Antología Z 4: Zombimaquia -VVAA-

.

Buenas noches, amigos.

Dolmen vuelve a la carga con otra de sus antologías y en esta ocasión, lo hace con un recopilatorio de relatos supervisado por Rubén Serrano y que lleva el curioso nombre de “Zombimaquia”. El título en cuestión hace referencia al “arte del combate” contra los zombies y en teoría, ese era el tema que da pie a la antología y supone el nexo en común , la premisa sobre la cual se enmarcaban los relatos que la componen. Digo “en teoría”, porque lo cierto es que la temática escogida brilla por su ausencia o por lo menos, son varios los relatos que prescinden de ella. No se trata de buscarle pegas ni criticarla por ello, pero si que he de admitir que ha sido algo que me ha descolocado un poquito.

Dejando eso como una simple anécdota, vayamos a la reseña. Siempre me resulta algo complicado el reseñar una antología, ya que son muchos los factores a tener en cuenta. Por un lado, la gran cantidad de autores y estilos que la componen. Por otro, las distintas perspectivas y enfoques que se pueden encontrar entre los relatos. Y por último, los gustos personales de cada uno, algo que implica que lo que me ha podido gustar a mi, puede no ser del agrado de cualquier otro lector, y viceversa.

.

Pero en fin…. Estas son mis impresiones:

.

-Condemnata Regina, de Elena Montagud. Un relato delicioso, bien pensado y bien escrito, que deja muy buen sabor de boca. Original tanto es su forma como en su fondo, sorprende el talento de Elena y su capacidad para tomar una historia clásica y ambientarla dentro de un escenario Z, sin que esta pierda un ápice de su grandeza. Con esta versión de la Eneida, Elena mantiene el tipo y lo hace con arte y buen gusto, con lo que consigue uno de los mejores relatos de la antología.

.

-La muerte del hombre blanco, de Tony Jiménez. Estamos ante un relato curioso, que en un primer momento engaña al lector con lo que aparenta ser una historia flojita e irrelevante, y que se crece por momentos hasta convertirse en otro de los más destacables del recopilatorio. El tema western puede dar mucho de si y más, como en este caso, si el autor sabe llevar las riendas de la historia.

.

-Oma Claudine, de José Luis Cantos Martínez: Otro relato que pasa con nota. Bien narrado, bien argumentado y tratando con muchísimo acierto los elementos clave que lo componen, el autor nos ofrece una historia con un buen nivel de entretenimiento. Lo ocurrido en el monasterio tiene mucha miga y el modo de contarlo es brillante.

.

-El crucero del terror, de José Vicente Ortuño: Un trasatlántico en medio del mar. La infección apoderándose de él. Tensión palpable, siempre desde un punto de vista que intenta ser cinematográfico. Pese a que las herramientas utilizadas son ya manidas y pueden parecer muy vistas, José logra darle vidilla y ofrecer un relato correcto, sin pretensiones, pero aceptable.

.

-Pura Roja, de Darío Vilas: Un relato corto , que pese a su brevedad y sencillez, funciona. Con un argumento simple, pero efectivo, el autor logra convencer. Lo único que puedo reprocharle es que no se extendiera y desarrollase un poco más la historia, ya que en mi opinión, esta podía dar mucho más de si. De todos modos, Darío demuestra su oficio ofreciéndonos unas escenas muy potentes y que se recuerdan tiempo después de haberlas leído.

.

-Las últimas horas, de Gervasio López: Un relato bien narrado, que bucea en los sentimientos, en el amor y en la culpa. La incapacidad de superar la perdida de nuestros seres queridos está tratada de un modo intimista, buscando la complicidad y empatía del lector. Técnicamente perfecto, adolece de tratar un tema excesivamente manido y visto con anterioridad, con lo que no ofrece novedad alguna y cuyo desenlace resulta previsible desde un primer momento.

.

-Carne Tabú, de Fermín Moreno: Original, bien escrito y mejor argumentado, parte de una premisa bastante innovadora y desde una perspectiva post-apocalíptica, ofreciéndonos una visión del mundo años después de la plaga. La descripción de cómo se organizan los supervivientes, la mención a esas conductas tribales y las leyes que rigen en esa pseudo-sociedad son sus puntos fuertes y lo que le hacen destacar. En contra, le pesa la falta de detalles y algunos cabos sueltos que te dejan con ganas de saber más.

.

-Tiempo Muerto, de Sergi Llauger: Un relato divertidísimo, con unas dosis de acidez y mala leche antológicas, permítaseme la expresión. Mala hostia concentrada, cinismo a raudales y una crítica mordaz y despiadada que nos señala con el dedo. Los reallity shows nos mantienen pegados al sofá, con la mente en stand by… Y ni siquiera tras el apocalipsis nos libramos de ellos.

.

-Un testigo invisible, de Ramón López: Quizas el relato que menos me ha gustado de toda la antología. Y es que me tendréis que perdonar, pero no hay por donde cogerlo. Una historia de fantasmas que no pega ni con cola, al menos en mi opinión. En el género fantástico, hay una premisa que debería cumplirse siempre: No introducir más de un elemento fantástico si no se quiere caer en el surrealismo y la nula credibilidad. Y eso es justamente lo que ha ocurrido aquí.

.

-Cambio de presa, de María Delgado: Tampoco me ha gustado. Una evidente carencia de estilo y ritmo, convierten esta historia, ya de por si flojita, en un relato que no aporta nada. En ocasiones apresurado, en otras cambiando de registro, el resultado final es un relato prescindible. Las correrías de un ex convicto, asesino en serie metido a cazazombies, merecen ser tratadas con un mínimo de esfuerzo y planteamiento.

.

-ZOMBCN, de Ignacio Javier Borraz: Un relato correcto, que sin destacar en demasía, cumple su función a la perfección. Lo mejor, el final inesperado, que te deja una sonrisa en la cara y satisfecho con lo leído.

.

-La venganza de Erika, de Lydia Alfaro: Con este relato me siento desconcertado. La autora demuestra sus tablas en el oficio, algo que se evidencia en la forma de escribir, pero por alguna extraña razón no logra captar mi atención con lo que me cuenta. No se si es a causa de su , a mi entender, excesiva extensión, pero me ha dado la impresión de que no se acababa nunca, sabiendo de antemano como iba a terminar.

.

-Es peluznante, de Senén Lozano: Una historia tan absurda que, o te encanta o la odias a muerte. En mi caso, me ha parecido una tomadura de pelo brillante, genial y divertidísima. Gran homenaje, o al menos es lo que quiero pensar, donde además se evidencia el talento del autor.

.

-Génesis Zombi, de Loli González Prada: História clásica, típica y tópica, que sin aportar nada nuevo al género, se deja leer. Nada destacable en su ejecución, repite la formula tan y tan manida de la narración en primera persona, como sucede en la mayoría de relatos de la antología. Nada nuevo bajo el sol, pero al menos está escrita de manera aceptable.

.

-The Karate Kiz, de Nuria C. Botey. Un relato que te deja con cara de WTF? Bien narrada, con una trama elaborada a conciencia , la historia sorprende por su originalidad y frescura, su desparpajo y naturalidad a la hora de relatarnos una aventura increíble. Divertida y con la medida justa de mala hostia, se aprovecha de nuestras referencias cinematográficas para ofrecernos una historia entretenida y bien contada.

.

-Z, de Pedro Escudero Zumel: Otro de esos relatos donde no importa tanto lo que te cuentan como el modo en que lo hacen. Y es que el autor hace gala de unas formas que logran conquistar al lector, más allá de la historia. El argumento, no deja de ser atractivo, pese a que se repite la tendencia a utilizar el modo en primera persona y algunos de los tópicos del género son reiterados de nuevo. Me ha gustado mucho como se desarrolla la historia, gracias a la forma tan acertada en que Pedro expone los hechos y sobre todo, a ese estilo tan particular que tiene de hacerlo.

.

-Me llamo Marcos y soy de Cádiz, de Julián Sancha Vázquez: Un relato con el que no he podido. Lo siento, pero es así. La historia que cuenta no ofrece ningún aliciente. La forma en que lo hace ha podido con mis nervios. Y no hay cosa que odie más que el que las notas a pie de página sean más extensas que el propio relato en si. Sé que se trata de una cuestión de simples gustos personales y por eso no quisiera que esta opinión fuese tomada como un ataque. Es MI opinión personal, acorde con mis gustos y preferencias y ya está.

.

-Movimiento de Cámara, de Rubén Serrano: Excelente relato, de lo mejorcito de toda la antología. Bien escrito, con un argumento trabajado y bien desarrollado, el autor nos ofrece una amalgama de situaciones relacionadas entre si, cuyo nexo común es una cámara de televisión. Una historia nos lleva a la otra y esta a la siguiente, en un recorrido en medio del caos, el terror y la locura. Lectura recomendadísima.

.

-Gizmo-San Feedback, de Magnus Dagón: Un relato que generará controversia, por lo atípico y contundente. Una historia muy distinta, que le da un nuevo enfoque al género, si es que puede clasificarse dentro de él. Personalmente, me ha gustado. El autor domina en todo momento la narración, llevándonos por donde quiere. El estilo arriesgado, poniendo toda la carne en el asador, resulta un acierto, ya que dota a la historia de credibilidad. La atmósfera derrotista, la sensación de abatimiento, de desesperanza , la imposibilidad de cambiar las cosas y la necesidad de liberarse, nos acompañan durante toda la lectura. Lástima que una idea como esta se quede en un simple relato, cuando resultaría un argumento excelente para una novela.

.

-Una chica muy especial, Mike Resnick: Relato de humor inclasificable, que se presenta como una sucesión de gags, más o menos afortunados. El adjetivo que lo define es “Simpático”. Consigue que esbocemos la sonrisa en varias ocasiones, pero es que ya el escenario y los personajes invitan a ello. Una curiosidad, una anécdota , agradable de leer , pero poco más, digna de un episodio de la Familia Adams o Los Monster.

.

.

Antología Z 4: Zombimaquia -VVAA-

Editorial: Dolmen

Páginas: 310

ISBN: 978-84-15296-04-1

PVP: 17,95$

Be Sociable, Share!

3 pensamientos en “Antología Z 4: Zombimaquia -VVAA-

  1. Felicidades a los autores del libro y del artículo. Por cierto Athman, ¿Sergi Llauger aparece en esta antología? ¿Nuestro Sergi Llauger, el hombre más guapo del mundo? Que callado se lo tenia, y eso que la semana pasada nos hemos visto durante bastante rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *