En el Jardín del Edén, de Carlos Martí

Ahora no temáis llegar al linde del bosque y dar el paso, ese último paso que sirve para cruzar el umbral y adentraros en el mundo que os espera más allá del Jardín del Edén. Tenéis que abandonar vuestra plácida seguridad. Cargad vuestras mochilas con un equipaje repleto de valor y empezad el viaje“. José Miguel Cuesta.

Sinopsis

El Jardín del Edén es el lugar más maravilloso que existe, y los querubines son los angelitos más curiosos y atrevidos que hay en él. ¿Qué puede esperarse, sino que visiten la Casa que siempre cambia; o el Cúmulo; o pasear por el Bosque a riesgo de toparse con el Viejo? ¡Hay tantos lugares! ¿Quién puede aburrirse? Tal vez los ángeles adultos, siempre tan serios, pero, ¿un querubín?

Pues lo hay. Se llama Daril y es un poco más curioso y mucho más atrevido que sus buenos amigos. Pero incluso el más aventurero tendría que saber que hay lugares que es mejor no conocer. Para cualquier querubín el Jardín del Edén es un lugar perfecto.

Pero, para Daril, eso no era suficiente“.

Buenas noches, amigos.

548942_487315244656946_316072440_nHoy venimos con una obra algo distinta a lo que suele ser habitual en este sitio, no tanto por su temática, sino por la forma en que está narrada. Ya sabéis que soy de ese tipo de lectores que no hace distinciones en cuanto a clasificaciones y tanto me da que sea una novela para adultos que una juvenil, siempre y cuando sea lo bastante interesante y resulte una buena lectura. No comprendo a esos lectores que rechazan de forma sistemática una novela por el simple hecho de estar catalogada como LIJ, habiendo en cuenta que esa clasificación, al menos desde mi punto de vista, es en la mayoría de casos de un rigor más que dudoso. No son pocos los títulos que he tenido el placer de disfrutar, que de entrada estaban enfocados  a un ratio de lectores muy específico y me han sorprendido por su madurez, por su calidad  estilística y sobre todo, por su trasfondo. Por una profundidad inesperada que puede pasar inadvertida para el público al que va dirigido, pero que está implícita en la propia narración y que suponen una agradable sorpresa para el lector que sepa leer entre líneas y ver más allá de la simple historia.

Ese es el caso de En el jardín del Edén, de Carlos Martí. Una novela juvenil que utilizando un estilo sencillo, pero cuidado y muy acertado para la ocasión, nos ofrece una historia en forma de cuento en el que acompañaremos a Daril y sus amigos en un viaje que les revelará que hay más allá del Paraíso y con el que descubrirán quiénes son ellos mismos.

Un viaje iniciático, que recuerda y mucho al que Dante realizó acompañado de Virgilio. La lenta, pero inexorable transición a la madurez y entender las reglas por las cuales se rigen nuestras vidas y el propio universo. La comprensión del destino que les aguarda y que profundiza en su verdadera naturaleza, aunque eso signifique en apariencia el retroceder a lo más simple y básico, en contrapunto a la seguridad y el concepto de la Perfección que reina en el Paraíso.

Carlos 5Con una prosa tan bella como sencilla, el estilo del autor se ajusta como un guante a la historia que nos cuenta.  La construcción de los personajes, la forma en que la narración fluye por sí misma, las situaciones que se exponen y que sirven para desarrollar la historia y que el lector avance y comprenda del mismo modo en que lo hace el protagonista, me ha resultado una delicia. El autor  logra que nos sintamos un viajero más, dispuesto a descubrir que nos aguarda en la siguiente página y sorprendernos a medida que nos cuestionamos y aprendemos tanto como nuestro protagonista en su travesía.

Una narración lograda y acorde con lo que se nos quiere contar, haciendo del diálogo un arte en sí mismo. La simpleza convertida en virtud, cuando uno comprende que no hace falta nada más y que ese es el modo.

Una pena que el público en general sea tan reacio a arriesgarse y darle una oportunidad a historias como esta. Desde luego, se pierden muchas de estas pequeñas joyitas, que a distintos niveles, disfrutarían por igual grandes y pequeños, cada uno a distinto nivel.

Lo único que no me ha terminado de convencer, y ya adelanto que es una cuestión puramente de gustos personales, es la portada. Pese a ser una excelente ilustración de David Agundo, quien ha sabido captar la esencia de la novela a la perfección, no la veo lo bastante sugestiva como portada. Insisto: Como ilustración es una delicia y estamos ante un trabajo excelente, pero como gancho, como reclamo para que el posible lector,  a mi entender le falta garra. Entiéndase esto como lo que es: Una opinión puramente personal y subjetiva, nada más.

Solo me queda pues recomendaros que le deis una oportunidad. Descubriréis que En el Jardín del Edén hay mucho más de lo que podéis imaginar y a buen seguro veréis capaces de disfrutarla tanto como yo.  Los amigos de Kelonia Editorial están haciendo un excelente trabajo en la elección de los textos que publican y espero que todo su esfuerzo y dedicación sean recompensados.

 

En el Jardín del Edén

Carlos Martí

Editorial: Kelonia Editorial

Colección: Kelonia Joven

Páginas: 128 pág.

ISBN: 978-84-941043-1-2

Portada: David Agundo

PVP: 10,5 €

 

.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *