Premier de Transformers: El último Caballero, en AutoCine de Madrid Race

Por Karol Scandiu.

El jueves 27 de julio fui en compañía de mis hijos a la Premier de Transformers: El último Caballero”.

Gracias a El Athnecdotario, acudí al evento como parte de la prensa para asistir a la película en estreno, cita que tuvo lugar en el AutoCine de Madrid (Calle Antonio de Cabezón, 8, Fuenlabrada).

Un evento familiar al que muchos de los participantes invitados acudían con sus peques para disfrutar de la cuarta entrega de la saga

En la entrada nos encontramos con el Optimus Prime “Definitivo”, una figura hecha en España por artistas nacionales, que nació de la participación interactiva de los fans durante meses en su página web. Un Optimus de más de 6 metros de altura hecho en exclusiva para esta nueva entrega y que es toda una obra de arte.

Dos robots más nos hicieron compañía, uno de ellos Bumblebee; figurantes disfrazados, cuya “armadura” robótica, luces y sonidos incluidos, hicieron las delicias de los presentes (peques y mayores), pues estuvieron largo rato enfundados en sus trajes para que se tomaran fotos con ellos.

El photocall tuvo lugar sobre las 21 horas, y antes de eso, aproveché para disfrutar de unos perritos calientes al más puro estilo americano, sentados cómodamente al aire libre en la parte destinada a la zona de alimentación del AutoCine; varias caravanas de comida rápida, un restaurante que no tiene nada qué envidiar a los cafés americanos de los 60 o 70 que tanto han salido en los cines. Además, varios automóviles de época (desde un coche de policía a una furgoneta muy hippy), terminaban de darle el aire tan logrado al lugar.

Tras las secciones de fotos (aquí me quedé fuera pues había mucha gente y no pude acercarme como es debido), nos dirigimos a tomar asiento en las butacas puestas en exclusiva para el evento en primera fila, justo frente a la pantalla; tras nosotros, el espacio dedicado a los coches ya estaba casi al completo, y así, sobre las 22 horas (casi en punto) arrancaba la película.

La cinta se merecería toda una crítica ella sola (que llegará esta misma semana), así que mientras tanto contaré, sobre todo, mis impresiones y sensación cuanto al visionado en sí: la calidad de la imagen era excelente, el sonido nos rodeaba (gracias a salidas dispuestas de forma estratégica a lo largo y ancho del AutoCine, algunas de ellas, disfrazadas como si se trataran de rocas naturales), haciendo de la experiencia toda una gozada.

Los que disfrutaban de la película desde sus coches acabaron (una gran mayoría) sobre los capós, y es que la película se lo merecía: un espectáculo de sonidos, luces, acción e historia que han hecho de esta mi nueva favorita de la Saga Transformers.

La única pega que le pondría al evento ha sido que una vez empezado el pase, y como estaba totalmente prohibido el uso de cualquier dispositivo electrónico, los dos encargados de vigilar el área de las butacas (por si alguien decidía sacar el teléfono) se paseaban entre las tres filas de asientos como tal cosa, y puesto que eran como sillas de playa plegables (muy cómoda, eso sí), cada vez que pasaban por delante, se convertía en un festival de cuellos intentando ver tras el vigilante, sobre todo para los más peques del público.

Si tenéis la oportunidad de acudir al AutoCine Madrid, os recomiendo la visita sin dudarlo. Además, tras el evento han confirmado que el área de butacas no se retirará, y podrás elegir entre ver el evento desde tu vehículo o en los asientos

El evento ha sido una maravilla, la organización nos ha tenido informados con amabilidad a cada momento, y hemos disfrutado de la película en un entorno que, para mejor, solo descalzos con los pies sobre la mesa de centro en tu propia casa. Eso sí, ni pantalla, ni sonido, ni la experiencia que allí te ofrecen.

 

La quinta estación, de N.K. Jemisin (Nova, 2017)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

 

Así es como se acaba el mundo… por última vez.

Ha dado comienzo una estación de desenlaces.

Empieza con una gran grieta roja que recorre las entrañas del único continente del planeta, una grieta que escupe una ceniza que oculta la luz del sol.

Empieza con la muerte, con un hijo asesinado y una hija perdida.

Empieza con una traición, con heridas latentes que comienzan a supurar.

El lugar es la Quietud, un continente acostumbrado a la catástrofe en el que la energía de la tierra se utiliza como arma. Y en el que no hay lugar para la misericordia.

 

Por fin podemos disfrutar de La Quinta Estación, una novela de N.K. Jemisin ganadora del Premio Hugo 2016 y, por ende, una de las escritoras más alabadas y reconocidas en los EEUU.

Los más viejos del lugar recordarán allá por el año 2010 Los Cien mil reinos y Los Reinos rotos, ambas publicadas por Minotauro, y que son parte de una trilogía que si mi memoria no me falla aun está sin finalizar hasta la fecha de hoy.

Parece que Nova ha apostado fuerte por la escritora, concertando varias visitas por España con gran afluencia y éxito de público, lo que se traduce por tanto en una de esas campañas de marketing que hablan por sí solas.

Entrando ya de lleno en La Quinta Estación, nos encontramos una historia de fantasía narrada en tres tiempos por mujeres orogenes (cuyos asombrosos poderes – predecir, provocar y evitar movimientos sísmicos y demás fenómenos naturales- son al mismo tiempo su bendición y su maldición), las cuales acabarán confluyendo en una sola trama; En definitiva: estamos ante unos personajes completamente alejados del prototipo de héroe que estamos acostumbrados a ver en este tipo de novelas.

El gran abanico de temáticas diferentes con el que Jemisin salpica la narración es otro de los grandes aciertos de la novela, dejando siempre al lector con un poso de reflexión alrededor de temas como el amor, la política, el racismo o del simple hecho de ser diferente a los demás.

La novela nos adentra en un increíble mundo con una poderosa ambientación, donde las diversas tramas se intercalan asegurando un excelente ritmo narrativo, originando así una sensación de sorpresa continua al lector con esas imponentes conexiones que se van estableciendo poco a poco entre ellas.

Es cierto, por otra parte, que el ritmo de la novela se resiente hacia la mitad de la misma, continuando en esta línea hasta su final, punto en el que parece que la historia remonta de nuevo para dejarnos con uno de esos cliffhangers de auténtico infarto y que deja con unas ganas tremendas de saber cómo va a continuar la historia…

Podemos mencionar también que la decisión estilística de narrar en segunda persona una de las partes puede chocar al principio, resolución que toma sentido una vez resuelto el porqué de ello, pero que imagino que a algunas personas no les convenza por romper un poco la lógica interna de la trama a través de este recurso.

La Quinta Estación es una original novela que cuenta con un elenco de protagonistas complejos y carismáticos que se transforman en el pilar básico del libro. Al inicio de esta reseña he comentado que se trata de una novela de fantasía, pero eso sería quedarse bastante alejado del significado que pienso ha querido darle la escritora a la historia, ya que lo más maravilloso de esta lectura es dejarse llevar por las luchas internas de estos cautivadores personajes en un mundo que está condenado a su desaparición desde el principio, y comprobar por el camino si llegan a descubrir quienes son de verdad y cuál es su lugar en este vasto Cosmos.

Sin lugar a dudas, y a pesar de esas pequeñas objeciones totalmente subjetivas que se le puedan achacar, se trata de una de las mejores novelas que he podido leer en este 2017.

 

Ficha técnica

Título: La Quinta Estación

Autora: N.K. JEMISIN

Editorial: Nova

Páginas: 448

ISBN: 978-84-666-6169-0

Precio: 19 euros

 

-CINE- SPIDERMAN HOMECOMING: EL HOMBRE ARAÑA VUELVE A CASA

Por R. G. Wittener

No creo que me equivoque si digo que, desde que se estrenó Iron Man (2008) y, sobre todo, Los Vengadores (2012), la inmensa mayoría de fans del Universo Marvel comenzaron a soñar con ver a todos sus personajes reunidos en la gran pantalla, después de décadas penando como franquicias fallidas en diferentes estudios. No en vano, este nuevo proyecto cinematográfico ha ido creando enormes expectativas respecto a los niveles de calidad y espectacularidad que podría ofrecer a los fieles a la “Casa de las ideas”; y, con los fiascos de esos personajes cedidos (Daredevil, Elektra, los Cuatro Fantásticos, X-Men…) frescos aún en la memoria, parecía que el retorno de los derechos y la reunificación era poco menos que cosa hecha. Craso error (como el último reboot de los Cuatro Fantásticos se encargó de demostrar… muy dolorosamente).

Es por eso que Spider-man: homecoming se ha convertido en un leve rayo de esperanza. Su aparición en Capitán América: Civil War fue ya una sorpresa que pocos creímos que pudiera repetirse, y me imagino que los beneficios derivados de esa colaboración habrán tenido mucho que ver con la “receptividad” de Sony para trabajar de nuevo con Marvel. Lo malo es que, a pesar de existir un compromiso  para volver a trabajar juntos en una secuela (y hasta una tercera película), el retorno definitivo del lanzarredes a su casa seguiría pendiente (y eso, sin contar con posibles desencuentros futuros entre ambas compañías).

¿Qué es lo que intento decir con semejante diatriba? Pues que conviene ir a disfrutar de esta versión del hombre araña, porque no sabemos qué le deparará el futuro (y el listón se ha puesto tan alto, que las comparaciones van a volverse peligrosas).

Por aquello de ir creando un poco de polémica diré que, mis películas favoritas de entre todas las versiones que se han realizado hasta la fecha, eran el Spiderman-2 de Sam Raimi y el primer Amazing Spiderman. La de Raimi, porque su Doctor Octopus me encantó (tanto la caracterización como el trato del personaje), para entonces ya nos habíamos acostumbrado a Kirsten Dunst como Mary Jane Watson y ratificamos que J.K. Simmons había nacido para el papel de J. J. Jameson. Aparte de que el humor gamberro de Raimi conjugaba a la perfección con la tradición del hombre araña. El primer Amazing, por otra parte, recuperó algunos detalles canónicos (el lanzarredes) y devolvió a Peter a su etapa post-adolescente y a los líos del instituto… a costa de invertir las reticencias de los espectadores respecto a la elegida para encarnar a su amor platónico: mientras Kirsten Dunst fue demasiado Gwen Stacy, Emma Stone siempre habría sido mejor M.J. (aunque tendrá el honor de haber interpretado una de las muertes anunciadas mejor recreadas en este género).

¿Ha superado Spider-man: homecoming a esas películas? Sí. ¿Dejarán los fans del personaje de encontrarle peros y fallos respecto a su versión “canónica”? No. Por empezar con las cosas buenas, hay que reconocer que eltono de la película está muy bien ajustado. Ese adolescente pre-púber que nos presentaron en Civil War sigue siendo aquí un muchacho sobrepasado por los poderes que ha adquirido, que intenta ser aceptado como un igual entre sus héroes (iba a hacer un paralelismo con su situación de inadaptado en el instituto, pero el “ratón de biblioteca” Parker no sufre ya el acoso de los cómics. Supongo que por evitar “normalizar” el bullying entre los niños que vayan a ver la película). A esta propuesta de “héroe por hacer” colaboran mucho el dificilmente reemplazable Robert Downey/ Tony Stark, interviniendo cuando la situación supera a su joven pupilo, y la IA del traje hipertecnológico que le regala (visto el jugo que le han sacado a Jarvis, alguien debió de pensar que estaría bien replicar la fórmula. Pero, aunque el recurso les permite saltear con diálogos simpáticos escenas en las que Spiderman debe estar solo, coincidiré con quienes lo consideren una “libertad creativa” excesiva). Por otro lado, y rematando esa idea de que el personaje está aprendiendo a ser Spiderman, tenemos varias escenas muy simpáticas en las que vemos a Peter Parker creando ese chuleta gamberro que sirvió de modelo a Deadpool.

¿Qué más puedo resaltar de la película? A Marisa Tomei como la Tia May, y los chistes a costa de su rejuvenecido aspecto, que parece van a ser un sello de esta versión. A Michael Keaton, un Buitre más que solvente y atemorizante, cuyo origen y trama se ha enlazado con la de otros enemigos tradicionales de Spiderman, en lo que sospecho puede ser un intento por recuperar la idea de hacerle combatir contra los Seis Siniestros. Aparte de que, con su integración en el Universo Marvel, podemos esperar verle como personaje invitado en casi cualquier película que ocurra en Nueva York.

Dicho todo lo anterior… ¿Qué es lo que, a mi parecer, falla en la película? Pues unas cuantas cosas. Sobre todo, ese alivio cómico adicional del amigo del instituto. Porque, al igual que la IA del traje, me parece que es una solución original (quizás demasiado original) para trasladar al cine un recurso narrativo imposible de trasladar desde el cómic al cine, y que constituye un aspecto característico del personaje: el monólogo interior. En las viñetas, Peter Parker madura muchas de sus dudas existenciales mientras patrulla enfundado en su traje de mallas. Pero, donde la IA es chocante y simpática, este amigo “nerd” de Peter me resultó, sobre todo, cargante.

Mi otro gran problema con la cinta se puede calificar, probablemente, de exigencia de fan acérrimo (algo que, por otra parte, no creo ser). Pero se trata de una rotura del cánon que me resultó demasiado caprichosa (ATENCÍON: ALERTA DE SPOILER): el cambio de nombre de M.J. Porque, sí, han creado un personaje que se comporta como podríamos esperar de esa Mary Jane rebelde e incontrolable de los cómics, siempre lista para soltar alguna frase graciosa… le han dado su nombre…. y se lo han cambiado (las iniciales siguen, su significado no). ¿Queja absurda? Quizás. Pero, como digo, después de dos horas esperando a que pronunciase esas iniciales, el cambio me pareció caprichoso en exceso (FIN DE ALERTA DE SPOILER).

Aparte de eso, no se me ocurren muchos detalles más que criticar. Me lamento, como otros, por seguir sin volver a ver ese “bullet time” que Raimi aprovechó para recrear el sentido arácnido; una solución técnica que no merecía perderse. O que la Tia May, que en los cómics siempre actuó un poco como “brújula moral” de Peter haya perdido parte de ese papel a favor de Tony Stark y ese amigo “nerd” del que he hablado. Y, sin querer extenderme mucho más, tampoco le veo sentido a que, como si el contacto con Iron Man lo hubiese impregnado todo, la identidad secreta de Peter Parker acabe poco menos que como un secreto a voces. Algo que sí va muy en contra de la naturaleza del personaje.

Y eso es todo lo que puedo decir sobre la nueva versión de Spiderman. Si acaso, repetir que es la más entretenida y divertida de las que he visto, e insistir en desearle un próspero futuro… desprovisto de reboots.

 

La opinión de Soraya: Transcrepuscular, de Emilio Bueso

Por Soraya Murillo.

Antes que nada, voy a transcribir una cita de Isaac Newton, que es lo primero que me vino a la cabeza cuando quise opinar sobre el libro que acabo de terminar:

No sé qué puedo haberle parecido al mundo, pero personalmente me he visto simplemente como un niño jugando en la playa, junto al mar, y que de vez en cuando se divierte al encontrar una piedrecita más pulida que otra, o una concha más hermosa que las demás, mientras el gran  océano de la verdad yace ante mí, inexplorado.

Nuestro protagonista, un alguacil eunuco que custodia la Ciudad Secundaria, es alertado por los bramidos de los caracoles de la entrada de un intruso. El ladrón huye sobre una enorme serpiente, mientras el alguacil lo persigue a lomos de su libélula rumbo al límite exterior del Circulo Crepuscular, también conocido como el Agujero del Mundo, donde sólo hay frío y oscuridad. Pero más allá es todo misterio, nunca había llegado tan lejos en una persecución, así que deberá volver. La Regidora y el Astrólogo le informarán de la desaparición de una antigua reliquia, debiendo aventurarse los tres en su búsqueda,  a lomos de una libélula, una avispa y un tábano. Comenzando aquí una maravillosa aventura por un mundo del cual ellos desconocían muchas cosas.

Bien, ahora me toca explicaros un poco lo que vais a leer cuando tengáis este libro en vuestras manos, algo que ni yo misma mientras escribo esto sé si podré hacer. Ante todo nos situaremos. ¿Dónde estamos?

Según la imaginación de su autor, este es un mundo en el que su estrella sólo ilumina siempre una misma cara, dejando la otra en la más completa oscuridad. Tenemos humanos que utilizan enormes insectos para desplazarse (hay un momento en el que incluso se habla de escorpiones tan grandes como montañas). Sabremos de avispas, libélulas, milpiés locomotoras, tábanos, arañas gigantes, escarabajos, un miriópodo (tuve que buscar qué era eso) y más criaturas que ya iréis sabiendo.

Media hora de caracol es la forma de medir el tiempo. Si imaginamos esos caracoles gigantes, nos será sencillo ir adaptándolo todo con nuestra imaginación. Vale, dejamos a los tres montados en sus bichos, volando hacia un lugar oscuro y frío al que temen y del cual saben poco, para recuperar aquello que les fue robado.

Tal como nos vayamos adentrando en la historia iremos conociendo detalles de la convivencia con los animales y como sacan beneficio mutuo de esta suerte de simbiosis. Incluso los utilizan para curarse y aumentar sus habilidades. Pronto se unirá al grupo un bandido llamado Trapo, que usará un guante para hacer de ventrílocuo y hablará con ellos de esa curiosa forma.

Queda mucha historia, pero creo que deteniéndome aquí ya tenéis una idea aproximada de lo que os podréis encontrar. Ahora os toca seguirlos y adentraros con ellos en lugares inimaginables: paisajes donde ver los mares de niebla, helechos gigantes, cimas tan gigantescas que harán diminutas las montañas del Tíbet, una increíble leyenda de enormes pisos enterrados con unas luces que se encienden algunas noches…y cómo no, lugares oscuros y fríos, más allá de los confines, de los cuales leeréis con tanto asombro como miedo.

¿Qué nos propone el autor?

Pues ante todo una maravillosa, pero maravillosa aventura con ciencia ficción de por medio, donde la humanidad vive en simbiosis con sus animales, donde el autor encadena en su obra distintas formas de ver la realidad y las describe de tal manera que todas parecen creíbles, yo diría más que reales. Un mundo sin tecnología, con un grupo de gente desterrada que forma clanes para seguir con vida. Con ellos el autor recrea una sociedad cerrada. Para aquél que no sepa lo que significa, es la que sigue unas normas doctrinales estrictas que impiden el libre desarrollo del individuo en dos sentidos. El uno, al constreñir su comportamiento bajo las estrecheces de un código ético cuya infracción conlleva la muerte, la expulsión del grupo o un castigo de gran severidad. Por otro se destruye la libertad de pensamiento, que es la base de todo desarrollo humano, al inculcarle desde la infancia el comportamiento que debe seguir transformándolo en simple rebaño, en una oveja sin voluntad y sin capacidad ni deseo de cuestionar el orden establecido.

Me preocupaba que convirtiera su historia en una especie de enciclopedia (a veces ocurre cuando se quieren crear mundos imaginarios), pero no lo hizo. Usa detalles precisos en sus descripciones, realzando la historia, con una prosa de fluidez asombrosa que hace que todo lo entiendas a la primera lectura.  Crea un grandioso universo imaginario con coherencia, con personajes atractivos,  construyendo un mundo tangible, real, alrededor de ellos.

Estamos ante la primera parte de una trilogía. El autor nos sitúa y dejará muchas cuestiones sin respuestas. Se supone que las iremos encontrando en las partes que quedan, pero ya nos vamos cuestionando qué planeta es ese. ¿Acaso le sucedió algo a la Tierra y ése es nuestro futuro más lejano? ¿O es otro mundo habitado por humanos? ¿La reliquia es la clave de todo conocimiento?

Recordad que os he comentado que hay una zona oscura de la cual apenas se sabe nada. ¿Por qué no se ha explorado nunca? ¿Es que la alienación a la que está sometida esa gente les ha arrancado la curiosidad? Gracias a ese robo y su viaje conocerán parte del mundo que habitan y desconocen, viviendo increíbles aventuras y desentrañando el misterio del oscuro mundo del jinete que cabalga sobre una serpiente mitológica. En algunos momentos me recordó una recreación del mito de Prometeo.

No sé si me he explicado correctamente, no quiero dar demasiados datos , pero sí los suficientes para que os sintáis atraídos por este libro. Dicen que no es el mejor libro de Emilio Bueso, porque le falta su alma, pero se equivocan. Yo la encontré. Se la dejó este hombre escribiendo esto, y si lo conociera diría que hasta la salud. Algo así tan grande, tan trabajado, tan bien descrito, no se logra sin pagar un precio. Es lo que hace grande a los verdaderos escritores.

Buenos diálogos, algunos hasta irónicos y con cierta mala leche. Poca fe, críticas de diferentes estructuras sociales y muy buenas descripciones de ese tremendo lugar imaginario. Yo os invito a conocerlo, a disfrutarlo, a saber quiénes eran los Antiguos…pero sobre todo, a leer el trabajo de un escritor español que se atrevió a hacer lo que otros sueñan.

CINE: La Guerra del Planeta de los Simios, de Matt Reeves

Por Fernando Codina

Soy un gran consumidor de cine, de todos los géneros menos de terror y gore, muy fan de las películas de guerra y de ciencia ficción, y tal vez por ello acudí­ al cine con grandes expectativas y deseos de pasarlo bien. El ambiente era perfecto, un cine de verano al aire libre, la ví­spera del final de mis vacaciones. No me faltaba de nada, ni el bocata de chorizo frito, la bolsa de pipas Tijuana ni el heladito del intermedio. Por suerte, la media de edad del público era la adecuada (nada de niños gritones y revoltosos), y la noche era fresca.

Pero lo siento mucho, ya desde el principio, la película empezó a hacer aguas. Un episodio de una franquicia, que te mete tres minutos largos de subtí­tulos para presentarte el tema y ponerte en harina, me decepciona bastante. Habría sido más interesante un pequeño flashback, imágenes de los otros films, y no tanto tiempo de lectura. Y por fin, empieza la peli.

gps1La Guerra del Planeta de los Simios es, ante todo, una película muy mona. Tal vez porque los protagonistas absolutos, y por supuesto los buenos del cotarro, son una manada de simios, en la que se agrupan primates de muy distintas categorías, liderados por un mono llamado César. Muy monos todos ellos.

Lo más curioso es que son precisamente estas bestias quienes realmente parecen tener virtudes que antaño asimilarí­amos con la raza humana: lealtad, honor, defensa de los ideales, luchar por la familia, y sobre todo, desear la paz. El lí­der de los simios el tal César, que en las otras entregas de la saga (las vi todas en su momento) y durante la película manifiesta unos instintos y un comportamiento más humanos que simiescos. Los seres humanos son quienes realizan el primer ataque a las trincheras, y ellos son los malos, guiados por un malo malí­simo, conocido como “El coronel´´.

No deja de ser una lección de humildad para los primates a quienes va destinada la pelí­cula (para ti, querido homo sapiens sapiens que estás leyendo estas lí­neas) que tanto César como sus congéneres se muestren más humanos que sus propios enemigos bí­pedos.

 

SPOLIER

César es un lí­der nato, un profeta entre los suyos, que se embarca en una misión de venganza, recibiendo el apoyo de tres escoltas voluntarios. Su objetivo, terminar con el malvado coronel americano que ha matado a su mujer y a uno de sus hijos en un golpe de mano en su cueva (la segunda escena de acción de la pelí­cula). Por el camino, matan a un solitario granjero, y adoptan a su hija muda (por culpa de un nuevo virus, similar al que acabó con un gran porcentaje de la raza humana), y esto da lugar a una de las grandes frases de la pelí­cula: No somos bestias, para justificar que se la lleven con ellos.

Al llegar al campamento de los militares, comprueban que los rebeldes han capturado a toda la manada simiesca, obligándoles a construir un gran muro para defenderse del inminente ataque de unas tropas leales al Gobierno. Con la ayuda de la niña, consiguen liberar a los primates, mientras que las tropas humanas se aniquilan unas a otras con gran eficacia, incluso la Madre Naturaleza pone un granito de arena con una gran avalancha. Durante el rescate, César es herido de gravedad, lo que no le impide guiar a su pueblo hasta un nuevo Paraíso Terrenal, lejos de los peligrosos seres humanos. Fin.

FIN DEL SPOILER

 

gps2Y poco más se puede contar de la película. Es una de tantas, de ciencia ficción más o menos pesimista, una más dentro de una franquicia de lo más productiva, pero al mismo tiempo famosa por ser perfectamente olvidable y prescindible. La saga empezó en 2011 con El origen del Planeta de los Simios y siguió en 2014 con El amanecer del Planeta de los Simios. Por desgracia, no innova nada, ni aporta nada al género.

Las escenas de batalla no son gran cosa, por lo que mi afición a las películas bélicas se vio bastante defraudada. Los monos son francamente inexpresivos, y en su mayorí­a están generados directamente por ordenador. No consiguen transmitir emociones, aunque el personaje de Bad Ape, al que encuentran en una fábrica abandonada durante su peregrinar, es muy divertido, y el único, junto a César, que es capaz de hablar. Pero no se genera una corriente de empatía hacia los protagonistas, y los actores en los que se basan para realizar las animaciones tampoco se intuyen.

Los paisajes naturales, sobre todo los del final, son francamente espectaculares, tal vez demasiado perfectos para el mundo real. El personaje de la niña muda tiene mucha fuerza, y va cobrando protagonismo durante la pelí­cula, convirtiéndose en elemento decisorio en la liberación de los primates.

Pero en su conjunto, salí­ bastante decepcionado del cine. Quizás esperaba demasiado. Tal vez tenía grandes expectativas, que no se vieron confirmadas con la realidad. En resumen, una película prescindible.

Ficha técnica en Filmaffinity: https://www.filmaffinity.com/es/film261787.html

El latido de Olimpia, Manuel Amaro Parrado

Por Soraya Murillo

Estamos ante un libro de fantasía donde la historia comienza en el prólogo, así­ que si sois de saltaros los prólogos, aquí nada de eso. Hay que leerlo porque si no, no entenderéis el origen del maravilloso mundo en el que vais a entrar. De uno de los personajes del corto nacerá la novela que vais a leer, lo que ocurrirá en ese prólogo romperá el equilibrio que hasta ahora había en Olimpia. ¿Qué puedo deciros de este pequeño trozo que vais a leer? Nos creemos muy fuertes, totalmente intocables, pero en el fondo nos pueden nuestras debilidades humanas.

En los primeros capí­tulos igual os cuesta arrancar, ya que el autor nos debe de situar en ese mundo y enseñarnos los personajes principales, pero una vez lleguemos ahí­, ¡bienvenidos al mundo de Olimpia!

eldoMientras la luz del atardecer se colaba por los amplios ventanales del palacio de Bredablims, el semidios Balder XI recibe a un heraldo que le trae la peor noticia que podí­a recibir: una soñadora ha despertado y su cuerpo ha sido expulsado de la catedral. Alethea, la soñadora, despertará en Olimpia, aunque pronto viajará de vuelta a Midgard, nuestro mundo, para ellos su tierra prometida. Allí­ conocerá a Araziel y juntos deberán regresar a Olimpia para recomponer el equilibro quebrantado. Y aquí­ comenzará la verdadera historia, sentaos cómodos porque hay todo un mundo de fantasía que os espera: la Ciudad de las Mentiras, donde el viento trae susurros que enloquece a sus habitantes. Buscareis más allá de las tierras yermas, donde se guardan los sueños olvidaos y subiréis a la barca de Caronte para llegar a la puerta del horizonte. Tendréis compañeros de diversas razas e índoles como un gigante jotun, un semidios, un visionario, sacerdotes que leen la mente, sabios, caballeros blancos, demonios, habitantes del pueblo gris… y tantos otros. Sabréis de increí­bles leyendas olvidadas en el tiempo, guardianes Esfinge que os pondrán a prueba con acertijos imposibles, cruzaréis puentes con un misterio por resolver…

