Los Días Grises, de Sergio Alonso Mínguez

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

Hoy os traigo la reseña de Los Días Grises, de Sergio Alonso Mínguez, una novela  no apta para todo el mundo debido a su peculiar estilo narrativo y a la forma de entender la literatura de su autor.

ldgpCon una prosa recargada, a veces poética, otras tantas complaciente y siempre cargada de simbolismo, la novela se desliza entre distintos frentes  y trasciende géneros,  de un modo difícil de definir.  Tras la excusa de lo que a todas luces es la caída de la sociedad a causa de un virus transmitido a través del dinero,  situándonos en una distopía decadente y sombría, un `futuro´ que agoniza mientras  intenta inútilmente recomponer sus pedazos entre miseria y desesperación, el autor centra su atención en hacer un retrato sin censura del mundo en que vivimos, de aquello en que nos hemos convertido, en aquello que añoramos, que deseamos, que recordamos y también  lo que queremos olvidar.  Una obra reflexiva y que hace de lo íntimo, de la introspección, su bandera.  Las guerras, las tramas políticas, la lucha por seguir, por huir, por sobrevivir, por prevalecer y encontrar un sentido resultan casi anecdóticas pese a su complejidad, en una lectura que se esfuerza tanto por ser trascendental. La melancolía es una constante, el estado natural en el que se mueve. Una melancolía surgida de la aflicción por la perdida, no tanto material sino de la esperanza, de nuestra propia identidad, de nuestros valores y de una causa en la que creer.  Del derrotismo. De la aplastante revelación de una verdad que nos supera,  que nos aterra y que de algún modo, alcanzamos a comprender como evidente y reconocida.

Sergio maneja ideas, conceptos, imágenes simbólicas y metáforas, construye y deconstruye a fuerza  de obligarnos a prestar atención, a sugerirnos, a clavar espinas en nuestra mente que no alcanzamos a arrancar. Sus personajes, tanto como él mismo, divagan en un discurso intimista que llega a calar en nosotros.  Sus miedos, sus obsesiones,  de forma inconsciente se materializan ante nosotros, se convierten en un revulsivo para que los nuestros propios salgan a flote. Esa capacidad de resonancia, de convertir el verbo en acción y ésta de nuevo en pensamiento, en idea que surge de nuestra mente en respuesta a su provocación, me resulta muy estimulante.  

samLa obra puede resultar muy densa, difícil de afrontar en un mundo donde todo son prisas y esperamos que se nos dé todo masticado. Un ejercicio literario en que se pondrá a prueba nuestra capacidad de seguir el juego, de  liberarnos de perjuicios. Una lectura compleja, exigente  y recargada, haciendo de la narración una forma de expresión libre y ajena a normas y reglas. Conceptual en gran medida, peca de exceso y resulta incluso pretenciosa, aunque en última instancia no es algo buscado, sino inherente en el estilo del autor.  Teniendo en cuenta que además, como decía antes,  se adentra en los caminos de la introspección, en lo metafísico, el fatalismo, la combinación es casi una experiencia lisérgica no apta para todo el mundo.  

En resumen, una novela distinta, muy distinta, en la que el lector está invitado a experimentar, a sentir, a reconocerse en sus páginas y verse reflejado en ellas, si no se asusta fácilmente y si se atreve a dejarse sumergir por una prosa que arrolla sin piedad entre reflexiones, arquetipos, retórica y  conceptos. Yo la he disfrutado, con ciertos reparos. No ha sido una lectura fácil, en momentos un verdadero delirio absurdo y cargante, pero la experiencia ha valido la pena después de todo.

Eso si, la portada es una puta pena. Cualquiera que se la encuentre por delante sin saber lo que contiene en su interior, pasará de largo sin interesarse por la obra. Una pena que en ese aspecto, una obra tan ambiciosa tenga una presentación tan cutre y penosa.

 

Los Días Grises

Sergio Alonso Mínguez

Editorial: Amarante

ISBN: 978-84-16214-39-6

Páginas: 234 pág.

Precio: 17 €  (ebook: 4,99€)

https://editorialamarante.es/libros/novela/los-dias-grises

 

.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *