Corazón de Piedra: Hecatombe, de Francisco José Palacios Gómez

Buenas tardes, amigos.

1013503_10151795860837577_1588991430_nA ver: Que levanten la mano aquellos lectores que aún recuerdan como se emocionaban frente a la pantalla del televisor cuando disfrutaban de esa maravillosa serie de dibujos animados que fue Mazinger Z… Creo que somos muchos los que nos criamos viendo al coloso de metal repartiendo estopa, enfrentándose a todo tipo de criaturas y aberraciones. Uno de los primeros animes de la historia y todo un referente cultural, que dio pie a todas las historias de robots gigantes y monstruos que han surgido después.  Desde Transformers hasta Evangelion la actual y divertidísima  Pacific Rim, o incluso con cosas tan bizarras (si, lo siento, para mí siempre fue una bizarrada de órdago) como Los Power Rangers, la imagen del MECHA, el robot gigante tripulado, defendiendo a la humanidad, se ha convertido en una figura popular, puro espectáculo visual que ya ha arraigado en el imaginario colectivo.

Si bien el subgénero de los Mechas ha sido principalmente explotado en el cine y la televisión, lo cierto es que salvo contadísimas excepciones (y personalmente yo no conozco ninguna de primera mano), no es un tema que haya sido explotado dentro de la literatura, pese a ser una vertiente fundamental dentro del género de la ciencia ficción.

Es por eso que resulta cuanto menos sorprendente el que un autor español se decida por este tema en su última novela.  De entrada, una propuesta bastante arriesgada, pero que no podía llegar en mejor momento, en plena fiebre causada por el estreno de Pacific Rim.

Francisco José Palacios Gómez no es ningún novato en esto de juntar letras. Su carrera literaria  ha ido de la mano del fantástico, en mayor o menor medida, pero siempre apostando por imprimir credibilidad y fondo a sus historias, utilizando un estilo muy personal que incide en darle suma importancia a lo real, en hacer que sus personajes resulten creíbles. Personas normales en situaciones atípicas y fuera de lo comun.

Quizá sea ese su secreto, el saber crear personajes muy humanos, complejos, con más defectos que virtudes y que únicamente hacen todo lo que está en su mano por seguir adelante, por sobreponerse a sus propios miedos y miserias, y en última instancia, por sobrevivir.

Sinopsis

Trata de un apocalipsis en un futuro cercano de mano de una invasión perpetrada por una raza de insectos gigantes… al menos en apariencia.

¿Qué eran esas luces que brillaron en el cielo y arrasaron la superficie de la Tierra? La vida de Ian se truncó por un hecho luctuoso de su pasado. Años después, es un joven independiente y engreído, aspirante a operador del CR09, una revolucionaria máquina de carga. ¿Logrará sobrevivir en medio de una ciudad dominada por unas bestias terribles? ¿Superará su egoísmo y será capaz de ayudar a quienes lo necesiten en el camino hacia su salvación?

 Me ha gustado  mucho la forma en que Francisco ha desarrollado la historia. Nos presenta a los protagonistas a través de sus acciones en el pasado, dejando al descubierto que clase de personas son. Como suele decirse, los conoceréis por sus actos, más allá de lo que os puedan decir de ellos. Las personas cambian y eso es un hecho indiscutible. Pero su verdadera naturaleza es la que es, aunque a veces resulte difícil distinguirla tras las máscaras que creamos, las apariencias y la imagen que utilizamos para defendernos del mundo que nos rodea. Una forma de protegernos, de ocultar nuestros propios pecados o de mantener al resto al margen. Aunque siempre llega un momento en que las máscaras dejan de ser útiles y ya no cumplen con si cometido o simplemente, dejan de ser necesarias.

No se trata de darle más profundidad de la que en realidad tiene, pero sí que resulta destacable el esfuerzo del autor por evitar los clichés y huir como alma que lleva el diablo de personajes planos, sin personalidad ni carisma. Francisco logra darles vida, hacerlos reales, con unas motivaciones que no nos cuesta aceptar en absoluto, dejando atrás la imagen del héroe invencible y seguro de sí mismo. Las apariencias, amigos, las apariencias… Lo que importa realmente, lo que de verdad tiene valor, es el trasfondo.

franciscoUna prosa correcta, en la línea habitual en este tipo de relatos. Cuidada,  pero sin complicarse la vida de forma innecesaria. Le da al lector lo que este espera encontrar,  ni más ni menos. Un estilo dinámico y ágil, que le viene como anillo al dedo a la historia. Un ritmo que va de menos a más, y en el que se aprecia el buen hacer del autor, que demuestra saber cómo utilizar los recursos literarios para ir aumentando la tensión hasta llegar al clímax, para volver después a reducir la presión y permitirle al lector experimentar esa montaña rusa una y otra vez. Encontrar el equilibrio no es tarea fácil y suele ser habitual que  el escritor de turno meta toda la carne en el asador de golpe, demasiado pronto y el  lector termine un tanto saturado, o por el contrario, que no termine de despegar. Francisco no comete ese error y hace que la historia fluya de menos a más, ganando intensidad cuando debe hacerlo y relajándose cuando considera que ya ha apretado lo suficiente para darnos un respiro, aunque este sea  solo momentáneo, preparándonos para lo que viene a continuación.

Intensa, divertida y como no podía ser de otro modo, muy visual y cinematográfica. Es evidente que el autor ha mamado de las fuentes que mencionaba antes y eso se nota. Respetuoso y manteniéndose fiel a la idea que todos tenemos en mente sobre lo que debería ser una aventura como esta, pero siempre con su propio estilo,  con su propia visión particular, intentando ofrecer algo más y añadiendo toques de originalidad que la diferencien de lo de siempre.

Si he de mencionar alguna pega, que las tiene, me inclinaría a mencionar un pequeño defecto de estilo que se ha repetido en algunas ocasiones a lo largo de la novela. No es algo grave e incluso me atrevería a decir que se trata quizás de una observación basada puramente  en mi gusto personal, pero a la hora de construir algunas frases, sobretodo  fuera de los diálogos, me he ido encontrando con algunas redundancias. Es decir, en un mismo párrafo, insiste en una misma idea, en un mismo concepto, como si temiese que no entendiésemos lo que nos quiere decir o pretendiese de algún modo enfatizar en ello, que no se nos pase por alto su relevancia. Es un detalle sin  importancia y puede que yo sea muy tiquismiquis, pero lo cierto es que no he podido evitar sentir que esos añadidos sobraban, al menos en mi opinión.

Por lo demás, como digo, una lectura entretenida y que ofrece al lector aquello que promete. Intensa y divertida, pero con chicha, evitando quedarse en lo fácil y tratando de ofrecer algo más. Lo mejor, la construcción de los personajes y su forma de adaptarse a las circunstancias.

Y como no: ¿Hay algo más cañero que un mecha de la hostia dándose de toñas con un bicho gigante? Pues eso….

PD- Mención especial a la pedazo de portada que ha realizado el amigo Juapi. Una pasada.

 

Formato: Versión Kindle

Tamaño del archivo: 664 KB

Longitud de impresión: 259

Uso simultáneo de dispositivos: Sin límite

Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.

Idioma: Español

ASIN: B00DNGSY06

PVP: 0,99€

 

.

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “Corazón de Piedra: Hecatombe, de Francisco José Palacios Gómez

  1. Lo empecé a leer antes de las vacaciones y, entre unas cosas y otras, paralicé su lectura, pero me estaba gustando mucho. Esta semana lo retomaré. Para mí ha sido una grata sorpresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *