BINTI, de Nnedi Okorafor (Crononauta, 2018)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

 

Su nombre es Binti, y es la primera de los himba a la que se le ha ofrecido una plaza en Oomza Uni: la mejor institución de enseñanza superior de la galaxia. Aceptar esta oferta significará abandonar su casa, su familia y viajar a través de las estrellas entre extraños que no comparten su forma de ser ni respetan sus costumbres.

Lo que Binti no sabe es que el conocimento le costará caro. Una sanguinaria raza alienígena, las medusas, amenazan su viaje y, para poder sobrevivir, necesitará la ayuda de su pueblo y de la sabiduría contenida en la Universidad.

 Binti es una pequeña novela (poco más de 100 páginas) ganadora de un premio Hugo en 2016, un Nébula en 2015 y nominada al Locus, escrita por Nnedi Okorafor, una autora que lleva en esto de la ciencia ficción más de 10 años, y es ahora cuando por fin alguien se anima a darla a conocer en nuestro país con la traducción al español de una de sus más premiadas obras.

Hay que mencionar que la editorial que ha apostado por este título es una joven y prometedora asociación que ha sorprendido a propios y a extraños con este lanzamiento, posicionándose así en el mercado de una forma enérgica; así que desde aquí no puedo dejar pasar la oportunidad de agradecer y apoyar este tipo de proyectos.

Centrándonos ya de lleno en Binti, decir que estamos ante la historia de crecimiento personal y espiritual de una muchacha de dieciséis años que debe sobreponerse a una situación vital para poder de esa forma salvar el mundo tal y como lo conocemos.

La escritora utiliza un estilo directo basado en la primera persona donde prima por encima de todo la sencillez para mostrarnos los hechos, pero más que nada, nos detendremos en la psique de nuestra protagonista y la manera tan peculiar que tienen sus pensamientos en adentrarse en un potente conflicto interno.

La historia desprende una denuncia hacia el racismo y ciertamente está dedicada/dirigida a todas aquellas etnias minoritarias que tanto han sufrido en la historia de la humanidad y deja la puerta abierta hacia otras temáticas como pueden ser el entendimiento entre razas diferentes, la fuerza de la unión o la identidad….asuntos que Okorafor va desplegando sin apenas darnos cuenta, detalle que es lo que verdaderamente se queda cuando cierras el libro.

También es cierto que se trata de una novela con cierto desequilibrio al no estar igualmente bien desarrolladas ambas partes de la misma, dejándonos con un cierto sabor agridulce al esperar quizás algo más que no termina de llegar.

En definitiva, Binti es una nouvelle que se lee del tirón y que va directamente al meollo del asunto casi desde el principio. Echo en falta una mayor profundización del personaje principal (y de su aparatejo llamado astrolabio, cuyo funcionamiento no me acaba de quedar claro…) o un mayor desarrollo de las medusas…pero eso no quita las fascinantes intenciones de la escritora ni de su buen hacer, así que desde aquí recomiendo la lectura de esta interesante historia y de sus posibles ramificaciones, ya que se trata de una trilogía de novelas que irán llegando a España poco a poco.

 

Ficha técnica

Título: Binti

Autora: Nnedi Okorafor

Editorial: Crononauta

Páginas: 115

ISBN: 978-84-947958-1-7

Precio: 14 euros

 

.

 

El largo viaje a un pequeño planeta iracundo, de Becky Chambers

Rosemary Harper se une a la tripulación de la Peregrina, una vieja nave tuneladora, sin saber muy bien qué esperar de su primer trabajo. Aunque la nave ha visto tiempos mejores, le ofrece un pequeño lugar al que llamar hogar durante un tiempo, algo de aventura en los confines más alejados de la galaxia y, lo que es más importante para ella, la oportunidad de dejar atrás su pasado.

La tripulación está compuesta por individuos de diferentes planetas, especies y géneros; desde Sissix, la amistosa piloto reptiliana, a Kizzy y Jenks, los ingenieros que mantienen la nave en funcionamiento; pasando por Lovey, la IA de la Peregrina. La vida a bordo es caótica, aunque bastante relajada: justo lo que Rosemary necesita.

Hasta que les ofrecen el trabajo de sus vidas: la oportunidad de construir un túnel hiperespacial a un lejano planeta. Si completan el encargo, ganarán el suficiente dinero para vivir holgadamente durante años… Pero antes deberán sobrevivir al largo viaje a través de los confines del espacio.

Sin embargo Rosemary no es la única persona a bordo con secretos que ocultar, y la tripulación pronto descubrirá que el espacio puede ser vasto, pero las naves espaciales son muy pequeñas.

 Hace ya semanas que terminé la lectura de la que quiero hablaros. Si he tardado tanto en escribir la reseña de EL LARGO VIAJE A UN PEQUEÑO PLANETA IRACUNDO, ha sido por un único motivo: Tenía tal subidón, me había parecido tan y tan redonda, que quise darme un margen razonable de tiempo, para que esa euforia desbocada se diluyese y poder distanciarme lo suficiente para  valorar el poso que había dejado tras la impresión inicial. El resultado no tiene misterio alguno: Me sigue pareciendo una jodida delicia, una de esas joyas que se va a quedar formando parte de mi selección personal de por vida. Una obra a la que sé que regresaré de vez en cuando para volver a disfrutar de lo que me ofrece, más allá de una simple lectura.

A partir de una premisa tan sencilla como es el relato de un largo viaje a bordo de una nave de trabajo, con una tripulación variopinta por la que sentiremos una empatía absoluta, esta suerte de road-movie  vestida de space opera se sirve de esa simple excusa para presentarnos a un grupo de seres tan dispares y distintos entre sí (y a la vez tan similares en algunos aspectos), que se encargarán de hacernos reflexionar sobre algunos de los grandes temas que siempre nos han llevado de cabeza a la raza humana., a través de sus aventuras y vivencias personales.

La novela, bien escrita, con un estilo en apariencia sencillo, pero con una  profundidad inesperada, que atrapa nuestra curiosidad desde el primer momento y nos hace sentir cómplices de la historia. Con capas y más capas donde en ese contexto de viaje espacial, de pequeña comunidad multicultural convertida casi en familia a causa de las circunstancias, los personajes te dan una lección de vida tras otra, mediante las peculiares formas de considerar y afrontar los hechos según su particular razonamiento, que entenderemos a través de sus experiencias vitales. En cierto modo, bien a ser como en esos viejos cuentos con moraleja, con la diferencia de que en este caso no hay espíritu adoctrinador alguno, sino que se limitan a ofrecemos alternativas que nos obligan a replantearnos ciertos aspectos de nuestra propia naturaleza. Todo ideas preconcebidas y condicionadas: Nuestros prejuicios, nuestros valores y nuestras verdades absolutas, puestas en entredicho. Distintas historias que incluyen a toda la tripulación o  de manera individual a alguno de ellos, y cuya intencionalidad última, uno pilla a la primera y nos hace meditar sobre aquello que creemos que nos distingue siempre a los humanos. Nuestros miedos, nuestros defectos, nuestras relaciones y nuestras esperanzas. Nuestras certezas y nuestras dudas, vistas desde una perspectiva distinta que nos obliga a abrir los ojos a una realidad que nos empeñamos en cuantificar, cualificar, catalogar y reducir hasta una visión tan ínfima, reducida y condicionada que nos impide crecer.

Mención aparte para el traductor de la obra, Alexander Páez, que ha sabido mantener ese tono, esa peculiaridad que define a cada uno de los personajes y que resulta tan importante para que la novela funcione. Un excelente trabajo por su parte.

El largo viaje a un pequeño planeta iracundo se ha convertido en uno de mis libros de referencia y tanto por  la historia, la prosa, la aventura que nos propone, los personajes y lo que encierra en sus páginas, sé con certeza absoluta que os va a encantar.

La editorial Insólita está haciéndose un nombre por méritos propios, publicando maravillas como esta, dejando el listón a niveles estratosféricos. Bien por ella.

 

El largo viaje a un pequeño planeta iracundo

Becky Chambers

Insólita Editorial

ISBN: 978-84-947020-4-4

Páginas: 512 pág.

PVP: 22,95€

https://lektu.com/l/insolita-editorial/el-largo-viaje-a-un-pequeno-planeta-iracundo/8245

 

 

La opinión de Soraya: El club de la élite, de Esteban Navarro

Por Soraya Murillo.

Estamos ante esa clase de novela corta y entretenida, de las que suelo llamar novelas para descansar la vista, después de haber leído un tocho. Pertenece a la colección SeisDoble, de Menoscuarto Ediciones, en la que publican varios autores de novela negra.

Comienza con un detective privado que aparece calcinado dentro de su coche. Por lo visto estaba investigando la muerte de cierto escritor en un accidente de tráfico. Sabremos de un misterioso club de lectura cuyos lectores son: Un alcalde, un presidente de diputación, un fiscal, un juez, un comisario de la policía nacional y un teniente coronel de la Guardia Civil.

Vale, se lo que estáis pensando: sólo falta el cura. Desde luego, pensándolo bien, la conclusión a la que llegas es preguntarte: ¿Y esa gente lee? Pero ahí los tenemos, en efecto, leyendo un libro al mes y reuniéndose luego para comentarlo. Eso ya de por sí, perdonadme que os diga, es lo más extraño que podría ver en esta vida.

Tenemos al escritor muerto, a ese detective también muerto que investigaba su muerte, así   como un club de lectura raro de cojones. Todo esto entre Madrid, Torrejón de Ardoz y un pequeño pueblo imaginario, situado entre Pinto y Valdemoro como en el dicho.

Escrito de forma muy sencilla, incluso en algunos momentos cómica, moviendo siempre a sus principales personajes para que no los olvidéis y estar pendientes de cada una de sus acciones. Porque será como una novela a lo Agatha Christie, vais a buscar al asesino, o asesinos, vete a saber… Con esos lectores tan curiosos que nos puso el autor, Esteban Navarro, yo los tenia a todos por sospechosos , que a falta de mayordomo tienen ama de llaves.

Habréis de resolver algunos misterios. ¿Quién escoge los títulos de las novelas? ¿Por qué son sólo de escritores locales? ¿Fue la muerte del escritor un accidente u otra cosa? ¿Y la del detective? ¿En verdad esos hombres poderosos leen libros y los comentan?

Una nueva detective, de generoso cuerpo y pechos exuberantes, junto a un amigo del CNI, intentarán averiguar y dar respuestas a esas preguntas. Relajaros, descansad vuestra cabeza y dejaros llevar por una lectura fácil y entretenida sin más. Esa fue la misión del escritor, que disfrutéis, que el tiempo pase despacio y que al terminar de leerla os deje una sonrisa en vuestro rostro.

https://www.casadellibro.com/libro-el-club-de-la-elite-saga-detective-sonia-ruiz-3/9788415740513/5989953

.

CÁNTICOS DE LA LEJANA TIERRA, de Arthur C. Clarke

Por R. G. Wittener

 

Año 3827. La plácida colonia del planeta Thalassa escucha el rugido de una nave interestelar por primera vez en ocho siglos, y con ese estruendo premonitorio se anuncia el encuentro inminente de dos sociedades muy distintas que nunca deberían haberse encontrado: la de los humanos nacidos y criados en Thalassa, y la de los terrestres de la nave Magallanes, en ruta a un nuevo planeta al que llamar hogar.

La novela de Arthur C. Clarke elucubra, de manera principal, sobre el tipo de tecnología que debería desarrollarse para dar a la humanidad la capacidad de alcanzar los planetas fuera del sistema solar; postulando por otro lado un ideal filosófico, que impidiera a esas nuevas sociedades humanas replicar los peores defectos de los terrestres. El primer tercio de la novela es, en ese sentido, el más “hard”, pues nos habla de todos los conceptos científicos en los que se basaría ese hipotético viaje interestelar; lo cual hace que pueda resultar un poco pesado para los lectores que no sean medianamente aficionados a la ci-fi. Aunque son episodios cortos, y se entremezclan con la historia de la Tierra moribunda y el desarrollo de Thalassa.

El resto de la novela gira en torno al choque cultural de “los últimos terrestres” con los Thalassos, pues los unos cargan con todo el bagaje de la extinta Tierra y los otros se han desarrollado en una sociedad utópica, de modo que está siempre en juego la posibilidad de “contaminar” a los Thalassos con conceptos e ideas que los siglos de educación programada habrían logrado eliminar (la idea de dioses o religiones, la violencia, el patriarcado…). Aunque, como es de suponer, alcanzar esa utopía tenía un precio. Y para los aficionados al arte no podría ser más ominoso: a los Thalassos se les habría negado la posibilidad de conocer la casi totalidad de la literatura universal (Clarke lo justifica en el hecho de que, en esas nuevas sociedades, las obras carecerían de sentido una vez perdido el trasfondo cultural y filosófico que las sustenta), y en menor medida la música (Clarke purgaría la ópera, y bromea sobre la paradoja de artistas con “sinfonías perdidas”), y las artes visuales. Eliminando así cualquier expresión artística que pudiera vincularse con esos elementos sociales negativos (de hecho, en cierto momento se descubre que la Magallanes transporta una fracción de los museos terrestres, como solución última a que esos tesoros se perdieran junto con el planeta).

En conjunto, la novela es entretenida. El planteamiento de una Tierra moribunda y de naves generacionales como solución de supervivencia recuerda un poco a la reciente Interestellar, si bien Clarke juega con una herramienta recurrente en el género: la evolución tecnológica que hace obsoleto el sistema de transporte usado con anterioridad (y que explica por qué la Magallanes no es un simple contenedor de material genético y tiene tripulación humana). Eso sí, le achaco un excesivo optimismo a la mayoría de sus supuestos; a pesar de estar escrita en la época en que la Guerra de bloques comenzaba a distenderse y la colaboración internacional se volvía habitual, considerar posible que la Humanidad hiciera frente común para lograr la supervivencia cuando la amenaza queda a un milenio de distancia me parece… excesivo.  Y en cuanto a la sociedad utópica alcanzada en Thalassa, se le nota demasiado a Clarke la seducción que ejerció sobre él Sri Lanka, el lugar donde decidió refugiarse a los cuarenta años para pasar el resto de su vida.

Por otro lado, expone de manera muy clara cómo cada uno de esos planetas terraformados daría lugar a grupos que, en definitiva, serían alienígenas entre sí, pues las condiciones medioambientales de cada colonia condicionaría con toda seguridad su evolución posterior. Además,un elemento menor de la trama (pero relevante en las consideraciones reales para la colonización de otros planetas), es la posibilidad de encontrarse con especies indígenas inteligentes. Clarke prefiere dejar el tema abierto, aunque no puede evitar que el natural recelo a lo desconocido marque la respuesta de los Thalassos hacia una raza submarina con evidentes señas de ser una sociedad organizada. Y ese miedo hacia la lucha por “la tierra prometida” se deja ver también, en cierto modo, a través de las tentaciones que sienten parte de los tripulantes de la Magallanes por olvidar su destino original y asentarse en Thalassa; recordando los enfrentamientos entre pioneros en el Salvaje Oeste y otros terrenos colonizados.

Así pues, una lectura recomendada para aficionados a la Ci-Fi espacial que aún no hayan profundizado en la obra de Clarke, y para aquellos interesados en las novelas que se centran más en el conflicto social. Dudo que salgan decepcionados.

.

ARTEMISA, de Andy Weir (B de Books, 2017)

Una reseña de FJ Arcos Serrano.

 

Jazz Bashara es una criminal… O al menos lo parece. La vida en Artemisa, la primera y única ciudad de la Luna, es difícil si no eres un turista adinerado o un multimillonario excéntrico. Así que hacer un poco de contrabando de lo más inofensivo no cuenta, ¿verdad? Sobre todo cuando hay que pagar deudas y tu trabajo como transportista apenas paga el alquiler.

De pronto, Jazz ve la oportunidad de cambiar su destino cometiendo un delito a cambio de una lucrativa recompensa. Y ahí empiezan todos sus problemas, pues al hacerlo se enreda en una auténtica conspiración por el control de Artemisa que le obliga a poner en peligro su propia vida…

A estas alturas creo que Andy Weir no precisa de presentación alguna, pero para los más despistados decir que es autor de ‘El Marciano’, un auténtico éxito en todo el mundo y que alcanzó las listas internacionales de bestsellers, llegando a Hollywood hasta convertir su adaptación cinematográfica en una de las mejores películas del 2015.

En Artemisa volvemos al espacio donde no faltan tecnología ni ciencia espacial, ofreciendo un cocktail muy personal que encandilará sobre todo a todos aquellos que disfrutaron con su anterior novela, no sintiéndose defraudados por el camino, detalle muy importante que hay que tener en cuenta.

Tenemos a la inteligente Jazz, -personaje al cual le coges cariño muy rápidamente-, inmersa en un gran y peligroso lío repleto de riesgos. Weir nos narra todo su periplo a través de un estilo directo y muy cinematográfico que hace de su lectura todo un auténtico placer.

Su personaje principal nos habla directamente en primera persona, consiguiendo así un importante vínculo que se hará cada vez más intenso conforme avanzamos en la narración, conociendo cada vez un poco más a Jazz y empatizando así con todo lo que la rodea.

La particularidad de esta voz es su singular sentido del humor, narrándonos los hechos con un toque jocoso, elemento que choca un poco con alguna de las situaciones de tensión/dramáticas por las que pasa nuestra protagonista y que podría ser, sin lugar a dudas, uno de esos contrapuntos controvertidos para más de un lector.

En definitiva: Artemisa es una trepidante y divertida aventura espacial con elementos de verosimilitud científica ideal para una lectura ligera y sin complicaciones.

 

Ficha técnica

Título: Artemisa

Autor: Andy Weir

Editorial: B de Books

Páginas: 384

ISBN: 9788466662277

Precio: 21 euros

 

 

Como el bosque en la noche, de Álvaro Bermejo

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

 Hoy quería hablaros de Como el bosque en la noche, de Álvaro Bermejo, un novela que se pasea entre el terror y el drama, entre mitología, costumbrismo y género negro o criminal. Una historia muy curiosa, que ahonda en la naturaleza humana, mostrándonos lo peor de cada uno de nosotros, en un entorno rural que se convierte casi en un personaje más.

 Como el bosque en la noche nos adentra en una geografía mítica, la vieja Navarra, cuna de la cultura vasca. Un pequeño pueblo fronterizo con Francia, Etxalar, se convierte en escenario de una serie de crímenes que resucitarán todos los viejos demonios de la comarca. Los aquelarres de Zugarramurdi quedan a un tiro de piedra, en Yanci se venera a un San Juan Xar —San Juan el Viejo— que recuerda más al Basajaun de las leyendas ancestrales, y Akerbeltz —el carnero negro, emblema del diablo—, preside rituales de los que solo se habla entre susurros.

Fue a la sombra de sus hayedos donde Orson Welles rodó escenas muy significativas de Campanadas a Medianoche, y también donde Merimée arraigó las peripecias de su Carmen, la gitana de Etxalar.

La novela comienza precisamente con la llegada de Welles al pueblo, en 1964, a la que seguirá la de un escritor muy cosmopolita fascinado por el aura de aquella mujer fatal.

Las hermanas Echegaray tienen un poco de todo eso. Son descendientes de una bruja particularmente temible —Laverna la Bella—, viven retiradas en una casona cuyo nombre rinde un homenaje a la de Patricia Highsmith —Belle Ombre—, y, ciertamente, su existencia es un tormento atemperado por su devoción hacia Luis Mariano, el Rey de la Opereta. Nines, la menor de las hermanas, mata accidentalmente a un inocente. Cree haberlo hecho sin testigos, pero al poco, recibe una carta de chantaje. Lejos de arredrarse, Juana, la primogénita, la que ha heredado la marca de las brujas, implementa una estrategia criminal. Todo se complica cuando Nines sucumbe a la seducción del escritor, y aún más cuando este ve en ella una encarnación de Mari, la Señora del Abismo.

 Admito que en un primer momento, su  peculiar tono hizo que,  aun siendo consciente de que estaba ante una prosa digna de enmarcar, me costase dejarme llevar por ella. Su particular ritmo, pausado y regodeándose  en las descripciones, los referentes y simbolismos, con un estilismo  recargado, juguetón y repleto de intencionalidad, lograron descolocarme por completo. Me estaba gustando muchísimo lo que leía, pero al mismo tiempo, me parecía todo un reto el mantener la lectura con esa exigencia durante toda la novela. Una exigencia  que uno no siempre está dispuesto a satisfacer, por no sentirse obligado en modo alguno a seguir el juego que le propone el autor. No por complejidad, si no por resultar un tanto excesiva en su estilo personal, llegando a saturar si se abusaba de ella. Tanto énfasis, tanta intensidad, tanta elaboración. Demasiado para mí, así de sopetón.

Si bien esa sensación, ya bastante atenuada, no me abandonó en todo el viaje, la solución fue tan sencilla como paladear la obra a pequeños sorbos, disfrutando  de esos acercamientos breves, pero intensos, hasta que la propia historia y la necesidad de saber que iba a suceder, lograron que me hiciera con ella. Una vez conectamos, pude disfrutarla como se merecía y de hecho, por eso hablamos hoy aquí de ella.

Si hay tres aspectos a resaltar y que resultan fundamentales en esta novela, son sin duda su ambientación, sus personajes y su atmósfera. Estos tres elementos lo son todo.

Si tuviese que definir a la novela, diría que es un thriller costumbrista rural, donde el pueblo, sus calles y sus gentes forman un escenario opresivo, asfixiante, claustrofóbico, donde te sientes observado en todo momento y del que parece imposible salir. El lugar, ese villorrio navarro  cargado de mitos, leyendas y superstición, un microcosmos en sí mismo, donde la tradición y el aislamiento forjan la naturaleza de sus habitantes, quienes se encuentran atrapados por voluntad propia en su particular reclusión, incapaces de abrirse a la modernidad y un futuro que no entienden. Recelosos con todo lo que sea de fuera, viendo con suspicacia al forastero, sintiendo desconfianza por todo aquello que pueda significar un cambio en esa  rutina adquirida dentro de su comunidad, que sienten envenenada, pero  propia, manteniendo entre ellos unas relaciones malsanas, tóxicas, dañinas y cuasi endogámicas, siempre bajo la sombra de la superchería, los secretos y los rumores, que emponzoñan hasta el último rincón del pueblo. Todo el mundo se conoce. Todos tienen algo que ocultar. Todos callan en público, pero cuchichean y señalan con el dedo acusador. Cada cual en su casa y Dios en la de todos, pero pendientes unos de otros a cada paso que dan. Hipocresía, envidias, chismes malintencionados y falsa moral. Nadie está libre de pecado.

Y ahí llegamos a los personajes. Todos ellos, pero en especial las hermanas protagonistas (pese a ser tan distintas entre ellas dos, opuestas por completo), se nos descubren como seres atormentados, amargados, cargados de odio, rencor y envidia. Víctimas de sus propias limitaciones y miedos, atados a esa tierra donde no hay lugar para los sueños ni las esperanzas.  Boicoteando cualquier intento por escapar, por salir, por cambiar, regodeándose en su mezquindad, retozando en sus propias miserias. La felicidad no es alcanzar un logro. Es contemplar con una sonrisa cruel como fracasa el de enfrente.  Pobre de ti si te atreves a soñar, a imaginar una vida distinta…

Juana y Nines son dos personajes complejos, muy bien elaborados, con una profundidad inusitada. Su naturaleza se manifiesta de distinta forma, pero siempre mostrándonos lo peor de la condición humana, eclipsando cualquier otro rasgo, si es que hubo algo bueno alguna vez. No hay bondad. No hay luz. Solo oscuridad devorándolas por dentro, de una u otra forma.

Los secundarios siguen también en esa línea, en su mayoría. Sus motes, la mayoría de veces, nos indican de qué pie cojean. Sea fama ganada a pulso o solo fruto de los cuchicheos y habladurías, cargan con esa losa, que habla por ellos e impide que veamos nada más de su persona. No importa si tienen algo que decir, algo que demostrar. Su rol, su valía, sus defectos, ya han sido adjudicados por el resto de vecinos y en eso se quedan, sin posibilidad de demostrar lo contrario.

Belle Ombre, la casa familiar, con el retrato de Lavinia presidiendo ese hogar maldito, es un lugar aterrador. Quizá sea el escenario más inquietante, por su historia y por los secretos que se esconden entre sus paredes, pero el resto del pueblo , dentro de su aparente normalidad, de lo cotidiano que pueda parecer, no escapa al embrujo. También en él se respira ese aire enrarecido, esa atmósfera malsana, en parte quizás  por la herencia recibida tras su pasado (la influencia de Zugarramurdi es evidente y se menciona varias veces),  por el peso  de la tradición y la incapacidad de abrirse al mundo, pero en mayor medida, por la condición vil y mezquina de sus habitantes.

En definitiva, Como el bosque en la noche es una novela que ofrece mucho más de lo que parece a primera vista. No es solo una historia de misterio al uso.  Guarda mil secretos, es perversa en extremo, fatalista en su concepción y como colofón, constituye  un oscuro manual sobre la maldad humana, en todo su pérfido esplendor.

 

Como el bosque en la noche

Álvaro Bermejo

Editorial: Versátil

ISBN: 9788416580835

Páginas: 408 pág.

PVP: 19,90€

 

.

Entrevista a Ronnie King, fundador de Ronnie King Music.

Hoy, Soraya Murillo nos trae una entrevista de alto nivel. Nuestra colaboradora pudo hablar unos minutos con el productor Ronnie King, un tipo parco en palabras, que va directo al grano y que convierte en oro todo lo que toca, que tuvo a bien responder a las preguntas de nuestra corresponsal y dejarnos intentar descubrir que es lo que hace que este hombre sea un genio y toda una leyenda en el mundo de la música.

Ronnie King es fundador de Ronnie King Music y cofundador de Ronnie King Entertainment. El Sr. King es un productor, compositor, arreglista, músico y filántropo, Multi-Platino, Certificado de Diamante (más de 10 millones de unidades), nominado al Óscar y al Grammy. Ha colaborado con artistas multimillonarios como Mariah Carey, Tyrese, Tupac Shakur, Snoop Dogg , The Offspring y Rancid. También se lo puede encontrar recorriendo con Rancid de vez en cuando.

Ahí va la entrevista:

Soraya Murillo- En 2005, el documental Resurrection fue nominado al premio a la mejor película, fue entonces cuando empezaste a trabajar con Tupac Shakur, ¿Qué significó esto para ti?
Ronnie King- Ya había trabajado con Tupac antes en estudio y en Death Row con el productor Johnny J.

SM- Tu apoyaste y estuviste muy metido en el movimiento hip hop afroamericano, ¿Tuviste o sentiste algún problema racista?
RK- No, era muy querido en la comunidad y además tocaba el teclado muy bien (de puta madre sería la expresión) y mi manager era Jerry Heller. Trabajaba con otra compañía de Hip Hop al mismo tiempo y trabajaba con productores de hip hop conocidos en todo el mundo.
Si tu música es buena o eres un buen músico, eso rompe todas las barreras.

SM- ¿Hay respeto en el mundo musical? ¿Todo el mundo tiene las mismas oportunidades?
SK- Si, pero el momento es todo, el momento y el dinero.

SM- ¿Cuál es tu nexo de unión con el gran escritor Jack Ketchum? ¿Cómo os conocisteis?
SK- Conocí a Jack a través de Turner Mojica en Costa Rica, el estaba escribiendo el libro Punks N Thugs sobre mis producciones en Los Ángeles y el resto del mundo.

SM- ¿Quiénes son los escritores favoritos de Ronnie King?
Sk- La biblia.

SM- En la película “Straight outt a Compton” Jerry Heller aparece como una mala persona, pero la realidad era muy diferente. Gracias a él muchas bandas se hicieron muy famosas ¿Por qué fue vendida esa falsa imagen de Jerry?
SK- Bienvenido/a a Hollywood.

SM- Muchos fracasaron mientras tú alcanzabas el éxito, ¿Te sientes un privilegiado o crees que tu éxito es el fruto del trabajo duro?
SK- ¡Dios mío! Todo es trabajo duro y escuchar otras visiones.

SM- Hablemos de cine. “The inmigrante” es la dura realidad que la gente procura no mirar ¿Crees que este tipo de cortometrajes pueden cambiar algo?
SK- Si, Mario Cardona es un maravilloso productor y director.

SM- Hablando de Mario Cardona ¿Qué me dirías de él?
SK- Brillante y comprometido.

SM- Productor, compositor, músico nominado a los Oscars, Grammys… Has trabajado con los más grandes artistas ¿Todavía te emocionas cuando descubres nuevas estrellas? ¿Qué es lo que buscas en ellos para que llamen tu atención?
SK- Si. Siempre, el talento. Es un regalo que nos da Dios a las personas o a la gente.

SM- ¿Qué canción escuchas una y otra vez?
SK- Still I rise, de Tupac.

SM- Dicen que la fama tiene un precio, en tu opinión esto es cierto o ¿Puedes alcanzar la fama sin pagar ese precio?
SK- El precio es relativo según tu situación. Yo estoy bien, no he pagado un alto precio. Sólo tienes que ser bueno en lo que le das al mundo. Si el material es bueno no necesitas publicidad.

 

.

Donde habitan androides y monstruos, una antología solidaria.

¡Hey, tú! Sí, tú. ¿Podrías dejar lo que estés haciendo, aunque sea solo un par de minutos? Es que quiero contarte algo y creo que es importante. De verdad, solo dos minutos.

Quería presentarte a un amiguete. Se llama Sergio de la Fuente, tiene catorce años y padece una enfermedad degenerativa rara, distrofia muscular de cintura.

A pesar de ello, Sergio es un chaval alegre y optimista, que disfruta de la vida y de la gente que le quiere. Cursa sus estudios, juega al futbolín y tiene grandes sueños.
El problema es que cada vez le cuesta más el desplazarse y aunque al principio la idea no le hacía nada de gracia, ha entendido que quizá, con una silla de ruedas motorizada, podría seguir corriendo aventuras y haciendo grandes cosas.

El problema es que el puñetero cacharro vale un dineral y aquí es donde entramos La Pastilla Roja Ediciones y vosotros. Junto a Luís Martínez Vallés, director del programa radiofónico Luces en el Horizonte y quien me dio a conocer a Sergio y su historia, decidimos que quizá podríamos aportar nuestro granito de arena a la causa. ¿El modo? De la única forma que sabemos, a través de la literatura.

Es por eso que contactamos a unos cuantos colegas de letras, autores con un nivel y calidad humana acorde con su talento artístico. Gente a la que todos conocéis (o al menos, deberíais), y que no dudaron ni un momento en echarnos una mano con este proyecto.

Después de mucho trabajo, os damos ahora  la oportunidad de colaborar con nosotros y ayudar a nuestro amiguete de la forma más sencilla. Os presentamos `Donde habitan androides y monstruos´, una antología solidaria de ciencia ficción y terror, que acaba de salir en formato digital y cuyos beneficios irán destinados íntegramente y en exclusiva para Sergio y su silla.

Donde habitan androides y monstruos.
Diecisiete autores. Diecisiete relatos. Diecisiete historias donde la ciencia ficción y el terror se unen por una causa común: Ayudar a Sergio, que pese a sus dificultades, no teme a los monstruos y llegará más allá del espacio exterior si se lo propone.

Podéis haceros con ella aquí mismo:
https://www.amazon.es/Donde-habitan-androides-y-monstruos-ebook/dp/B079SGJDQR/ref=sr_

Y también desde Lektu:
https://lektu.com/l/la-pastilla-roja-ediciones/donde-habitan-androides-y-monstruos/8602

Os dejo el listado de relatos y a los autores que participan en ella, a quienes quiero reiterar de nuevo mi profundo agradecimiento por su interés por el caso y su solidaridad.

Portada de Néstor Allende
Prólogo del propio Sergio de la Fuente.
Entrevista, de Cristina Jurado.
Mary Jane, de Daniel Gutiérrez.
El último paseo por el valle inquietante, de Mar Goizueta.
Casi como hermanos, de Pily Barba.
Sari vuelve a la guerra, de M.J. Sánchez.
Tic Tac, de Pepa Mayo Osorio.
La pregunta, de Luis Martínez Vallés.
Hoy tampoco es tu día, de Sergio Moreno Montes.
Salto al vacío, de José Antonio Campos (Toluuuu).
El misterio de la creación, de Carlos Sisí.
Veinticinco de enero, de Álex Puerta.
Aquelarre, de Nuria C. Botey.
Another Chance, de Adriana LS Swift.
Náufrago en el océano del cambio, de Ramón San Miguel.
Candy Candy, de Claudio Cerdán.
El gran hombre, de David Gambero.
Sombras, de Javier Quevedo Puchal.

Por si queréis saber más de Sergio, os dejo un par de enlaces donde se habla de él, de sus innumerables amigos y de sus aventuras diarias.

https://www.youtube.com/watch?v=q_I82n1s4tg
https://www.youtube.com/watch?v=5m4SDBvTmIk&t=508s

Ahora os toca a vosotros dar el paso. Uno tan sencillo para vosotros y que supone tanto para él.
Gracias a todos. Ale, ya está. Sigan con lo suyo…

 

 

La opinión de Soraya: Una historia de Policías, de Esteban Navarro.

Por Soraya Murillo.

Todos sabemos que nuestras acciones influyen en la vida de otros. Un paso en una dirección u otra lo cambia todo. Unas palabras, un simple acto, y lo que viene detrás es completamente distinto a lo que debía ser. Lo vemos después cuando todo ha pasado. Pero también simples casualidades pueden cambiar nuestra vida. Conocer a alguien cuyas acciones nos afecten indirectamente y que pueden echar todo abajo o crearnos grandes problemas, o también darnos sorpresas agradables.

Por eso muchas personas creen en conexiones o cosas similares cuando no las hay; son simples encadenamientos, casualidades que suceden algunas veces, no todas.

Nuestro protagonista es víctima de una de ellas. Un amigo se mete a policía y…

La vida del policía Lorenzo cambia para siempre cuando responde a una llamada del teléfono fijo de su casa a las once y media de la noche. Su compañero Antonio le necesita. Antonio tiene dentro del maletero del coche a un gitano apodado el Dull (un sicario de pacotilla), muerto por tres de sus balas. Hay que desprenderse del cadáver y para eso busca la ayuda de sus compañeros. Hay que extraer las balas y evitar que las relacionen con su arma. Pero algo no encaja en ese asesinato…

Mientras Lorenzo espera el desenlace, nos irá narrando cómo llegó a la situación de desespero en la que se encuentra actualmente. Recordará a sus cinco amigos cuando estaban opositando para policías. Las vueltas que da la vida, terminando veinte años más tarde en la misma comisaria de la ciudad de Huesca. A su memoria llegarán viejos recuerdos. Asuntos personales, sus esposas, sus amantes, sus hijos y sobre todo, la ayuda que se prestaron entre ellos.

Esteban Navarro, aparte de escritor, es policía en la vida real. Parece un hombre tranquilo de ideas ordenadas. Me da la sensación que es de esa clase de policías que dominan una situación. El autor trabaja en la comisaría de Huesca por lo que, como es natural, al ambientar la narración en su mismo lugar de trabajo, se creó un justificado revuelo e incluso le ha traído problemas con sus compañeros. Él mismo reconoce que fue un error, podría haberla ambientado en una ciudad inventada y no habría cambiado nada; precisamente es lo que ha sucedido en el resto de su obra. Lamenta haberlo hecho así por todo lo que le ha traído.

¿Por qué os digo esto? Por un lado por los que solo han oído hablar del libro precisamente por ese escándalo, y por otro, porque en su libro cuenta muchas verdades, detalle que a mí me extrañó un poco. Tanta sinceridad… Pero luego pensándolo bien, lo que no quiso en ningún momento su autor fue tratarnos a sus lectores de idiotas. Él sabe perfectamente que todo lo que contó de ese mundo son cosas que quien más o quien menos sabe o cree saber. Como que en la hora del relevo policial es cuando más delitos se cometen; droga que desaparece de una habitación cerrada de comisaria; expedientes que se cierran por falta de pruebas o pruebas que también han desaparecido; favores que se hacen o favores que hay que devolver; etc. Incluso se permitirá hacer un guiño a cuando los bancos regalaban el dinero a manos abiertas, sabiendo que las personas que los firmaban nunca lo podrían devolver.

Todo ello escrito de forma magistral desde el amor que le une a su oficio y desde la rabia de un escritor que sólo pretende contar una historia ficticia, pero que llegue al alma del lector. Unas vidas de policías inventadas, en un mundo policial real, donde las acciones de uno de ellos, arrastrará al resto. Porque el ser policía a veces traspasa la barrera del uniforme y se es sólo compañero y amigo. Ellos, los protagonistas, formarán una especie de mafia policial, cubriéndose unos a otros. Historias de policías contadas por un policía, narrándonos lo que hay más allá de una amistad, cuando lo das todo por la persona equivocada, creyendo que haría lo mismo por ti.

Un maravilloso libro con una historia dura, cuyo desenlace es como una bofetada en la cara por lo inesperado del final. Alguien insinuó que a los lectores nos gustaban los finales felices, pero el cineasta Orson Welles dijo que “tener o no un final feliz depende de dónde decidas detener la historia“.

Nuestro autor supo dónde poner la palabra fin.

Buen libro, gran historia y un autor al que le voy a seguir los pasos.

https://www.casadellibro.com/libro-una-historia-de-policias/9788494651793/5242949

 

 

 

El portal de los obeliscos (La Tierra Fragmentada 2), de N.K. Jemisin (Nova, 2018)

Una reseña de FJ Arcos Serrano.

 

Así es como se acaba el mundo… por última vez.

Ha dado comienzo una estación de desenlaces.

Empieza con una gran grieta roja que recorre las entrañas del único continente del planeta, una grieta que escupe una ceniza que oculta la luz del sol.

Empieza con la muerte, con un hijo asesinado y una hija perdida.

Empieza con una traición, con heridas latentes que comienzan a supurar.

El lugar es la Quietud, un continente acostumbrado a la catástrofe en el que la energía de la tierra se utiliza como arma. Y en el que no hay lugar para la misericordia.

Hoy os traigo por aquí la esperada continuación de La Quinta Estación, novela que me dejó un estupendo sabor de boca  y que para servidor supuso una de las mejores lecturas del pasado año. Decir que El portal de los obeliscos fue ganadora de nuevo del premio Hugo como mejor obra de ciencia ficción del año 2017….detalle nada baladí y que ratifica de nuevo la calidad como escritora de N.K. Jemisin.

Me encuentro de nuevo en una tesitura especial al querer hablar de este libro sin incurrir en spoilers o datos importantes, así que doy por hecho de que quien vaya a leer esta reseña se ha leído la primera novela de la trilogía; en caso contrario: quedas advertido, amigo lector.

Si bien ya comentaba que La Quinta Estación tenía un pequeño problema de ritmo, es en esta segunda parte donde la autora ha cogido el timón de la narración para justamente de esta forma pulir posibles males de este tipo, presentándonos un libro totalmente adictivo.

Así conoceremos mejor a gran parte del elenco para empezar a atar cabos y descubrirnos nuevos misterios que rodean a la Quietud, sorprendiendo y estremeciendo al lector por el camino, senda bien surtida con una buena lista de preguntas (entre ellas están los diferentes bandos pertenecientes a esa guerra ancestral que lleva miles de años librándose entre la Tierra y sus habitantes y que debido a lo ambiguo del tema por parte de la escritora vamos a tener que ser nosotros, los lectores, quienes tendremos que ir uniendo las diferentes pistas que sobrevuelan por toda la novela y llegar a alguna conclusión con respecto a todas estas incógnitas).

Me ha gustado mucho cómo la escritora nos vuelve a narrar el mismo inicio de la novela anterior, pero desde un prisma totalmente diferente y original, potenciando esa sensación de sense of wonder que cualquier lector demanda en este tipo de narración.

La novela vuelve a estar escrita con una prosa muy potente, representando siempre los sentimientos de sus personajes de una manera muy directa…estilo muy complicado de alcanzar a este nivel, ya que es difícil encontrarse tanta visceralidad en un libro de corte fantástico.

En definitiva: El portal de los obeliscos es una segunda novela mucho más oscura y crepuscular que la primera parte, incluyendo además, uno de esos finales que te vuelve a agarrar donde más duele, dejándote tocado por su calado emocional. Con estos mimbres es inevitable el desear que llegue cuanto antes a nuestro idioma la tercera y última entrega de esta Tierra Fragmentada que tantos buenos momentos de lectura nos está brindando…

 

Ficha técnica

Título: El portal de los obeliscos

Autora: N.K. Jemisin

Editorial: Nova

Páginas: 400

ISBN: 9788417347079

Precio: 20,90 euros