Maus, de Art Spiegelman.

Reseñado por Eitan.

Un grupo de niños patinan sobre la acera de un típico barrio residencial estadounidense. Uno de ellos resbala y cae al suelo. A pesar de los gritos de aviso, el resto de niños se marchan sin esperarle. Rompe a llorar desconsoladamente.

El niño, aun con lágrimas en los ojos, va junto a su padre, que trabaja en el garaje…

-¿Que ha pasado, hijo?

-¡Me he caído y mis amigos se han ido sin mí!

-¿Amigos? Bah…  Si os encerrarían una semana en una sala sin comida…- dice- entonces sabrías lo que son ¡Los amigos!

Así comienza Maus.  El único comic, o novela grafica para los más sensibles, ganadora del premio Pulitzer.   Todo un merito para  una novela grafica que, personalmente me ha impactado mucho, y sabiendo, que no se trata solo de una historia más sobre la segunda guerra mundial a pesar de lo que puede parecer en un principio.

Vladek Spiegelman un polaco judío, ve como poco a poco va consiguiendo todo aquello que deseaba en la vida. Una buena casa, una buena esposa, pero todo cambia radicalmente con la llegada de los nazis.

Maus no pretende mostrar con todo detalle la persecución nazi contra todo aquel “sub-hombre”, sino  que nos narra la historia del joven Spiegelman, y como lucha por sobrevivir junto a su familia a toda esa locura de muerte y destrucción selectiva, no dejándolo todo a la suerte y al azar, como la mayoría, sino, por el contrario, dándolo todo en ingenio y astucia, luchando, sin darse por vencido. Todo por sobrevivir.

Lo primero y lo que más llama la atención es que los personajes están representados como animales… Si, como animales, y según la nacionalidad o etnia, son dibujados como ratones, gatos, perros, cerdos, peces…  Algo que en un principio puede hacer creer al lector que el creador se inclinara ante una representación algo “light” del holocausto, pero nada más lejos. Esta pequeña licencia por parte del autor nos muestra una metáfora interesante y que invita a la reflexión, que no desvelaré en este escrito para no estropear nada a todo aquel que esté o quiera leerse la obra.

Durante la lectura uno se da cuenta de las “erratas” morfológicas que aparecen en toda la historia… Tiempos cambiados, palabras mal formadas y demás faltas graves y evidentes. No, no es que el autor sea buen dibujante pero pésimo escritor, sino que queriendo mantener la historia “virgen”, sin cambiar ni editar nada para “hacerlo más bonito”, mantuvo las erratas que su padre hacía al hablar. Este pequeño detalle, fue suprimido en las primeras ediciones de Maus en español, ya que se pensaba que eran errores de imprenta o de corrección… Por suerte, las ediciones actuales mantienen ese pequeño guiño a su padre.
 
Art Spiegelman no es solo el autor de esta novela grafica, sino también personaje y el verdadero protagonista de la obra, ya que a pesar de que el centro de la historia es Vladek, su padre, Art es quien guía la trama, entrevistando y tratando de hacer que este colabore con él narrándole sus vivencias, lo que no solo le es verdaderamente difícil en ocasiones, sino que el estrés le hace dudar de continuar con su trabajo.

 Maus es una obra de arte, ganadora del premio Pulitzer nada menos. Gustará a lectores de novelas y comics por igual.

Maus

Art Spiegelman

Editorial: Mondadori 

296 páginas

ISBN: 8439720718

ISBN-13: 9788439720713

PVP:  21 €

Be Sociable, Share!

6 pensamientos en “Maus, de Art Spiegelman.

  1. Pues fíjate que a ese cómic le tengo echado el ojo hace tiempo y nunca me decidoa a pillarlo. Creo que igual se viena a casa el próximo día que pase por El coleccionista.

  2. Amigo Eitan, me sorprende que hasta hoy no te hubieras hecho con esta increible obra de arte. Es una maravilla contada con viñetas y merecedora de un premio Pullizer, que por cierto es el único comic con tal galardón.

    Dejando atrás este comentario, recomiendo encarecidamente su lectura a todos aquellos amantes de la literatura, y que se olviden por completo de lo que es un cómic al uso, porque éste no lo es en absoluto.

    Las viñetas, a pesar de ser ratones y gatos sus protagonistas, en ciertos casos son tan brutales como un plano de La lista de Schindler lo que le hace salirse de la norma.

    Es muy interesante el saber que el autor es judía al iggual que su padre, pero no duda en criticar la propia actuación de los mismos en aquellos tiempos, tanto por no rebelarse a la represión alemana, como por haber dejado abandonados a los suyos en muchos casos.

    Lo que más me sorprendió, es la brutal crítica del autor que hace a costa de los favores que se conseguían mediante joyas, relojes y oro. Si no tenían de eso, no conseguían nada, reconociendo en cierto modo la legendaria “usurería” que se le achaca a los judíos.

    No tardéis ni un minuto en haceros con él, no os arrepentiréis. Palabra de Inquisidor.

    Una maravilla de reseña Eitan. Bravo por tí.

  3. Aún no me he decidido a hacer tiempo para leer esta obra, pero ya llegará el día, ya. Un libro que debe de estar muy interesante es Emigrante de Shaun Tan.

  4. Pingback: Maus, relato de un superviviente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *