La chica del tren, de Paula Hawkins (Planeta Internacional, 2016)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

 

lcdtRachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas… y la misma parada en la señal roja. Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece?

Paula Hawkins es una periodista especializada en finanzas y autora de novelas románticas de encargo antes de reinventarse como escritora de thriller en este La chica del tren, libro que vendió cinco millones de ejemplares en sus primeros seis meses. Creo que nunca en la historia de la literatura se había vendido tan rápido (y tanto) un libro, así que podemos decir que este título se ha convertido en el fenómeno editorial del siglo.

Para los que conocen mis gustos personales no suelo dedicar mi tiempo a leer bestsellers, pero en este caso particular los caminos inescrutables de la vida han hecho que me apeteciera leer un thriller y el resto es historia, como se suele decir…

Entrando en materia podríamos catalogar a La chica del tren como una mezcla de ‘Perdida’, la novela de Gillian Flynn, ‘La ventana indiscreta‘, film de Hitchcock y ‘Extraños en un tren‘, libro de Patricia Highsmith, con el que guarda no pocas similitudes.

A través de este cóctel vertiginoso la escritora nos muestra un thriller psicológico donde no todo es lo que parece ser a priori, ya que su protagonista no es una narradora demasiado fiel a lo que nos cuenta debido a su problema con el alcohol. Este recurso ha sido fuertemente criticado por algunos lectores que se quejan de que sea una táctica narrativa cogida por los pelos, pero yo no lo veo exclusivamente de esa forma ya que cada escritor elige libremente los engranajes internos de su narrativa para intentar sorprender o no al lector.

Otra cosa diferente es que la novela se haga un poco tediosa en algunas partes, ya que llega un momento de la historia en la que la autora no para de dar vueltas sobre lo mismo, dejando al lector con una sensación de hastío importante hasta su parte final donde parece que los hechos se empiezan a desencadenar con más brío (lo que no quita que sea uno de esos finales peliculeros que seguramente la escritora ya tenía en mente para su adaptación en pantalla grande).

Otro asunto negativo es lo predecible que llega a ser la novela a partir de su segunda mitad. Si eres un poco avispad@ lograrás saber quién es el que anda detrás de todo el embrollo.

lcdt2A pesar de estos inconvenientes (subjetivos, como todo en la vida…), queda patente que la autora maneja a la perfección ciertos detalles narrativos que dan empaque a la conclusión final y sin dejar ninguna laguna o detalle sin explicar, cosa que agradezco como lector.

Para ir finalizando hay un detalle que me ha llamado poderosamente la atención y no es otra cosa que el propio rol de la mujer en la novela, ya que sus principales protagonistas se sienten incompletas si no tienen a un hombre en su vida: curioso tratamiento de la figura femenina, sobre todo porque está narrado por una escritora; dejémoslo ahí…

En definitiva: La chica del tren es una novela que atrapa gracias a sus diferentes voces narrativas y a sus saltos temporales, pero que no termina de convencer debido a su naturaleza de déjà vu que se desprende durante toda su lectura.

 

Ficha técnica

Título: La chica del tren

Autora: Paula Hawkins

Editorial: Planeta Internacional

Páginas: 496

ISBN: 9788408141471

Precio: 19,50 euros

 

.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *