El Rayo Rojo, de Roberto Malo y Carlos Gregorio Simón Godoy

Buenas tardes, amigos.

el-rayo-rojo-roberto-malo-y-calaveradiabloHoy vengo con la reseña de una lectura ligera y sencillita, de esas de echarte un rato en el sofá y despacharla bien a gusto. Se trata de El Rayo Rojo, el primer título de la colección Rebro de   Dissident Tales,  escrita por Roberto Malo e ilustrada por Carlos Gregorio Simón Godoy, más conocido por CalaveraDiablo, quien con su arte dota a la  obra de la fuerza y la presencia de la que el texto pueda carecer y consigue de ese modo evitar que se quede en algo más que una anécdota curiosa y divertida, bien escrita, pero algo falta de intensidad. Ojo,  la historia que nos cuenta Roberto no está nada mal, siendo fiel a su estilo desenfadado, cercano y buscándole tres pies al gato, pero lo cierto es que al partir de una premisa en apariencia tan sencilla y sin posibilidad de desarrollar la trama en profundidad a causa de la extensión y el propio espíritu de la colección, uno llega a pensar que le falta algo de chicha y carácter. Por suerte, como digo, las ilustraciones que acompañan al texto suplen con creces esa necesidad y ofrecen al lector un verdadero regalo para los ojos. A nivel visual, la obra es espectacular y las ilustraciones se encargan no solo de reforzar la historia, sino de convertirse en su alma, en su esencia.

 Roberto Malo sigue en su línea, con ese estilo a medio camino entre lo fantástico, el humor sutil, el surrealismo y la sencillez más impostada. De lectura sencilla, la narración busca ser cercana, creíble y desde una perspectiva  en la que el lector se siente como si lo que se le narra fuese algo posible, algo que te confiesa un amigo en el que confías y que ha vivido en sus propias carnes.

Por su parte, Carlos Gregorio Simón hace su magia y como ya digo, nos hace disfrutar como enanos con lo genial de sus ilustraciones. El artista se sale en esta ocasión. Confirma que está mejor que nunca y sus trabajos así lo demuestran.

10848016_886620454683956_813661658676191066_nEl argumento es simple, por muy disparatado que pueda parecer. Un escritor en plena crisis creativa decide dar un paseo nocturno por las calles de Teruel, lugar donde vive. Dicen que Teruel existe y como para demostrarlo, una nave alienígena no solo conoce su ubicación, sino que decide que ese es el mejor lugar para abducir a un espécimen humano, en este caso el pobre juntaletras, quien se ve  convertido en conejillo de indias para uso y disfrute de estos peculiares extraterrestres. Y si, digo bien. Disfrute. Y es que entre los muchos experimentos a los que le someten, está el de ser usado sexualmente por una hembra de muy padre señor mío. Una tiparraca azulada, de más de dos metros de altura, pero con unas curvas y un tipazo de infarto, que ya quisiera yo que me secuestrase cuando quisiera…

Una vez satisfecha la curiosidad alienígena, el escritor es devuelto a su casa, aparentemente sano y sin haber sufrido ninguna consecuencia tras semejante suceso. Salvo por un pequeño detalle, que hará que su mundo, su apacible existencia, se vea trastocada para siempre. Desde ese momento, lo más surrealista y absurdamente divertido  que jamás hubierais podido imaginar se hace realidad. Y hasta ahí puedo leer para no destriparos nada.

He de decir que he disfrutado de la lectura. Es una novela como digo sencilla y no busca otra cosa que entretenernos un rato, poner más de una sonrisa en nuestra cara y deleitarnos con las ilustraciones que encontraremos en ella. Honesta, sin pretensiones de ningún tipo, salvo cumplir con su tarea, algo que hace con creces. Una excelente relación calidad-precio, que supone un más que potable punto de partida para esta colección.

 

El Rayo Rojo

Autores: Roberto Malo (texto) y Carlos Gregorio Simón Godoy “CalaveraDiablo” (ilustraciones).

21×15 cms.

100 páginas.

20 Ilustraciones A COLOR (página completa).

Cubierta con solapas.

PVP: 10 Euros.

 

.

Entrevista a Darío Vilas, autor de “El Hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas” y “Absurdario”

Buenas tardes. Amigos.

Hoy tenemos con nosotros a Darío Vilas, un autor  con un estilo muy personal, que recientemente acaba de ser galardonado con el premio NOCTE  con la novela El Hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas y que tiene un amplio recorrido a sus espaldas.  Piezas desequilibradas, Instinto de Superviviente, Lantana, Absurdario… Eso sin contar la cantidad de relatos repartidos en mil y una antologías.

Crudo, directo, visceral, con una concepción del terror, de lo fantástico y de la naturaleza humana que no dejan a nadie indiferente. Y es que Darío se muestra cercano, intimista, construyendo unos personajes tan complejos, tan contradictorios, tan humanos,  que resulta imposible no encontrar en ellos esos rasgos que logran que de algún modo incomprensible, lleguemos a reconocer como propios. El ser humano es una criatura tan difícil de describir, tan absurda, incoherente, contradictoria y enfrentada a si misma desde el momento en el que nace, que parece un milagro que hayamos sobrevivido como especie y Darío es consciente de ello y lo plasma en sus escritos.  Duros, rigurosos, violentos,  inclementes y extrañamente bellos, son solo algunos de los adjetivos que se me ocurren  para describir su trabajos.  La honestidad, un realismo sucio y sin adornos inútiles e innecesarios,  los elementos que Vilas utiliza en cada una de sus historias. Desde un tono introspectivo, sin caer en el recurso fácil y haciendo de sus obras verdaderas piezas de artesanía, su prosa golpea en el estómago y te deja a su merced.

Pero creo que lo mejor es que sea él mismo quien nos hable de sus cosas y nos explique un poco quien es y que pretende como autor. Os dejo con la entrevista:

 

1. AI -¿Quién es en realidad Darío Vilas?

La respuesta más simple sería que soy yo, pero lo cierto es que también lo es mi padre y lo fue mi abuelo. El que no es Darío Vilas es mi hijo, que se llama Xián. Pero ya se ocupa un primo de continuar la saga familiar.

En serio, no hay máscara, lo que soy es lo que veis. Lamento decepcionaros.

2. AI- ¿De dónde viene tu afición a la literatura y al vicio de juntar letras?

No creas que tengo demasiado vicio con esto de juntar letras, a veces me resulta hasta doloroso. Imagino que es por mi forma de concebir la literatura y la vida en general: como algo que me tocó, que nadie me consultó si me apetecía. Me vino dado y tampoco lo cuestiono.

La afición a la literatura me viene de una infancia algo itinerante. Cuando te ves obligado a cambiar de entorno contra tu voluntad te cuesta entablar nuevas amistades. Así que mi refugio fueron los libros. Después nos establecimos y ya era un vicio adquirido, así que decidí que me lo quedaba para que siguiera formando parte de mi vida.

3. AI- ¿Qué fue lo que te empujó a escribir una novela como El Hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas? ¿Cómo surgió la idea?

portada_gallinas_150pxMe empujó mi condición de escritor, sea lo que sea que signifique eso. La idea surgió del aislamiento involuntario. Los patrones se repiten, como ves. Hay cosas que parece que van en nuestro ADN. Trabajaba de operario de producción en una fábrica, en concreto en un taller con niveles de contaminación acústica muy elevados, lo que nos obligaba a los empleados al uso de tapones de seguridad y, como consecuencia, a no poder hablar entre nosotros durante las ocho horas de jornada. Así que allí estaba, a solas con mis pensamientos, cargando piezas de chapa de carrocería recién embutidas, cuando Marquitos Laguna, protagonista absoluto de esa novela, empezó a susurrarme sus locuras. O las escribía o las ejecutaba, y por mi bien decidí que era mejor lo primero. Parí cuatro relatos y medio con el personaje que gustaron mucho, así que vi que había buenos mimbres para una novela.

4. AI- ¿Tienes algún autor favorito? ¿Alguien a quien tengas como referente?

Tengo muchos autores que me gustan, pero ningún favorito. En cada época te daría nombres diferentes. Ahora mismo estoy leyendo con devoción a Chester Himes, Bolaño y Juan Carlos Márquez, que poco tienen que ver entre ellos. Matheson siempre me acompaña desde hace una década, y Roald Dahl es el escritor de mi niñez del que mejor recuerdo guardo. Incluso me leí de pequeño sus relatos para adultos, cuando me ventilé toda su obra infantil.

Más nombres. Bukowski, Carver, Jack Ketchum, Pío Baroja, Ernesto Sábato, Christopher Moore, Joe Hill o John Ajvide Lindqvist. Si echo un vistazo a mi biblioteca, podría añadir unos cuantos.

5. AI- ¿Qué hace Darío Vilas cuando no escribe?

Paso todo el tiempo posible con la familia. De hecho, intento escribir lo menos posible, me roba tiempo que puedo dedicar a mi mujer y a mi hijo, que son mi absoluta prioridad. Con ellos o para ellos hago otras cosas, como trabajar en lo que me va saliendo, panadería casera, juegos absurdos y canciones inventadas sobre la marcha.

6. AI- ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo editorial? Cuéntanos tus primeros pasos y cómo fue la experiencia.

No tengo nada reseñable que contar, la verdad. Empecé coeditando con mi amigo Rafa Rubio y la editorial Círculo Rojo, ansiosos por sacar a la luz los primeros relatos ambientados en la isla ficticia Simetría. Fue una experiencia grata, colocamos un buen montón de ejemplares de ese libro y nos sirvió como carta de presentación. En la misma línea, pero ya con el respaldo total de un sello editorial, debuté con Piezas desequilibradas (23 Escalones, 2011), mi primera antología en solitario, que también se vendió bien y seguía siendo una buena declaración de intenciones.

Todas mis experiencias en el mundo editorial han sido positivas, incluso las menos buenas o las malas de cojones. De todas saqué algo, aunque sólo sea aprender a distinguir aquello de lo que me conviene alejarme.

7. AI- ¿En qué andas metido ahora? ¿Nos puedes decir cuáles son tus proyectos en este momento?

Esta entrevista corre el riesgo de resultar del todo decepcionante, porque tendría que responder que no tengo ningún proyecto en cartera ahora mismo. Es así, como suena. Acabo de terminar una nueva novela, la primera que escribo de misterio, y me volcaré una temporada en tratar de darle salida, si es que la tiene. Tengo decenas de premisas apuntadas, muchos proyectos que se fueron quedando relegados por falta de tiempo o motivación, aunque la verdad es que casi nunca retomo viejas ideas, salvo que se redimensionen en mi cabeza y se conviertan en algo nuevo, como es el caso de la novela que comentaba. Me apetece hacer muchas cosas, pero no sé por dónde empezaré. Estoy en el período de barbecho que siempre precede a la finalización del último proyecto encarado.

Por si sirve de algo, he tenido mi primera experiencia con la narración cinematográfica y me apetece darle continuidad en un formato más largo. Siempre he sido muy cinéfago, en algún momento tenía que dejarme caer por ese nicho.

8. AI-Novela, antologías, revistas… Da la impresión de que  el contar historias, es algo de vital necesidad para ti, a pesar de que de un tiempo a esta parte, pareces más centrado en tus propios proyectos personales. Una larga trayectoria, la tuya, en la que sorprende comprobar que hasta la fecha, siempre habías sido el Eterno Nominado. ¿Tu último trabajo ha supuesto de algún modo el reconocimiento tan largamente buscado?

No sé si es acertado decir que fuera buscando ese reconocimiento. Mentiría si dijera que no sienta bien, si uno escribe y publica espera que guste, es normal. Pero cuando empezaba no se me pasó por la cabeza que pudiera ser un escritor de esos a los que se les distingue con premios. Sí que tengo que admitir que cuando comenzaron a caerme nominaciones y me quedaba a las puertas siempre, se volvió frustrante. Así que el Premio Nocte que me concedieron este año vino a romper esa dinámica y a quitarme la etiqueta de Eterno Nominado que me adjudiqué a mí mismo.

Con respecto a lo que mencionas de los diversos proyectos en los que me embarqué en los últimos años, tienes razón en que antes mostraba cierta hiperactividad, metiéndome a la vez en un montón de fregados distintos y en colaboraciones de toda clase. Eché el freno por pura necesidad, porque llevaba un desgaste que podía abocarme a tirar la toalla, aparte de lastrar mi propia producción literaria. A día de  hoy, rechazo por defecto cualquier propuesta de colaboración en proyectos compartidos con otros escritores. Creo que es una etapa quemada de la que poco puedo rascar a estas alturas. Sólo me lo replanteo con una serie de requisitos que me impuse a mí mismo. Es decir, que pasa por que esos proyectos me reporten algo más que camaradería con mis colegas. Para eso tengo los perfiles en las redes sociales.

9. AI- ¿Cuál es tu opinión referente al panorama actual de la literatura en nuestro país? ¿Piensas que tanto las editoriales como el público están dándole por fin la importancia que se merece a los autores patrios, o por el contrario, siguen siendo un tanto marginados en favor de autores extranjeros?

La pregunta que no podía faltar, la del panorama actual. No sé, creo que la cosa empezó a ponerse bien hace menos de un lustro y fue degenerando. Ahora mismo está todo jodido, más que nunca. Tenemos a nuestro alcance más alternativas para publicar de las que jamás soñamos, y sin embargo cuesta encontrar opciones que de verdad merezcan la pena. Tengo la enorme suerte de haberme cruzado con editores como los chicos de Tyrannosaurus Books, que cuidan la relación con el autor y se vuelcan con cada obra que publican. Como creo que debería ser. Pero otros compañeros con más talento no tienen esa suerte, y veo cómo tocan todas las puertas posibles y reciben un no por respuesta sin siquiera leer sus propuestas. También está el caso contrario, obras publicadas al abrigo de grandes grupos editoriales que deberían haber pasado por un filtro más riguroso.

Así que no me queda más remedio que admitir que veo la literatura de género nacional entrando en un mal momento, que quizás sí se haya dado al fin voz a los autores patrios, pero por motivos económicos (es más barato publicar a los de aquí, y suelen ser muy poco exigentes en cuanto a las condiciones contractuales). Para rematarlo, cada vez cuesta más separar el grano de la paja. Antes te pillabas un libro de uno de los grandes sellos editoriales y tenías la garantía de que, como poco, estaría bien escrito. Ahora ni eso. Y no hablo sólo de autores nacionales, esto es extensible a los foráneos o las pésimas traducciones que les hacen. Hay que ahorrar costes porque se vende muy poco, así que se resiente la calidad. Mala decisión, ajusta las tiradas, en lugar de abaratar costes.

10. AI- Si Darío Vilas no se dedicase a escribir, ¿en que se mantendría ocupado?

Creo que respondí más arriba, cuando hablé de pasar todo el tiempo posible con mi familia. Aparte de eso, supongo que trabajaría en lo que fuera saliendo. Lo mismo que hago en la actualidad, sólo que sin escribir.

11. AI- A Darío Vilas le asusta…

Que le pase algo malo a los míos. Dejar de respirar y no poder ver crecer a mi hijo. No salir al paso en esta época tan jodida en la que nos tocó bregar. Y las esculturas realistas.

12. AI- ¿Cómo definirías tu estilo cómo autor? Has tocado el género fantástico de distintas formas, pero me consta que siempre te has acercado a él desde una perspectiva muy particular, buscando un realismo me atrevería a decir que sucio, para ello. ¿En qué género te mueves más a gusto y que es lo que más te interesa?

Me siento a gusto contando cualquier historia que me seduzca, al margen del género o el estilo. Si uno echa un vistazo a mi producción literaria, comprobará que casi nunca repito patrones. El realismo sucio me gusta, lo mamé mucho y me desenvuelvo bien en él, pero casi siempre llevándolo al terreno de mis obsesiones personales. Estoy seguro de que un psicoanalista sacaría muchas conclusiones leyéndome, pero me parece un ejercicio estéril.

dario-vilasCasi siempre tiendo a meterme en el terreno fantástico. Lo que pasa es que me da respeto decir que escribo terror, porque no creo que sea así. Las etiquetas de género las dejo en manos del editor que publique lo mío, se me da fatal definir lo que hago.

Escribo novelas cortas y relatos, buscando la contundencia y cierta sonoridad. Igual ese es mi estilo, lo que me diferencia. Lo suyo sería preguntárselo a los lectores fieles, que alguno tengo.

13. AI- Por último: Cuéntanos cuál es el último libro que has leído, la última peli que has visto y el último tema musical que has escuchado.

El último libro que terminé de leer fue Cabeza de ciervo, de Francisco Miguel Espinosa (Línea Stoker de Dolmen). Os lo recomiendo, sin ser una novela incontestable, me deja claro que este chaval nos va a destapar las vergüenzas a muchos, porque es muy, muy joven, y exhibe una variedad de registros y recursos narrativos que asusta.

Después intenté leerme Mr. Mercedes, de Stephen King, y lo abandoné a mitad. No me gustó nada de nada, me parece indigno de un autor de su posición y con su trayectoria. Hasta ahora siempre me había entretenido, hasta en el peor de los casos. Es el primero suyo que dejo a medias.

La última peli que vi trataré de olvidarla.  Y escucho música a todas horas, así que no soy capaz de concretar. El último disco que saqué de la bandeja fue “Nocturama”, de Nick Cave.

 Pues eso es todo, colega. Muchísimas gracias por  tu tiempo. Ha sido un verdadero placer charlar contigo.

El placer ha sido mío. Tenía ganas de dejarme caer al fin por el Athnecdotario. Un abrazo.

 

CINE: Musarañas, de Juanfer Andrés y Esteban Roel

Un artículo de Mitsuko C.

Título original: Musarañas

Año: 2014

Duración: 91 min

País: España

Directores: Juanfer Andrés, Esteban Roel

Guión: Juanfer Andrés, Sofía Cuenca

Música: Joan Valent

Fotografía: Ángel Amoros

Reparto: Macarena Gómez, Luis Tosar, Hugo Silva, Nadia de Santiago, Gracia Olayo, Silvia Alonso, Asier Etxeandia, Josean Pérez

Productora: Nadie es Perfecto / Pokeepsie Films

Género: Terror, thriller, drama

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=Nr5z0TUlDJY

 

Sinopsis:

“Montse y su hermana viven juntas en un piso que hace las veces de sastrería, su madre murió y su pare desapareció durante la Guerra Civil. Montse, afectada por todo lo que ha tenido que pasar durante su vida, padece una aguda agorafobia y algo más que la trastorna de un modo impredecible”

 

Hoy he podido disfrutar de este preestreno en las salas de “Cinesa Diagonal” de Barcelona, gracias a “Aullidos.com”. Esta película está presentada por Álex de la Iglesia y dirigida por Juanfer Andrés y Esteban Roel y está rodada bajo el marco de la España de los años 50 más o menos y todo ello en un escenario único, es decir, en un entorno cerrado: Un piso. Este detalle le da encanto a la historia, ya que la vuelve más asfixiante e íntima.

No voy a mentir, normalmente no espero demasiado de una película española, soy de esas que suele rechazar el cine nacional sistemáticamente, porque suele parecerme aburrido o repetitivo o demasiado “Almodóvar”. Pero en este caso me quito el sombrero y hago una reverencia. Me he enganchado a la trama desde el minuto uno, y eso en gran, gran parte gracias a la espectacular interpretación de Macarena Gómez. Ha clavado de una manera exagerada los trastornos que sufre una persona con agorafobia y otros traumas… Vamos, me ha puesto la piel de gallina, esta mujer se merece más que un gran aplauso y creo que como mínimo, sería el reconocimiento internacional de su talento, si bien, antes me parecía una mala actriz en películas como “SexyKiller”, ahora me tengo que dar un punto en la boca y felicitarla.