Sí­, todo eso mucho más. Porque viviréis la historia, está escrita para vivirla. Recordad que ya os comente de este escritor por su libro Dioses y Corderos, haced memoria. Os dije que no era un escritor normal, le gusta que sus lectores piensen. En Olimpia lo deja todo atado, muy atado, pero deberéis ser lectores pacientes pues esta historia que creó para vosotros tiene muchos giros, muchas cosas inesperadas. Aunque es un mundo fantástico, es muy fácil ponerse en su piel, sus acciones son como las nuestras. La novela está viva, y eso la hace difí­cil de describir. Poco a poco notaréis cómo va evolucionando, cómo los objetivos mutan, las circunstancias cambian, las prioridades son otras, los malos no serán tan malos ni los buenos tan buenos… y es que al final odiamos si nos enseñan a odiar. Un mundo de fantasía o un mundo humano de fantasía, creo que ambas expresiones valdrían. Escrito de forma perfecta, buscando palabras poco usadas, sin caer en la pedanterí­a, sino con una prosa cuidada y con un vocabulario rico, nada repetitivo. Lo primero que pensé mientras lo leí­a es que me encontraba ante un libro muy, muy inteligente. Leedlo, seguid su estilo, sus formas de narración, esa sensación de quedar atrapado en la historia según avanzas con los protagonistas, es algo que desearía haceros sentir con palabras. Manuel Amaro es un autor que sabe jugar con los lectores y no hay duda de ello cuando logró hacerme soñar, me emocionó (e incluso sufrí) con los giros de la historia y supo hacerme vivir como si no fuera un lector y sí­ alguien dentro de su historia.

mapEn este libro se fusionan prácticamente todas las mitologías, aunque predominará la nórdica. Pero también encontraréis nombres de diosas griegas, referencias al folclore azteca y vasco, demonios sacados de la tradición china y como no, magos inspirados en los druidas celtas. Algunos personajes están sacados de la Mitología Clásica, tal cual. ¿Acaso no os suenan los nombres de las Esfinges, o de Caronte? Hasta se permitió el lujo de añadir un pequeño guiño a La divina comedia que os reto a buscar. En definitiva, un gran, gran libro de fantasía, escrito rozando la perfección. Un mundo en que os sentiréis identificados, donde sus vidas, sus miserias, sus luchas, son tan parecidas a las nuestras que bien podrí­a ser esa nuestra tierra prometida y debamos ir en busca de esa puerta que separa ambos mundos.

Lo dije en su anterior libro­, Dioses y Corderos, y no puedo más que repetirme y escribir: maravilloso libro, maravilloso libro, maravilloso libro.

 Puedes encontrar el libro en http://www.killertoons.kingeshop.com/MANUEL-AMARO-dbfaaaaae.asp

 

.

El archivo de atrocidades, de Charles Stross (Insólita Editorial, 2017)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

 

arat1Bob Howard es un geek reclutado a su pesar para trabajar en la Lavandería, una agencia ultrasecreta del gobierno británico encargada de proteger nuestro mundo de todo tipo de seres de pesadilla. Mientras sus compañeros se juegan la vida a diario enfrentándose a horrores innombrables, Bob se dedica al mantenimiento de los sistemas informáticos.

Hasta que un día consigue un ascenso. En su nuevo puesto, además de lidiar con interminables reuniones de trabajo y montones de papeleo, Bob tendrá que tratar con nazis interdimensionales, terroristas, universos alternativos y antiguos horrores lovecraftianos para evitar el fin del mundo.

Insólita se presenta en el mundo editorial con la publicación de El Archivo de Atrocidades, una novela escrita por Charles Stross, ganador del Premio Hugo por el relato corto La Jungla de Cemento, el cual viene incluido como extra  en esta estupenda edición que hoy os presento por aquí­.

A pesar del intento por parte de diferentes editoriales de traernos algunas novelas de este autor, tengo el pálpito de que con esta nueva ocasión por parte de Insólita vamos a tener Stross para rato…

Estamos ante una trama de difí­cil encasillamiento, ya que podrí­amos decir de ella que bebe tanto de Lovecraft como de la fantasía urbana de corte hard, todo ello aderezado con un sentido del humor que le sienta de maravilla al producto final.

arat2El elenco de protagonistas es lo suficientemente atractivo como para estar continuamente interesado en sus combates cotidianos (de hecho me ha recordado en no pocas ocasiones a la serie de TV The IT Crowd), resultando de todo ello una lectura muy amena y que provoca una sonrisa cómplice en algunos de sus descacharrantes pasajes debido a la visión tan cí­nica de nuestro personaje principal.

La parte de la historia oculta (con ramificaciones que llegan hasta nuestros días) que se nos presenta tira más del thriller de espionaje y es aquí, quizás, donde el escritor apabulla con conceptos técnicos que pueden provocar en el lector cierta confusión si no estás muy metido en el tema del código binario y/o altas tecnologías.

En definitiva: una historia que a primera vista puede resultar un tanto rara, chocante y enloquecida, pero una vez inmersa en ella es muy fácil dejarse llevar por el estilo y el ritmo tan característico que le imprime el escritor. Es más… ¿dónde más vais a encontrar a un personaje que se hace llamar a sí­ mismo demonólogo computacional?

Muy recomendable si lo que buscáis es una lectura diferente y divertida.

 

Ficha técnica

Tí­tulo: El archivo de atrocidades

Autor: Charles Stross

Editorial: Insólita

Páginas: 416

ISBN: 978-84-947020-0-6

Precio: 22.95 euros

 

VIAJEROS EN EL TIEMPO: FUNCIONARIOS vs MERCENARIOS

Por R. G. Wittener

 

vt3

Vaya por delante que soy “ministérico” desde que la serie echó a andar. Aunque, por supuesto, al principio tuve miedo a que la incursión de TVE en la ciencia-ficción acabase siendo un fiasco; pero para el segundo episodio ya era un fan incondicional, y he disfrutado mucho cada temporada. Así que, cuando comenzó a circular la noticia de que la NBC había plagiado el Ministerio del Tiempo, y los foros se llenaron de aficionados que clamaban cielo por las malas artes de los americanos, no tardé en aprovechar la oportunidad y comprobar por mí­ mismo lo que se decí­a. De hecho, la he seguido hasta el último capítulo de su única (¿o no?) temporada. ¿Mi opinión? Que al final, y después de todo, son dos series de entretenimiento para los aficionados al viaje en el tiempo, pero se trata de dos productos diferentes.

¡OJO! Posibles SPOILERS a partir de este punto.

DIFERENCIAS SINGULARES:

Una de las bazas principales de El Ministerio, si no la más importante, es la de contar con personajes de distintas épocas históricas entre sus protagonistas y poder jugar con esa sorpresa respecto al presente, o a momentos de su “futuro relativo”. Y aunque con Amelia Folch se ha seguido un proceso muy rápido de asimilación al siglo XX, Alonso de Entrerrí­os sigue ofreciendo momentos simpáticos a costa de los choques culturales.  En cierto modo, es una fórmula similar a la usada en Star Trek o Los Guardianes de la Galaxia, ya que los guionistas disponen de una lista infinita de personajes del pasado para reclutar; y, como si de razas aliení­genas se tratasen, cada uno de ellos puede aportar su peculiar idiosincrasia a la trama argumental. En Timeless no disponen de ese ingrediente (y bien que les vendí­a contar con un Spínola o un Velázquez, por poner un ejemplo).

Otra diferencia radical entre ambas series radica en las puertas del Ministerio. La serie de la NBC juega con dos máquinas del tiempo que se persiguen la una a la otra (los protagonistas deben correr detrás de su enemigo para evitar que cumpla el malvado plan de turno), mientras que El Ministerio puede desarrollar sus tramas en múltiples momentos de la historia, ya que tiene acceso simultáneo a todos ellos. Eso le ha permitido desarrollar argumentos en las que sus patrulleros estaban resolviendo casos en diferentes épocas a la vez.

MDTT1En la última temporada de El Ministerio se han tomado algunas decisiones controvertidas, pero la máxima que lo rige está muy clara: preservar la historia, tal y como se conoce en la actualidad. En ese aspecto, Timeless es (era) totalmente divergente: desde el primer episodio (y aunque la idea de “proteger la historia” estaba ahí­), se ha ido cambiando el pasado; unas veces en aspectos relevantes y otras en detalles más nimios, pero el presente de sus protagonistas ha variado a medida que transcurrí­a la temporada. Algo que, por otro lado, constituye una de las premisas de la serie y define la naturaleza de su antagonista; pues el presente serí­a el resultado de la manipulación ejercida por una sociedad secreta (Rittenhouse), en su único beneficio. De hecho, este enemigo cuyos hilos invisibles lo emponzoñan todo (y que tendría entre sus miembros a Ford, Edison o Lindbergh) me resultó más atractivo que la organización Darrow (por más que fuera un guiño a Las Puertas de Anubis y, por ende, a los fans del género). Porque, como villano, me pareció más sólido.

A pesar de que ambos equipos son un trí­o, las diferencias entre ambos son mayores que sus parecidos. De hecho, como en Timeless ya contaban con dos personajes blancos, el tercero en discordia es negro (la cuota de minorías raciales, ya saben): un ingeniero en la mejor tradición del pardillo salido de un suburbio gracias a su cerebro, y con escaso talento social o para la acción. De hecho, mientras que Alonso de Entrerríos es “el músculo caballeresco” del equipo, y proporciona ese “sentido de la maravilla”, Rufus Carlin apenas cumple otra función que la de chófer en la máquina del tiempo, ya que la segregación racial lastra en demasía su capacidad para poder actuar con libertad en las misiones.

Por supuesto, las acusaciones de plagio contra la NBC debían de tener algún fundamento. Pero, aún así­, yo no acabo de ver tan claro que hubiese base para una demanda. En cualquier caso, estos serí­an los PARECIDOS RAZONABLES:

El viudo atormentado. En ambas series, uno de los protagonistas masculinos ha perdido a su pareja en circunstancias traumáticas y querrá enmendar ese “error” viajando al pasado. Situación que, de paso, se aprovecha para desarrollar una trama de tensión sexual “no resuelta” con su compañera de misión.

La mujer de ciencias. También hay parecidos entre Amelia Folch y Lucy Preston: las dos son “enciclopedias de historia”, sacadas del mundo académico y puestas al mando de sus patrullas que, además, acaban teniendo escarceos amorosos con sus compañeros, condenados a no llegar más lejos. Pero yo señalarí­a que, a Amelia, el Ministerio le ha servido para realizarse como persona. Sin renegar de su época, es obvio que prefiere el presente y la libertad de ataduras que le ofrece. Para Lucy, sin embargo, la máquina del tiempo es su única solución para recuperar una vida y una familia que ha perdido en el primer episodio, y que por tanto sólo le está causando dolor.

Las dos series cuentan, también con anarquistas del tiempo. Traidores que “desean crear un presente mejor”; cambiar la historia por los medios que sean precisos, aunque eso signifique matar. Ambos encarnan así­ la premisa principal de sus argumentos respectivos: la certeza de que, si tuviera los medios, cualquier ser humano intentarí­a cambiar la historia a su favor. Y aunque tengan motivaciones “nobles” (¿quién no querría ahorrarle a la humanidad tantas y tantas desgracias?), les acaba cegando su afán por cumplir esa misión (en el caso de García Flynn, en Timeless, impulsado por el deseo de venganza). Eso si­, mientras la Lola Mendieta de El Ministerio del Tiempo era el enemigo a batir desde un principio (aliada con el grupo Darrow), García Flynn comenzaba con ese mismo papel y luego íbamos descubriendo que, en realidad, era un trasunto de Sarah Connor: conocía el futuro y sabía lo que podí­a pasar si la máquina del tiempo acabase controlada por Rittenhouse. Y lo paradójico es que, en la serie donde el presente se volví­a cada vez más y más impredecible y peligroso, lo único inmutable era la certeza de que uno de los protagonistas acabaría aliado con el traidor.

