Máscaras de Carcosa, de Dani Guzmán

Tras haber secuestrado a varias jóvenes, el Rey Andrajoso tiene aterrorizada a la ciudad de Leonado.
Iván, un simpático friki estudiante de cine, asiste al secuestro de Amanda, compañera de clase y la chica que le gusta, por parte de unos adolescentes enmascarados que trabajan para el Rey Andrajoso… y a los que Iván reconoce como los chicos que lo maltrataban durante su adolescencia.
Atormentado por el miedo, la vergüenza y las heridas infectas que deja el acoso escolar, Iván partirá tras los portadores de la Máscara Pálida junto a Jandro, su siniestro compañero de la infancia, Blanca, la mejor amiga de Amanda, y sus inseparables camaradas, Joystick, Caty y Volstagg. La persecución guiará sus pasos hasta un teatro abandonado, a través de las retorcidas entrañas de la derrotada ciudad de Ythill, por las neblinosas aguas del lago de Hali, sobre las que vuelan los byakhees, y más allá…
…hasta la fantasmagórica ciudad de Carcosa, donde mora el Innombrable Rey Amarillo.

Máscaras de Carcosa es una novela de terror que supone un homenaje al ciclo clásico de H.P. Lovecraft. Si bien es evidente que su naturaleza se cimenta en el legado de los Mitos y las obras contemporáneas del círculo de amistades del maestro de Providence, no lo es menos que no renuncia a su orgulloso estado de hija bastarda, tomando aquellas referencias  que le son propias por derecho, pero decidida a no limitarse a repetir por enésima vez  las mismas historias de la misma forma. Con su peculiar idiosincrasia, no tiene reparos en marcar ciertas distancias con el horror cósmico tal y como lo entendemos, para sondear otras formas de terror, más enfocadas a la fantasía oscura y a la resolución de un misterio, casi con tintes de novela negra o detectivesca.

Si que saca partido del imaginario ya arraigado en nuestro subconsciente y de esa atmósfera malsana que hace que sus personajes se balanceen al borde del precipicio de la locura, quizás más cercana a los juegos de rol tipo La llamada de Cthulhu (salvando las distancias y con una ambientación más acorde a nuestros tiempos) que a la fuente original. Y esta comparación no es casual en absoluto, pues hay tantos elementos comunes, que para un fiel amante del juego y sus historias satelitales, ha supuesto toda una sorpresa, buscada o no.

Un buen elenco de personajes, con personalidad clara y definida, que cumplen con su papel en esta suerte de partida, en sentido literal y figurado al mismo tiempo. Si bien al principio parecen tratados grosso modo,  es durante la propia narración que estos van dibujándose con todo detalle, convirtiéndose en unas piezas imprescindibles para el desarrollo de los acontecimientos, a modo de fichas puestas en su lugar sobre el tablero de juego.

Nada sucede por azar, todo es premeditado, cumpliendo unas reglas inquebrantables que son las que permiten que siga el juego y podamos terminar la partida, sea cual sea el resultado final.  Sea porque así lo quiere el autor, sea por mi loca percepción,  forjada  por mi propia experiencia en el juego de rol y todo lo que significa para mí La llamada de Cthulhu, no dejo de ver paralelismos y una obvia relación en sus formas y en su fondo. La forma en que se relacionan los personajes, en cómo se traslada la historia al lector, las menciones, referencias, homenajes y situaciones  tiene  una secuencia, una suerte de estructura que me lleva de regreso allí a todas luces y eso es algo muy bueno, al menos para mí, que estoy medio p´allá. Si  bien es cierto que Daniel Guzmán, su autor,  relaciona toda la obra con el teatro, con lo que hay tras el telón y de hecho,  tanto en su acepción como arte, como lenguaje y como la de edificio y universo particular (en especial lo que no se ve tras bambalinas, en la tramoya y sus rincones ocultos a la vista del espectador), yo de manera inconsciente e inevitable, me trasladaba a mi propio nexo mental con la novela y terminaba regresando una y otra vez al puñetero juego (insisto, una asociación mía que solo yo veo y salvando las distancias). Le pido disculpas al autor por esa incomprensible licencia por parte de mi psique. Pero a lo que vamos: Si a todo lo comentado le sumamos ciertos juegos metaliterarios  que Dani elabora con bastante buen acierto, el resultado no podía ser más que satisfactorio, pese a como digo, ese principio un tanto tosco que puede hacer fruncir el ceño a los lectores más curtidos, pero que en breve va puliéndose  hasta lograr un tono y un ritmo ágil y perfecto para la historia que se nos quiere narrar, bastante más compleja y elaborada de lo que pudiera parecer a priori

Resumiendo, Máscaras de Carcosa es una obra muy entretenida, sin demasiadas ambiciones, pero que justo por eso funciona y que aunque no nos descubre nada nuevo, si nos alegra la tarde a los amantes de la obra de Lovecraft y nos hace sentir dentro de una de esas maravillosas partidas donde disfrutábamos de un buen mal rato.  Por cierto, El Rey Amarillo (Andrajoso) siempre está ahí, observando. Intangible, pero atemporal, en su trono de lodo, allá en Carcosa, avistando sus dominios, en su mundo o en el nuestro.

 

Dani Guzmán.

Máscaras de Carcosa.

Editorial: Hades

ISBN: 8494507079 ISBN-13: 9788494507076

Páginas: 217 pág.

PVP: 14,25€

 

La opinión de Soraya: Las tres niñas brujas, de Simón León.

Por Soraya Murillo

Cada noche, nuestro escritor baja al sótano donde tiene su máquina de escribir. Él no le tiene miedo al síndrome de la página en blanco. No, él tiene tres musas, tres niñas brujas que en realidad son muy viejas, mucho.

Ante su pregunta:

—¿Qué tienen para mí esta noche?

Ellas le responderán:

—Una historia de aparecidos…

—Una historia de monstruos…

—Una historia de muerte…

Lo que leeremos serán seis relatos de las niñas brujas y dos interludios, terminando con una pequeña biografía de su autor.

Normalmente suelo empezar resumiendo las historias que leo, pero esta vez veo necesario escribir un poco sobre Simón León, para que entendáis qué vais a leer.

Son unos relatos extraños y fascinantes, escritos por un autor con una imaginación delirante y yo diría que hasta enfermiza. Desgarra la lucidez del lector, perturbándolo con su escritura oscura, tocando de forma macabra el tema sexual llevándolo a la perversión, mientras lo une con leyendas tradicionales. Se nota su gusto por lo gótico, lo detalla todo hasta un extremo que asusta. Una manera de escribir desequilibrada pero brillante. Cediendo a las tres brujas la narración de sus historias, olvidaremos que todo ello salió de la cabeza de su autor, un hombre que siempre fue consciente de que a veces, sacaba al monstruo que llevaba dentro mientras escribía.

-Primer relato de las tres niñas brujas.

Invocación: —Las brujas… las brujas siempre son malas en los cuentos, ¿no? Pero en realidad, los malos son los reyes y los príncipes…

Dice la nueva chica que acaba de llegar al edificio habilitado como cárcel de tortura. Allí, junto a una compañera también vencida por el miedo y el dolor, invocará a aquellos que no deben ser nombrados…

-Primer Interludio

La niña que amaba a los lobos: ¿Lo que es bestialismo para ella, es bestialismo para él? Ella ve un lobo cuando mira, él ve a una muchacha.

Es cuento de caperucita que deberían de habernos contado…

-Segundo relato de las tres niñas brujas.

Él: En el interior de un bosque habita un duende. Los hombres del lugar miran hacia otro lado cuando se cobra su ofrenda…

-Tercer relato de las tres niñas brujas.

Pedro: Una casa abandonada con una extraña historia de tres hermanas desaparecidas en su interior. Pedro, un niño lleno de odio, humillado en el colegio…

-Cuarto relato de las niñas brujas.

Un cuento de vampiros: Un escritor que desea escribir un cuento sobre vampiros. Pasará años documentándose, viajando, intentando descubrir si en realidad existen. Hasta que un día entenderá…

Me detengo un momento para explicaros que los relatos son muy cortos, de apenas un par de páginas, lo cual hace que no pueda expandirme mucho, pues terminaría por contarlo y todo perdería interés. Recordad que yo no soy el escritor, yo os lo escribo desde la sencillez, apenas bocetando lo que son las historias que se nos muestran. Él no, él era un escritor con una mente  compleja, el cuál llego a decir: «Siempre tuve fe en el horror que habita en mi interior». Por lo tanto, mis palabras no hacen honor a como nos escribe sus historias. Simón León, de nacionalidad  argentina, deja esta pequeña obra escrita en su lengua natal, ese español, que a nuestros ojos puede resultar curiosa en sus formas, lo cual la dota de una personalidad muy especial…

-Quinto relato de las niñas brujas.

Malvina: Una oscura fábula sobre una niña encerrada en un internado gobernado por monjas, donde todo lo sexual será castigado de la forma más repugnante que ser humano haya imaginado.

-Segundo Interludio

La tragedia de los hermanados: Con el fondo del famoso cuento Hansel y Gretel, llegaremos hasta un relato de orgias y lujuria.

-Sexto relato de las niñas brujas.

Marina: Un retratista se gana la vida pintando a su amada. Hasta que un día, en un terrible accidente, ella termina desfigurada para siempre.

Y aquí termina nuestro autor de transcribir lo que sus musas le han dictado. Ahora leeréis una muy buena biografía suya que de no debéis pasar por alto si queréis saber porque motivo escribe así. Yo creo que la frase que mejor lo define fue esta: «Cuando decidí convertirme en escritor, decidí al mismo tiempo dejar de ser persona».

Nada más que deciros, salvo que por muy macabro que haya sido, desde luego siempre se le recordará como un gran escritor de culto.

http://sacodehuesos.com/a-sangre/las-tres-brujas-ninas

 

EL CÍRCULO: PASO 1 PRÓLOGO: DE SADAKO, SECUELAS, REMAKES Y ALGUNOS APUNTES SOBRE LA RECREACIÓN DE UNA HISTORIA

Con este primer artículo, nuestro colaborador José Luís Carbón Tirado inicia una serie de entradas centradas en profundizar en todos los aspectos sobre esa joya del género, ya convertida en obra de culto, que es The Ring.  Esperamos que disfrutéis de esta maravilla de proyecto que nos propone su autor y os resulte tan interesante como a nosotros nos lo ha parecido.

Que una saga cinematográfica como la de Ringu, a partir del film homónimo de Hideo Nakata en 1998, haya tenido una larga vida hasta nuestros días (reciente tenemos la última versión en manos de F. Javier Gutiérrez Rings), viene motivada tanto por sus relecturas continuas como por el simple hecho de que parece que no hay más que rizar el rizo en cuestión de exprimir hasta la última gota de una trama argumental que tuvo su génesis en 1991 cuando el escritor Koji Suzuki nos presentó por primera vez a uno de los espectros más populares en Japón y, ya de paso, del terror contemporáneo: Sadako Yamamura (1).

Las variaciones de una historia ficticia, cinematográfica o literaria, en forma de secuela, precuela, intercuela -para más –cuelas véase el clarísimo artículo en la Wikipedia (2)-, remake o, lo que más se lleva ahora, el reboot, no son más que, precisamente eso: variaciones de una historia. La historia de la literatura o del cine (por citar las dos manifestaciones artísticas donde más se dan este tipo de alteraciones narrativas de ficción) está plagada de estos cambios, interesantes unos, prescindibles otros, pero en todo caso, necesarios para entender cómo los creadores de ficciones entienden el mundo en el que viven o tratan de reflejarlo, y cómo las mismas historias nos presentan los denominados arquetipos, los patrones narrativos básicos -que definió Carl Jung (3)- que aparecen en todas las historias.

Y la historia de Sadako en la novela es la primigenia, la original. De ahí podemos recrearla de mil y una formas. A lo largo de una década hemos podido ver diferentes secuelas y remakes, tanto cinematográficos como televisivos (precisamente la primera versión de la novela fue un telefilm de 1995 dirigido por Chisui Takigawa cuyo interminable título es Ringu: Jiko ka! Henshi ka! 4-tsu no inochi wo ubau shôjo no onnen), por lo que la historia que imaginó el escritor nipón Koji Suzuki pasa a ser recreada, revisionada, releída en definitiva: es el cuadro dentro del cuadro, la película dentro de otra, el enigma del propio arte, que se devora a sí mismo en diferentes momentos y situaciones.

Que ya en el siglo IV a.C. un clásico imprescindible como Aristóteles nos hablara en su Poética (4) de la imitatio de la realidad, tanto como una elaboración que hacía el creador sobre la realidad como la creación de un lenguaje propio, individual, vamos lo que se ha venido llamando estilo, refleja que estas cuestiones tienen  ya su historia, aspecto fundamental para algunas de las preguntas que nos hacemos cuando visionamos una secuela o remake: ¿son necesarios?¿Aportan algo a la historia original?

Es normal oír expresiones como “me gustó más el libro que la peli” o “la peli es más entretenida que el libro”. Y precisamente en el caso que nos ocupa, Ringu, es más que curioso, pues somos una gran mayoría los que vimos primero el film de Nakata en 1998 y más tarde pudimos leer la novela de Suzuki. Aunque, como es bueno señalar, es absurda toda comparación en el sentido de señalar las diferencias argumentales. Una novela y una película pertenecen a artes distintas (sí, con el objetivo ambas de mostrar belleza, crear connotaciones, entretener…) con lenguajes distintos. La literatura tiene miles de años mientras el cine un siglo, tampoco hay que olvidarlo. Y en esa convivencia, desde finales del siglo XIX, cuando Edison en los Estados Unidos, los Lumière en Francia o Le Prince en Gran Bretaña, abrían las puertas a un nuevo arte, a las fotografías en movimiento,  ha habido buenos momentos y otros no tan buenos. Que estemos viviendo una época de remakes continuos o secuelas muy tardías (Star Wars, Twin Peaks, Expediente X…) es sintomático en lo que respecta a la búsqueda de nuevos argumentos. La tradición tanto literaria como cinematográfica condiciona, influye, sienta las bases de un camino en el que se van incorporando nuevas voces: Koji Suzuki bebe de las fuentes propias de su cultura, ya desde el periodo Nara en el siglo VIII con ese folclore tan característico en cuestión de seres sobrenaturales o fantasmas (los yūrei), o las formas del teatro kabuki; y Hideo Nakata bebe a su vez de todo esto y del cine llamado kaidan eiga o “cine de fantasmas” –citar la imprescindible El Más Allá –Kwaidan, 1964, Masaki Kobayashi (5).

Un escritor escribe una novela. Esta novela se adapta al cine. Lo que tenemos en el segundo caso es una recreación de la historia original. La película ya es otra cosa. Aunque estemos hablando de una adaptación fiel a la novela, y entendemos por fiel que sigue el argumento de la novela sin cambios importantes (cambios siempre habrá por lo que ya se ha comentado del lenguaje: ¿cómo filmar un monólogo interior?), la película ya está creando algo distinto. Tras la publicación en 1991 de Ringu, la novela, se adaptó al cómic. Y de ahí a la televisión en 1995. El fantasma de Sadako se reproduce, y nunca mejor dicho (quien haya leído la novela y visto la película lo entenderá perfectamente), en secuelas, remakes USA y, como suele ocurrir cuando una historia pasa a ser popular, parodias.

Repasemos un poco de terminología. La palabra remake es un anglicismo, préstamo lingüístico que según el diccionario normativo de la RAE ha de evitarse en pro de nueva versión o adaptación (6). A pesar de que tanto versión como adaptación sirven para remake o reboot, el uso de las últimas se ha generalizado en las últimas décadas. Pero hay que aclarar ciertos detalles que a veces no tenemos presente: una novela como Ringu se adapta para la televisión en un telefilm que prácticamente sigue su argumento. Si más tarde se rueda el film de Hideo Nakata, lo que tenemos es otra versión de la novela. Y como versión se puede permitir el lujo de prescindir de elementos argumentales, incorporar nuevos personajes, en definitiva, y como decíamos antes, es otra cosa y la crítica no puede, ni debe, priorizar si sigue fielmente a la novela o no. Que el protagonista de la novela, Akasawa, sea un hombre, y en la versión de Nakata lo transforme en una mujer puede ser considerado del todo anecdótico (en el sentido de la trama). Lo que sí puede tenerse en cuenta es si sigue su espíritu, eso que hace que se puedan adaptar obras de Shakespeare a cualquier contexto sin que deje de ser una obra shakesperiana. Por eso hemos de concretar cuando decimos algo como: la película X es un remake de la película Y. Si la película X parte de la novela que dio lugar a la película Y, entonces no será un remake sino una nueva versión, es decir, tenemos dos versiones de una obra. La película Un crimen perfecto (A Perfect Murder,1998, Andrew Davis) no es un remake del clásico hitchconiano Crimen perfecto (Dial M for Murder,1954) sino una versión de la obra teatral de Frederick Knott, y que ya dos años antes de que Hitchcock rodara su versión, la serie BBC Sunday-Night Theatre adaptaba la obra en uno de sus episodios. Naturalmente la popularidad y carisma de Mr. Alfredo hizo eclipsar el resto de versiones de la obra teatral en su film, y de ahí que consideremos cualquier versión posterior como su remake.

Todas las obras cinematográficas que tienen como base la novela Ringu son un perfecto ejemplo que cómo ese rizo que se riza va añadiendo película a película un detalle que se suma a la historia, un nuevo elemento narrativo que enriquece –o no- la historia original y que crea un mundo en torno a esa historia. Tenemos una novela como el Quijote, e incontables adaptaciones visuales de la historia creada por Miguel de Cervantes. Cada una de esas adaptaciones tiene su propia personalidad y contexto, pero todas forman un todo en torno a unos personajes que ya no son del autor, pertenece al público.
Por lo tanto, nada más interesante que visionar todas las versiones que se han realizado hasta la fecha de la novela de Koji Suzuki y poder apreciar la originalidad en su tratamiento visual y argumental:

1. 1995 -Ringu: Jiko ka! Henshi ka! 4-tsu no inochi wo ubau shôjo no onnen
-versión televisiva, telefilm
-adapta novela Ringu
2. 1998 -Ringu (The Ring)
-versión cinematográfica
-adapta libremente la novela Ringu
3. 1998 -Rasen (Ring: The Spiral)
-versión cinematográfica, secuela de 1998 The Ring
-adapta Spiral (2ª parte de novela Ringu)
4. 1999 -Ring 2 (The Ring 2)
-versión cinematográfica, secuela oficial de 1998 The Ring
-adapta libremente novela Ringu
5. 1999 -Ringu: Saishûshô (Ring: The Final Chapter)
-versión televisiva, serie de televisión, nueva versión
-adapta libremente la novela Ringu
6. 1999 -The Ring Virus
-versión cinematográfica, nueva versión
-adapta la novela Ringu
7. 2000 -Ringu 0: Bâsudei (Ring 0: Birthday)
-versión cinematográfica, precuela de The Ring 1998
-adapta novela Ringu                                                                                                        8. 2002 -The Ring
-versión cinematográfica, remake USA de The Ring 1998
-adapta libremente novela Ringu
9. 2005 -Rings
-versión cinematográfica, corto, precuela a The Ring 2 2005
10. 2005 -The Ring 2
-versión cinematográfica, secuela de remake USA The Ring 2002
-adapta libremente novela Ringu
11. 2012 -Sadako 3D
-versión cinematográfica, nueva versión, ¿reboot?
-adapta libremente novela Ringu
12. 2013 -Sadako 3D 2
-versión cinematográfica, secuela de Sadako 3D
-adapta libremente novela Ringu
13. 2016 -Sadako vs. Kayako
-versión cinematográfica, crossover con Ju-on: The Grudge
-adapta novela Ringu e historia de Takashi Shimizu
14. 2017 -Rings
-versión cinematográfica, secuela de The Ring 2002, ¿reboot?
-adapta libremente novela Ringu

Como podemos apreciar, la novela de Koji Suzuki ha sido muy exprimida. Por supuesto que el orden de visión tendría que ser el de producción, el único que nos permite ver cómo transcurre la historia, con sus saltos en el pasado, o ver cómo una nueva versión puede aportar algo interesante a la saga, y cómo, en definitiva, cada época (en 1998 vemos vídeos VHS) es hija de su tiempo, tanto en estilo visual (Japón, por un lado, USA por otro) o argumental (cada nueva versión, remake o secuela puede aportar nuevos elementos narrativos).
Para la próxima entrega, o Paso 2, la novela Ringu y la primera adaptación: 1995 Ringu.

NOTAS:
(1) Koji Suzuki: The Ring, Literatura Random House, 2004
(2) https://es.wikipedia.org/ wiki/Secuela
(3) Carl Gustav Jung: Arquetipos e inconsciente colectivos, Paidós, 2009
(4) Aristóteles: Poética, Alianza, 2013
(5) Editada por Filmax en el 2001.
(6) RAE: Diccionario panhispánico de dudas, 2005

-Un artículo inédito de José Luís Carbón Tirado-

La opinión de Soraya: Yo vi tu silueta, de Javier Vivancos

Por Soraya Murillo

Hay libros que necesitan ubicarse en países lejanos, con nombres ingleses, americanos, franceses… Cuando terminé de leer esta historia supe que España era su lugar, me es imposible imaginármela en cualquier otra parte del mundo.

Personajes: Alicia una chica que estudia psicología; Sara, su compañera de piso es joven, muy atractiva y provocadora; Carlos, el único chico del piso compartido, friki, algo tímido blanco de las burlas de sus dos compañeras sin saberlo. Vonotar, ex novio de Alicia.

Los hermanos Cabeza de Vaca: Demetrio, el hermano mayor que hace de padre protector de sus hermanos. Miguel, un hombre ya maduro y desequilibrado, que de pequeño torturaba pájaros; y Félix, con un fuerte retraso desde su nacimiento. Los tres están traumatizados por una infancia dura.

Alicia recibe un mensaje de Vonotar, su ex novio, pidiéndole otra oportunidad, cosa que la desconcierta y acaba con la paz que había logrado desde su distanciamiento. Vive en un piso compartido con otros dos estudiantes, Sara y Carlos. Aconsejada por su compañera de piso le dará respuesta al mensaje telefónico de su ex novio, causando con ello una provocación que traerá consecuencias…

Comparten rellano con dos hermanos de la familia Cabeza de Vaca. Miguel está obsesionado con Sara, busca cualquier mujer con la que idealizar a su madre, mientras cuida de su hermano adolescente Félix, que sufre un grave retraso mental. Ambos guardan un secreto de lo ocurrido un fin de semana en una cabaña, una chica, un martillo…

Un thriller donde nos demuestra que no hace falta recurrir a una villa de los USA para conocer el terror. La novela que vais a leer tendrá como escenario Murcia y un pueblo de los alrededores. Unos personajes muy bien construidos, tanto que en sí no hay uno principal, a todos su autor les otorgo suficientes razones y vida para que sean necesarios en la trama. Javier Vivancos intentará que entendamos qué llevó a los tres hermanos Cabeza de Vaca a mover toda esta locura; lo escribirá con tanta destreza contándonos su infancia que nos sentiremos atraídos por ellos. Aunque sin llegar a empatizar, sí podremos entender los motivos que les llevaron a ese desequilibrio mental.

Terror realista donde las cosas que no deberían suceder, suceden. Violencia real, atrocidades que llevan al lector más allá del clímax hasta llegar al desenlace. En el texto aparecen multitud de detalles que lejos de hacer la lectura pesada la hacen más grata, apelando a los sentidos del lector.

Poco a poco según vayáis avanzando, os daréis cuenta de un detalle: Todo va a peor. Seréis conscientes de ello, la tragedia no puede detenerse, la maquinaria se puso en marcha y cada puerta que se abra, cada ascensor que suba… traerá más muertes. Javier es experto en esto, lo escribe para que podáis visualizarlo, sabiendo quien va a ser el siguiente, pero no por eso perderá emoción, es tan descriptivo que solo os empujará a seguir leyendo.

La novela que me convenció de que usando personajes españoles, pueblos españoles, se puede crear algo muy bueno; que un nombre tan simple como «Miguel» es suficiente, si sabes llenarlo de traumas puedes tener al mayor asesino por vecino.

Ese final que esperas, no podía acabar de otra manera.

Pero entonces antes de cerrar el libro lees el prólogo… ¿Un prólogo al final? Si, ese maldito prólogo que lo cambiará todo, que lo destruirá todo. Cuatro páginas de nada donde solo puedes aplaudir. Hay finales de libros mejores, peores o como este, que se ve venir según te acercas. Pero que a un final lo destruya un prólogo, eso no, no ocurre siempre.

Yo vi tu silueta mientras…

Porque, recordad, Alicia estudia psicología. Un prólogo nunca, nunca está en el final de una novela… ¿O sí?

Pedazo libro has escrito, Javier Vivancos.

http://sacodehuesos.com/a-sangre/yo-vi-tu-silueta

.

Róndola, de Sofía Rhei (Minotauro, 2016)

Premio Celsius 2017 a la mejor novela de ciencia ficción y fantasía (Semana Negra de Gijón)

 

Una reseña de FJ Arcos Serrano.

 

Hereva es la joven princesa heredera de Tertius, uno de los tres reinos de Róndola. Después de pasar los últimos cinco años en la Academia Superior de Costura para Damiselas Impecables y durante su ceremonia de graduación, todo su mundo se tambalea cuando dos paladines irrumpen en el castillo para salvarla del supuesto dragón que la tiene presa. A partir de ese momento, ella y sus inseparables amigas iniciarán un viaje lleno de aventuras con el objetivo de encontrar un remedio que libere a sus padres, los reyes de Tertius, de un terrible hechizo. Por el camino se encontrarán con hombres que se convierten en animales, unicornios que atacan a las mujeres que no son vírgenes y caperucitas con muy mala leche. Y Hereva descubrirá el sexo, el amor y alguna cosa más…

Hablemos claro desde el principio: Róndola se nos presenta como un cuento de hadas “diferente” para adultos….Así, sin más dilación.

Sofía Rhei nos conduce a través de una historia de fantasía épica donde no faltarán los temas que van unidos ya a este tipo de género (un elenco de personajes a cual más carismático, un viaje iniciático a tierras desconocidas o las ya consabidas trepidantes aventuras que corren nuestros protagonistas…), todo ello narrado con una gran soltura que lo único que busca es que el lector obtenga a cambio un divertido rato de lectura.

Sorprende cómo la escritora intenta siempre dar la vuelta a la tortilla en según qué cuestiones, aportando una visión sensacionalista y revolucionaria que cambiará nuestra forma de ver ciertas cosas con las que convivimos diariamente.

Para que todo fluya como es debido encontramos en estas páginas un equilibrio justo basado en descripciones sin demasiados alardes, diálogos perspicaces y logradísimos escenarios que nos harán viajar sin levantarnos del sillón.

No sé si le ha pasado a alguien más pero sobre todo al principio de la novela me ha venido a la cabeza, y no en pocas ocasiones, el famoso Mundodisco de Terry Pratchett, ya que en ambas he encontrado grandes dosis de humor absurdo que me ha dejado boquiabierto en varias de sus rocambolescas situaciones.

Como apuntes negativos, hay que resaltar que la mayoría de escenas de peligro donde los personajes están entre la espada y la pared se saldan siempre a favor de ellos a través de unas casualidades que restan importancia al factor sorpresa, ya que vista una, se resuelven todas prácticamente iguales.

Otro de los aspectos que no me han terminado de convencer es el gran abanico de temas que aquí se quiere tratar, dejando una sensación de saturación al no poder hilvanar toda esta amalgama de cuestiones de manera satisfactoria.

Se nota que la editorial ha dispuesto todos sus recursos posibles para poder dar a conocer esta novela y para muestra de lo que digo aquí os dejo un almanaque que formó parte de la promoción del libro y que seguro os entra el gusanillo por ojearlo: https://www.planetadelibros.com/libros_contenido_extra/34/33798_1_almanquerondola_6.pdf

Mencionar también la excelente edición por parte de Minotauro: tapa dura con sobrecubiertas, incluyendo en las guardas un fantástico y detallado mapa de los tres Reinos de Róndola, además de pequeñas ilustraciones que sirven para separar capítulos; Como podéis comprobar una auténtica preciosidad…

En definitiva: Róndola es una de esas lecturas irreverentes y políticamente incorrectas que te transportan a un mundo mágico y muy original con una mitología propia basada en el número once, las leyes de la geometría y un elenco de diferentes especies que harán las delicias de toda aquella persona que busque una revisitación de los clichés de corte fantástico de toda la vida.

 

Ficha técnica

Título: Róndola

Autora: Sofía Rhei

Editorial: Minotauro

Páginas: 512

ISBN: 9788445003954

Precio: 21’95 euros

 

La opinión de Soraya: GHOUL, de Juan Díaz Olmedo

Por Soraya Murillo.

En la noche de los tiempos, junto a grandes fogatas, contaban verdaderas historias de miedo. Hablaban de jaurías que llegaron cruzando el abismo que hay entre la tierra de los sueños y el mundo de la vigila. Se juntaban con humanos y crearon un linaje mestizo que se conocería como GHOUL, los devoradores de cadáveres.

Empezaremos con un llamativo prólogo escrito por David Jasso, en el que deja su sello personal.

Nuestra protagonista, una adolescente, nos contará en primera persona que pertenece a esa raza. Llena de odio hacia todo, busca un lugar para esconderse de los suyos. Solo la acompaña un hambre insaciable de carne humana muerta y una canción, esa melodía de la cual busca el origen. Conocerá a Deedee, bailarina exótica gótica algo desequilibrada que trabaja en un club nocturno, en el cual le ofrecen a ella trabajo. Juntas empezarán una historia donde el sexo y los sentimientos predominan a partes iguales, pero nuestra protagonista, consciente de que su vida está en manos de sus perseguidores, intentara huir de nuevo.

Hasta aquí puedo resumir. ¿Y ahora? Ahora me toca hablaros de cuerpos devorados a mordiscos, de muerte, sudor y sangre caliente. Ella, cuyo nombre pronunciará, pero que no leeréis, sacará sus cuchillos, se desnudará en el suelo , como si de un ritual se tratase, y cortará y devorará un humano, describiendo la escena con un placer casi orgásmico, brutal, de tal forma que sentiréis un escalofrío por toda vuestra piel. Ni siquiera las escenas de sexo con su amiga os harán sentir algo igual.

Nos relatará parte de su pasado, el que ella cree recordar, de cuando junto a los suyos sacaban cadáveres de accidentes de coches que terminaban en barrancos; o nos transportara aquellos tiempos de la peste negra donde no faltaba comida para su estirpe. Pero ella recuerda más  atrás, mucho más. Ni siquiera es capaz de ponerse siglos en su cuerpo.

Historias vividas junto a su madre, recuerdos de su Dios llamado Mordiggian.

Y siempre con el aroma de la sangre y de la carne en vuestro olfato, un olor que nunca abandonareis en toda la historia, mientras vive el tiempo prestado que le queda hasta que su jauría la encuentre.

No, no la vais a odiar, ni a temer. La escuchareis rasgar la carne, sorber sangre, pero en ningún momento sentiréis el asco que todo eso causa, ya que es una chica hambrienta, no una asesina. Solo podréis sentir ternura por ella, compasión. Os excitará lamiendo sangre, mascando cartílagos, pasando la lengua sobre los trozos que quedan adheridos en los huesos, todo lo que hace lo dejara envuelto en un deleite de gozo.

Escrita de forma muy sencilla siguiendo su narración, llevándonos por donde ella quiera para que entendáis su vida, su linaje, su secreto, la leyenda de no tener nombre para que la muerte no pueda reclamarla…

Me gusta con que naturalidad relata el canibalismo. El autor deja que todo fluya con tranquilidad, sin sobresaltos; no es su intención asustarnos. Simplemente va trabajando una leyenda, la de unos seres olvidados que habitan entre nosotros. Yo no entendía muy bien ese motivo ¿Por qué no quiere que pasemos miedo? Y es que sólo jugará con nosotros, preparándonos…

Esa chica temerosa, huyendo, contándolo todo. Todo menos la verdad… Porque si lo que habéis leído de lo escrito aquí os ha dejado un poso de excitación o miedo, no tenéis ni idea de nada, la verdad. La única verdad será desvelada al final, y ahí sí podréis gritar. Es más, os doy permiso para que lo hagáis. Gritad fuerte por vosotros, por mí, por los futuros lectores cuando este libro caiga en sus manos.

Una historia de terror con un fondo gótico y una verdad demasiado escalofriante y difícil de aceptar. Ya lo decía el gran Jack Ketchum: El peor terror es el que puedes tocar.

Muy buen libro, Juan Díaz Olmedo.

http://sacodehuesos.com/a-sangre/ghoul

 

.

La quinta estación, de N.K. Jemisin (Nova, 2017)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

 

Así es como se acaba el mundo… por última vez.

Ha dado comienzo una estación de desenlaces.

Empieza con una gran grieta roja que recorre las entrañas del único continente del planeta, una grieta que escupe una ceniza que oculta la luz del sol.

Empieza con la muerte, con un hijo asesinado y una hija perdida.

Empieza con una traición, con heridas latentes que comienzan a supurar.

El lugar es la Quietud, un continente acostumbrado a la catástrofe en el que la energía de la tierra se utiliza como arma. Y en el que no hay lugar para la misericordia.

 

Por fin podemos disfrutar de La Quinta Estación, una novela de N.K. Jemisin ganadora del Premio Hugo 2016 y, por ende, una de las escritoras más alabadas y reconocidas en los EEUU.

Los más viejos del lugar recordarán allá por el año 2010 Los Cien mil reinos y Los Reinos rotos, ambas publicadas por Minotauro, y que son parte de una trilogía que si mi memoria no me falla aun está sin finalizar hasta la fecha de hoy.

Parece que Nova ha apostado fuerte por la escritora, concertando varias visitas por España con gran afluencia y éxito de público, lo que se traduce por tanto en una de esas campañas de marketing que hablan por sí solas.

Entrando ya de lleno en La Quinta Estación, nos encontramos una historia de fantasía narrada en tres tiempos por mujeres orogenes (cuyos asombrosos poderes – predecir, provocar y evitar movimientos sísmicos y demás fenómenos naturales- son al mismo tiempo su bendición y su maldición), las cuales acabarán confluyendo en una sola trama; En definitiva: estamos ante unos personajes completamente alejados del prototipo de héroe que estamos acostumbrados a ver en este tipo de novelas.

El gran abanico de temáticas diferentes con el que Jemisin salpica la narración es otro de los grandes aciertos de la novela, dejando siempre al lector con un poso de reflexión alrededor de temas como el amor, la política, el racismo o del simple hecho de ser diferente a los demás.

La novela nos adentra en un increíble mundo con una poderosa ambientación, donde las diversas tramas se intercalan asegurando un excelente ritmo narrativo, originando así una sensación de sorpresa continua al lector con esas imponentes conexiones que se van estableciendo poco a poco entre ellas.

Es cierto, por otra parte, que el ritmo de la novela se resiente hacia la mitad de la misma, continuando en esta línea hasta su final, punto en el que parece que la historia remonta de nuevo para dejarnos con uno de esos cliffhangers de auténtico infarto y que deja con unas ganas tremendas de saber cómo va a continuar la historia…

Podemos mencionar también que la decisión estilística de narrar en segunda persona una de las partes puede chocar al principio, resolución que toma sentido una vez resuelto el porqué de ello, pero que imagino que a algunas personas no les convenza por romper un poco la lógica interna de la trama a través de este recurso.

La Quinta Estación es una original novela que cuenta con un elenco de protagonistas complejos y carismáticos que se transforman en el pilar básico del libro. Al inicio de esta reseña he comentado que se trata de una novela de fantasía, pero eso sería quedarse bastante alejado del significado que pienso ha querido darle la escritora a la historia, ya que lo más maravilloso de esta lectura es dejarse llevar por las luchas internas de estos cautivadores personajes en un mundo que está condenado a su desaparición desde el principio, y comprobar por el camino si llegan a descubrir quienes son de verdad y cuál es su lugar en este vasto Cosmos.

Sin lugar a dudas, y a pesar de esas pequeñas objeciones totalmente subjetivas que se le puedan achacar, se trata de una de las mejores novelas que he podido leer en este 2017.

 

Ficha técnica

Título: La Quinta Estación

Autora: N.K. JEMISIN

Editorial: Nova

Páginas: 448

ISBN: 978-84-666-6169-0

Precio: 19 euros

 

La opinión de Soraya: Transcrepuscular, de Emilio Bueso

Por Soraya Murillo.

Antes que nada, voy a transcribir una cita de Isaac Newton, que es lo primero que me vino a la cabeza cuando quise opinar sobre el libro que acabo de terminar:

No sé qué puedo haberle parecido al mundo, pero personalmente me he visto simplemente como un niño jugando en la playa, junto al mar, y que de vez en cuando se divierte al encontrar una piedrecita más pulida que otra, o una concha más hermosa que las demás, mientras el gran  océano de la verdad yace ante mí, inexplorado.

Nuestro protagonista, un alguacil eunuco que custodia la Ciudad Secundaria, es alertado por los bramidos de los caracoles de la entrada de un intruso. El ladrón huye sobre una enorme serpiente, mientras el alguacil lo persigue a lomos de su libélula rumbo al límite exterior del Circulo Crepuscular, también conocido como el Agujero del Mundo, donde sólo hay frío y oscuridad. Pero más allá es todo misterio, nunca había llegado tan lejos en una persecución, así que deberá volver. La Regidora y el Astrólogo le informarán de la desaparición de una antigua reliquia, debiendo aventurarse los tres en su búsqueda,  a lomos de una libélula, una avispa y un tábano. Comenzando aquí una maravillosa aventura por un mundo del cual ellos desconocían muchas cosas.

Bien, ahora me toca explicaros un poco lo que vais a leer cuando tengáis este libro en vuestras manos, algo que ni yo misma mientras escribo esto sé si podré hacer. Ante todo nos situaremos. ¿Dónde estamos?

Según la imaginación de su autor, este es un mundo en el que su estrella sólo ilumina siempre una misma cara, dejando la otra en la más completa oscuridad. Tenemos humanos que utilizan enormes insectos para desplazarse (hay un momento en el que incluso se habla de escorpiones tan grandes como montañas). Sabremos de avispas, libélulas, milpiés locomotoras, tábanos, arañas gigantes, escarabajos, un miriópodo (tuve que buscar qué era eso) y más criaturas que ya iréis sabiendo.

Media hora de caracol es la forma de medir el tiempo. Si imaginamos esos caracoles gigantes, nos será sencillo ir adaptándolo todo con nuestra imaginación. Vale, dejamos a los tres montados en sus bichos, volando hacia un lugar oscuro y frío al que temen y del cual saben poco, para recuperar aquello que les fue robado.

Tal como nos vayamos adentrando en la historia iremos conociendo detalles de la convivencia con los animales y como sacan beneficio mutuo de esta suerte de simbiosis. Incluso los utilizan para curarse y aumentar sus habilidades. Pronto se unirá al grupo un bandido llamado Trapo, que usará un guante para hacer de ventrílocuo y hablará con ellos de esa curiosa forma.

Queda mucha historia, pero creo que deteniéndome aquí ya tenéis una idea aproximada de lo que os podréis encontrar. Ahora os toca seguirlos y adentraros con ellos en lugares inimaginables: paisajes donde ver los mares de niebla, helechos gigantes, cimas tan gigantescas que harán diminutas las montañas del Tíbet, una increíble leyenda de enormes pisos enterrados con unas luces que se encienden algunas noches…y cómo no, lugares oscuros y fríos, más allá de los confines, de los cuales leeréis con tanto asombro como miedo.

¿Qué nos propone el autor?

Pues ante todo una maravillosa, pero maravillosa aventura con ciencia ficción de por medio, donde la humanidad vive en simbiosis con sus animales, donde el autor encadena en su obra distintas formas de ver la realidad y las describe de tal manera que todas parecen creíbles, yo diría más que reales. Un mundo sin tecnología, con un grupo de gente desterrada que forma clanes para seguir con vida. Con ellos el autor recrea una sociedad cerrada. Para aquél que no sepa lo que significa, es la que sigue unas normas doctrinales estrictas que impiden el libre desarrollo del individuo en dos sentidos. El uno, al constreñir su comportamiento bajo las estrecheces de un código ético cuya infracción conlleva la muerte, la expulsión del grupo o un castigo de gran severidad. Por otro se destruye la libertad de pensamiento, que es la base de todo desarrollo humano, al inculcarle desde la infancia el comportamiento que debe seguir transformándolo en simple rebaño, en una oveja sin voluntad y sin capacidad ni deseo de cuestionar el orden establecido.

Me preocupaba que convirtiera su historia en una especie de enciclopedia (a veces ocurre cuando se quieren crear mundos imaginarios), pero no lo hizo. Usa detalles precisos en sus descripciones, realzando la historia, con una prosa de fluidez asombrosa que hace que todo lo entiendas a la primera lectura.  Crea un grandioso universo imaginario con coherencia, con personajes atractivos,  construyendo un mundo tangible, real, alrededor de ellos.

Estamos ante la primera parte de una trilogía. El autor nos sitúa y dejará muchas cuestiones sin respuestas. Se supone que las iremos encontrando en las partes que quedan, pero ya nos vamos cuestionando qué planeta es ese. ¿Acaso le sucedió algo a la Tierra y ése es nuestro futuro más lejano? ¿O es otro mundo habitado por humanos? ¿La reliquia es la clave de todo conocimiento?

Recordad que os he comentado que hay una zona oscura de la cual apenas se sabe nada. ¿Por qué no se ha explorado nunca? ¿Es que la alienación a la que está sometida esa gente les ha arrancado la curiosidad? Gracias a ese robo y su viaje conocerán parte del mundo que habitan y desconocen, viviendo increíbles aventuras y desentrañando el misterio del oscuro mundo del jinete que cabalga sobre una serpiente mitológica. En algunos momentos me recordó una recreación del mito de Prometeo.

No sé si me he explicado correctamente, no quiero dar demasiados datos , pero sí los suficientes para que os sintáis atraídos por este libro. Dicen que no es el mejor libro de Emilio Bueso, porque le falta su alma, pero se equivocan. Yo la encontré. Se la dejó este hombre escribiendo esto, y si lo conociera diría que hasta la salud. Algo así tan grande, tan trabajado, tan bien descrito, no se logra sin pagar un precio. Es lo que hace grande a los verdaderos escritores.

Buenos diálogos, algunos hasta irónicos y con cierta mala leche. Poca fe, críticas de diferentes estructuras sociales y muy buenas descripciones de ese tremendo lugar imaginario. Yo os invito a conocerlo, a disfrutarlo, a saber quiénes eran los Antiguos…pero sobre todo, a leer el trabajo de un escritor español que se atrevió a hacer lo que otros sueñan.

El latido de Olimpia, Manuel Amaro Parrado

Por Soraya Murillo

Estamos ante un libro de fantasía donde la historia comienza en el prólogo, así­ que si sois de saltaros los prólogos, aquí nada de eso. Hay que leerlo porque si no, no entenderéis el origen del maravilloso mundo en el que vais a entrar. De uno de los personajes del corto nacerá la novela que vais a leer, lo que ocurrirá en ese prólogo romperá el equilibrio que hasta ahora había en Olimpia. ¿Qué puedo deciros de este pequeño trozo que vais a leer? Nos creemos muy fuertes, totalmente intocables, pero en el fondo nos pueden nuestras debilidades humanas.

En los primeros capí­tulos igual os cuesta arrancar, ya que el autor nos debe de situar en ese mundo y enseñarnos los personajes principales, pero una vez lleguemos ahí­, ¡bienvenidos al mundo de Olimpia!

eldoMientras la luz del atardecer se colaba por los amplios ventanales del palacio de Bredablims, el semidios Balder XI recibe a un heraldo que le trae la peor noticia que podí­a recibir: una soñadora ha despertado y su cuerpo ha sido expulsado de la catedral. Alethea, la soñadora, despertará en Olimpia, aunque pronto viajará de vuelta a Midgard, nuestro mundo, para ellos su tierra prometida. Allí­ conocerá a Araziel y juntos deberán regresar a Olimpia para recomponer el equilibro quebrantado. Y aquí­ comenzará la verdadera historia, sentaos cómodos porque hay todo un mundo de fantasía que os espera: la Ciudad de las Mentiras, donde el viento trae susurros que enloquece a sus habitantes. Buscareis más allá de las tierras yermas, donde se guardan los sueños olvidaos y subiréis a la barca de Caronte para llegar a la puerta del horizonte. Tendréis compañeros de diversas razas e índoles como un gigante jotun, un semidios, un visionario, sacerdotes que leen la mente, sabios, caballeros blancos, demonios, habitantes del pueblo gris… y tantos otros. Sabréis de increí­bles leyendas olvidadas en el tiempo, guardianes Esfinge que os pondrán a prueba con acertijos imposibles, cruzaréis puentes con un misterio por resolver…

Sí­, todo eso mucho más. Porque viviréis la historia, está escrita para vivirla. Recordad que ya os comente de este escritor por su libro Dioses y Corderos, haced memoria. Os dije que no era un escritor normal, le gusta que sus lectores piensen. En Olimpia lo deja todo atado, muy atado, pero deberéis ser lectores pacientes pues esta historia que creó para vosotros tiene muchos giros, muchas cosas inesperadas. Aunque es un mundo fantástico, es muy fácil ponerse en su piel, sus acciones son como las nuestras. La novela está viva, y eso la hace difí­cil de describir. Poco a poco notaréis cómo va evolucionando, cómo los objetivos mutan, las circunstancias cambian, las prioridades son otras, los malos no serán tan malos ni los buenos tan buenos… y es que al final odiamos si nos enseñan a odiar. Un mundo de fantasía o un mundo humano de fantasía, creo que ambas expresiones valdrían. Escrito de forma perfecta, buscando palabras poco usadas, sin caer en la pedanterí­a, sino con una prosa cuidada y con un vocabulario rico, nada repetitivo. Lo primero que pensé mientras lo leí­a es que me encontraba ante un libro muy, muy inteligente. Leedlo, seguid su estilo, sus formas de narración, esa sensación de quedar atrapado en la historia según avanzas con los protagonistas, es algo que desearía haceros sentir con palabras. Manuel Amaro es un autor que sabe jugar con los lectores y no hay duda de ello cuando logró hacerme soñar, me emocionó (e incluso sufrí) con los giros de la historia y supo hacerme vivir como si no fuera un lector y sí­ alguien dentro de su historia.

mapEn este libro se fusionan prácticamente todas las mitologías, aunque predominará la nórdica. Pero también encontraréis nombres de diosas griegas, referencias al folclore azteca y vasco, demonios sacados de la tradición china y como no, magos inspirados en los druidas celtas. Algunos personajes están sacados de la Mitología Clásica, tal cual. ¿Acaso no os suenan los nombres de las Esfinges, o de Caronte? Hasta se permitió el lujo de añadir un pequeño guiño a La divina comedia que os reto a buscar. En definitiva, un gran, gran libro de fantasía, escrito rozando la perfección. Un mundo en que os sentiréis identificados, donde sus vidas, sus miserias, sus luchas, son tan parecidas a las nuestras que bien podrí­a ser esa nuestra tierra prometida y debamos ir en busca de esa puerta que separa ambos mundos.

Lo dije en su anterior libro­, Dioses y Corderos, y no puedo más que repetirme y escribir: maravilloso libro, maravilloso libro, maravilloso libro.

 Puedes encontrar el libro en http://www.killertoons.kingeshop.com/MANUEL-AMARO-dbfaaaaae.asp

 

.

El archivo de atrocidades, de Charles Stross (Insólita Editorial, 2017)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

 

arat1Bob Howard es un geek reclutado a su pesar para trabajar en la Lavandería, una agencia ultrasecreta del gobierno británico encargada de proteger nuestro mundo de todo tipo de seres de pesadilla. Mientras sus compañeros se juegan la vida a diario enfrentándose a horrores innombrables, Bob se dedica al mantenimiento de los sistemas informáticos.

Hasta que un día consigue un ascenso. En su nuevo puesto, además de lidiar con interminables reuniones de trabajo y montones de papeleo, Bob tendrá que tratar con nazis interdimensionales, terroristas, universos alternativos y antiguos horrores lovecraftianos para evitar el fin del mundo.

Insólita se presenta en el mundo editorial con la publicación de El Archivo de Atrocidades, una novela escrita por Charles Stross, ganador del Premio Hugo por el relato corto La Jungla de Cemento, el cual viene incluido como extra  en esta estupenda edición que hoy os presento por aquí­.

A pesar del intento por parte de diferentes editoriales de traernos algunas novelas de este autor, tengo el pálpito de que con esta nueva ocasión por parte de Insólita vamos a tener Stross para rato…

Estamos ante una trama de difí­cil encasillamiento, ya que podrí­amos decir de ella que bebe tanto de Lovecraft como de la fantasía urbana de corte hard, todo ello aderezado con un sentido del humor que le sienta de maravilla al producto final.

arat2El elenco de protagonistas es lo suficientemente atractivo como para estar continuamente interesado en sus combates cotidianos (de hecho me ha recordado en no pocas ocasiones a la serie de TV The IT Crowd), resultando de todo ello una lectura muy amena y que provoca una sonrisa cómplice en algunos de sus descacharrantes pasajes debido a la visión tan cí­nica de nuestro personaje principal.

La parte de la historia oculta (con ramificaciones que llegan hasta nuestros días) que se nos presenta tira más del thriller de espionaje y es aquí, quizás, donde el escritor apabulla con conceptos técnicos que pueden provocar en el lector cierta confusión si no estás muy metido en el tema del código binario y/o altas tecnologías.

En definitiva: una historia que a primera vista puede resultar un tanto rara, chocante y enloquecida, pero una vez inmersa en ella es muy fácil dejarse llevar por el estilo y el ritmo tan característico que le imprime el escritor. Es más… ¿dónde más vais a encontrar a un personaje que se hace llamar a sí­ mismo demonólogo computacional?

Muy recomendable si lo que buscáis es una lectura diferente y divertida.

 

Ficha técnica

Tí­tulo: El archivo de atrocidades

Autor: Charles Stross

Editorial: Insólita

Páginas: 416

ISBN: 978-84-947020-0-6

Precio: 22.95 euros