El Horror, de Daniel Menéndez Cuervo

Buenas días, mis queridos Lectores Ausentes.

ehdm1Hoy quiero hablaros de El Horror, una novela corta de Daniel Menéndez Cuervo, autor al que quizá muchos recordéis por esa joyita de fantasía épica titulada La Leyenda de Jay – Troi, que fue publicada hace unos años por la desaparecida editorial AJEC y que afortunadamente, vuelve a estar disponible en Amazon para aquellos que no pudisteis echarle mano en su momento. En mi caso, disfruté tanto de ella que en cuanto tuve oportunidad de ponerme con este nuevo título, me lancé sin dudas a por él.

Advierto que en esta ocasión, la reseña puede que os parezca un tanto escueta, pero es  que estamos ante una obra que debido a su breve extensión (apenas poco más de ciento treinta páginas)  y a la propia naturaleza de la obra, que juega justamente con la incertidumbre ante lo que sucede, no da para más, so pena de resultar reiterativo y desvelar por descuido lo que no debo. Prefiero limitarme a dejaros mis impresiones  de este modo y dejar que seáis vosotros quienes  la descubráis por vuestra cuenta.

Una ciudad en mitad de un páramo desolado.

Inexplicables y monstruosos asesinatos suceden cada noche.

Una salvaje locura que nadie puede detener.

Un atroz descenso hacia la desesperación y el más espantoso de los horrores.

Como resulta evidente por su título,  Daniel nos propone una historia de terror, en esta ocasión apostando por una obra de corte clásico, de la vieja escuela. Una de esas obras donde la ambientación,  efectiva en extremo,  es un elemento  clave para ganarse al lector y meterlo en la historia. Terror psicológico puro y duro.  Daniel logra crear una atmósfera enrarecida, claustrofóbica e inquietante que se va cerrando sobre nosotros a medida que avanzamos en la lectura.  Ni los personajes ni nosotros tenemos idea de que ocurre, salvo la certeza de que algo no va bien, de que todo va a peor a cada día que pasa, de que algo terrible nos acecha  y cada vez  está más cerca.

ehdm2El escenario es una ciudad sin nombre ubicada en medio de un desierto, un páramo infinito. Un lugar tranquilo en el que de repente, sin explicación alguna, se desata una oleada de crímenes violentos cuando cae la noche. Las muertes se suceden y cada vez con mayor virulencia. Cuerpos desmembrados, hechos pedazos. Al principio, solo víctimas al azar, después, verdaderas masacres colectivas. Las fuerzas del orden son incapaces de encontrar una razón ni un culpable, se ven superadas por la atrocidad que alcanza casi niveles de genocidio. Y nadie sabe nada. Nadie sabe a qué se enfrentan. El pánico se apodera de la población y se desata el caos absoluto. Una espiral de violencia y locura absolutas que solo lleva a empeorar las cosas hasta un punto sin retorno.

Vivir con miedo, aterrados, atrincherados en sus hogares en cuanto cae la noche. Nadie está a salvo de lo que sea que  ha decidido exterminar la ciudad. Esa incertidumbre, esa sensación de angustia e impotencia, de pura claustrofobia, es la mejor baza de la novela. Resulta contagiosa y acabaremos sumidos en la misma inquietud  que los protagonistas, con los que  nos sentiremos identificados en su desazón.  Personajes creíbles y bien definidos que terminan sucumbiendo al horror. Un horror sin forma ni rostro, pero letal. Y el viento…

Daniel usa con mucho acierto la intriga y el suspense. Nos mantiene con la incógnita, desconcertados y  en continua tensión.  Eso, junto a la  brevedad  de la novela, son sus mejores bazas, en una historia cuya única intención es hacernos sentir así.

Os animo a darle una oportunidad. Una lectura ligera, pero muy intensa, que devoraréis en apenas una hora y que os resultará mucho más que satisfactoria.

 

El horror

Daniel Menéndez Cuervo

Tapa blanda: 132 páginas

Editor: CreateSpace Independent Publishing Platform

Idioma: Español

ISBN-10: 1530102480

ISBN-13: 978-1530102488

https://www.amazon.es/dp/B01BR1UMDU/ref=dp-kindle-redirect?_encoding=UTF8&btkr=1

 

 .

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “El Horror, de Daniel Menéndez Cuervo

  1. Suena estupenda, pero igual que le temo a los tochos, tampoco me entusiasman novelas tan cortas y este argumento daba para mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *