Mitos de Fuenlabrada, VVAA (Kelonia Editorial)

Buenas noches, mis queridos Lectores Ausentes.

mdfpHoy venimos con Mitos de Fuenlabrada, una antología dedicada al legado del maestro Lovecraft, publicada por los amigos de Kelonia Editorial con motivo del pasado Festival de Fantasía de Fuenlabrada,  y que reúne en sus páginas a un buen puñado de escritores que  se encargaran de darnos su propia versión de toda la mitología creada por el maestro de Providence, con la curiosidad de que todas las historias se desarrollan en la propia Fuenlabrada. Trece relatos en los que veremos cómo sus respectivos autores  toman ese legado maldito y lo adaptan según su propia visión, estilo y su particular concepto del mismo, con este enclave madrileño de fondo como peculiar escenario, algo que desde luego no parece tarea fácil. Pero lo cierto es que nuestros amigos juntaletras no solo logran superar el reto, sino que en general, el resultado es una obra muy interesante, original y de calidad, con algunas historias realmente buenas, que  de manera independiente  ya hacen que el libro valga la pena y aunque haya algún relato más flojo o con un nivel algo más bajo que el resto,  cosa inevitable en cualquier antología, mi opinión respecto a la obra es muy positiva.

Cabe destacar también la excelente labor de los ilustradores que participan en el recopilatorio, cuyos trabajos son una auténtica delicia. Pablo Uría Diez (brutales tanto la portada como ese mapa alucinante), Espi, Hugo Salais, Pablo Ramos Álvarez, Boris Ramírez Barba, Fran Galán, Jorge Romero Ariño y Jorge Hidalgo de la Torre se lo han currado muchísimo para la ocasión.

Como suele ser habitual, os dejo con un breve repaso a los relatos:

 -Por la mano del hombre, de Juan Miguel G. S. Sánchez: Relato que abre la antología y que se convierte en uno de mis favoritos. Ágil, fluido, logra convencer con ese pedazo homenaje que se casca. Muy, muy bueno.

-El eremita, de Marc Sabaté Clos: Un relato curioso, que nos hace viajar atrás en el tiempo y nos embarca en una historia donde la aventura supedita al terror, pero sin que ello suponga en realidad una pega. Destaca el estilo narrativo del autor y su puesta en escena.

-El ojo ciego, de Pedro Aibar Crisóstomo: Un relato sencillo, pero bien elaborado, donde las estrellas del firmamento advierten de la llegada de un Mal que asolará a la humanidad y del regocijo de sus fieles adoradores.

-Dionisio, de Josué Ramos: Uno de los relatos más fieles de toda la antología. Me ha resultado fascinante la elección del autor de  utilizar el recurso de la música como pieza central de su historia, como causa y efecto, razón y desencadenante.  Solo por eso y por la forma en que fluye la historia, resulta un relato de lo más destacado.

-Los bailarines del crepúsculo, de Leandro A. Kreitz: Y de nuevo, la música como protagonista, en esta ocasión como llave para invocar a una entidad que yace sumida en un sueño. El uso del   flashback como recurso narrativo resulta muy adecuado para la historia que nos quiere contar. Eso,  junto a la sonrisa cómplice que de forma inevitable aflorará en el rostro del lector, lo hacen más que recomendable.

-Bookcrossing, de Aitor Solar: Bien escrito y con un estilo al que no le puede reprochar nada,  adolece de pretender hacer pasar por original algo visto mil veces antes. Eso no es malo de por sí, pero cuando uno utiliza una trama tan trillada, está en cierto modo obligado a aportar algo nuevo, algún detalle o cualidad que la distinga de sus homólogos. Aun así, hay que reconocerle el mérito de una narrativa casi perfecta y un trabajo limpio y bien realizado.

-La herencia Aretxaga, de MA Astrid: Un relato que evita complicarse sin necesidad, de planteamiento sencillo y ejecutado de forma brillante. Una historia cuya última finalidad, y que en realidad todo relato debería tener presente,  es entretener al lector.

