroes, heredero directo de la novela  y cuyas historias y personajes podían ser una pista. Como dice su slogan “Un mundo injusto necesita héroes”, aunque estos son muy distintos a lo que uno podría imaginar.

Hoy me ha pasado algo muy bestia”  nació en un blog, como un relato por entregas. Del mismo modo que ocurriera en su momento con Manel Loureiro y su Apocalipsis Z, el relato fue tomando forma y creciendo, hasta terminar publicado por una gran editorial, en este caso Norma Editorial, quien ha decidido apostar por el joven autor y ofrecernos sus aventuras en una cuidada edición.

Hoy me ha pasado algo muy bestia” nos narra en primera persona  la increíble historia de Daniel, el alter ego del autor, un tipo normal y corriente que por causas que escapan a la razón, ve como tras padecer una serie de trastornos  preocupantes en su salud (intensas hemorragias nasales y jaquecas fulminantes), algo en él ha cambiado. Asombrado, descubre que tiene súper poderes y tras tratar de comprenderlos y controlarlos, decide utilizar su particular don para ejercer de justiciero. Cómo cualquier superhéroe, patrullará de noche su ciudad, intentando hacer de esta un lugar mejor.

Por si no fuese difícil el combinar la lucha contra el crimen con la vida real y los quehaceres del día a día, (y esta ha sido una de las cosas que más me han gustado: Daniel no es un multimillonario, sino un currito como tú y como yo, lo que significa que tiene que madrugar para ir al trabajo, cumplir con los plazos de entrega, pagar facturas e impuestos, visitar a la familia y todas esas cosas que hace el ciudadano de a pie) , nuestro personaje decide además plasmar toda esa experiencia en un blog, en el que deja constancia de sus quehaceres diarios y la forma en que intenta compaginar ambas vidas sin terminar completamente loco.

El hecho de que sea el propio personaje quien nos cuente su historia y que sea en formato blog, le aporta a la novela un enfoque fresco y desenfadado, actual y creíble, al menos en ese aspecto. Resulta sencillo verse reflejado en Daniel, alguien con una vida similar a la nuestra, con los mismos problemas cotidianos,  y ponernos a pensar en cómo nos lo haríamos nosotros para hacer compatible el hecho de ser un superhéroe y seguir con nuestra rutina.

Otro punto interesante  son el resto de personajes. Tanto los más cercanos al protagonista como los que irán apareciendo a medida que avanza la historia, suponen un buen aliciente y están desarrollados  para que funcionen al milímetro en su papel dentro de la trama. Sin lugar a dudas, me quedo con Carmen, un personaje muy especial que me ha enamorado. Perro Negro, Sara, Blanco, Rafa, Xavi, Juan Carlos… Todos cumplen su función.

Si he de mencionar algo negativo, es lo difícil que me ha resultado el creerme la actitud del personaje frente a la gente. Me explico: ¿Te pones una capucha para hacer de justiciero por las noches y luego, le cuentas tu secreto a todo el que quiera oírte? A todos tus amigos, a tu novia, al colega del gimnasio y a tus padres… Solo te falta colgarlo en Facebook. Y lo más increíble es cómo se lo toman estos. En lugar de sorprenderse, reírse en tu cara o directamente, preocuparse por tu salud mental, lo asimilan sin problema y lo aceptan mejor que si les hubieras dicho que eras gay, toxicómano o Testigo de Jehová….Les parece estupendo, no se cuestionan nada y siguen cómo si tal cosa.  “Hijo, te queremos igual

A parte de esta cuestión,  en mi opinión el único punto negativo de la novela, el resto de la obra y los puntos que trata me han parecido de lo más sugerente. Muy entretenida, abordando temas que los fanáticos de los superhéroes nos hemos planteado en más de una ocasión y sobre los que nunca hemos obtenido respuesta en los cómics, escrita con un ritmo ágil y dinámico, que le da una frescura que se agradece. Porque hay que tener en cuenta que si queremos ser coherentes, debemos entender que se supone que lo que leemos es el testimonio directo del prota. Un tipo normal metido en un follón de tres pares y que no tiene porqué  saber nada de literatura, ni poseer unos conocimientos de gramática y estilo.

32255El autor ha tenido un difícil ejercicio en ese sentido. Se nota que lo ha meditado a conciencia y a cuidado ese aspecto. No debe ser fácil hacer concesiones y encontrar el término medio, el punto exacto entre una prosa cuidada como se espera de un escritor publicado y la forma de hablar y de contar las cosas de su personaje, un chaval cualquiera, que no sabe de esos temas.

He echado en falta un final más apoteósico. Siendo una historia de superhéroes, me esperaba el inevitable enfrentamiento final con algún villano de esos a los que uno aplaude entusiasmado.

Ese final tan abierto, me ha dejado un poco fuera de juego, aunque espero que solo sea para tomarnos un respiro hasta la segunda parte. Veremos….

 

Hoy me ha pasado algo muy bestia

Daniel Estorach

Editorial: Norma Editorial

ISBN: 978-84-679-1002-5

Páginas: 184

PVP: 14€