Benjamin, de Federico Axat.

Hace apenas un par de semanas y por mediacion de mi buen amigo Fernando Gimeno, tuve el inmenso placer de conocer a Federico Axat, escritor argentino que acaba de publicar en nuestro pais su primera novela y quien tuvo la gentileza de ponerse en contacto conmigo para charlar sobre su obra y hacerme llegar un ejemplar.

Que “Benjamin” prometia ser una lectura mas que interesante era algo obvio, tras haber leido la sinopsis y haber visto su intrigante trailer book en Youtube. Pero a decir verdad, tras leer la novela creo que ambos se quedan cortos para lo que resulta ser una historia sorprendente, inquietante y que lleva al lector de cabeza desde la primera hasta la ultima pagina.

El mismo dia en que la tuve en mis manos, pese a estar bastante liado con otros asuntos, no pude evitar echarle un vistazo y devorar las primeras paginas con autentica glotoneria. A mi pesar, la tuve que dejar aparcada durante unos dias, pero no veia el momento de retomarla. Sumamente adictiva, la lectura de aquellas primeras paginas supuso solo un aperitivo… Apenas un pequeño, aunque delicioso bocado, en comparacion con lo que habia de llegar.   

Como lector curtido de literatura de terror, thriller y misterio, considero tener un criterio bastante aceptable a la hora de considerar si una novela vale la pena, bien sea por la calidad narrativa del autor como por lo que este puede aportar a un genero que , en demasiadas ocasiones, adolece de caer en los mismos cliches y resultar repetitivo y previsible, cuando no directamente ridiculo y pretencioso.

Y afortunadamente, Lectores Ausentes, con “Benjamin” nos topamos como lo que yo entiendo es una excelente novela: No solamente hay que elogiar la capacidad de Axat de tejer una trama excitante y turbadora, de urdir con su arte y oficio una historia que desarma y subyuga, si no que ademas, lo hace con una inteligencia que sorprende y que provoca al lector la total inmersion en la lectura para no perderse nada e intentar, sin exito, avanzarse y hacer conjeturas sobre lo que sucedera a continuacion.

Con un estilo natural y accesible, sin estridencias, la narracion es fluida y directa, sin adornos innecesarios que distraigan la atencion. Lo que mas impresiona, sin lugar a dudas, son los incisos donde “vemos” que es lo que piensan los personajes. Sus recuerdos (a modo de flashback), sus miedos, sus secretos y sus propias paranoias….La voz de su mente, siempre en cursiva, nos devela quienes son realmente y aquello que ocultan, aunque no siempre…

“Benjamin” es algo mas que una novela de terror. No se trata solo de una historia de desapariciones, asesinatos y misterios, si no mucho mas. ¿ Acaso hay algo mas terrible la idea de “no ser” ? ¿ De quedar en el olvido? ¿ De que los tuyos sigan con sus vidas sin ti?¿ O que sigas tu sin ellos?.
Antiguas heridas que vuelven a abrirse, sentimientos y deseos reprimidos que por fin salen a flote, arrollando todo a su paso y sin la posibilidad de volver atras, de arreglar lo roto, de resarcir lo dañado, de recuperar lo perdido.

Porque los verdaderos monstruos son aquellos que llevamos dentro. Esas voces que intentamos mantener a raya, ocultas en las sombras, en lo mas recondito de nuestro ser, pero que pugnan por salir al exterior y revelarnos como lo que realmente somos. Porque todos guardamos secretos incofesables que de vez en cuando, pretenden saldar cuentas con nosotros. Todos somos culpables, nadie esta libre de pecado y esos pecados son los que alimentan al monstruo que habita en nuestro interior.
Bastaria quizas tan solo una chispa, un desencadenante, para que esos monstruos salgan a la luz y nos devoren.

“El miedo se transforma en terror cuando se esconde en las entrañas de tu casa…

Ben tiene nueve años, está furioso con su madre y fantasea con la idea de marcharse de casa. Agobiado, se escabulle en la oscuridad del desván: un sitio prohibido e inexplorado que ha caído en desuso hace años.

Tras una búsqueda exhaustiva en los inmensos bosques de Carnival Falls, es considerado oficialmente un niño perdido, y a medida que los días pasan, su familia empieza a aceptar lo inevitable. Ben ha muerto.

Sin embargo, él está allí, sobre sus cabezas. A través de diminutos orificios es capaz de espiarlos, escuchar sus conversaciones íntimas, descubrir sus secretos más terribles y presenciar cómo, lenta pero decididamente, sus vidas se reanudan… sin él.”

Asi reza la sinopsis del libro, aunque ya digo que lo relatado ahi es apenas el punto de partida, la punta del iceberg. A partir de ese suceso se desencadenara una serie de inquietantes acontecimientos aparentemente independientes entre si, que acabaran socavando los mismos cimientos de la pequeña poblacion de Carnival Falls. Desde su escondite, Benjamin se encargara de que cada cual cumpla su funcion en la trama, utilizandolos a su antojo y valiendose de ellos para lograr su proposito.

“Benjamin” tiene momentos duros, que impactan al lector a medida que este se adentra mas y mas en la historia,conduciendolo irreversiblemente hacia un desenlace completamente inesperado, que echara por tierra cualquier hipotesis y suposicion que pudieramos haber elaborado.

Con unos personajes creibles y perfectamente definidos y una puesta en escena acertadisima, donde los escenarios has sido elegidos a conciencia para el desarrollo de la trama, esta fluye lentamente, pero sin pausa, embargandonos con la inquietud, el miedo y la duda, hasta alcanzar el momento cuspide de la revelacion.

Aun asi, hay que señalar tambien el unico punto donde la novela queda expuesta a la critica. Hay una escena donde aparece un caballo que, a mi parecer, resulta incoherente con el resto de la narracion. Excesiva, innecesaria y lo que resulta mas alarmante: El lector avispado puede encontrar en ella una pista demasiado evidente sobre el misterio que hay que desvelar. No digo mas, pero los que la hayais leido o vayais a hacerlo, sabreis a lo que me refiero.

De todos modos, solo supone un pequeño tropizo que se debe perdonar y que en ningun caso, enturbia en modo alguno el resto de la historia. Apenas una anecdota que resaltar para que esta reseña no se asemeje mas a las palabras de un adulador que a una critica literaria.

Desde este momento, Stephen King tiene ya un digno sucesor. Se que esta frase la habeis oido mil veces, pero en esta ocasion no se trata de marketing ni de simples habladurias. No se pretende elogiar por la via facil,en absoluto. Os aseguro que en el mismo instante que empeceis su lectura, sereis vosotros mismos quienes no podreis evitar admitir lo que es un hecho innegable.

Benjamin
Federico Axat
AÑO: 2009
Editorial: Suma de Letras
Paginas: 400
ISBN: 9788483651025
PVP: 20 €

Be Sociable, Share!

5 pensamientos en “Benjamin, de Federico Axat.

  1. Bueno, me alegra de que te haya gustado.

    Has visto el mismo caballo que yo, jjejeje.

    Y sin duda un buen título para pasar miedo. 😉

    Fer

  2. Yo lo estoy leyendo ahora mismo. Conozco al autor a través del foro ka-tet-corp sobre Stephen King, autor del que tiene bastante influencia, y creo que le ha salido un libro bastante bueno.

    LLevo unas 170 páginas y me ha sorprendido por su calidad. El hecho de estar ambientado en USA y que el idioma elegido para escribirlo haya sido el castellano neutro (siendo que el autor es argentino)ayuda a que el libro te entre solo.

    Un saludo!

  3. Nos tenías a dieta Athman y ya teníamos ganas de leer algo tuyo y veo que ha merecido la pena esperar. Como siempre me apunto tus recomendaciones y ya te contaré cuando lo deguste.

    Un abrazote.
    Arwen

  4. Fer… Tu tambien te diste cuenta de lo del caballo, verdad? Y si, es una excelente novela.

    Alcorze… Federico Axat tiene un ramalazo a King brutal. Creo que si la novela la hubieran hecho pasar por lo nuevo del maestro hubiera colado seguro.

    Arwen.. Preciosa. Ya me diras algo. En cunto tenga un minutillo me paso por Calados, que os tengo abandonados, leñe…
    Un saludo y gracias a todos por seguir ahi.

  5. Leí el libro el verano pasado, pero no sé si fue por el exceso de expectativas que me habían despertado algunas elogiosas reseñas, lo cierto es que a mí me defraudó bastante. Por momentos se torna demasiado largo, muchas veces el argumento se desvía en pequeñas disgreciones que confunden y no aportan nada, la trama es demasiado endeble y por momentos incoherente. El ejemplo del caballo es sólo uno de tantos, pero para seguir enumerándolos tendría que contar gran parte del argumento del libro, incluyendo el final. Tiene cosas buenas, por supuesto, como por ejemplo la descripción de una fiesta en la casa de unos adolescentes,eso sí que lo disfruté. En cuanto al estilo, en la nota se lo compara un poco con el de Stephen King, pero yo lo vi más similar al de su hijo, Joe. Finalmente, espero que mis humildes impresiones no hieran a nadie, no sé la relación que tendrá el dueño de esta página con el autor del libro, pero simplemente quise poner de manifiesto, de la forma más educada posible, mis desacuerdos con la reseña principal -dado que fue luego de leer la misma que decidí comprar el libro-. Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *