-CINE- Transformers 5: El Último Caballero

 Por Karol  Scandiu

Supongo que todos somos niños. O nunca dejamos de serlo, aunque muy en el fondo.
Y yo, niña que no ha perdido la pasión por sus gustos más enraizados, no puedo evitar, lo primero, disfrutar de ver en la gran pantalla películas y series que me traigan toda la magia que tanto me gusta, y lo segundo, desear que sigan haciendo cine de estos, dedicados al disfrute, al emocionarse, al que se te ponga la piel de gallina cuando suenan truenos, golpes, pisadas de seres gigantescos, o la voz del protagonista por el que llevas dos horas mordiéndote las uñas.

La Saga Trasnformers es lo que logra: me lleva de regreso a mi infancia, al sentarse a disfrutar sin importarme nada más que la acción que se desarrolla ante mis ojos cual espectáculo de fuegos artificiales.
La nueva entrega, Transformers 5: El Último Caballero, se ha convertido para mí en la mejor hasta el momento, y digo hasta el momento porque queda claro que “ahí” no se quedará la cosa. También es cierto que la disfruté junto a mis hijos durante el pre-estreno (AutoCine Madrid, podéis leer la crítica del evento AQUÍ), con lo cual la experiencia fue el doble de grata, aunque eso no quita el mérito a la cinta, ni mucho menos.

Dirigida por Michael Bay con guión de Ehren Krueger, cuenta, entre otros, con su ya conocido protagonista interpretado por Mark Wahlberg (uno de mis actores favoritos), y participaciones tan especial y estelares como la del mismísimo Anthony Hopkins.
La historia nos presenta un futuro en el cual la humanidad, guiada por el ejército (algunos de los protagonistas y antagonistas conocidos en sus antecesoras) considera a todos los Transformers sus enemigos; ya sean de un bando o del otro, no existen alianzas, ellos destruyeron la Tierra y son cazados (si ya no están atrapados), los pocos que quedan se refugian como bien pueden, y para más inri Maximus Prime se encuentra en paradero desconocido.
Ahí arranca la aventura, una que no dejará a los fans de la saga decepcionados pues, si creéis haber visto (y oído) a suficientes Autobots, no se compara a las escenas que se presentan en esta nueva parte, en la cual además de los consabidos cambia-formas, se suman los nuevos (y con nuevos hablamos incluso de algunos que crecen según se desarrolla la trama), e incluso Autobots prehistóricos.

Si bien es cierto que, en algunos puntos, la película deja cosas qué desear, por ejemplo, la trama principal aunque explicada podría haber dado más de sí (en lo referente a los Caballeros) haciéndose algo confusa al principio (para los más peques sobre todo, ya que acompañada de dos de ellos, tuve que explicarles un par de detalles que no entendían), las casi tres horas de cinta pasan en un suspiro cargado de adrenalina y escenas épicas, con efectos visuales increíbles. Sin embargo, como decía, “peca” de algunos detalles que como viene siendo de costumbre en el cine de hace un tiempo (a mi parecer) nos quieren meter sí o también por los ojos, como “una historia de amor” que no resulta demasiado creíble, para la cual, al igual que pasa con todo el tema histórico, necesitaría al menos dos horas más de película para ser del todo verosímil. Un detalle tan importante como lo es “el último caballero” en sí, pasa algo solapado tras otras no tan necesarias.

La historia, aunque con un final, deja muy claro que las aventuras no terminaron ni mucho menos, pues, detalle que ocurre también en las anteriores entregas de la Saga Transformers, cuando vencen una batalla no están ni cerca de ganar la guerra.

No me ha parecido en ningún momento una continuación innecesaria, es más, el final de la anterior daba pie a que así fuera, que tuviera una nueva parte, y con esta nos deja con ganas de saber qué nos traerán en una siguiente entrega que, espero, no tarde mucho en llegar.

Como os decía al principio, todos en el fondo somos niños. O, en su defecto, tenemos un niño dentro que está deseado de salir llegado el momento. Y yo estoy deseando volver otra vez a esa infancia que, en ocasiones, se hace tan lejana.

 

CINE: La posesión de Deborah Logan, de Adam Robitel

Un artículo de Wifac Atope y Mª Dolores Alonso.

Ver una peli con tu amiga a pesar de que os separen más de setecientos kilómetros tiene su aquel. Sincronizamos streaming y preparamos el chat para ir comentando. ¿Listos? A por ello.

Podría ser Emma Evans o Molly, pero no, esta vez le tocaba a Deborah Logan ser poseída.
Ya el título debió darnos algunas pistas acerca de lo que podíamos esperar de “La posesión de Deborah Logan” (2014). Súper spoiler en plan “El retorno del rey”. Check.

La película comienza siendo un documental sobre el Alzheimer y termina siendo chiste sobre parásitos espirituales (sí, es en serio) que dura alrededor de noventa minutos.

Aviso: este comentario-reseña-artículo va a estar sembrado de spoilers y destripamientos de la trama así que si tienes algún interés en verla tal vez prefieras no seguir leyendo.

Commençons.

Primero presentemos a los personajes. Como protagonistas tenemos a Deborah Logan, una mujer de avanzada edad y a su hija Sarah, a la que podríamos decir que no le gusta nada su vida. Deborah tiene Alzheimer y Sarah, bueno, Sarah es simplemente imbécil. Lo dejamos así. Tal cual.

Después entran en escena la chica asiática y los secundarios. Las protagonistas tienen problemas económicos, por ello Sarah decide aprovechar la oportunidad que le brinda un equipo de “investigación” que quiere grabar un documental sobre el Alzheimer para obtener unos ingresos extra y así no perder la casa. La labor fundamental de este equipo de investigación es poner cámaras por doquier y torturar con preguntas desagradables (con el beneplácito de Sarah) a la pobre señora Logan en cuanto tienen ocasión, personaje que por otro lado, es más inquietante en su plan persona-normal que poseída.

Existe otro personaje llamado Harry que aparece y desaparece según le convenga al argumento. Se intuye que es el amante de la señora Logan, pero cualquiera le pregunta nada. Después tenemos a la poli que parece ser la novia de Sarah, la traumada, pero tampoco queda muy claro, y la niña del final que solo existe para ser Deborahda. Ja-ja. Bueno, y algunos secundarios como la doctora y las enfermeras que son gente muy profesional y observadora y que se dedican a hacer comentarios obvios con cara de preocupación supina y a auscultar a la señora Logan mientras duerme a ver si así consiguen matarla del susto si es que no se mata ella sola a base de mutilarse con sus propias uñas.

Y ahora, la acción.

Vamos a ver, no vamos a ser muy bordes y admitiremos que la cosa empieza bien. Tenemos una casa creepy, una protagonista creepy, y unas situaciones ambiguas que te hacen dudar de si es enfermedad o no. Hasta aquí la película se digiere bien (coincide con los primeros ocho minutos) pero por un motivo desconocido, al director se le va la pinza y tras ese inicio que plantea algo interesante, la cosa naufraga a lo Titanic, estrellándose contra un iceberg gitante-colosal de tópicos aderezados con una banda sonora que se limita a mutearse intermitentemente con el fin de asustarte con sonidos estridentes cuando el ritmo de la historia decae (cosa que sucede de forma constante, aunque parezca mentira).

Tampoco ayuda a mejorar la argumentación que el grupo de investigación esté compuesto por sujetos tan inútiles que durante toda la peli te ves empujado a desear con todas tus fuerzas que sean brutalmente asesinados cuanto antes. Bueno, se salva el cámara barbudo que entra en razón y sale por patas en plan “Hasta luego, Maricarmen” (aplausos).

Y cuando crees que la cosa no puede ir peor, en el minuto veintitrés explota la tarta de los tópicos, y graban a nuestra señora Logan saltando en plan sayanyn. Lo graban, lo ven y lo comentan con Sarah, que en vez de asustarse y llamar a un exorcista, se limita a llamar a la doctora que se encarga de su caso para decirle que parece que mamá ha empeorado.

No paran de filmar cosas raras. La señora Logan es muy aficionada a los paseos nocturnos sigilosos, las ventanas aseguradas con clavos que ni los de Cristo se abren solas, se escuchan ruidos donde no hay nadie, nuestra señora Logan habla con voz de camionero zombie políglota. ¿Cómo resuelven esto nuestros amigos? Aplicando el tercer grado a la pobre anciana cuando está normal (más o menos) y avergonzándola con las imágenes de los actos indecorosos que realiza mientras está en trance.
A ver, así NO. Merecéis morir todos por cabrones.

Nos encantaría decir que la cosa acaba ahí pero no. Se pone infinitamente peor.

Excepto en la última peli de Alien, no existen protagonistas más tontos tomando decisiones más estúpidas y fuera de lógica. Hay tantas que no sabemos por cuál empezar.

Esa casa es el mejor sitio donde vivir si no quieres evitar tener seis accidentes al día. No digamos donde alojar a un paciente con Alzheimer. La maldita casa de campo tiene infinitas estancias con miles de objetos peligrosos, áticos, habitaciones, pasillos y escaleras sin luz (aún estamos decidiendo si era un problema de fusibles, de interruptores o de imbecilidad porque a nadie le da por encender una maldita luz en toda la película), ventanas preparadas para romperse, una escalera principal que se posiciona en el número uno de los peligros de muerte inminente y un largo etcétera. Digno de mención es también el hecho de que todos los personajes duermen en la planta superior de la casa salvo la señora Logan que duerme sola en la planta de abajo a pesar de que es sonámbula y tiende a escaparse cual cabra tirando al monte. Un amor todo.

Tema áticos. Contamos hasta tres, uno de ellos convenientemente bloqueado para evitar la entrada. Pero ¡hey!, no importa, nuestra señora Logan sayanyn se las ingenia para entrar en mitad de la noche y sentarse frente a su antigua centralita de teléfonos con la que se ganaba el pan. Sarah y los documentalistas entran a buscarla (sin encender ninguna luz, ¿para qué?) y la descubren manipulando las clavijas y hablando en arameo cuando de repente se electrocuta un poco. Además de este ático hay otros dos, todos igual de oscuros e inquietantes y al parecer estancos ya que aíslan los olores mejor que cualquier otra cosa en el mundo.

Tranquilos, la señora Logan sobrevive a la electrocución, pero no la llevan al hospital. En vez de eso se concentran en descifrar el idioma en que se expresaba, investigar qué clavijas estaba manipulando y bucear en los registros telefónicos. Esto les lleva a descubrir (¡Oh my God!), un asesino en serie que (¡Oh my God!), tiene un documental sobre todos sus asesinatos colgado en Youtube. Así no nos hace falta ir a ninguna comisaría a buscar nada, ni introducir ningún policía en la trama.

En los vídeos de hemeroteca nos explican muy bien y de forma detallada que el señor pediatra-asesino-en-serie estaba haciendo un ritual para un demonio bla bla bla, y que (¡Oh my God!), necesitaba cinco niñas para resucitarlo pero solo pudo matar a cuatro bla bla bla.
¡Oh! ¡Qué giro tan sorprendente! ¡No me lo esperaba para nada!. ¡Nadie se lo esperaba! ¡Qué argumento más osado! ¡Original! ¡Guay!

Ante los nuevos derroteros que toma la historia consideran conveniente otro interrogatorio a la señora Logan quien termina vomitando tierra y lombrices, (tierra seca, por otro lado, saltándose a la torera todos los principios de la fisiología humana, jugos gástricos incluidos) pero ¡hey, no pasa nada! Seguimos centrados en la investigación. A la señora, un poleo-menta y se le pasa.

Vale, no seguiremos destripando la peli, porque no vale la pena, pero en serio… ¿Cómo ignoran las cosas importantes como que nuestra señora casi vuela, cierra ventanas sin tocarlas y habla con voz rara y demás? ¿Es que no han visto el exorcista? Una cosa es ser tonto, y la otra ya es rozar los límites de la imbecilidad. Es tan de chiste que te pasas toda la peli flipando.

Como prueba de nuestra perplejidad ante semejante bodriometraje aquí tenéis unas capturas de pantalla de los comentarios que íbamos realizando.

Tras larguísimos cincuenta y dos minutos, el director decide que necesita terminar la peli y nuestra señora es hospitalizada (¡AL FIN!). Lo que ocurre a partir de ahí, el desenlace final, el monstruo de la última pantalla, queremos que lo descubráis vosotros mismos y alucinéis porque sí, es aún más alucinante que todo lo que hemos contado hasta ahora. Va de niñas con leucemia, minas abandonadas, cadáveres escondidos y flores en el culo. Aunque eso sí, bajo vuestra propia responsabilidad. No nos hacemos responsables de las secuelas cognitivas.

Para ser justos no todo es malo. Tenemos que decir que Jill Larson, nuestra señora Logan, hace una actuación digna de mención. Es una pena que tanto talento interpretativo se haya visto sacrificado en aras de un argumento que prometía ser ingenioso y cuya ejecución ha resultado un verdadero desastre.

 

FICHA TÉCNICA

Título original:  The Taking of Deborah Logan (La posesión de Deborah Logan)

Año: 2014

Duración: 90 min.

País: Estados Unidos.

Director: Adam Robitel

Guión: Gavin Hefferman, Adam Robitel.

Música: Haim Mazar.

Fotografía: Andrew Huebscher

Reparto: Jill Larson (Deborah), Anne Ramsay (Sarah), Michelle Ang (Mia), Ryan Cutrona (Harris), Anne Bedian (Dra. Nazir), Brett  Gentil (Gavin), Jeremy DeCarlos (Luis)

Género: Terror. Thriller. Metraje encontrado. Falso documental. Found Footage. Mockumentary.

Sinopsis:  Deborah Logan, una anciana diagnosticada con Alzheimer, y su hija Sarah, acceden a abrir las puertas de su casa a un equipo de televisión para realizar un documental acerca del desarrollo de esta enfermedad, pero pronto comenzarán a surgir dudas sobre qué es lo que realmente le está sucediendo a la señora Logan. (FILMAFFINITY)

 

.

-CINE- Atómica: La guerra fría, más bien tibia.

Por R. G. Wittener

Atómica se ha presentado en los cines bajo las credenciales de adaptar una de las novelas gráficas mejor valoradas de los últimos tiempos, La ciudad más fría, y cómo vehículo de lucimiento de las dotes combativas de Charlize Theron. Una película en la corriente de agentes secretos “a lo Bourne”, situada en el Berlín de los días previos a la caída del Muro.

Lamentablemente, mi opinión tras ver la cinta no es muy favorable. Y me duele que sea así, por dos razones: la primera, que soy un devoto espectador de este género desde que vi Nunca digas nunca jamás en mi pre-adolescencia. He visto todos los Bonds, de Connery a Craig; las andanzas de Bourne; las Misiones Imposibles de Ethan Hawk; hasta los Jack Reacher. Y todos los he disfrutado, en mayor o menor medida, recuperando ese sueño infantil de ser el héroe que sale indemne a cualquier peligro que le pongan por delante sus enemigos. Soy, con muy pocas dudas, el público objetivo de estas películas. Y lograr que salga del cine desencantado no puede ser buena señal.

El segundo motivo para lamentarme es que, tras Colombiana, creo que se puede decir que el género ha vuelto a defraudarme con una de sus “grandes apuestas” (Salt, por muy fan que sea de Angelina Jolie, ni siquiera la considero en esta categoría). Y que, por desgracia, el traspiés coincide de nuevo con el hecho de poner a un personaje femenino a la cabeza del reparto. Lo que me hace meditar si, cada vez que surge una película con estas características, no me estaré obsesionando con la ilusión de que el resultado me ofrezca la esperanza de verla convertida en una saga…

Respecto a la fidelidad de la adaptación, debo decir que no he leído La ciudad más fría; así que no puedo hacer una comparación de primera mano. Pero las reseñas que he encontrado hablan de un tono muy diferente: una historia más deudora de LeCarré que de Fleming, y una Lorraine Broughton cuya encarnación sería Sigourney Weaver antes que Theron. Unos cambios que, teniendo tras las cámaras a uno de los directores de John Wick, quizás eran de esperar (aunque ignoro si estarían previstos desde el mismo origen del proyecto). En cualquier caso, esos comentarios me han despertado la suficiente curiosidad como para querer conocer la versión original y contrastar las experiencias.

Y, a todo esto… ¿qué me ha defraudado tanto en Atómica? Pues la primera mitad, casi por entero. El planteamiento de la trama y la caracterización de personajes me resultaron flojos, cuando no estereotipados, o propios de un primerizo. No creo que exista peor forma de presentar a una super espía que hacer decir al jefe del servicio de inteligencia «Según su expediente, está usted muy capacitada para la misión…»; sobre todo, si lo haces después de haber mostrado al personaje recuperándose de una monumental pelea. Y lo peor no es eso, si no la forma en que van y vienen ciertos secundarios, cuyas motivaciones y/o fidelidades deberían interesarnos y acaban por no importarnos porque el director los trata como atrezzo (mientras que, lo reconozco, el personaje de Theron es estupendo: ese vaso de vodka siempre en la mano, esas miradas de estar de vuelta de todo…). Pero, en una trama de agentes dobles que afecta desde el KGB a la Inteligencia Francesa, no es lógico que asistamos a un pim-pam-pum de viajes entre Berlín Este y Berlín Oeste, sin que se logre crear misterio respecto a quien será el traidor, y a una escena de amor lésbico cuya única justificación parece ser aprovechar los desnudos de Theron y Sofía Boutella.

Y ahí radica la mayor de mis quejas. En su escasa capacidad para crear dudas respecto a quién es bueno y quién es malo. Desde el mismo inicio ya vemos a un “aliado” de Broughton que demuestra no ser trigo limpio y con cada decisión que toma no hace si no obstaculizar la investigación. De hecho, nos revelan sus oscuros intereses hacia la mitad de la cinta. Y aún así, los guionistas obligan a la protagonista a mostrarse mucho menos perspicaz y expeditiva de lo que cabría pensar (y de lo que ha sido) ante un posible traidor. Insisto. En una película cuya baza principal del argumento sería jugar al misterio con el bando al que realmente se debe cada personaje.

La segunda mitad, eso sí, más enfocada a la acción, hace remontar la cinta hasta un aprobado a base de un espectacular despliegue de artes marciales mixtas (dejándonos claro que no queremos vernos involucrados en una pelea callejera con Theron). Y aún así le encuentro varios peros. El más importante, un fundido en negro en un momento en el que esperas una escapada digna de Bourne o Ethan Hawk, que me hizo descubrir lo que puede ser un “coitus interruptus” en una escena de acción. Por otro lado, la escasa tenacidad de los bandos rivales tampoco es que ayuden a proporcionarles un poco de carisma. Y esa representación de Berlín Este como una ciudad “rebelde a pesar de todo”, llena de punks, fans del break-dance y de suciedad, choca con la imagen que hemos visto hasta ahora.

Así pues, debo decir que esta Atómica me ha dejado con mal sabor de boca. Insisto, sobre todo por el hecho de que me parece que es otra oportunidad perdida para ofrecer una protagonista capaz de codearse de tú a tú con los Bond o los Reacher (porque, por más que Charlize de el tipo, no creo que los resultados de Atómica permitan pensar en una secuela que arregle los fallos de ésta cinta). Y, a la espera de que se concrete el rumor de una 007 femenina, no parece que nadie esté dispuesto a apostar por un proyecto sólido que coloque a una mujer luchando contra los supervillanos del espionaje mundial. ¿Quizás debería plantearse alguien la adaptación definitiva de Modesty Blaise?

La Torre Oscura vs Valerian: Sobre peliculitas deleznables y peliculones más que recomendables.

Por Fernando Codina

Este fin de semana, aprovechando mi libertad vigilada, he aprovechado para hacer aquellas cosas que más me gustan: dormir, hacer deporte, escribir un rato y, sobre todo y por no variar, ir al cine. Y he visto dos películas, que encarnan lo peor del cine americano y lo mejor del cine francés/europeo. Sí señores: he visto La Torre Oscura y Valerian y la ciudad de los mil planetas. Pero vayamos por partes.
Soy fan de Stephen King desde la primera vez que, a los once años, cayó entre mis manos El Resplandor, cuya lectura tuve que realizar entre el cuarto de baño de mi casa, metido entre las sábanas tras el toque de queda o escondido en la biblioteca del instituto. Mi padre compró aquél libro, y me echó una buena bronca por “perder el tiempo con un libro de mayores”. Desde entonces, he leído todos los libros del Maestro, y he visto todas sus películas. Creo que Stephen King no tiene demasiado éxito con sus adaptaciones: quitando EL RESPLANDOR, CARRIE, MISERY, sin olvidarnos por supuesto de LA MILLA VERDE, CADENA PERPETUA (esta última sobre todo es espectacular) y la imprescindible primera versión de IT, el conjunto es bastante desigual, por no decir rematadamente malo.
Y La Torre Oscura se ha convertido, por méritos propios, en una de las peores adaptaciones de todos los tiempos, en una traición al original y a la que posiblemente sea la mejor saga de King. A lo largo de ocho tomos (más de 4.600 páginas) asistimos a las peripecias del Hombre de Negro, el Pistolero y su “Ka Tet”, en un mundo alternativo y post apocalíptico y en el mundo real. Pues bien, nada de ello queda en la infumable versión que estrenaron este viernes en las pantallas de toda España.

Doy paso a Alejandro Alegré, que ha realizado la siguiente crítica en EL CONFIDENCIAL. “Un chaval llamado Jake (Tom Taylor) sufre pesadillas sobre un mundo paralelo en el que un pistolero llamado Roland (Idris Elba) está enzarzado en una batalla eterna contra un villano conocido como Hombre de Negro (Matthew McConaughey), que controla un ejército de mostrencos ‘minions’ dedicados a secuestrar niños de la Tierra con el fin de usar su poder cerebral para destruir el mamotreto del título, un gran punzón que protege el universo del mal.
Tras cruzar un portal hacia esa realidad alternativa, Jake se encuentra con Roland, y ambos deciden ir a por el Hombre de Negro; en el proceso se dan un paseo por Nueva York, donde el pistolero hará gala de su vis cómica al entrar en contacto con cosas como la Coca-Cola y los perritos calientes. En ningún momento a lo largo de la historia se nos dan razones que justifiquen por qué, a pesar de que Roland es el personaje central del libro y de que está encarnado por una superestrella, la película prefiere poner el foco en un irritante mocoso.”
Y poco más hay que añadir. Es un blockbuster veraniego de estética ochentera, fácilmente olvidable, y que traiciona por completo todo el complejo universo creado por Stephen King. Vamos, que tanto el director como el guionista han olvidado no solamente “el rostro de su padre”, sino incluso la obra de Stephen King que le da su nombre a este proyecto infumable.

Menos mal que el fin de semana ha quedado compensado por un peliculón, Valerian y la Ciudad de los mil planetas. Después del holocausto de La Torre Oscura necesitaba más que nunca una película de calidad, o por lo menos que me entretuviera, y me permitiera asomarme a otros mundos, otras realidades y dimensiones, como se puede esperar de cualquier cinta de ciencia ficción digna de ese nombre. Y Valerian ha cumplido fieramente con aquella premisa.
Es una película europea de calidad superior, que combina un guion brillante, con unos efectos especiales más que sorprendentes, y una dirección poderosa, en la que se nota la mano del magistral Luc Besson.
Al ver el tráiler, me atrajo la estética especial de la cinta, que me hizo recordar la imprescindible EL QUINTO ELEMENTO, una de las para mí mejores películas de ciencia ficción de los últimos treinta años. Sí, vale, soy bastante parcial con este director y con la especial estética que crea en sus películas, pero pienso que VALERIAN Y LA CIUDAD DE LOS MIL PLANETAS tiene todos los ingredientes para convertirse en la mejor película de ciencia ficción que verás en muchísimo tiempo.

Dicen de ella en CINEMANÍA: “En medio de un verano lleno de secuelas y nuevas entregas de sagas mastodónticas, al menos una olropuesta de ciencia-ficción se atreverá a explorar territorio desconocido. Bueno, al menos en pantalla grande: Valerian y la ciudad de los mil planetas llega para adaptar los fascinantes cómics espaciales de Pierre Christin y Jean-Claude Mézières que desde finales de los años 60 relatan las aventuras galácticas de los agentes espacio-temporales Valerian y Laureline.
Luc Besson ha dirigido esta superproducción con Dane DeHaan y Cara Delevingne en los papeles protagonistas, más un despliegue de medios y efectos visuales apabullante. Eso sí, la recepción del filme no puede estar más dividida entre la crítica anglosajona: se acumulan tanto elogios entusiastas como ataques furibundos contra esta primera aventura cinematográfica de Valerian y Laureline.”
Pues bien, yo soy de los que hacen halagos entusiastas, como habrás podido comprobar. Creo que el dúo protagonista tiene una química muy especial, desde los primeros momentos de la película. Atención SPOILER ALERT: y además Cara Delevingne está súper guapa con un bikini que recuerda mucho al de El Quinto Elemento. Y posiblemente pocas actrices habrán tenido que sufrir tantos desastres con su pelo: le escupe un extraterrestre, mete la cabeza dentro de una medusa, le echan por encima zumo de limón para sorberle el cerebro, termina en un basurero…FIN DEL SPOILER.
La estética de la película es muy futurista (no podía ser de otra manera), y la acción te atrapa desde el primero hasta el último momento de la cinta, ciento cuarenta minutos más tarde. Hay un poco de todo: una historia de amor incipiente, un relato del fin de una civilización, criaturas extrañas dentro de la estación espacial. Eso por no hablar del número musical de Rihana: absolutamente espectacular, lleno también de humor y de ternura. Y sin olvidarnos de los efectos especiales, una de las apuestas más sólidas de Luc Besson. Se comenta incluso que este proyecto ya interesó al director hace muchos años, pero que hasta ahora no poseía la tecnología necesaria para hacerlo realidad. Durante esta semana, creo que iré a verla de nuevo, posiblemente en tres d, para disfrutar como un enano.
También cabe señalar que la película está inspirada, de manera bastante literal, en la serie de cómics Valerain et Lauréline, de Jean-Claude Mézières (viñetas) y Pierre Christin (guionista), muchos de cuyos episodios pueden conseguirse tanto en la FNAC como en EBAY. Sinceramente, me he quedado con muchas ganas de conocer más cosas sobre este misterioso universo, al que me he asomado durante más de dos horas, de la mano de Luc Besson, de quien me declaro fan incondicional. Bueno, lo cierto es que ya lo era bastante desde El Quinto Elemento.

En resumidas cuentas, un fin de semana de lo más provechoso en lo que a películas se refiere, y en el que ha habido de todo, desde la escoria (que tal vez guste a quienes no sean fans de Stephen King ni hayan leído ninguna de las novelas que conforman la épica saga de LA TORRE OSCURA), y un PELICULÓN en estado puro como VALERIAN Y LA CIUDAD DE LOS MIL PLANETAS.

 

 

Premier de Transformers: El último Caballero, en AutoCine de Madrid Race

Por Karol Scandiu.

El jueves 27 de julio fui en compañía de mis hijos a la Premier de Transformers: El último Caballero”.

Gracias a El Athnecdotario, acudí al evento como parte de la prensa para asistir a la película en estreno, cita que tuvo lugar en el AutoCine de Madrid (Calle Antonio de Cabezón, 8, Fuenlabrada).

Un evento familiar al que muchos de los participantes invitados acudían con sus peques para disfrutar de la cuarta entrega de la saga

En la entrada nos encontramos con el Optimus Prime “Definitivo”, una figura hecha en España por artistas nacionales, que nació de la participación interactiva de los fans durante meses en su página web. Un Optimus de más de 6 metros de altura hecho en exclusiva para esta nueva entrega y que es toda una obra de arte.

Dos robots más nos hicieron compañía, uno de ellos Bumblebee; figurantes disfrazados, cuya “armadura” robótica, luces y sonidos incluidos, hicieron las delicias de los presentes (peques y mayores), pues estuvieron largo rato enfundados en sus trajes para que se tomaran fotos con ellos.

El photocall tuvo lugar sobre las 21 horas, y antes de eso, aproveché para disfrutar de unos perritos calientes al más puro estilo americano, sentados cómodamente al aire libre en la parte destinada a la zona de alimentación del AutoCine; varias caravanas de comida rápida, un restaurante que no tiene nada qué envidiar a los cafés americanos de los 60 o 70 que tanto han salido en los cines. Además, varios automóviles de época (desde un coche de policía a una furgoneta muy hippy), terminaban de darle el aire tan logrado al lugar.

Tras las secciones de fotos (aquí me quedé fuera pues había mucha gente y no pude acercarme como es debido), nos dirigimos a tomar asiento en las butacas puestas en exclusiva para el evento en primera fila, justo frente a la pantalla; tras nosotros, el espacio dedicado a los coches ya estaba casi al completo, y así, sobre las 22 horas (casi en punto) arrancaba la película.

La cinta se merecería toda una crítica ella sola (que llegará esta misma semana), así que mientras tanto contaré, sobre todo, mis impresiones y sensación cuanto al visionado en sí: la calidad de la imagen era excelente, el sonido nos rodeaba (gracias a salidas dispuestas de forma estratégica a lo largo y ancho del AutoCine, algunas de ellas, disfrazadas como si se trataran de rocas naturales), haciendo de la experiencia toda una gozada.

Los que disfrutaban de la película desde sus coches acabaron (una gran mayoría) sobre los capós, y es que la película se lo merecía: un espectáculo de sonidos, luces, acción e historia que han hecho de esta mi nueva favorita de la Saga Transformers.

La única pega que le pondría al evento ha sido que una vez empezado el pase, y como estaba totalmente prohibido el uso de cualquier dispositivo electrónico, los dos encargados de vigilar el área de las butacas (por si alguien decidía sacar el teléfono) se paseaban entre las tres filas de asientos como tal cosa, y puesto que eran como sillas de playa plegables (muy cómoda, eso sí), cada vez que pasaban por delante, se convertía en un festival de cuellos intentando ver tras el vigilante, sobre todo para los más peques del público.

Si tenéis la oportunidad de acudir al AutoCine Madrid, os recomiendo la visita sin dudarlo. Además, tras el evento han confirmado que el área de butacas no se retirará, y podrás elegir entre ver el evento desde tu vehículo o en los asientos

El evento ha sido una maravilla, la organización nos ha tenido informados con amabilidad a cada momento, y hemos disfrutado de la película en un entorno que, para mejor, solo descalzos con los pies sobre la mesa de centro en tu propia casa. Eso sí, ni pantalla, ni sonido, ni la experiencia que allí te ofrecen.

 

-CINE- SPIDERMAN HOMECOMING: EL HOMBRE ARAÑA VUELVE A CASA

Por R. G. Wittener

No creo que me equivoque si digo que, desde que se estrenó Iron Man (2008) y, sobre todo, Los Vengadores (2012), la inmensa mayoría de fans del Universo Marvel comenzaron a soñar con ver a todos sus personajes reunidos en la gran pantalla, después de décadas penando como franquicias fallidas en diferentes estudios. No en vano, este nuevo proyecto cinematográfico ha ido creando enormes expectativas respecto a los niveles de calidad y espectacularidad que podría ofrecer a los fieles a la “Casa de las ideas”; y, con los fiascos de esos personajes cedidos (Daredevil, Elektra, los Cuatro Fantásticos, X-Men…) frescos aún en la memoria, parecía que el retorno de los derechos y la reunificación era poco menos que cosa hecha. Craso error (como el último reboot de los Cuatro Fantásticos se encargó de demostrar… muy dolorosamente).

Es por eso que Spider-man: homecoming se ha convertido en un leve rayo de esperanza. Su aparición en Capitán América: Civil War fue ya una sorpresa que pocos creímos que pudiera repetirse, y me imagino que los beneficios derivados de esa colaboración habrán tenido mucho que ver con la “receptividad” de Sony para trabajar de nuevo con Marvel. Lo malo es que, a pesar de existir un compromiso  para volver a trabajar juntos en una secuela (y hasta una tercera película), el retorno definitivo del lanzarredes a su casa seguiría pendiente (y eso, sin contar con posibles desencuentros futuros entre ambas compañías).

¿Qué es lo que intento decir con semejante diatriba? Pues que conviene ir a disfrutar de esta versión del hombre araña, porque no sabemos qué le deparará el futuro (y el listón se ha puesto tan alto, que las comparaciones van a volverse peligrosas).

Por aquello de ir creando un poco de polémica diré que, mis películas favoritas de entre todas las versiones que se han realizado hasta la fecha, eran el Spiderman-2 de Sam Raimi y el primer Amazing Spiderman. La de Raimi, porque su Doctor Octopus me encantó (tanto la caracterización como el trato del personaje), para entonces ya nos habíamos acostumbrado a Kirsten Dunst como Mary Jane Watson y ratificamos que J.K. Simmons había nacido para el papel de J. J. Jameson. Aparte de que el humor gamberro de Raimi conjugaba a la perfección con la tradición del hombre araña. El primer Amazing, por otra parte, recuperó algunos detalles canónicos (el lanzarredes) y devolvió a Peter a su etapa post-adolescente y a los líos del instituto… a costa de invertir las reticencias de los espectadores respecto a la elegida para encarnar a su amor platónico: mientras Kirsten Dunst fue demasiado Gwen Stacy, Emma Stone siempre habría sido mejor M.J. (aunque tendrá el honor de haber interpretado una de las muertes anunciadas mejor recreadas en este género).

¿Ha superado Spider-man: homecoming a esas películas? Sí. ¿Dejarán los fans del personaje de encontrarle peros y fallos respecto a su versión “canónica”? No. Por empezar con las cosas buenas, hay que reconocer que eltono de la película está muy bien ajustado. Ese adolescente pre-púber que nos presentaron en Civil War sigue siendo aquí un muchacho sobrepasado por los poderes que ha adquirido, que intenta ser aceptado como un igual entre sus héroes (iba a hacer un paralelismo con su situación de inadaptado en el instituto, pero el “ratón de biblioteca” Parker no sufre ya el acoso de los cómics. Supongo que por evitar “normalizar” el bullying entre los niños que vayan a ver la película). A esta propuesta de “héroe por hacer” colaboran mucho el dificilmente reemplazable Robert Downey/ Tony Stark, interviniendo cuando la situación supera a su joven pupilo, y la IA del traje hipertecnológico que le regala (visto el jugo que le han sacado a Jarvis, alguien debió de pensar que estaría bien replicar la fórmula. Pero, aunque el recurso les permite saltear con diálogos simpáticos escenas en las que Spiderman debe estar solo, coincidiré con quienes lo consideren una “libertad creativa” excesiva). Por otro lado, y rematando esa idea de que el personaje está aprendiendo a ser Spiderman, tenemos varias escenas muy simpáticas en las que vemos a Peter Parker creando ese chuleta gamberro que sirvió de modelo a Deadpool.

¿Qué más puedo resaltar de la película? A Marisa Tomei como la Tia May, y los chistes a costa de su rejuvenecido aspecto, que parece van a ser un sello de esta versión. A Michael Keaton, un Buitre más que solvente y atemorizante, cuyo origen y trama se ha enlazado con la de otros enemigos tradicionales de Spiderman, en lo que sospecho puede ser un intento por recuperar la idea de hacerle combatir contra los Seis Siniestros. Aparte de que, con su integración en el Universo Marvel, podemos esperar verle como personaje invitado en casi cualquier película que ocurra en Nueva York.

Dicho todo lo anterior… ¿Qué es lo que, a mi parecer, falla en la película? Pues unas cuantas cosas. Sobre todo, ese alivio cómico adicional del amigo del instituto. Porque, al igual que la IA del traje, me parece que es una solución original (quizás demasiado original) para trasladar al cine un recurso narrativo imposible de trasladar desde el cómic al cine, y que constituye un aspecto característico del personaje: el monólogo interior. En las viñetas, Peter Parker madura muchas de sus dudas existenciales mientras patrulla enfundado en su traje de mallas. Pero, donde la IA es chocante y simpática, este amigo “nerd” de Peter me resultó, sobre todo, cargante.

Mi otro gran problema con la cinta se puede calificar, probablemente, de exigencia de fan acérrimo (algo que, por otra parte, no creo ser). Pero se trata de una rotura del cánon que me resultó demasiado caprichosa (ATENCÍON: ALERTA DE SPOILER): el cambio de nombre de M.J. Porque, sí, han creado un personaje que se comporta como podríamos esperar de esa Mary Jane rebelde e incontrolable de los cómics, siempre lista para soltar alguna frase graciosa… le han dado su nombre…. y se lo han cambiado (las iniciales siguen, su significado no). ¿Queja absurda? Quizás. Pero, como digo, después de dos horas esperando a que pronunciase esas iniciales, el cambio me pareció caprichoso en exceso (FIN DE ALERTA DE SPOILER).

Aparte de eso, no se me ocurren muchos detalles más que criticar. Me lamento, como otros, por seguir sin volver a ver ese “bullet time” que Raimi aprovechó para recrear el sentido arácnido; una solución técnica que no merecía perderse. O que la Tia May, que en los cómics siempre actuó un poco como “brújula moral” de Peter haya perdido parte de ese papel a favor de Tony Stark y ese amigo “nerd” del que he hablado. Y, sin querer extenderme mucho más, tampoco le veo sentido a que, como si el contacto con Iron Man lo hubiese impregnado todo, la identidad secreta de Peter Parker acabe poco menos que como un secreto a voces. Algo que sí va muy en contra de la naturaleza del personaje.

Y eso es todo lo que puedo decir sobre la nueva versión de Spiderman. Si acaso, repetir que es la más entretenida y divertida de las que he visto, e insistir en desearle un próspero futuro… desprovisto de reboots.

 

CINE: La Guerra del Planeta de los Simios, de Matt Reeves

Por Fernando Codina

Soy un gran consumidor de cine, de todos los géneros menos de terror y gore, muy fan de las películas de guerra y de ciencia ficción, y tal vez por ello acudí­ al cine con grandes expectativas y deseos de pasarlo bien. El ambiente era perfecto, un cine de verano al aire libre, la ví­spera del final de mis vacaciones. No me faltaba de nada, ni el bocata de chorizo frito, la bolsa de pipas Tijuana ni el heladito del intermedio. Por suerte, la media de edad del público era la adecuada (nada de niños gritones y revoltosos), y la noche era fresca.

Pero lo siento mucho, ya desde el principio, la película empezó a hacer aguas. Un episodio de una franquicia, que te mete tres minutos largos de subtí­tulos para presentarte el tema y ponerte en harina, me decepciona bastante. Habría sido más interesante un pequeño flashback, imágenes de los otros films, y no tanto tiempo de lectura. Y por fin, empieza la peli.

gps1La Guerra del Planeta de los Simios es, ante todo, una película muy mona. Tal vez porque los protagonistas absolutos, y por supuesto los buenos del cotarro, son una manada de simios, en la que se agrupan primates de muy distintas categorías, liderados por un mono llamado César. Muy monos todos ellos.

Lo más curioso es que son precisamente estas bestias quienes realmente parecen tener virtudes que antaño asimilarí­amos con la raza humana: lealtad, honor, defensa de los ideales, luchar por la familia, y sobre todo, desear la paz. El lí­der de los simios el tal César, que en las otras entregas de la saga (las vi todas en su momento) y durante la película manifiesta unos instintos y un comportamiento más humanos que simiescos. Los seres humanos son quienes realizan el primer ataque a las trincheras, y ellos son los malos, guiados por un malo malí­simo, conocido como “El coronel´´.

No deja de ser una lección de humildad para los primates a quienes va destinada la pelí­cula (para ti, querido homo sapiens sapiens que estás leyendo estas lí­neas) que tanto César como sus congéneres se muestren más humanos que sus propios enemigos bí­pedos.

 

SPOLIER

César es un lí­der nato, un profeta entre los suyos, que se embarca en una misión de venganza, recibiendo el apoyo de tres escoltas voluntarios. Su objetivo, terminar con el malvado coronel americano que ha matado a su mujer y a uno de sus hijos en un golpe de mano en su cueva (la segunda escena de acción de la pelí­cula). Por el camino, matan a un solitario granjero, y adoptan a su hija muda (por culpa de un nuevo virus, similar al que acabó con un gran porcentaje de la raza humana), y esto da lugar a una de las grandes frases de la pelí­cula: No somos bestias, para justificar que se la lleven con ellos.

Al llegar al campamento de los militares, comprueban que los rebeldes han capturado a toda la manada simiesca, obligándoles a construir un gran muro para defenderse del inminente ataque de unas tropas leales al Gobierno. Con la ayuda de la niña, consiguen liberar a los primates, mientras que las tropas humanas se aniquilan unas a otras con gran eficacia, incluso la Madre Naturaleza pone un granito de arena con una gran avalancha. Durante el rescate, César es herido de gravedad, lo que no le impide guiar a su pueblo hasta un nuevo Paraíso Terrenal, lejos de los peligrosos seres humanos. Fin.

FIN DEL SPOILER

 

gps2Y poco más se puede contar de la película. Es una de tantas, de ciencia ficción más o menos pesimista, una más dentro de una franquicia de lo más productiva, pero al mismo tiempo famosa por ser perfectamente olvidable y prescindible. La saga empezó en 2011 con El origen del Planeta de los Simios y siguió en 2014 con El amanecer del Planeta de los Simios. Por desgracia, no innova nada, ni aporta nada al género.

Las escenas de batalla no son gran cosa, por lo que mi afición a las películas bélicas se vio bastante defraudada. Los monos son francamente inexpresivos, y en su mayorí­a están generados directamente por ordenador. No consiguen transmitir emociones, aunque el personaje de Bad Ape, al que encuentran en una fábrica abandonada durante su peregrinar, es muy divertido, y el único, junto a César, que es capaz de hablar. Pero no se genera una corriente de empatía hacia los protagonistas, y los actores en los que se basan para realizar las animaciones tampoco se intuyen.

Los paisajes naturales, sobre todo los del final, son francamente espectaculares, tal vez demasiado perfectos para el mundo real. El personaje de la niña muda tiene mucha fuerza, y va cobrando protagonismo durante la pelí­cula, convirtiéndose en elemento decisorio en la liberación de los primates.

Pero en su conjunto, salí­ bastante decepcionado del cine. Quizás esperaba demasiado. Tal vez tenía grandes expectativas, que no se vieron confirmadas con la realidad. En resumen, una película prescindible.

Ficha técnica en Filmaffinity: https://www.filmaffinity.com/es/film261787.html

Oats Studios, Volumen I: Zygote, de Neill Blomkamp

zygoteneill

Pues sí, mis queridos Lectores Ausentes: Ya tenemos aquí el tercer capítulo de la tetralogía creada por el gran Neill Blomkamp y Oats Studios. Si en la anterior pieza destacábamos el alto contenido en acción y las altas dosis de gore, en esta ocasión sus creadores han ido todavía más allá y nos traen un cortometraje que le da mil vueltas a muchas de las pelis de terror que se exhiben en cualquier cine.

En una línea que recuerda muchísimo a Alien o a The Thing, la acción y el suspense  toman las riendas de una historia que nos tiene con el culo pegado a la silla y el corazón a mil. Ritmo, atmósfera y unos FX,s de nivel, para una historia ya conocida, pero tratada de forma única. Una factura excelente y una criatura abominable hecha de retales humanos que cuando aparece en pantalla, dan ganas de aplaudir por su originalidad.

Poco más puedo decir. Solo que si os mola, apoyéis el proyecto y poco más, salvo que la disfrutéis…

Si no os aparecen por defecto, activad la opción de subtítulos en español.

Oats Website:
www.oatsstudios.com

Steam Page: http://store.steampowered.com/app/633…
Twitter: https://www.twitter.com/oatsstudios/
Instagram: https://www.instagram.com/oatsstudios/
Facebook: https://www.facebook.com/oatsstudios

.

Avance de programación Sitges 2017

Un artículo de Cristina Béjar.

 

Muy buenas Incoherentes. Menuda mañanita chachi guachi que hemos tenido hoy al conocer lo que no espera en esta quincuagésima edición del Festival de Sitges.

El plataco fuerte que me ha hecho que se me caigan las enaguas es que nos visitará la revolucionaria, feminista, talentosa y mujer a la que admiro tremendamente: Susan Sarandon ¿Cómo te has quedado?, yo aún flipándolo muy fuerte. Así que se proyectarán algunas de sus joyas: The Rocky Horror Picture Show (Jim Sharman, 1975) –la cual se proyectará en sesión especial con su presencia–, El ansia (Tony Scott, 1983) o Las brujas de Eastwick (George Miller, 1987). Además de títulos tan recordados como Thelma y Louise (Ridley Scott, 1991), El cliente (Joel Schumacher, 1994) o Pena de muerte (Tim Robins, 1995).

Pero también hay más noticias que por aquí os dejo, haciéndonos eco de la noticia de prensa que nos han pasado hoy:

El Festival entregará un premio Màquina del Temps a Santiago Segura en reconocimiento a su trayectoria. En sesión especial se proyectará la comedia argentina Solo se vive una vez, de Federico Cueva, protagonizada por el mismo Segura, juntamente con Gérard Depardieu, Hugo Silva y Carlos Areces. Uno de los films más esperados, tras su paso por Cannes, es The Killing of a Sacred Deer, la apasionante nueva propuesta del realizador griego Yorgos Lanthimos, que será uno de los platos fuertes de la Sección Oficial Fantástico. Se trata de un perturbador thriller psicológico con un reparto encabezado por Colin Farrell y Nicole Kidman. El cine asiático tendrá un peso destacado con el thriller coreano A Day, el debut de Cho Sun-ho con un protagonista que revive un día trágico una y otra vez; el último film de Takashi Miike, Blade of the Immortal, una adaptación de un manga lleno de acción y venganza, y Before We Vanish, un drama con extraterrestres del siempre inquietante Kiyoshi Kurosawa.

Desde la sección oficial de Cannes también llega Jupiter’s Moon, un original drama fantástico húngaro de Kornél Mundruczó, director entre otras de White God. My Friend Dahmer, estrenada en el Festival de Tribeca, es la adaptación de Marc Meyers de la novela gráfica homónima que narra la adolescencia de un asesino en serie, y se verá en Sitges 2017. También proveniente de Tribeca aterrizará en el certamen The Endless, terror indie norteamericano que está causando sensación en festivales especializados como Neuchatel o BIFAN, dirigido por Justin Benson y Aaron Moorhead, que estuvieron en la edición del 2014 del Festival con Spring. En la misma edición se proyectó Una chica vuelve a casa sola de noche, de Ana Lily Amirpour, que en esta ocasión presentará The Bad Batch, gran premio del jurado en Venecia 2016. Una historia de amor distópico en una comunidad de caníbales de Texas.

El habitante, cinta mexicana dirigida por Guillermo Amoedo y producida por Nicolás López, estará en la Sección Oficial en première mundial. El film de acción Bushwick, de Jonathan Milott y Cary Murnion –directores de Cooties, presentada en Sitges 2014­– también formará parte de la Sección Oficial.

La comedia de terror y slasher tendrá su espacio en la Sección Oficial con Tragedy Girls, de Tyler MacIntyre, así como la brasileña As boas maneiras, dirigida por Marco Dutra y Juliana Rojas. El documental 78/52, de Alexandre O. Philippe –que ha presentado varios documentales en ediciones pasadas del Festival– estará en la Sección Oficial Fantástico. La pieza analiza minuciosamente la escena de la ducha de Psicosis, de Alfred Hitchcock.

Como ejemplos de cine español diferente y autoral, el Festival contará con Maus, de Yayo Herrero, un drama de terror fantástico que conecta con The Witch, Take Shelter o el Polanski más perturbador. Y Dhogs, de Andrés Goteira, un relato imprevisible y obsesivo, situado en los límites de la ficción.

La Sección Oficial tendrá un tono muy rompedor con cintas como November, coproducción entre Estonia, Polonia y los Países Bajos, dirigida por Rainer Sarnet y habitada por hombres lobo, espíritus y plagas. El cine ruso más comercial estará representado por Salyut-7, de Klim Shipenko, una especie de Gravity en los años 80.

Sitges Classics hará revivir Terminator 2: El juicio final que vuelve 25 años después de su estreno con la nueva versión en 3D, una experiencia que ha impactado al mismo James Cameron.

Lo último del fantástico catalán

Sitges 2017 apuesta por las producciones catalanas de género más recientes, que ocuparán un sitio destacado en la programación. Musa, el esperado retorno de Jaume Balagueró, no podía faltar en este 50º aniversario del certamen. En esta ocasión, el director leridano apuesta por el terror sobrenatural y un reparto de lujo formado por Christopher Lloyd, Franka Potente y Leonor Watling. Otro título muy esperado es La pell freda, la adaptación de Xavier Gens de la novela fantástica de éxito de Albert Sánchez Piñol. Escenarios inquietantes y extrañas criaturas, con una irreconocible Aura Garrido en el reparto.

Después de saborear el éxito con el corto NADA S.A., premiado internacionalmente, Caye Casas y Albert Pintó debutan en el largometraje con Matar a Dios, una comedia negra surrealista protagonizada por Emilio Gavira, Itziar Castro y David Pareja. Otro de los títulos de producción catalana que se verá en el Festival es Black Hollow Cage, de Sadrac González-Perellón, film de ciencia ficción con un elenco internacional, ganador del premio del jurado en el reciente BIFAN – Bucheon International Fantastic Film Festival de Corea del Sur.

Órbita

En la sección dedicada al thriller se presentarán en Sitges 2017 La villana, de Jung Byung-gil, cinta de venganza con sorprendentes escenas de acción, o Wind River, la opera prima de Taylor Sheridan, guionista de Sicario Comanchería y mejor director en la sección Un Certain Regard en Cannes 2017. El film es un thriller potente y visceral protagonizado por Elizabeth Olsen y Jeremy Renner. También estará A Prayer Before Dawn, cinta británica sin concesiones ambientada en el mundo del boxeo y basada en hechos reales, dirigida por Jean-Stéphane Sauvaire.

Desde Camboya llega Jailbreak, una cinta de acción en clave de comedia dirigida por Jimmy Henderson, que sumerge al espectador en un caos carcelario. Y dos thrillers franceses: Mon garçon, de Christian Caron con Guillaume Canet y Mélanie Laurent sobre la angustiosa desaparición de un niño, y Le serpent aux mille coupures, de Eric Valette, que mezcla drogas, asesinos a sueldo y rehenes.

Panorama Fantástico

Como es habitual, la independencia y el riesgo caracterizan la sección Panorama Fantástico. El taiwanés Giddens Ko presentará mon mon mon Monsters!, una cinta oscura, violenta y nihilista sobre los monstruos reales que nos rodean. También estará el film alemán de body horror Replace, de Norbert Keil, que cuenta en su reparto con Barbara Crampton, premiada en Sitges 2016, por su carrera con la Màquina del Temps.

El terror también será el protagonista en Still / Born, de Brandon Christensen, film canadiense que explora las fuerzas sobrenaturales que poseen a un bebé. Del también canadiense Chad Archibald, director de la viscosa Bite (Sitges 2015) llega The Heretics, sobre el mundo de las sectas.

Noves Visions

Films de variada temática y procedencia, con el denominador común de la experimentación, integran la sección Noves Visions de Sitges 2017. La australiana Boys in the trees, de Nicholas Verso, traslada al espectador a una noche de Halloween de los años 90, una oda a la amistad rodeada de fantasmas y verdades que salen a la luz. Desde Ucrania llega la titánica A Gentle Creature, de Sergei Loznitsa, inspirada en el relato de Dostoyevski La sumisa. También se podrá ver el documental Dawson City: Frozen Time, de Bill Morrison, que explica el hallazgo de 500 películas mudas de los años 1910 a 1920 aparecidas en 1978 bajo una pista de hielo de Dawson City, en Canadá. En première mundial se presentará Arder, de David González Rudiez, cinta muda en blanco y negro sobre el viaje de un hombre, la noche y el demonio.

Otros títulos que formarán parte de Noves Visions son el thriller Fashionista, de Simon Rumley, que sigue los pasos de una mujer que utiliza la moda como una ayuda emocional; The Little Hours, comedia dirigida por Jeff Baena, donde una joven que huye se refugia en un convento de monjas emocionalmente inestables; Dave Made a Maze, de Bill Watterson, sobre la fantasía de construir toda una fortaleza en el salón de casa, o Kuso, que en Sundance fue calificada como “la película más asquerosa del mundo”, dirigida y coescrita por Steven Ellison (también conocido como Flying Lotus), David Firth y Zack Fox.

Anima’t

Sitges apuesta claramente por esta sección, pionera de la animación en todo el Estado. La animación japonesa tendrá un gran peso y celebrará 100 años del anime, además de las habituales competiciones de cortometrajes y homenajes. Lu Over the Wall, de Masaaki Yuasa, ganador del premio al mejor largometraje del Festival de Annecy, estará en Sitges 2017.

También procedente del festival francés se incorpora a la sección de animación de Sitges 2017 la emotiva A Silent Voice, de Naoko Yamada, un drama sutil de gran profundidad psicológica. Además, se proyectarán Tehran Taboo, que supone el ambicioso debut en el largometraje del cineasta germano-iraní Ali Soozandeh, y el film franco-japonés Mutafukaz, dirigido por Shoujirou Nishimi y Guillaume Renard, que se basa en el cómic del mismo nombre creado por el mismo Renard.

Midnight X-treme

La programación de la sección más noctámbula del Festival se estructurará, como en las ediciones anteriores, en maratones temáticas como La noche + freak o La noche + zombie. Las producciones asiáticas pisan con fuerza. Sion Sono, un habitual de Sitges, inaugurará las sesiones con Tokyo Vampire Hotel, que da la vuelta a las cintas de vampiros ofreciendo una visión original y única como solo Sono puede hacerlo. El también japonés Yoshihiru Nishimura –reciente ganador del Sitges Pitchbox Award en BIFAN 2017– presentará Meatball Machine Kodoku, una comedia de terror y extraterrestres.

También se proyectará la secuela del film yakuza The Mole Song: Undercover Agent Reiji (Sitges 2014) The Mole Song: Hong Kong Capriccio, dirigida en esta ocasión por el incansable Takashi Miike.

Midnight X-treme es el espacio idóneo para vivir la fiesta de gore y revival ochentero que supone el film canadiense Game of Death, dirigido por Sebastien Landry y Laurence Morais-Lagace, un juego sórdido donde los participantes tienen que escoger entre matar o morir. Un cruce letal entre Jumanji, Asesinos natos y Scanners.

Panorama Documenta

Dedicada a presentar trabajos de no-ficción que giran alrededor del género y de sus autores más relevantes, Panorama Documenta avanza tres títulos de su programación. King Cohen: The Wild World of Filmmaker Larry Cohen, dirigido por Steve Mitchell, hace un repaso a la vida y obra del realizador Larry Cohen, conocido por sus films de serie B, cintas de terror, ciencia ficción y policíacas de los 70 y 80. Se incluyen los testimonios de Martin Scorsese, Tara Reid, Traci Lords, John Landis o Joe Dante.

Mansfield 66/67, de P. David Ebersole y Todd Hughes, analiza los dos últimos años de vida de la actriz Jayne Mansfield, así como los rumores que rodearon su trágica muerte.

Filmin estrena su primer documental, Drácula Barcelona, de Carles Prats, que se adentra en el rodaje de El Conde Drácula (Jesús Franco, 1970 y la realización de Vampir Cuadecuc, de Pere Portabella, en un recorrido por la Barcelona de los años 60 y 70.

Brigadoon y Sitges Zombie Walk 2017

La sección Brigadoon presentará el largometraje Sheborg, de Daniel Armstrong, una comedia de ciencia ficción apocalíptica cercana al universo de Turbo Kid. También se podrá ver The Terror of Hallow’s Eve, film de terror dirigido por el especialista en efectos especiales Todd Tucker.

Brigadoon reafirma la apuesta por los documentales que ha mantenido a lo largo de los años. En la próxima edición se programará Tax Shelter Terrors: The Real Story of Canadian Cult Film, de Xavier Mendik, centrado en la historia del cine de género hecho en Canadá; In the Interstices of Reality or the Films of António de Macedo, de João Monteiro, que revisa la trayectoria del director portugués António de Macedo, del cual también se proyectará una retrospectiva, y el documental español Maníacos de la serie B, de Manuel Valencia y Luis Sánchez Toledo, sobre la historia del fanzine 2000 Maníacos.

Se rendirá homenaje a directores recientemente desaparecidos, como George A. Romero, Tonino Valerii y Paco Pérez-Dolz, con la proyección  de Sumario sangriento de la pequeña Estefanía de Valerii, que contará con la presencia de la actriz Mónica Randall, y el documental de Jordi Marcos Paco Pérez-Dolz: un cineasta a tiro limpio.

Como ya es habitual, la tradicional Sitges Zombie Walk tendrá lugar el primer sábado del Festival, que será el 7 de octubre en esta edición.

Samsung Sitges Cocoon

Samsung apuesta por Sitges como escenario de las últimas tecnologías en realidad virtual. El resultado de esta colaboración, después de la experiencia de éxito de la edición pasada, es el estreno de una sección competitiva en contenidos inmersivos y 360º. Samsung Sitges Cocoon tendrá el privilegio de presentar dos producciones de alto nivel, además de una selección de piezas innovadoras que integrarán la competición, con un jurado del que formarán parte, entre otros, los directores Jaume Balagueró y Nacho Vigalondo y que premiará a la mejor película Samsung Sitges Cocoon. Las bases para la inscripción en el certamen están disponibles en la web del Festival.

Todas estas piezas de la sección oficial se podrán ver en el palacio de Miramar, que será temporalmente el primer cine VR de España y donde se ofrecerá una experiencia sincronizada, que contará con alrededor de 25 piezas seleccionadas entre las producciones de realidad virtual más punteras de todo el mundo.

El director francés Alexandre Aja (Alta tensiónReflejos) presentará en estreno mundial Campfire Creepers, la primera serie de terror en realidad virtual y con una visión de 360º, que gira alrededor de las leyendas urbanas explicadas alrededor del fuego en un campamento de verano. La producción está protagonizada por toda una figura del cine de género y amigo del Festival, el legendario Robert Englund.

Guy Shelmerdine, director de Catatonic, pieza impactante que se vio en Samsung Sitges Cocoon en la edición pasada, vuelve con Night, Night, una experiencia terrorífica sobre los miedos infantiles, en forma de payasos macabros, que se estrenará internacionalmente provocando pesadillas en el espectador.

Por su parte, Samsung también presentará un cortometraje de realidad virtual de producción propia que formará parte de la programación del Festival fuera de la sección competitiva.

Estas dos y otras experiencias interactivas se podrán disfrutar en el espacio Samsung Sitges Cocoon emplazado junto al Auditori del hotel Meliá. Los asistentes dispondrán para ello de las gafas de realidad virtual Samsung Gear VR, que incorporan avanzados sensores y un amplio ángulo de visión para sumergir al espectador en la acción.

Sitges y Netflix

El Festival celebrará el estreno de la segunda temporada de Stranger Things con un evento especial, en colaboración con Netflix. La serie de aires ochenteros, dirigida por los hermanos Duffer, se ha convertido en un auténtico fenómeno de fans en todo el mundo. El film coreano Okja, de Bong Joon-ho, una de las sensaciones de Cannes 2017, también se proyectará para ofrecer la posibilidad de disfrutarla en pantalla grande.

Fantástico catalán en París

Coincidiendo con los 50 años del Festival de Sitges, el Étrange Festival de París acogerá, en colaboración con el Institut Ramon Llull, un foco de cine fantástico catalán en su 23ª edición, entre el 8 y el 10 de septiembre. La programación catalana estará formada por dos títulos clásicos, una parte dedicada a novedades con títulos recientes, un documental y una selección de cortometrajes de género. Además, se ha propuesto una carta blanca al director catalán Jaume Balagueró, que formulará su propia selección de películas.

El Étrange Festival, nacido en 1995, está dedicado a una producción cinematográfica que comprende filmografía sorprendente y atípica de todos los géneros: fantástico, dramático, infantil, horror, documental, etc. Y que da una importancia especial a la proyección de films inéditos.

Sitges Campus: Drácula

En esta 50ª edición vuelve Sitges Campus, el espacio realizado con la colaboración de las universidades y las escuelas de cine catalanas y dirigido a estudiantes. Durante el Festival, se organizará el curso Drácula y el vampirismo en el cine fantástico, dirigido por el profesor de la Universitat de Barcelona, Jordi Ojeda, y por el director del Festival, Ángel Sala. En el curso se analizará el mito de Drácula en el cine, se destacarán las películas de culto más significativas y se hará un repaso a los vampiros del cine asiático y a las nuevas tendencias en los últimos años: los nuevos vampiros de laboratorio.

El equipo de profesores está formado por diferentes expertos en el cine fantástico y contará con la presencia de varios directores de cine invitados al Festival. El curso se impartirá del lunes 9 al miércoles 11 de octubre. Para realizar las inscripciones o pedir más información hay que enviar un correo a sitgescampus@sitgesfilmfestival.com.

La Universitat Oberta de Catalunya (UOC) estrenará el próximo mes de octubre el máster Cine fantástico y ficción contemporánea, que nace de la colaboración con el Festival de Sitges y que ya cuenta con la primera promoción de inscritos.

Sitges Film Hub

Las actividades de industria continúan como uno de los pilares del Festival en este 50º aniversario. Ya ha arrancado una nueva edición de Sitges Pitchbox, el evento internacional de pitching organizado por la plataforma online Filmarket Hub en colaboración con Sitges. Hasta el 30 de agosto aquellos guionistas, directores y productores que tengan un proyecto de género en fase de desarrollo pueden inscribirse.

También está abierta la convocatoria de la Blood Red Carpet, la iniciativa para la promoción del talento joven ante los profesionales de la industria, directores de casting, agentes y medios de comunicación de todo el mundo presentes en Sitges. Este programa está organizado con la colaboración de la Acadèmia del Cinema Català y la Associació d’Actors i Directors Professionals de Catalunya, y también cuenta con el apoyo de Televisió de Catalunya y directores de casting de la International Casting Directors Network. 

Abonos, packs y acreditaciones

La venta de abonos y packs para Sitges 2017 se inició el lunes 24 de julio a través de la web del Festival. El periodo para solicitar acreditaciones de prensa y profesionales también está abierto a través de la web y finalizará el viernes 22 de septiembre.  

Apoyo a la 50ª edición

Un año más, el Festival agradece el compromiso de las entidades y empresas colaboradoras: Gas Natural Fenosa y Moritz (patrocinadores principales), Torres y Samsung (patrocinadores), Meliá Sitges (patrocinador y sede oficial), Movistar+ (socio multimedia), Deluxe (colaborador), La Vanguardia (periódico oficial), TV3 (televisión oficial), Autolica – Mercedes Benz (vehículo oficial) y Bacardí (cóctel oficial).

Sitges 2017 se organiza gracias a la implicación del Ajuntament de Sitges y del Institut Català de les Empreses Culturals del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, y cuenta con el apoyo del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, de la Diputación de Barcelona y del Carnet Jove – Departament de Benestar i Família.

La celebración del 50º aniversario del Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya tendrá la consideración de evento de especial interés público para el Estado español. Se trata de una distinción que proporciona notables beneficios fiscales a las empresas patrocinadoras y colaboradoras. Es decir, que todas las empresas que se sumen como patrocinadores del Festival en la edición actual y las dos próximas disfrutarán de estos beneficios.

Así que como véis, el “festi” viene cargado ¿ya tenéis vuestros abonos?

 

CINE: La doncella, de Park Chan-Wook

Por Santiago Sánchez Pérez

ladon2Creo que fue en el año 2004 cuando gracias al festival de cine fantástico de Sitges, descubrí al director surcoreano Park Chan-Wook de la mano de su película “Old boy”. Gracias a ese éxito, llegarían (algunas en formato DVD) películas como la excelente J.S.A. un thriller militar ambientado en una zona fronteriza entre las dos coreas. Las otras dos películas que completan su trilogía sobre la venganza, la muy valiente “Soy un Cyborg pero no pasa nada” (valiente por el brutal cambio de registro que no gustó a todos sus fans, aunque al que escribe estas líneas le pareciese una genialidad).

Poco a poco, el señor Park se había convertido en uno de mis directores de culto y aunque su siguiente film (Thrist) me pareció una buena película… pero un poco por debajo de sus anteriores trabajos por un ritmo lento y un metraje que se me antojó excesivo, no por ello perdió mi confianza ni al leer la noticia de que su siguiente film, sería su primer trabajo con actores americanos, algo a lo que ya se había negado en otras ocasiones. Quizás fuese por un prejuicio, pero esa fue la primera de sus películas en la que me quedé dormido. Así que me tocó revisarla en DVD… y mis impresiones no mejoraron. Puede que para otros fuese un gran trabajo, pero la consideré su primer resbalón. Quizás por eso, al leer que su siguiente trabajo como director, sería la adaptación de la novela “Falsa identidad” de la escritora Sarah Waters, busqué algo de información al respecto y lo que leí no me llamó demasiado la atención. Trataba sobre la relación lésbica entre una ladrona que entraba a trabajar como doncella de una señorita que vivía aislada junto a su tío en una mansión victoriana, para que su compinche pudiese seducirla y desvalijarla.

Tampoco ayudó el que la película apenas tuviera distribución en una ciudad como Barcelona y por descontado, no contó con la más mínima publicidad. Su estreno se limitó a un par de salas en versión original subtitulada. Confieso que tras los dos últimos trabajos de su director, mis expectativas no estaban demasiado altas, pero aun y así acudí a su visionado el fin de semana de su estreno (ya que sospeché que no duraría mucho en cartelera) y para mi sorpresa me pareció no solo uno de los trabajos más redondos de su director, sino una de las mejores películas que he visto en 2017.

ladon3Como me gusta recordar de vez en cuando, no todos tenemos los mismos gustos y aunque a mí esta película me parece una genialidad, se trata de uno de esos films que no conectará con todos los públicos y que puede herir la sensibilidad de los espectadores de mentalidad más cerrada. Durante el pase de la película, calculo que no seriamos más de cincuenta espectadores los que estábamos sentados en la sala y al finalizar la misma, quedábamos una treintena. Ello se debe a que muchos se levantaron y se marcharon durante la emisión de algunas situaciones de carácter sexual entre las protagonistas femeninas (vamos dos mujeres manteniendo relaciones sexuales), dichas secuencias, no creo que puedan ser calificadas como pornográficas… pero si algo más subidas de tono de lo que puede estar acostumbrado el espectador medio de cine comercial.

Quitando ese aspecto, que en unos tiempos en los que se popularizan novelas sobre millonarios obsesionados con la dominación sexual y el BDSM, no deberían ser un problema, tenemos un thriller con una excelente factura técnica, tanto por parte de una fotografía muy cuidada, unas interpretaciones excelentes tanto por parte del elenco principal, como de los secundarios y un argumento con los giros suficientes, como para que un film de más de dos horas de duración me pareciese corto.

ladon4

En la medida de lo posible, recomiendo su visionado en versión original subtitulada. En parte para que no se pierda en gran medida el trabajo de los actores y en parte por no haber visto la versión doblada y desconocer la calidad de su doblaje, algo que en otros casos, jugó en contra del trabajo de este director, como en el caso de “Old Boy” que le adjudicó a su protagonista la voz del mismo actor de doblaje que se encarga por ejemplo de Homer Simpson (que no digo que sea mala… pero desde luego si muy alejada del registro original).