La opinión de Soraya: Las ratas, de James Herbert

Por Soraya Murillo.

Las ratas es el título con el cual se ha reeditado esta novela corta por la editorial La biblioteca de Carfax . Anteriormente fue editada por Planeta en 1975 con el título La invasión de las ratas. Fue durante muchos años un libro descatalogado y muy buscado, pagándose cantidades importantes por un ejemplar. Gracias a esta nueva edición de la editorial, está al alcance de todos.

No sé si sabréis que es una trilogía, aunque existe cierta independencia entre ellos, con lo que pueden leerse de forma independiente. Las ratas es el primer volumen, el siguiente es El cubil (flojo a mi parecer, escrito más bien como obligado por las ventas del primer libro) y Dominios, que la cierra de forma magistral y es el que más me gustó, y trata de un futuro apocalíptico, a lo Walking Dead con ratas.

Bien, centrémonos en el libro que volví a leer y os cuento .

Un libro de terror bastante de pulp, con un estilo de lectura sencillo para llegar a la edad de cualquier lector. Más allá de los ataques de las ratas, que por cierto resultan muy reales, el autor se preocupó de saber de estos roedores, de cuatro patas, grandes incisivos y cola larga. Exactamente no son animales jerárquicos, aunque si llegan a tener una sociedad de clases.  Tienen hasta algunos ejemplares prescindibles a los que mandan a probar las cosas o salir si hay peligro y si los matan, no siguen los demás. Es una curiosidad, pero por eso tuvieron que cambiar hace años los venenos teniendo que inventar los retardados, porque mandaban al apestado a comer el veneno y como moría enseguida, los demás no lo tocaban. Los venenos con efecto retardados actúan al cabo de horas o días. Con todo esto trabaja el autor su novela, dejándonos bien claro lo inteligentes que son estos mamíferos.

Doscientas y pico páginas, que empiezan en una casa abandonada, la cual olvidamos muy pronto, adentrándonos en los hogares de varios personajes. Aunque nuestro protagonista principal es  Harris, profesor de una escuela de los suburbios londinenses, iremos fondeando en otras historias donde no sabremos si sus personajes serán o no víctimas de las ratas. Un Londres todavía con el recuerdo de los bombardeos de la guerra, una ciudad llena de edificios destruidos donde la gente intenta volver a la vida cotidiana. Nuestro autor no escatima en páginas para criticar las diferentes clases sociales, la política de mirar hacia otro lado. Total, solo moría la gente obrera.

Un libro que volví a leer después de muchos años y que me animo a reseñar hoy, para que sepáis de él en caso de no conocerlo. Y aunque llevo mucho leído desde entonces, de nuevo no me defraudó. Tal vez ya no sentí la misma emoción de la primera vez, pero en verdad releer cómo describe esas ratas diferentes al resto, que plantan cara, que no se acobardan ante el humano, que los atacan, les chupan la sangre y desgarran la herida comiéndote vivo mientras tu cuerpo convulsiona, arrancando los ojos para dejarte indefenso… Es lo increíble de las buenas novelas, que aunque las hayas leído cien veces siempre encuentras la emoción o algo nuevo, en este caso no deja de sorprenderme el gran trabajo de Herbert en estos pasajes.

Buen libro que seguro leeréis de una sentada, donde las ratas prueban la carne humana fuera de cementerios y trincheras, como si fuera una cacería… y ya no querrán otra cosa. Sangre, vísceras, cuerpos destrozados e irreconocibles. Ataques inteligentes donde esa rata jefe os pondrá los pelos como escarpias cuando sepáis de ella, por cómo mira, cómo desafía. Miles y miles de ellas  sembrando el terror, entrando a las casas, agarrándose a la piel.

Estuvo muchos años descatalogado, ahora tenéis la oportunidad de leer este clásico del terror.

http://labibliotecadecarfax.com/tienda/es/james-herbert/1-las-ratas-9788494668203.html

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *