Necronomicón Z, de Alberto López Aroca

Buenos días, mis queridos Lectores Ausentes.

Venimos hoy  con lo nuevo de alguien muy apreciado en esta casa: Necronomicón Z, de  Alberto López Aroca , quién vuelve a las andadas  con una novela en la que ofrece un singular homenaje a esa maravillosa y aterradora cosmogonía que el ilustre H.P. Lovecraft tuvo a bien dejarnos en legado.

Desde un enfoque tan divertido y mordaz como libre de complejos, con  infinidad de guiños y referencias a muchos de aquellos títulos que se han ganado la categoría de clásicos y en especial,  a ese género tan inclasificable como esencial en la literatura como es el pulp, Alberto  aporta su peculiar visión de lo que pudo haber sido el robo de la reliquia más temida y oculta de la historia y sus trágicas y aterradoras consecuencias.

Creo que Dolmen ha tenido muy buen criterio al contar de nuevo con Alberto para ampliar sus horizontes dentro de la línea Z. Como ya demostró con Sherlock Holmes y los zombies de Cramford, nadie como él a la hora de tratar con todo el rigor que se merece la obra de uno de los grandes iconos  de la literatura y al mismo tiempo, aportar su propio enfoque y estilo, manipulándola a su antojo sin perder la perspectiva y logrando una historia que sin dejar de ser fiel a los orígenes, añade varios ingredientes que le permiten discurrir por nuevas e inesperadas singladuras. Para ello,  el autor implica a toda una legión de personajes que la mayoría de nosotros no tendrá dificultad en reconocer de inmediato en cuanto salgan a escena, y que como viene siendo habitual en las obras de Alberto, convierten la lectura en una especie de juego de quien es quien y  como su aparición en la historia influirá sobre la trama.

La novela tiene como eje central el robo del Necronomicón  de  la biblioteca de la universidad de Miskatonic, y de cómo ese incidente supondrá el inicio de una auténtica pesadilla que amenaza con convertir Arkham en algo peor que el mismo infierno.

Ambientada en los años cincuenta, aprovecha de la coyuntura existente en los EEUU y su paranoia contra el enemigo comunista, en plena caza de brujas, para situar la historia en ese escenario,  algo muy significativo y de gran relevancia en los próximos acontecimientos que tendrán lugar, como podréis comprobar en cuanto empecéis a leer.

Estamos ante una novela coral, en la que no existe un protagonista definido  como tal. Son muchos los personajes que se pasean por sus páginas y todos y cada uno de ellos aporta algo a la historia, siendo indispensables su aparición y sus actos para el desarrollo de la misma. Pese a que en resumidas cuentas, todo se reduce al enfrentamiento entre los deseos de venganza de la inefable Goody Fowler y los intentos por revertir el desastre por parte del grupo encabezado por la Dama Whateley, a lo largo de la novela seremos testigos de muchas otras historias, tramas paralelas o incluso anteriores, que terminarán por converger y condicionar el desenlace de esta aventura. Distintos personajes, ligados de un modo u otro a la ciudad de Arkham o al libro maldito, nos darán nuevos datos e información, siempre desde su punto de vista. Sucesos irrelevantes, hechos que en apariencia  no guardan relación entre ellos, se descubrirán como los distintos eslabones de una misma cadena de acontecimientos que culminará  de la forma más inesperada, tras una noche en la que los muertos volvieron a la vida, con  su aliento pútrido y un hambre tan atroz que  devoraron todo a su paso.

Lo más destacable, sin duda la aparición de todos esos personajes que  aparecen  a modo de crossover (que no pastiche) y que hacen aflorar una sonrisa en nuestros labios cuando los reconocemos. Cierto rey cimmerio  fosilizado, empuñando su espada, me ha hecho soltar un “¡Joder, no puede ser…!” entusiasmado. Pero son muchos, muchos más y todos ellos fáciles de situar. La complicidad entre el autor y el lector es en esos momentos absoluta.

Por el contrario, en algunas partes, la novela peca en algunos momentos por exceso de información.  Alberto se toma tan en serio su intención de no dejar cabos sueltos, de ser fiel a las fuentes originales y no caer en contradicciones, en ser meticuloso en extremo a la hora de dar explicaciones, de dar coherencia y tirar del hilo, de ser tan preciso a la hora de no dejar nada al azar y contarnos su historia desde el principio, con pelos y señales, hasta el más mínimo detalle, que  en ciertos momentos llega a saturar un poquito y hacer que sea necesario hacer un alto en el camino para despejar la mente,  antes de seguir leyendo. No es aburrida en absoluto, ni un tochazo, no me malinterpretéis. Únicamente es que en ocasiones, se vuelve algo densa y uno, ante tal avalancha de sucesos e información, pierde el hilo al sumergirse en alguna de esas partes en las que Alberto se explaya a gusto  explicándonos el motivo y las razones que llevaron a tal o cual personaje a ésta o aquella situación que de manera ineludible, le ha llevado a la tesitura actual.

Dejando esos momentos a un lado y sin que supongan un hándicap excesivo, Necronomicón Z vale mucho la pena. El estilo pulcro y cuidado del autor , junto a su talento a la hora de adentrarnos en las calles de la ciudad y los horrores que la habitan, así como  su particular forma de incluir a esos personajes ajenos al universo Lovecraftiano  como si fuese la cosa más sencilla del mundo, es una auténtica delicia. Su forma de narrar, de contarnos lo que ocurre, demuestra que Alberto  sabe muy bien lo que hace y como plasmar lo que tiene en mente. Pasamos del horror más visceral a las situaciones más hilarantes con un simple chasquido de dedos, sin perder en ningún momento el tono que  requiere la historia.

Mención aparte, los anexos incluidos tras la novela. Una guía sobre la ciudad y un par de relatos que suponen la guinda del pastel y que se disfrutan tanto o más que la propia novela.

Yo la recomiendo. Si te gustan este tipo de historias, fruto de la mente de alguien que se ha documentado a conciencia, que demuestra estar más que instruido en el tema y que además, es capaz de realizar esos pequeños grandes homenajes, ésta es  sin duda tu novela.

 

Necronomicón Z

Alberto López Aroca

Editorial: Dolmen

ISBN: 978-84-15296-59-1

Páginas: 462 pág.

PVP: 19.95 €

 

Sherlock Holmes y los Zombis de Camford, de Alberto López Aroca

Buenas tardes.
.

Cuando supe de la existencia de la novela sobre la que trataremos hoy, he de admitir que mi primera reacción fue pensar:”Dios Mio…¿Por que?”
Y es que ver juntos en una misma frase al inigualable Sherlock Holmes y la palabra “zombis”, pues que quereis que os diga, pero personalmente me resulta algo muy dificil de digerir.

Mira que me gustan poco (nada) estos refritos… Lo sabeis de sobra y no me canso de decirlo. Pero fijate tu que en esta ocasion y sin que sirva de precedente, me picó la curiosidad.
Los chicos de Dolmen tuvieron como siempre la amabilidad de enviarme un ejemplar de “Sherlock Holmes y los zombies de Camford” para su posterior reseña y me puse con el con mucho recelo, pero tambien con una corazonada: Me iba a gustar, por raro que pueda sonar eso.
Recién terminada su lectura, pude confirmar mi primera impresion.
Efectivamente, me ha gustado.

No voy a decir que estamos ante una magnifica novela, porque no seria cierto. Pero si puedo afirmar que se trata de una obra distinta, curiosa y que aporta al lector mucho mas de lo que suelen ofrecer este tipo de pastiches sin fundamento, siendo muy superior a la mayoria de titulos de esta indole que han salido a la luz.

Alberto López Aroca denota evidente experiencia y buenas maneras, resultando mas que obvio su conocimiento sobre el universo Holmeriano, a pesar de que la narracion sufre de  altibajos y situaciones que parecen escapar del control del autor y que se resuelven con un excesivo “Deus ex Machina”, amén de que el protagonismo de Sherlock Holmes aparece eclipsado por el resto de personajes.
 
El autor demuestra arte y destreza, con un estilo narrativo agil, pero cuidado. Es quizas a causa de la profusión de personajes y situaciones dispares,  que en ocasiones puede dar la impresion de que Alberto baje de ritmo y  nivel. Y es que no es tarea sencilla intentar aglutinar con coherencia tal sucesión de acontecimientos y la continua referencia a ciertos personajes, que de manera activa o por simple mención, aparecen entre las paginas de la novela.

La forma en que el autor retrata al detective es mas que destacable. El hecho de que el narrador  sea Otis Mercer, ( y no el Dr. Watson, como cabria esperar), le da un sabor genuino,  muy acertado para la ocasión. El ladronzuelo y confidente del detective resulta un personaje con el que en seguida congeniamos y su particular punto de vista, alejado a las exquisiteces y refinamientos del caballero ingles , se descubre como una de las mejores bazas de la novela.
La historia deriva en algo totalmente surrealista, con algunos momentos que nos dejan sin saber como reaccionar (la escena donde se describe un episodio de incesto es sencillamente IM-PA-GA-BLE), pero aún asi, o quizas justamente por ello, me ha resultado una lectura interesante y muy divertida. Entretenimiento puro, da la impresion de que en lugar de un novela se trate de un guion novelizado, de una pelicula en la misma linea que “La Liga de los Hombres Extraordinarios” o similar.

Y es ahi donde la novela sobresale entre las demas. Eso es lo que la hace unica y especial. El homenaje de Alberto  a los comics de nuestra infancia. Los cameos de algunos personajes me han sorprendido muchisimo. Y no hablo de los obvios , personajes tipicos de la epoca victoriana como Jeckyll-Hyde,  Allan Quartermain o el mismisimo Jack , el Destripador, si no de nombres que fueron famosos en la decada de los 70s-80s…
Referencias evidentes y confesas a los personajes de los viejos comics de Vértice como ” El Ojo Magico de Kelly“, “Mytek, el Poderoso“,”Archie“, “Spider (Flierman)” y la mas destacable de todas: ” Zarpa de Acero“, me han provocado una sonrisa complice de quien se siente identificado con el autor. Toda una galeria de individuos y criaturas que vamos reconociendo a medida que nos adentramos en la lectura, que aparecen y asumen su papel dentro de la original trama y que suponen todo un descubrimiento inesperado, ya que en ningun momento el lector se esperaria algo asi cuando inició la lectura del libro.
Una agradable sorpresa, totalmente inesperada y que engancha de mala manera, siempre y cuando uno sepa de que demonios esta hablando el autor y sea capaz de reconocer a los personajes invitados que conforman esta peculiar “Liga de la Justicia Decimonónica”.

.

.

En resumen, que sin ser una novela referente dentro del genero , si destaca entre la mayoria de titulos actuales, por lo poco convencional y atrevida. Y aunque al lector no iniciado o lego en materia pueda parecerle que peca de ser excesivamente imaginativa, esa mezcolanza tiene un merito indiscutible.
La veo como un guion perfectamente posible y ademas, en formato cine palomitero, creo que ganaria muchos enteros, capaz de superar con creces a la ya mencionada “Liga de los Hombres Extraordinarios”.

Una novela curiosa. Un homenaje. Una excentricidad que a los profanos en el tema comic les resultara algo extravagante, pero a los que sabemos de quienes habla, nos ha dejado con una sonrisita imbecil en la cara.

 .

Sherlock Holmes y los Zombis de Camford
Alberto López Aroca
Editorial: Dolmen
ISBN/ISSN: 9788493814342
280 páginas
Rústica con solapas
PVP: 16€