Creo que la elección de los actores es la clave para el éxito de esta película y el casting no ha decepcionado, ya que el gran peso de la trama recae en la ya nombrada Macarena y Luis Tosar. Ambos personajes crean una historia impactante, dura y ambivalente a nivel moral. Si bien, la cinta está catalogada como “terror” yo creo que es más bien un gran drama de sucesos cotidianos llevados al extremo. Pero aquí se cuenta una historia más habitual de lo que muchos piensan, con unas consecuencias que están a la orden del día y que muchas personas padecen: miedos, ansiedad, depresión, dolor, supervivencia ante las adversidades, frustración personal, infelicidad

Sin duda alguna, os recomiendo que veáis “Musarañas”, os hará pensar, os hará sentir e incluso os hará dudar.

CINE: El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos, de Peter Jackson

Un artículo de Mitsuko C.

Título original: The Hobbit: The Battle of the Five Armies (The Hobbit 3)

Año: 2014

Duración: 144 min

País: USA

Director: Peter Jackson

Guión: Philippa Boyens, Peter Jackson, Fran Walsh, Guillermo del Toro (Novela: J.R.R. Tolkien)

Música: Howard Shore

Fotografía: Andrew Lesnie

Reparto: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Luke Evans, James Nesbitt, Aidan Turner, Evangeline Lilly, Ken Stott, Graham McTavish, Jed Brophy, Stephen Hunter, John Callen, Adam Brown, Dean O’Gorman, William Kircher, Peter Hambleton, Mark Hadlow, Cate Blanchett, Lee Pace, Orlando Bloom, Hugo Weaving, Billy Connolly, Christopher Lee, Stephen Fry, Ryan Gage, Ian Holm, Sylvester McCoy, Manu Bennett

Productora: MGM / New Line Cinema / WingNut Films

Género: Fantástico, aventuras, acción

Web oficial: http://www.thehobbitblog.com/

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=ZlOwYNS7-ec

 

Sinopsis:

“Los trece enanos y Bilbo llegan al final de su aventura, se enfrentarán a la muerte en una batalla épica por mantener la paz y restablecer el orden en la Tierra Media”

 

Ante todo, quiero dejar claro que he ido a ver “El Hobbit” bajo los efectos de una poderosa gripe y que puede ser que mi opinión o mi visión de la película esté un poco alterada, ya que me he dado cuenta, leyendo otras críticas, que no coincido en absoluto con lo que se dice por ahí de esta tercera entrega. Además no he podido esperar para hacerla reseña y aquí estoy, casi a las cuatro de la mañana escribiendo sobre lo que acabo de ver.

Bien, remarcando que me considero bastante fan del universo Tolkien, y de las adaptaciones que ha hecho durante estos últimos trece años Peter Jackson, creo que en “La Batalla de los Cinco Ejércitos”, este buen hombre se ha pasado cinco pueblos y alguna que otra aldea. No sé si alguno de vosotros recuerda un vídeo que circuló por “YouTube” en el que aparecía “Gollum” diciendo: Se aprovechan de que eres un friki.

Pues he aquí la prueba fehaciente de ello, un libro, de apenas trescientas páginas, se ha convertido en una amplia trilogía (que en principio, iban a ser dos partes, lo cual ya es bastante locura, pero bueno) que mires por donde lo mires, no hay por dónde cogerla: Venga… Vamos a meter a estos personajes que no existen, y… Légolas ¿te apuntas a esta adaptación en la que no se te nombra en ningún momento del libro?, y… Orcos que no sabemos de dónde vienen ni a dónde van… ¿Cinco ejércitos?… Un gallifante de regalo a quien me los diga sin haberse leído el libro.

Viendo la última parte, te quedas con cara de imbécil y con muchas preguntas en tu mente:

-Errores de continuidad que se intentan salvar diciendo que las escenas saldrán completas, en la edición doméstica, pero a ver, que yo voy al cine a ver una película en sí, no a esperarme un año entero a que me saquen la edición de coleccionista para entender qué ha pasado.

-Incongruencias en cuanto a los personajes, como por ejemplo ¿hasta qué punto son poderosos los elfos?, porque a veces parece que son la bomba y otras veces que son más endebles que la gelatina; Gandalf ¿qué pinta en todo esto? Para mí acaba siendo el Mago Marrones: ¡Ey!, buen amigo, ¿quieres vivir una aventura? Y  ¡zasca! Ya te ha liado y te ves tirándoles piedras a unos orcos del tamaño de la Torre Eiffel y él tan tranquilo, es que ni un truco de cartas, oiga.

-La aparición de Galadriel, Elrond y Saruman, cutre, pero cutre… Bueno… Es que es indescriptible. Cabe decir que Saruman se salva, porque el Christopher Lee lo mola todo y al menos este mago pelea, no como Gandalf, que se mueve menos que los ojos de Espinete.

-Tema enanos, Légolas y Tauriel… Yo no sé qué le pasa a Peter Jackson con Orlando Bloom, pero aquí tiene que haber algo, porque lo ha metido con calzador en todas las escenas posibles y siendo indestructible. Que si tan fuerte y estupendo es ¿por qué pasa lo que pasa en la batalla con los elfos? ¿Es que éste es el único súper elfo de la Tierra Media?

¿Qué queréis que os diga?, me ha decepcionado mucho, se nota de calle que está hecha para sacar el dinero a los que somos fans… Pero tranquilos, no todo está perdido, porque hay cosas buenas, claro que sí: Las batallas, de eso no me puedo quejar, hay para dar y tomar. Esta parte es pura acción, es un no parar, empieza directamente donde terminó la anterior, con Smaug sobrevolando la ciudad y de ahí tira pa’lante con todo que se lía parda. Los diseños de los personajes, del vestuario, la caracterización, es decir, la recreación de la Tierra Media, es espectacular y se agradece, pero no puedo evitar ese sabor agridulce de quedarme con la idea de que he ido a ver una mala película…

¡Ah! Y otra cosa que me parece digna de comentar es que, en el círculo de cinéfilos que vamos a ver juntos las pelis, hemos observado que en según qué salas han manipulado el sonido y la imagen de la película en proyección, para que te vayas a la sala Dolby, Isens, 3D… o la sala donde te cobren 1,5€ más, mínimo. Esto ya me parece escandaloso, mucha ley de propiedad intelectual y cerrar páginas en internet de visionado directo o descarga, pero luego permitimos que nos den un servicio de pena en multisalas, cobrando un 21% de IVA y sin decirles nada ¿eh? Bravo por esos organismos que están matando poco a poco la pasión por el cine y los buenos servicios, en pos de más dinerito para los de arriba, bravo por vosotros. Vergonzoso.

Entrevista a Empar Fernández Gómez, autora de La última llamada

Buenas noches, amigos.

Hoy tenemos a una invitada muy especial, una autora de gran prestigio con un inmejorable currículum a sus espaldas. Empar Fernández Gómez, creadora junto a Pablo Bonell Goytisolo de ese maravilloso personaje que es el inspector Santiago Escalona, protagonista de Las cosas de la muerte, Mala sangre y Un mal día para morir; autora de El loco de las muñecas, Hijos de la derrota, La cicatriz, Mentiras capitales y su anterior trabajo La mujer que no bajó del avión (obra imprescindible para cualquier amante de la novela negra), vuelve de nuevo a las librerías de mano de Off Versátil, con la reciente publicación de La última Llamada, su nueva novela, en la que vuelve a ofrecernos una historia dura, intensa y dramática, enclavada dentro de ese género que tan bien se le da, negro y criminal.

Pronto podréis leer la reseña de la novela en la web, pero mientras tanto, os dejo con la entrevista que le hemos hecho a la autora. Espero que la disfrutéis.

Entrevista a Empar Fernández,  autora de La última llamada.

 AI -¿Quién es en realidad Empar Fernández?

Una profesora que explica Historia y a la que le gusta especialmente lo que nunca pasó, la ficción.

EMPARFER2AI- ¿De dónde viene tu afición a la literatura y el vicio de juntar letras?

Mi padre trabajaba en una editorial y en mi casa siempre había más libros que juguetes.  Me aficioné a leer y lo hacía a todas horas y en todo momento, poco a poco deseé ir más allá y ser yo la autora de las novelas.

AI- ¿Qué fue lo que te empujó a escribir una novela como La Última Llamada? ¿De dónde surgió la idea?

Siempre he pensado que la desaparición de un hijo ha de ser una tragedia muy difícil de superar, probablemente imposible. En mi localidad desapareció una chica que no ha sido encontrada y cuyos padres hicieron todo lo que pudieron para localizarla. Ese es  el arranque de La última llamada.

AI- ¿Tienes algún autor favorito? ¿Alguien a quien tengas como referente?

En cuanto al estilo y al dominio del  lenguaje,  mi  autor favorito es Luís Landero. Si nos centramos en las novelas de género criminal, Dennis Lehane.

AI- ¿Qué haceEmpar Fernández cuando no escribe?

Doy clases o leo. Me gusta mucho el cine, pero no siempre dispongo de tiempo para frecuentar una sala.

AI- ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo editorial? Cuéntanos tus primeros pasos y cómo fue la experiencia.

Fueron unos primeros pasos muy satisfactorios. Empecé con muy buen pie. Publiqué, junto a Judit Pujadó, Planeta ESO que obtuvo el Premio Pere Quart d’Humor i Sàtira y tuvo una muy buena acogída por parte de los lectores. También gané en mis primeros años el Premio Cáceres de Novela Corta con Horacio en la memoria  y publiqué mi primera novela Para que nunca amanezca con la editorial Meteora.

AI- ¿En qué andas metida  ahora? ¿Nos puedes decir cuáles son tus proyectos en este momento?

Estoy acabando una novela criminal que cierra una trilogía sobre la culpa que incluye La mujer que no bajó del avión y La última llamada. La dejaré reposar y la puliré dentro de unos meses. Es una novela dura, como las anteriores, centrada en una cuestión que no desvelaré.

AI-Varias novelas a tus espaldas… Da la impresión de que  el contar historias, es algo de vital necesidad para ti. Una larga trayectoria, la tuya, en la que el inspector Santiago Escalona tiene gran parte de culpa. ¿Nos puedes hablar de cómo surgió ese personaje y que has aprendido de él?

Creamos a Santiago Escalona mi colega Pablo Bonell y yo. Ambos éramos profesores en un mismo centro y descubrimos una interesante complicidad literaria y cinematográfica que nos llevo a trabajar juntos y juntos hemos publicado 5 novelas. Escalona es el apellido de un amigo común. Santiago Escalona es un subinspector con una cualidad importante, es un gran observador y un buen conocedor de la condición humana, crear a Santiago Escalona me enseñó a pensar “en negro”, es un personaje que quizás “resucite”  en un futuro no muy lejano.

10811641_952889081395789_1719157286_nAI- ¿Cuál es tu opinión referente al panorama actual de la literatura en nuestro país? ¿Piensas que tanto las editoriales como el público están dándole por fin la importancia que se merece a los autores patrios, o por el contrario, siguen siendo un tanto marginados en favor de autores extranjeros?

Creo que todavía nos maravillamos ante lo que proviene de fuera en detrimento de lo que se escribe aquí. Por otra parte creo que faltan traducciones de nuestras obras en el  exterior, la proyección internacional de nuestra literatura es una de las asignaturas pendientes del  sector editorial. En general creo que aparecen novelas notables y también muchas otras prescindibles, pero creo que ese es una realidad que compartimos con otros países.

AI- SiEmpar Fernández no se dedicase a escribir, ¿en que se mantendría ocupada?

Es una pregunta muy fácil, leería. Siempre dedico menos tiempo del que desearía.

AI- AEmpar Fernández le asusta……

Perder la salud.

AI- ¿Cómo definirías tu estilo cómo autora? Has tocado el género negro, histórica con grandes dosis de costumbrismo y, de distintas formas,  me consta que siempre te has acercado a lo cotidiano desde una perspectiva muy particular, buscando un realismo me atrevería a llamar trágico, fatalista o como mínimo, un tanto dramático, para ello. ¿En qué género te mueves más a gusto y que es lo que más te interesa?

Me muevo a gusto en el género negro, tanto en el subgénero policial como en el criminal (sin investigador). Es cierto que mis novelas siempre tienen un aroma trágico, me interesan las diferentes formas de afrontar el drama. Siempre intento escribir sobre lo real, sobre lo que vivo, lo que observo,  lo que les ocurre a los demás…  La verosimilitud es un objetivo prioritario.

AI- Por último: Cuéntanos cuál es el último libro que has leído, la última peli que has visto y el último tema musical que has escuchado.

Último libro: Los últimos días de nuestros padres, Joël Dicker

Última película: La isla mínima

Último tema musical: Un tema de Serrat en voz de Silvia Pérez Cruz

Pues eso es todo, Empar. Muchísimas gracias por  tu tiempo. Ha sido un verdadero placer charlar contigo.

Un verdadero placer.

 

 

 

CINE: Exodus: Dioses y Reyes, de Ridley Scott

Un artículo de Mitsuko C.

Título original: Exodus: Gods and Kings

Año: 2014

Duración: 151 min

País: USA

Director: Ridley Scott

Guión: Steve Zaillian (Historia: Adam Cooper, Bill Collage)

Música: Alberto Iglesias

Fotografía: Dariusz Wolski

Reparto: Christian Bale, Joel Edgerton, Aaron Paul, Sigourney Weaver, Ben Kingsley, Emun Elliott, John Turturro, María Valverde, Anton Alexander, Indira Varma, Ben Mendelsohn, Golshifteh Farahani, Hiam Abbass, Kevork Malikyan, Andrew Tarbet, Aaron Neil, Anna Savva, Barrie Martin, Gerard Monaco, Ghassan Massoud

Productora: Coproducción Estados Unidos-Reino Unido; Scott Free Productions / 20th Century Fox

Género: Aventuras, drama, épico

Web oficial: http://www.exodusgodsandkings.com/#home

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=isi3NKI593E

Sinopsis:

Ramsés y Moisés son los hijos del faraón de Egipto, en el momento en que los hebreos llevan esclavizados para la construcción de las pirámides más de 400 años. En ese momento “Dios” elige a Moisés, hebreo de nacimiento, para que guíe a su pueblo a la tierra prometida de Canaán”

 Ya tenemos aquí la última película de Ridley Scott, donde ha reunido a un gran reparto para esta súper producción a la antigua usanza de esa retaíla de películas que echan por la tele en Semana Santa. Con esto renovamos “Las Tablas de la Ley” protagonizada por Charlton Heston: Ahora Moisés es Christian Bale.

Este filme ha estado rodeado de polémica (para mí es decir lo que hay, pero vale, la prensa es así…), debido a las declaraciones del director en referencia al rodaje en España y a la elección de los actores. Estas declaraciones han sido las siguientes: “No comprendo porqué los platós españoles están tan mal aprovechados, Londres está inundada de rodajes, hasta tal punto que tienes que reservar localizaciones con años de antelación, y en cambio, en España, todo ha sido muy fácil y rápido” y “en principio tenía pensado que Penélope Cruz desempeñara el papel de María Valverde y que Javier Bardem fuera uno de los actores escogidos, pero ninguno de los dos me dieron una respuesta a tiempo, debido a que Pe, es quien lleva los pantalones en la relación”.

Bueno, hasta aquí, tampoco es que nos vayamos a rasgar las vestiduras, pero no nos perdamos ¿Qué veremos en “Exodus”? Pues una versión súper resumida y algo cambiada del “Antiguo Testamento”, parece como si Scott se hubiera leído una página sí y otra no, pero tampoco hay ningún problema, la historia se puede entender.

Para mí, es bastante difícil valorar este filme, ya que tratamos un tema religioso y en concreto cristiano, algo con lo que no simpatizo especialmente, entonces ¿Qué os puedo decir? Dejando de lado el rollo bíblico y enfocándolo como una película de aventuras, pues la historia tiene su miga: Un hombre que desconoce sus raíces y que debe liberar del yugo egipcio a los hebreos, su pueblo original, un hombre con el corazón dividido y que recibe el encargo divino de liderar a este pueblo y conducirlo a la tierra prometida.

Habrá trabas, plagas (para mí una de las mejores escenas de la película), muertes (sobre todo de caballos), venganzas, hastío, locura, fanatismo, momentos de lucidez espiritual… Vamos, que tiene un poco de todo, aunque la mayor pega que tiene es querer resumir en muy poco una historia que en realidad, es muy extensa y eso provoca momentos de desconcierto, aun así se respira aquella magia de las antiguas películas del género.

.

Inquilinos (Versión Ilustrada), de Alicia Pérez Gil y Jesús Guzmán Martínez

Buenas noches, mis queridos Lectores Ausentes.

 Hoy venimos con Inquilinos (Versión Ilustrada), de Alicia Pérez Gil, una antología que ya fue publicada hace tiempo con el título Inquilinos del Espejo, pero que ha sido revisada y reeditada por su autora, con un lavado de cara que no solo ha mejorado su presencia, sino también su contenido.  Con una nueva portada que ahora si le hace justicia y acompañando los textos con las curiosas ilustraciones de Jesús Guzmán Martínez, Inquilinos nos ofrece una recopilación de relatos que nos propone echar un vistazo a nuestro propio interior, a aquellas facetas nuestras que intentamos mantener ocultas, al fondo, escondidas, encadenadas, y que pugnan por liberarse y salir al exterior. 

 IEEEAPGLos monstruos existen. Somos nosotros.” Esta frase podría resumir la esencia de Inquilinos.  Las personas vivimos enfrentadas a nosotras  mismas, llenos de contradicciones, de deseos insatisfechos, de miedos irracionales y secretos inconfesables. De un oscuridad tan negra y aterradora que somos incapaces de admitir como propia. En apariencia, conseguimos renegar de ella, mantenerla a raya, empujándola a algún profundo rincón de nuestra mente, de nuestra alma, pretendiendo que no es real, que no existe. Pero no siempre lo logramos y en ocasiones, como una bestia inteligente, en lugar de abrirse paso a dentelladas, lo hace de forma sutil y felina, sin hacer ruido, hasta que ya es demasiado tarde para retenerla.

Alicia conoce esa oscuridad. La reconoce, a pesar de las distintas formas que esta pueda adoptar.  Es capaz de ver a través de ella, de sus disfraces y mirarla a los ojos.  Porque esa oscuridad es, en definitiva, una parte inseparable de nosotros mismos, algo inherente a nuestra propia naturaleza. Y cuando nos miramos al espejo, resulta imposible no reconocernos en él, pese al maquillaje y las caretas.

Alicia, como lo hiciera ya antes la otra Alicia, la de Carroll, nos muestra una puerta. El espejo se convierte en eso, en un portal que nos lleva al País de las Maravillas. Maravillas terribles y crueles, donde las baldosas amarillas son solo unas ruinas devoradas por la hierba, manchadas de sangre seca. Al enfrentarnos al espejo, viajaremos a lugares imposibles, que solo existen en nuestro interior. Mundos que hemos creado para aliviar la presión. Recodos secretos que ni siquiera sabíamos que existían, pero que siempre han estado ahí. En ellos, reinan nuestras debilidades, nuestros defectos, aquellos rasgos que nos hacen tan humanos  y a la vez, tan terribles.  Nuestras virtudes, aquello que suponemos que es lo mejor de nosotros, transmutado desde sus mismas raíces hasta hacerlo irreconocible. El amor, la creatividad, el valor,  la lealtad, el compromiso, la honestidad… Todos ellos llevados a extremos tan radicales, tan demenciales, que se convierten en algo completamente distinto, deforme, repulsivo, antítesis de lo que deberían significar.

No existen las buenas personas. El bien y el mal dependen únicamente de los ojos que se mire, de las circunstancias en que se desarrollen los hechos y en como afecten estos a los implicados. El infierno está lleno de buenas intenciones, como suele decirse. Pero cuando esa oscuridad que nos acompaña se empeña en adueñarse de nuestros actos, los resultados pueden ser terribles.

 Inquilinos no es una antología de relatos inconexos. Me atrevería a decir que es casi un fix-up. Distintas historias, distintos escenarios, pero todos ellos con un denominador común, una suerte de hilo central que si no se muestra como tal, resulta evidente para el lector que sepa ver más allá de lo obvio.

 Con un estilo directo, visceral,  en ocasiones excesivamente simple, la autora juega con nosotros. Sus historias no dan miedo por sí mismas. Lo que de verdad resulta inquietante, es reconocerse en ellas. El comprender que todos nosotros podríamos ser sus protagonistas. Que en efecto, los personajes que deambulan por ellas no son más que un reflejo nuestro. Puede que distorsionado, puede que desdibujado, pero eso no cambia el hecho  de que todos ellos somos nosotros,  nuestra propia oscuridad. Podemos apartar la mirada, pero ellos seguirán allí, agazapados, sonriendo de manera taimada sabiendo que tarde o temprano, volverán a salir.

aliciaEsa forma de conectar con el lector es quizás la mayor virtud, el mayor acierto de la antología. Pese a que en algunos de los relatos se aprecien ciertos aspectos a mejorar (diálogos, ir demasiado rápido sin profundizar en algunos aspectos que podían haberse trabajado más, algunos relatos excesivamente cortos y que hubieran dado más de sí y otras cositas), la antología no solo se lee con placer, entretiene y da que pensar, sino que deja un poso especial, un regusto agradable tras una lectura que esconde mucho más de lo que puede parecer a simple vista. De una profundidad que uno no se esperaba, pese a su aparente simpleza, satisface esa lectura entre líneas, ese mensaje velado, esa cuestión que se nos revela y que no podemos negar.

Acompañan los textos las maravillosas ilustraciones de Jesús Guzmán, que mediante un estilo sencillo, básico y casi infantil, logra captar a la perfección ese juego de espejos, la constante de la antología. Las apariencias engañan y bajo ese trazo simple, tan inocente, se esconden las mismas sombras que nos acompañan en nuestro viaje. Esa contextualidad, esa intencionalidad, me ha resultado una inesperada y agradable sorpresa.

Que yo soy raro y veo cosas que no existen, ya lo sabéis. Que me monto películas, también. Pero que Alicia sabe jugar sus cartas y que con unos relatillos que apenas te da tiempo de degustar consigue algo impensable, y que esa simpleza es el envoltorio de un caramelo envenenado que nos tragamos sin dudar, cuya ponzoña nos abrirá los ojos a lo que ahora nos parece evidente, no lo pongáis en duda, porque así es.

 

Inquilinos (Versión Ilustrada)

Alicia Pérez Gil

Ilustraciones: Jesús Guzmán Martínez

Epub formato Kindle

Tamaño del archivo: 4297 KB

PVP: 3,69€

http://www.amazon.es/Inquilinos-ilustrada-Alicia-P%C3%A9rez-Gil-ebook/dp/B008H7XRPS

 

 

Verano de Miedo, de Carlos Molinero. Ganadora del Premio Minotauro.

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

vdmcmHoy venimos con Verano de miedo,  de Carlos Molinero, novela ganadora del premio Minotauro de este año. Como no podía ser de otro modo,  tal decisión viene cargada de polémica. La verdad es que es algo normal y en cada nueva edición sale a flote el mismo tema. Yo la verdad es que quería mantenerme al margen de esa cuestión en la medida de lo posible y a hablar de la novela por sí misma, dejando a un lado si es merecedora de tal galardón o no, pero inevitablemente, tendré que hacer alusión a ello para argumentar mi opinión sobre la obra.

Verano de miedo es un libro de vampiros. Si, ya sé, me he estrujado las neuronas para poder hacer tal confirmación. Pero es que es así. Veo que le están dando mucha cera a la novela y la verdad es que no lo acabo de entender.  Verano de miedo es un libro más de vampiros, si, con todo lo bueno y lo malo que puede conllevar eso. Lo bueno, sin duda la imagen del monstruo, alejada de la estética Gusiluz de Crepúsculo y más cercana a Salem´s Lot: La criatura ancestral de siempre. Cruel, despiadada, soberbia y aterradora. Lo malo, aunque ese adjetivo no es exactamente el adecuado, la dificultad que encierra el introducir a un ser de esas características en una obra que cabalga a medio camino entre el terror, la comedia y el intento de recuperar ese viejo espíritu ochentero de los títulos que pretende homenajear.

 Sobra decir que estoy hablando de dos películas en concreto, Noche de Miedo y Jóvenes Ocultos y lamentablemente, la novela queda a años luz de conseguir su objetivo. Si tuviera que buscar una referencia cinematográfica, me atrevería a sugerir una peli muy distinta a las dos mencionadas. Nada más y nada menos que Death Snow (Zombies Nazis). Si, puede resultar extraño, pero tiene mucho de ella y es imposible pasar por alto esas similitudes.

Pese a ese intento fallido de conectar con nuestro lado nostálgico, lo cierto es que a mí la novela me ha gustado por varios motivos. Puede que sea porque la historia que nos cuenta funciona, gracias a su deliberada sencillez argumental y en como desarrolla a los personajes, aun a riesgo de hacerlos demasiado estereotipados. Juan no nos cae bien, pero le reconocemos y comprendemos. Un chaval a punto de cumplir la mayoría de edad, un friki total muerto de asco en el pueblo donde pasa sus vacaciones, sin ps2 ni conexión a internet. Un tipo que no ha dado palo al agua en su vida y  cuya mayor preocupación es dejar de masturbarse y perder la virginidad antes de los dieciocho, pero que tiene algunos puntazos buenos, como ese peculiar sentido del humor,  que de verdad le da vidilla a la historia. O Jairo, un chaval débil, asustadizo, cobarde y creyente hasta un nivel enfermizo y ridículo, con una vena psicokiller que pugna por salir (y que excusa mintiéndose a sí mismo, pretendiendo que es por defender a los suyos) y que le convierte en el típico individuo imbécil y medio mosquita muerta que luego te la lía por culpa de sus cagadas, fruto de su nulidad. Otro tanto ocurre con Eva, para mí el personaje más currado (y exagerado, pero mola) de la novela. Llegando a ridiculizar al personaje por su obesidad y su estilo gótico, el autor se ceba muchísimo con ella y nos muestra a alguien sensible, frágil, maltratado por todos (incluso su propia familia, que las lindezas que le sueltan la madre y la hermana son para pegarles fuego mínimo), que es incapaz de cambiarse a sí misma ni evolucionar, pero que da muchísimo juego  y tiene un papel  fundamental en la historia.

