Larga Tormenta de Otoño, de José Manuel González de la Cuesta

¿Una novela romántica? ¿Una novela policial? Ni si, ni no, sino todo lo contrario. Una historia bien narrada en la que ambos géneros tienen cabida, de la mano de José Manuel González de la Cuesta, quien demuestra una exquisitez fuera de lo común a la hora de narrar, con una prosa elegante y de agradable lectura, pero que para mi gusto, peca de un exceso de ingenuidad y falta de mala leche.

No me malinterpretéis. Es una buena lectura. Solo que debido a la opinión que me merece la raza humana en general, me resulta siempre difícil darles credibilidad a unos personajes que a pesar de sus defectos, nunca rebasan la línea.

Imagínate que un día te enamoras de una mujer fantástica y que por ese amor te ves envuelto en un misterio que pondrá en riesgo tu vida.

Imagínate que el amor que sientes por el hombre del que te acabas de enamorar se tambalea por un a acontecimiento del que te sientes culpable, y hace que te enfrentes a tus propios miedos.

Eso les sucedió a Jacobo y Ana cuando recién estrenado su amor tuvieron que lanzarse a la búsqueda de un cuadro de Antonio Saura: “El Grito”, después de ser robado del Museo de Bellas Artes de Castellón.

Un viaje de sentimientos y temores que vivirán entre las calles de Castellón y A Coruña, para acabar descubriendo que las cosas no son lo que parecen, ni en la vida, ni en el arte.

Ahora te toca a ti iniciar ese viaje para descubrir lo que las páginas de esta novela te deparan.

Larga Tormenta de Otoño es una lectura que se aleja bastante de lo que solemos comentar por aquí y aun así, me siento obligado a hablaros de ella. Creo que eso dice ya bastante de lo que me ha parecido.

Estamos ante una buena historia. Una deliciosa muestra de buen gusto que  sorprende al lector. La evidente  cultura pictórica del autor, que utiliza sus conocimientos  para ilustrar un poco nuestra ignorancia en esos temas, se convierte sin duda en una de sus
armas y supone un reflejo de si mismo en relación a la historia. Solo un amante
del arte seria capaz de hacernos sentir  esas sensaciones, esos sentimientos que los personajes comparten con nosotros.

Por el contrario, la novela padece de lo que yo llamo “personajes bipolares”, individuos que aun siendo fieles a si mismos, desconciertan al lector. Quizás en una dosis más comedida serian curiosos, pero que aquí llegan a cansar en algún momento, por lo inestables y lo impredecible de su comportamiento.

La novela goza de una prosa cuidada, un tono acertado para el carácter de la historia y unos personajes profundos, pero excesivamente complejos, no por su carga, sino por su inestabilidad emocional.

Me ha sorprendido el estilo del autor, sosegado, con buen gusto y mucho acierto a la hora de narrar.

¿Recomendarla?  Si, porque es una lectura curiosa y como digo, el estilo del autor me resulta atractivo, perfecto para una lectura ligera, pero intensa emocionalmente. Una extraña combinación de géneros que curiosamente, funciona.  Os invito a probar y ya me diréis….

 

Larga Tormenta de Otoño
José Manuel González de la Cuesta
Autoedición.
Portada: Gabriel Planell Seguí
310 páginas
PVP: 17,99 euros
ISBN  978-84-614-7091-4
.
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *