NEFANDO, de Mónica Ojeda (Candaya, 2017)

Una reseña de FJ Arcos Serrano.

Nefando, Viaje a las entrañas de una habitación, fue un videojuego en línea poco conocido y pronto eliminado de la red a causa de su polémico contenido sensible. Las experiencias de sus jugadores son, ahora, el centro de los debates gamers en los foros más profundos de internet, pero sus usuarios no parecen ponerse de acuerdo: ¿era un juego de horror para frikis, una puesta en escena inmoral o un ejercicio poético? ¿Son tan hondas y retorcidas como parecen las entrañas de esa habitación?

Menuda sorpresa me he llevado con Nefando, de la ecuatoriana Mónica Ojeda (Guayaquil, 1988). Había oído hablar de esta escritora y de su abyecta visión sobre el mundo que nos rodea, pero nada hace justicia a adentrarse en la lectura de esta novela: una experiencia que hay que vivir en primera persona.

Mónica Ojeda utiliza la creación de un videojuego como Macguffin para hacernos sentir profundamente cercanos todos los estados de ánimo de los personajes que van apareciendo por estas páginas; unas experiencias humanas que nos trasmiten la peor de las pesadillas donde no faltan retazos de gore y/o escenas truculentas que se pegan a tu retina de manera directa.

Hay un recurso que particularmente me ha encantado y que no es otro que de este videojuego (que al comienzo de la novela ya ha sido descolgado de la deep web), solo quedan las confusas y retorcidas experiencias de sus jugadores, todas ellas diseminadas en la red más insondable. No hace falta más para engancharte y llevarte por territorios desagradables e incómodos (y con elementos poco frecuentados en literatura de género, todo sea dicho) convirtiendo toda esta amalgama en una novela que no se parece a nada que haya leído antes.

Es casi un milagro que estemos hablando de una escritora de 28 años y que ya haya alcanzado tal madurez narrativa. Es cierto que podemos encontrar una influencia muy marcada del escritor chileno Roberto Bolaño, pero Ojeda ha demostrado que es capaz de ir un poco más allá para mostrarnos una radiografía morbosa de una sociedad enferma sin cura alguna.

Con lo expuesto anteriormente creo que queda claro que no es una novela apta para cualquier tipo de público por lo perturbador de su planteamiento y por el poso de naturaleza desasosegante que deja tras su lectura.

Para servidor ha resultado un recital estimulante, diferente y difícil en ocasiones, pero que a cambio me he encontrado una novela valiente y rara (en prácticamente todas sus acepciones) y que se ha convertido en una verdadera joyita a la que volver de vez en cuando para releer algunos de sus pasajes.


Título: Nefando

Autora: Mónica Ojeda

Editorial: Candaya

Páginas: 208

ISBN: 978-84-15934-23-3

Precio: 16 euros

 

 

Invasión, de David Monteagudo (Candaya, 2015)

Una reseña de Francisco José Arcos Serrano

 

portadainvasion259x384“¿Estoy loco, o es el mundo el que se ha vuelto loco?” se pregunta García, un hombre discreto y más bien taciturno que trabaja desde hace años en una compañía de seguros. García, que no tiene hijos aunque vive en pareja, ha conseguido una cierta estabilidad material y emocional, y a lo único que aspira es a que le dejen en paz y nada turbe la mediocridad confortable que poco a poco se ha ido construyendo.

García tiene las cosas muy claras, pero ahora unos extraños sucesos pondrán a prueba los fundamentos de toda su existencia. A lo largo de la novela, iremos viendo si García elude este nuevo problema, como ha eludido tantos otros en su vida, o se enfrenta a esa realidad delirante que todos parecen empeñados en imponerle. Y al final será el lector quien deba dilucidar si la de García es simplemente una crisis personal o asistimos a una transformación radical de su entorno y del mundo.

Algunos de vosotros recordaréis a David Monteagudo como aquel escritor que en el año 2009 tuvo una espectacular acogida entre los lectores (más de 50.000 ejemplares vendidos) con su primera novela Fin.

Sus dos siguientes novelas Marcos Montes (2010), Brañaganda (2011) y el volumen de relatos El edificio (2012), creo recordar que no tuvieron la misma repercusión; es ahora con Invasión (Candaya, 2015) con la que parece situarse de nuevo en el panorama literario de manera poderosa.

En Invasión, el escritor gallego nos plantea una historia donde nada es lo que parece ser, con un protagonista que sufre de fuertes y vívidas alucinaciones que lamentablemente condicionan su día a día.

Monteagudo nos adentra en la intriga desde las primeras páginas, consiguiendo que el lector esté literalmente enganchado durante toda la lectura, preguntándonos continuamente qué es lo que está sucediendo o lo que va a suceder al pasar la página.

Durante este ritmo tan trepidante de los acontecimientos, nos preguntaremos constantemente dónde se encuentran los límites que separan la locura de la cordura, y dónde empiezan a difuminarse.

invasiPara que esta paranoia llegue a buen puerto, Monteagudo se vale de un estilo sencillo al que no le falta contundencia, una especie de aviso para que no bajemos nuestra guardia: no vaya a ser que entremos demasiado profundo en la psique de nuestro protagonista y empecemos a ver  también a nuestros gigantes particulares.

En definitiva: Invasión es una novela inquietante y absorbente que se mete en tu cabeza y ya no te deja descansar en paz hasta que la finalizas. El único pero que se le puede achacar es ese final decepcionante que no acaba de convencerme: una lástima.

 

Título: Invasión

Autor: David Monteagudo

Editorial: Candaya

Páginas: 192

ISBN: 978-84-15934-15-8

Precio: 16 euros