-El bibliófilo, de Alejandro Morales Mariaca: Lex sigue en esa línea suya característica, recurriendo a su estilo y a esos detalles que tanto nos gustan,  pero en esta ocasión, el resultado final se ve levemente afectado por un desenlace un tanto  precipitado. No sé si es debido a la limitación obligada en cuanto a extensión, pero da la impresión de que ha recortado algo o no lo ha desarrollado en su totalidad.

-El reflejo, de Pepe Gallego: En mi opinión, el relato más flojo de la antología.  El autor peca de dar demasiadas vueltas, de meter paja innecesaria y enredarse de forma absurda, siempre según mi punto de vista, en una historia en lo que lo que predomina es la confusión. Está bien escrito, pero no encuentro una razón que justifique que el lector se pierda dando tumbos para acabar con un desenlace tantas veces visto.

-La bestia sobre el capitel, de Diego Freire Cameselle: Un arranque excelente para un relato que aunque se mantiene a flote, pierde fuelle a medida que avanza. Aun así, creo que el autor tiene mucho que decir y hay que seguirle la pista.

-La calamidad, de Miguel Huertas: Para mí, de lo mejorcito de la antología. Mezcla de género negro con los mitos, cual partida de Chtulhu salvando las distancias, claro está. Detective en una investigación que le lleva a descubrir el horror. ¿Hay algo más que añadir?

-La herencia de Dahut, Armando Valdemar: Otra pequeña joyita, disfrazada de algo simple y sin complicaciones, pero que destila calidad y saber hacer por todos sus poros. Lo mejor, la atmósfera lograda.

-El millar de retoños, Carlos J. Lluch: ¿Que puedo decir de Carlos? No sé si puedo ser imparcial con este relato, debido a mi debilidad por el autor. Lo que sí es indiscutible, es que este tío sabe escribir y que ese crossover que se saca de la manga, con su peculiar tributo a Hellblazer y a Lovecraft, es la leche y una forma cojonuda de cerrar la antología.

 En resumidas cuentas, he disfrutado mucho con su lectura y creo que estamos ante una de las mejores antologías homenaje a la obra de Lovecraft y sus maravillosas y oscuras visiones.

 

Mitos de Fuenlabrada

VVAA

Editorial: Kelonia

ISBN: 978-84-942964-6-8

Páginas: 206 pág. (con 8 ilustraciones a color)

PVP: 13,95€

http://www.kelonia-editorial.com/Tienda/index.php?id_product=100&controller=product

 

 

Be Sociable, Share!

5 pensamientos en “Mitos de Fuenlabrada, VVAA (Kelonia Editorial)

  1. Por culpa de gente como tú que cree saber sin tener ni idea, llegan las decepciones en los lectores. Y digo esto porque tengo un grupo de lectura de una docena de personas, varias de ellas del mundo editorial, y absolutamente todas coinciden en que los mejores relatos son precisamente los que has intentado devaluar con tu crítica, y qué casualidad de que ensalzas precisamente a los que la gente ha puntuado como menos buenos, ya que malos no hay ninguno y de ahí lo recomendable de la antología y el acierto de Kelonia en la elección de los trabajos.
    ¿Por qué lo has hecho?, eso solo lo sabrás tú. Puede ser por adolecer de las cualidades necesarias como para atreverte a hacer una crítica mínimamente fiable. O también puede ser, como tú mismo has dicho en una de las críticas, por tu nula imparcialidad.
    Por suerte, solo tienes un blog de escasa repercusión y dudo de que la mayoría de escritores y lectores te hayan leído, porque creo que no habrían sido tan benévolos como lo soy yo.

    • Me encanta cuando alguien a quien no conozco viene a despotricar sobre lo que opino y se permite el decidir por mi sobre que es lo que me tiene que gustar, cual debe ser mi opinión y a quien tengo que aplaudir . Gracias, alma generosa, educada y benevolente. Soy feliz.

    • Hola, muy buenas, querida Rosa, hermosa flor que se digna a dejarse caer por lo que tu pareces considerar la mugre.

      Tengo varias dudas sobre tus “despotricaciones”, querida amiga:

      Primero y ante todo, un pequeño detalle que se escapa a mi entendimiento -indudablemente inferior a tu absoluta y brillante sapiencia-: si según tus propias palabras este blog es de escasa repercusión -sobre lo que yo, oh magna, discrepo-, ¿qué haces perdiendo tu tiempo aquí? ¿qué te importa lo que aquí se diga?

      En segundo lugar, puedo comprender que alguien con tu nivel de omnisciencia considere estar en la autoridad de desacreditar -sin aportar datos y con formas cuando menos inapropiadas- las opiniones ajenas. No obstante, la libertad de opinión existe, y las críticas de obras artísticas son eso, opiniones que buscan cimentarse en argumentos y ser más o menos imparciales, pero opiniones a fin de cuentas. Incluso si tiras de los grandes clásicos encontrarás a gente que no les guste -y no hablo de cualquier analfabeto, sino de gente entendida-. Porque el ser humano es maravillosamente complejo y heterogeneo -o como reza el dicho, “para gustos los colores”-. Y aunque huelga decirlo es su blog, ergo esta en su justo derecho de poner lo que se le antoje.

      Estoy de acuerdo en que existen críticas increíblemente maleducadas y destructivas; las cuales, si bien son técnicamente correctas por lo anteriormente citado de libertad de expresión, me parecen groseras, inapropiadas y prepotentes. Pero, oh amiga mía, la crítica de Ahtman no era ni maleducada ni destructiva -al contrario que tu crítica a su crítica, si me permites la redundancia-.

      Tengo la corazonada de que eres conocida de alguno de los autores que no han salido especialmente bien parados -que tampoco es que haya machacado a ninguno-, o especialmente fan de alguno de ellos. Ya sea acertado o no mi palpito te recomiendo relajarte -tomarte una tila, escuchar algo de jazz…- porque amiga mía, si saltas por esta crítica, a nada que el escritor en cuestión se haga algo famoso e indagues por Internet en busca de reseñas te va a salir una úlcera, ya que por bueno que sea, siempre habrá gente que no comulgue con su estilo o su obra tanto como tu -o directamente nada-, y como digo encontrarás cosas que harán palidecer a estas moderadas opiniones que nos ocupan.

      Un saludo de un pobre ser inferior.

  2. Buenas, amigos. Como lector habitual y comentador ocasional de este sitio me acaban entrando ganas de poner yo también algo al respecto, a la vista de la creciente animación (es un decir, pero que también podria no haberse hecho más caso del tema, más allá de la respuesta de Athman). Oscar ya explica muy bien lo de la libertad de opinión y lo absurdo de la molestia que de repente se toma alguien para venir a arremeter aquí así contra la de Athman, así que yo me limitaré a expresar simplemente mi desconcierto. Porque, veréis, Athman dice:

    “En resumidas cuentas, he disfrutado mucho con su lectura y creo que estamos ante una de las mejores antologías homenaje a la obra de Lovecraft y sus maravillosas y oscuras visiones.”

    O sea, que comenta y sobretodo RECOMIENDA la obra, como suele hacer. Y entonces va Rosa y dice:

    “Por culpa de gente como tú que cree saber sin tener ni idea, llegan las decepciones en los lectores.”

    ¿Y por qué? ¿Porque recomienda como “buena” una obra “mala”? ¡Nooo! ¡Porque, como lector y desde su punto de vista, simplemente dice qué relatos le han gustado más y cuales menos! Cosa al parecer imperdonable por ser toda la antología cojonuda y, en todo caso, estar totalmente equivocado en su valoración personal de “mejores” y “peores”… Por eso tanta saña, mira tú. ¡Y cuidado! Que:

    “…dudo de que la mayoría de escritores y lectores te hayan leído, porque creo que no habrían sido tan benévolos como lo soy yo.”

    ¿A que según quien lo lea igual todavía le cae una demanda al Athnecdotario?… Por leer, comentar y (no lo olvidemos) RECOMENDAR lo leído. No veo yo que por otra cosa… Bueno, sí: Por lo del punto de vista propio, claro.

    ¿No resulta un poco chocante?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *