Los Muertos Vivientes 16: Un Mundo Más Grande, de Robert Kirkman y Charlie Adlard

Una reseña de Francisco José Arcos Serrano

Una epidemia de proporciones apocalípticas ha barrido la Tierra haciendo que los muertos se levanten y se alimenten de los vivos. En una historia de zombies sin fin, un grupo de supervivientes intentan marcar la diferencia y, sobre todo, seguir existiendo.

Este es el argumento central de la exitosa colección creada por Robert Kirkman. El autor nos ofrece un relato que nos hace reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y en qué lo estamos convirtiendo. En el apartado gráfico cuenta con la inestimable ayuda de Tony Moore y Charlie Adlard.

Desde sus inicios, el cómic se convirtió en superventas, cosechando el aplauso de la crítica y público por igual. Su repercusión hizo que la cadena estadounidense AMC los adaptara para TV en 2010. El éxito tampoco se resistió y la premiére de la serie fue una de las más vistas en toda la historia.

La editorial Planeta publica nuevo material de la serie estrella de Robert Kirkman, y también, una de las que más venden de la editorial, en un éxito sin precedentes. En esta ocasión, el mencionado tomo recopila los números 91 a 96 de la serie norteamericana.

Queda claro con este nuevo arco argumental que se trata de un tomo de transición, ya que la serie va acercándose a su número 100, del cual pienso que Kirkman nos está guardando una buena sorpresa.

Aquí se nos presenta a un nuevo personaje, Jesús (el guionista deja claro su mensaje, dotando a este personaje con ese nombre tan bíblico) el cual pertenece a otra Comunidad de supervivientes: La Cima. Pese a las diferencias aparentes que existen entre él y Rick, parece que la confianza da lugar a una visita a ese ‘sitio seguro’ para comprobar ”in situ” si de verdad está tan bien protegido de los podridos como vaticina Jesús.

Los personajes siguen evolucionando, y en este caso nos encontramos a un Rick lleno de esperanza por un mundo mejor y que puede ser posible gracias a la amabilidad ofrecida por los habitantes de La Cima. No sabemos si Kirkman mantendrá este nuevo equilibrio durante un tiempo o, por el contrario, barrerá de nuevo toda esperanza para volverlo todo aún más negro de lo que está ya la situación. Nunca se sabe….

Respecto a su dibujante, Charlie Adlard, aquí sigue en su línea habitual, con Cliff Rathburn a los grises, los cuales son uno de los puntos más característicos de la serie, dotando a cada situación del dinamismo o la ‘suavidad’ que pide en cada momento.

Cada vez hay más gente que se sube a la ‘Walking-manía’, y de momento no conozco a nadie que se haya sentido defraudado ni nada por el estilo…..por algo será, ¿no?

El tomo se acompaña de un cuadernillo que recopila las portadas americanas de los números  #33 al #48 a todo color, detalle que se agradece enormemente.

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *