Wylding Hall (La Mansión), de Elizabeth Hand

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

Hoy quería hablaros de Wylding Hall (La Mansión), de Elizabeth Hand,  una pequeña novela de poco menos de doscientas páginas que oculta en su interior una historia mucho más grande de lo que pueda parecer a priori, y que curiosamente, brilla más por aquello que sugiere que por lo que muestra.

Las referencias musicales y la tradición feérica típica del folclore británico tienen un protagonismo absoluto y hace que la obra tenga ese tono gótico/romántico de la vieja escuela (mucho le debe a obras como El Gran Dios Pan, de Arthur Machen, aunque solo sea por servir de guía para convertir la soleada y bella campiña galesa en un lugar aterrador habitado por fuerzas tan antiguas como perturbadoras),que aderezado por la música folk/rock, las drogas y ese aire místico y esotérico, de vuelta a las raíces tradicionales que realmente existió en los años setenta y por el que varios grupos musicales se vieron influenciados. De hecho, hay un detalle curioso y es que los mismísimos Led Zeppelin protagonizaron una historia muy similar a la ficción aquí narrada, en la que no faltó también su dosis de leyenda negra, algo que ya mencionaremos más adelante.

A raíz de la misteriosa muerte de su cantante principal, los jóvenes miembros de una legendaria banda de folk rock se encuentran en Wylding Hall, una antigua casa de campo inglesa, con sus propios y oscuros secretos. Allí grabarán Wylding Hall, el álbum que les consagrará y marcará un antes y un después en su trayectoria… pero a un coste aterrador, cuando Julian Blake, su nuevo cantante, desaparece en el interior de la mansión para no volver a ser visto. Ahora, años más tarde, cada uno de los músicos supervivientes, sus amigos y amantes —incluyendo un psíquico, un fotógrafo y el mánager de la banda— se reúnen con un joven documentalista para contar su propia versión de lo sucedido durante aquel verano. Pero, ¿cuál es la historia verdadera? ¿Y qué le ocurrió realmente al joven y talentoso Julian Blake?

A diferencia de los actuales  relatos de fantasmas y mansiones encantadas, en Wylding Hall la autora no cae en el error de jugar a asustarnos a base de golpes de efecto, de pirotecnia  ni excesos. Por el contrario, su mejor baza es el de crear una falsa sensación de calma chicha que va tornándose lenta, pero implacablemente opresiva y agobiante, haciéndonos sentir que esa tranquilidad es solo impostada y que hay algo latente que se oculta bajo ella y que se va haciendo cada vez más poderoso, más real. Una atmósfera enrarecida a cada día que pasa, aunque al principio nadie sea consciente de ello, mientras el influjo de la mansión, de sus bosques y de aquello que esconden se va haciendo cada vez más y más fuerte y tomando el control sin que nadie se dé cuenta de ello, salvo para aquel que en cierto modo, no solo intuye y siente,  sino que busca, aunque no sepa exactamente qué. El testimonio de los distintos protagonistas de aquel episodio, en forma de entrevistas, le viene muy bien al tono de la obra y nos da una visión muy completa, en la que el lector unirá y descartará según lo vivido por cada uno de ellos para verlo todo en perspectiva y formarse su propia versión de los hechos.

El miedo puede manifestarse de muchas formas. En ocasiones, de manera espectacular, ruidosa y realmente aterradora. En otras, en cambio, es sutil y casi imperceptible, emponzoñando hasta las raíces y apenas dejando ver sus efectos hasta que consigue su propósito y ya es demasiado tarde para hacerle frente. Tan solo un par de detalles, de anécdotas de algo extraño y sin explicación y es entonces cuando la tragedia sucede y nadie sabe que ha ocurrido en realidad, aunque en el fondo de su alma, como un estremecimiento, todos siente un escalofrío ante la onírica sensación de que algo viejo y oscuro les ha tocado, aunque no tengan forma de describirlo y ese antiguo mal no tenga nombre, ni rostro, más allá de quizá, el de una muchacha desconocida.

En definitiva, solo puedo deciros que a mí me ha encantado. Una lectura que hay que degustar con tranquilidad, sabiendo apreciar su sutileza, los pequeños detalles, su maravillosa atmósfera y ese volver a los orígenes y las viejas tradiciones disfrazados de canciones y cuentos de hadas, que ocultan revelaciones que quizás no deberíamos desempolvar.

Y la música, tan importante, tan mágica, tan cotidiana y a la vez, tan trascendental y misteriosa, como una herramienta, como un vehículo, donde la magia parece tomar forma.

 

Wylding Hall (La Mansión)

Elizabeth Hand

Editorial: Berenice (Almuzara)

ISBN: 978-84-16750-19-1

Páginas: 192 pág.

PVP: 17,95€

http://grupoalmuzara.com/a/fichalibro.php?libro=3438

PD- Os comentaba al principio que los Led Zeppelin tuvieron una historia en cierto modo bastante similar a lo narrado en esta novela, salvando las distancias y sin el elemento paranormal, aunque si con mucha leyenda negra tras de sí. Os dejo estos links por si os pica la curiosidad.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/06/24/cultura/1372086514.html

https://www.taringa.net/posts/paranormal/14989027/Jimmy-Page-Led-Zeppelin-y-el-ocultismo.html

 

DÍA 1. Del Festival a la Incoherencia. Especial Sitges 2015

Un artículo de Cristina Béjar aka Mitsuko Cinéfila

Muy buenas Incoherentes, aquí nos encontramos, en la “Meca” del cine fantástico y de terror un año más. Después de hacer y rehacer la parrilla una y mil veces, te das cuenta de que todo ha sido en vano y de que podrás ir a las proyecciones a las que buenamente puedas acceder con tu pase de prensa. Horarios imposibles para intentar conjugar el mayor visionado de las películas emitidas este año 2015, haciendo malabarismos para poder alimentarte, ducharte y lo más importante e inalcanzable: dormir. Sí, echo de menos mi cama, pero a cambio estoy disfrutando de una maratón de 10 días de películas de género “indies” o “majors”.

Y es que si algo caracteriza a la edición de este año del festival, es que por suerte o por desgracia, muchos títulos llevan más de un año circulando o bien por internet, o bien ya están editados incluso en Blu Ray. Para mí, este es el décimo quinto año de asistencia y comprobar que esto sucede, es poco menos que una tragedia. Pero no nos dejemos llevar por lo negativo y vayamos a lo que interesa. Las pelis:

THE WITCH (La Bruja), de Robert Eggers.

https://www.youtube.com/watch?v=iQXmlf3Sefg

Película inaugural del festival y con razón. En esta cinta nos encontramos ante una amalgama de leyendas populares y hechos recogidos en documentos históricos sobre brujas. Aquellas que hacen pócimas y vuelan sobre escobas retorcidas, esas viejas llenas de verrugas que han pactado con el diablo.

Una cinta con una fotografía espectacular, gracias a su iluminación natural y el entorno en el que está rodada (bosques y casas antiguas, con una recreación de la época del 1600 aprox), una banda sonora sin igual, que recuerda a las viejas películas de terror, donde menos es más y sobre todo, el intuir, el pensar qué sucede en lugar de verlo explícitamente. Una escena sofocante y cerrada que hará las delicias de aquellos que echábamos de menos algo más auténtico en la gran pantalla.

Pronto se estrenará en cines comerciales, ya que “Universal” se ha hecho con los derechos. Sólo un aviso, su ritmo es pausado, tranquilo, lento pero seguro.

WE ARE STILL HERE, de Ted Geoghegan.

https://www.youtube.com/watch?v=rvdZjLXkK-U

Lo que ha intentado ser una aterradora historia sobre casas encantadas y fantasmas en el sótano, ha acabado por convertirse en una parodia semi gore, sin apenas sentido y con lagunas en el guión. Muchos porqués en un aire salpicado de sangre y sesos, pero que no acaba de funcionar. Aburrida y mal estructurada, una de las que ha decepcionado, al menos por mi parte.

WHAT WE BECOME, de Bo Mikkelsen.

https://www.youtube.com/watch?v=ZqSGSKJ5TWU

Película danesa que más que basarse en el apocalipsis zombie, lo hace en cómo reaccionan las personas ante las situaciones límite. Aquí veremos un poco de todo, acción, drama, gore… Pero todo desde el prisma de qué haríamos si viéramos que todo se va al carajo por una epidemia.

Uno de los títulos recomendables de esta edición, que no te harán perder el tiempo.

THE SHELTER, de John Fallon.

https://www.youtube.com/watch?v=Ed-AMOYuvRo

Mediometraje que tira casi al largo, por lo pesada que llega a hacerse. Pena me da tener que hablar de este film de bajo presupuesto en el que participa Michael Paré (quien siempre será recordado como aquel guaperas de los años 80-90), encarna a un “homeless” que se ve atrapado en una casa y revive sus errores para enmendarlos.

Decir, que mientras te revuelves en la butaca del cine, la locura se apodera de ti, por lo mala que llega a ser, es poco, los peores 77 minutos de mi vida, lo siento Michael, entiendo que tengas que comer, pero esto… Esto no tiene nombre.

FROM THE DARK, Conor McMahon.

https://www.youtube.com/watch?v=kKsceLZu_wg

Vampiros, nosferatus que temen a la luz, pero que persiguen a su presa de casa en casa por la campiña Irlandesa. Una película en la que el “woman power” se deja ver y que no se hace desagradable, sino que es lógico. Una pareja que se pierde por el camino, es atacada por un vampiro de unos cuantos siglos de edad. Ella será la clave para poder salir de la situación y es que hay personas que actúan mejor ante las situaciones límite que otras.

Esto es un claro ejemplo, entretenida y divertida a la par.

MARTYRS, de Goetz Brothers.

https://www.youtube.com/watch?v=RPwvx9Qff9s

Sí, esta era la esperada de la jornada del día uno a parte de “The Witch“, me moría por ver cómo se había adaptado una película tan exquisita como “Martyrs” bajo la mirada americana. El miedo estaba siendo un factor importante, así que uno de los directores nos pidió que abriéramos la mente ante lo que íbamos a ver. Que más que un remake, íbamos a ver una película inspirada, basada en algo que deja ir la joya de Pascal Llauger: la amistad.

Ya no tenía miedo, ahora tenía pavor… Si habéis visto la original, estas palabras no casan en absoluto con la esencia de la francesa, pero ya no podía salir de la sala. En la versión “yanqui” hay sangre, hay tortura, hay monstruos y psicópatas sectarios. Existe la búsqueda de ese algo superior que se consigue sólo a través del sufrimiento. Para disfrutarla, hay que olvidar que algún día existió una cinta dirigida por un caballero francés.

Como veis el DÍA 1 dio para sí y me fui con un buen dolor de cabeza, pero aún no sabía lo que estaba por llegar… no tengo WIFI… Y eso es el horror.

CINE: Poltergeist, de Gil Kenan

Un artículo de Mitsuko C.

Título original: Poltergeist

Año: 2015

Duración: 93 minutos

País: EEUU

Director: Gil Kenan

Guión: David Lindsay-Abaire

Música: Marc Streitenfeld

Fotografía: Javier Aguirresarobe

Reparto: Kennedi Clements, Sam Rockwell, Rosemarie DeWitt, Kyle Catlett, Jared Harris, Nicholas Braun, Jane Adams, Saxon Sharbino, Susan Heyward, Soma Bhatia, Karen Ivany, L.A. Lopes

Productora: Fox 2000 Pictures / Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) / Ghost House Pictures

Género: Terror

Web oficial: http://www.foxmovies.com/movies/poltergeist

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=o5wkcJElSTs

Sinopsis:

“Debido a su situación económica, los Bowen se ven obligados a trasladarse a una nueva casa, donde se producen sucesos extraños. La pequeña de la familia, Madie, es la más sensible para percibir la presencia de seres invisibles.”

Muy buenas Incoherentes, hoy 24 de Mayo ha sido día de elecciones, día de ir a votar. Después de ejercer nuestro derecho, nos hemos dicho, pues vamos a ver una de terror, que miedo de verdad, ya pasaremos cuando esté el 100% de los votos escrutado.

Así que ni cortos ni perezosos, nos hemos dirigido a la sala de cine para disfrutar del “remake” del clásico de casas encantadas de 1982, “Poltergeist”. Producido por Sam Raimi, y dirigida por Gil Kenan, esta nueva versión, aunque innecesaria, no ha sido terrible.

En esta sesión esperaba ver un tráiler en concreto, entre toda esa retahíla de anuncios que nos meten ahora en el cine, de vez en cuando dan alguno que tiene que ver con los próximos estrenos. Ese tráiler era el de la peli de “Extinction”, anteriormente conocida como “Welcome to Harmony”, anteriormente conocido como el libro de Juan de Dios Guarduño “Y pese a todo…”, pero no ha sido así, con lo que dejo patente mi indignación.

Volviendo a “Poltergeist”, el film tiene un buen ritmo y se ha adaptado perfectamente a las nuevas tecnologías y a la vida cotidiana de la familia media americana. Nos encontramos con los tópicos del susto fácil y la música alta y por supuesto los payasos… Tiene ese regusto multicolor ochentero con una actuación impecable por parte los pequeños de la casa: Kennedi Clements (Madie) y Kyle Catlett (su hermano Griffin), pero menos potente por parte de los padres: Sam Rockwell y Rosemarie DeWitt y absolutamente ausente en el personaje de la hermana mayor, que si no está, ni se nota.

Personalmente, sigo echando de menos una película que me dé miedo de verdad o que al menos, me sorprenda, pero en este caso, me ha entretenido y además esconde una sorpresilla después de los títulos de crédito.

.