Recapitulando, el resultado que obtengo al hacer esta comparación es que Timeless y El Ministerio son dos series con parentescos, pero diferentes (en cierta manera, ocurre una divergencia similar a la que hay entre la saga literaria de Juego de Tronos con la serie de televisión). Los aficionados a las tramas de conspiraciones en las sombras (con reminiscencias de Dollhouse) tienen la serie perfecta en Timeless; el Ministerio del Tiempo juega más en la categoría de las aventuras clásicas. No hay (o no habí­a, hasta ahora), una amenaza que se cierna sobre sus protagonistas, lista para atacarles donde menos se lo esperan. Y mientras los patrulleros harán lo imposible para devolvernos a esa realidad que, aunque áspera, tan familiar nos resulta, a los chicos de Timeless no sabemos qué presente (o futuro) les espera; pero la distopía llama cada vez con más fuerza a la puerta de su máquina del tiempo.

 

Crónica del “Fear The Walking Dead Fan Event”, Cine Callao en Madrid (AMC SPAIN)

Por Karol Scandiu

El pasado lunes 24 de julio acudí al evento Fear The Walking Dead Fan Event, gracias a una entrada doble que gané en un sorteo que la web de AMC SPAIN llevaba a cabo.

FTWD3

Con la presencia de los actores Daniel Sharman (Troy Otto) y Rubén Blades (Daniel Salazar), participamos en una charla que duró alrededor de una hora en la sala del Cine Callao en Madrid. Nos esperaban en las butacas un bote con caramelos de fresa en forma de calaveras, una botella de agua y dos cartulinas (roja y verde) que usamos en un par de ocasiones durante la entrevista por parte del presentador.

Un evento ameno gracias a la simpatía de ambos actores, muy cercanos, con un humor increíble, que no dudaron en contestar a las preguntas preparadas por la organización así­ como las que el público pudo hacer al final de la cita.

FTWD1

Entre otras, vimos varias escenas de la temporada actual de la serie (no de los nuevos capí­tulos que llegaron en el mes de septiembre, detalle que además rogó el presentador a los actores que no desvelaran nada de lo que ocurrirá en la siguiente parte de la tercera temporada), y pudimos conocer más detalles de su trabajo en la serie, además de la pasión que ambos tienen por el mundo artístico y por su profesión.

Entre algunas preguntas, me encantó tanto su cercanía, como sus respuestas en las cuales se tomaban su tiempo en contestar y ser detallistas; empezaron hablando de cómo llegaron a formar parte del elenco de la serie, en el caso de Rubén Blades llamado personalmente por uno de los creadores de la serie, comentó que le ofreció el papel tras ver su participación en la película Safe House junto a Denzel Washington Ryan Reynolds; Daniel Sharman contó (con mucho sentido del humor) como en su caso participó de un casting durante el cual no sabí­a ni para qué serie o papel optaba, ya que los productores de la serie (así como de TWD – The Walking Dead) mantienen un secretismo muy importante cuanto a la elección de actores, y que lo único que le dijeron era que pensara en que su personaje se llamaba Daniel, para después avisarle de que se personara para hacer un molde de su ojo con una cuchara incrustada en este, y así se quedó un par de semanas sin saber poco más (soñando con la cuchara, añadió entre risas).

FTWD2

Hablaron sobre el avance de la serie, sus personajes, la fuerza que van cobrando poco a poco, comentando también sus pareceres sobre el mundo artí­stico, como les afectan (a ambos) la “carga´´ de unos personajes tan fuertes y con personalidades tan marcadas.

Una de las preguntas curiosas de la noche la hizo la primera fan durante la rueda de preguntas, y fue “qué les parecí­a un crossover entre TWD y FTWD´´, a los que los dos actores no dudaron en contestar que no solo la idea no les gustaba, como que no sería beneficioso para ninguna de las producciones, pues ambas son únicas y tienen su personalidad.

FTWD4Me quedo también con una de las respuestas de Daniel durante la mención al capí­tulo grabado totalmente en castellano en el cual el protagonista es Rubén (Salazar), pues transcurre en México y es su “regreso de entre los muertos´´; entre otras el actor americano destacó no solo la importancia de darle voz más allá del típico americano e historias centradas en sus propias fronteras e idioma, como que el público necesita y se merece mucho más porque “no todos los héroes son hombres de pie blanca que hablan en inglés´´, palabras que fueron aplaudidas por el público y su compañero de reparto.

Aguardando más eventos similares, me quedo con los actores, dos personas asombrosas que nos han acercado un poco más al mundo del séptimo arte, con educación, humor y pasión por lo que hacen.

 

Oats Studios, Volumen I: Zygote, de Neill Blomkamp

zygoteneill

Pues sí, mis queridos Lectores Ausentes: Ya tenemos aquí el tercer capítulo de la tetralogía creada por el gran Neill Blomkamp y Oats Studios. Si en la anterior pieza destacábamos el alto contenido en acción y las altas dosis de gore, en esta ocasión sus creadores han ido todavía más allá y nos traen un cortometraje que le da mil vueltas a muchas de las pelis de terror que se exhiben en cualquier cine.

En una línea que recuerda muchísimo a Alien o a The Thing, la acción y el suspense  toman las riendas de una historia que nos tiene con el culo pegado a la silla y el corazón a mil. Ritmo, atmósfera y unos FX,s de nivel, para una historia ya conocida, pero tratada de forma única. Una factura excelente y una criatura abominable hecha de retales humanos que cuando aparece en pantalla, dan ganas de aplaudir por su originalidad.

Poco más puedo decir. Solo que si os mola, apoyéis el proyecto y poco más, salvo que la disfrutéis…

Si no os aparecen por defecto, activad la opción de subtítulos en español.

Oats Website:
www.oatsstudios.com

Steam Page: http://store.steampowered.com/app/633…
Twitter: https://www.twitter.com/oatsstudios/
Instagram: https://www.instagram.com/oatsstudios/
Facebook: https://www.facebook.com/oatsstudios

.