La forma en que se desarrolla la trama no es algo nuevo, pero como recurso está muy bien utilizado. A través de distintos medios, ya sean entradas en un blog, mensajes privados, SMS, titulares de prensa, noticiarios televisivos, programas de fiestas, informes médicos, archivos policiales  y documentación jurídica, la historia se va desgranando paso a paso, ofreciendo distintas visiones de lo que sucede realmente y aportando información de lo que ocurre desde los diferentes puntos de vista. Eso propicia un continuo cambio de estilo en función de la fuente que se utiliza. Desde la perspectiva de Juan, hasta lo que cree la prensa, lo que siente Eva o lo que supone la psiquiatra que lleva el caso al final… Cada uno de los personajes o medios de información  nos habla en un idioma propio, según su naturaleza, su personalidad, su percepción, completándose unos a otros hasta ofrecernos el cuadro en su totalidad.

3CFA27D2-A5CF-99AF-38F5888EB1C34441Es una baza a favor, ya que hace que la lectura sea fluida y ligera, que uno se sienta cómplice del autor al poder contemplar lo que sucede como un todo, con la perspectiva de quien maneja toda la información. El lenguaje empleado, salvo en los documentos oficiales, es de calle, simple, llano y vulgar, el mismo que utilizarían en realidad los protagonistas. Jóvenes, españoles y a las puertas del siglo XXI, lejos de Shakespeare ni de un vocabulario culto y refinado, sino todo lo contrario. Eso, en lugar de ser un lastre, lo que intenta es hacerlo creíble y cercano, dándole mayor realismo a la historia. Logra que cuando leemos a los personajes, les pongamos voz propia, les hagamos más veraces y reconocibles.

Una novela entretenida, con algunos momentos divertidos, otros un tanto surrealistas o grotescos, que a partir de un argumento bastante típico, logra ofrecer una lectura ligera, bien narrada y que mediante ese juego de mezclar distintos puntos de vista, vale la pena para pasar unas horitas de relax tirado en el sofá. No es nada del otro jueves, pero sí que tiene algunos puntos que la hacen sobresalir entre otras muchas obras similares y que desde luego, no se merece en absoluto la de palos que le están cayendo.

 Y es aquí cuando entra en juego el dichoso premio Minotauro de marras. Estoy convencido de que si la novela no llevase consigo esa etiqueta, la de “ganadora de…”, quizás no se habría hablado tanto de ella y hubiera pasado como cualquier otra obra más, pero desde luego, no se habrían cebado con  ella como lo están haciendo. Me temo que en estos tiempos que corren, el ser el ganador de un premio como este, supone más un hándicap (dejando a un lado la promoción y el beneficio económico, algo indudable y que ya quisiera yo para mi), que una ventaja, ya que se pone a la obra en el punto de mira de chanzas, abucheos, críticas y chismorreos, sin un solo argumento válido en la mayoría de casos, solo por ponerla  a parir.

Si me preguntáis si Verano de Miedo merece ese galardón, mi respuesta es que no lo tengo claro, pero me hago una idea. No he tenido oportunidad de leer ninguna de las obras finalistas, ni sé qué nivel de calidad había en ellas. La novela no es una obra maestra, ni de lejos. Ni creo que lo pretenda. Si fuese cosa mía, diría que no es tan buena como para ganar ningún premio, pero seamos claros: ¿Alguien puede decirme con absoluta certeza cuales son los baremos que maneja Minotauro en cuanto a calidad? ¿Cuál era el nivel del resto de las obras? Ni flores, ni sé si Verano de Miedo es merecedora del trofeo, aunque opino que si esta era la mejor, penita de cómo debían ser las otras. Por mi parte, solo puedo hablar de lo que sé. De lo que he leído. Y dejando el Minotauro aparte,  defiendo la novela por lo que es, por lo que pretende y por lo que ofrece, nada más.

 

Verano de Miedo

Carlos Molinero

Editorial: Minotauro

ISBN: 9788445002193

Páginas: 304 pág.

PVP: 19,50€

http://www.planetadelibros.com/verano-de-miedo-libro-167758.html

 

 

 

ENTREVISTA a So Blonde, autora de Azafata AVEnturas: Los chicos de Emi

Buenas noches, amiguitos.

¿Qué mejor en una noche de sábado, que conocer un poquito más a So Blonde, la rubia más dura, lista, divertida y peligrosa del mundillo literario español? Hablamos con la autora de Azafata Aventuras: Los chicos de Emi, publicada por Ediciones aContracorriente,  y de los relatos Widow´s Island (No Eres Bienvenido) y Una historia para Halloween (Hell or Win), una de las componentes de Tiempo de Héroes. Eso es solo una pequeña muestra de lo que una nena rubia con dos tacones y un calibre 38  son capaces de hacer. Os aseguro que la entrevista no tiene desperdicio….

 

AI -¿Quién es en realidad So Blonde?

So Blonde es un seudónimo y también un personaje, debajo hay una persona real  con algunas cosas en común con su avatar y otras muchas, la verdad, pues no. So tiene, por ejemplo, una libertad de la que carece el ser humano, porque se permite, quizás en muchas ocasiones, la licencia de traspasar algunas barreras y dar rienda suelta a ciertas ideas, a la par que experimentos, que en  otros lugares físicos serían menos viables. Es un fruto de la red, que comparte algunas facetas con la realidad, pero a veces la sobrepasa, la idealiza, estereotipa o rompe moldes. Eso lleva a que yo misma en ocasiones venere a esa rubia alocada, en otras la envidie, la odie o incluso me caiga mal. Nadie en la realidad puede ser así, demos gracias.

So  es una idealización en el subconsciente colectivo.  Es un personaje y un seudónimo que escribe cosas sin pensarlas demasiado.

So  es una idealización en el subconsciente colectivo.  Es un personaje y un seudónimo que escribe cosas sin pensarlas demasiado.

AI- ¿De dónde viene tu afición a la literatura y al vicio de juntar letras?

Desde mi más tierna infancia he sentido una gran fascinación por los cuentos  y las historias, alimentada por los momentos en que me quedaba embobada escuchando cómo mi abuela nos narraba episodios de la mitología y otros cuentos fantásticos ( «Las mil y una noches», «Los cuentos de la Alhambra»…). Después,  comencé yo misma a leer y a descubrir un mundo inabarcable que me absorbió y que a su vez  era capaz de transcender. Las tramas y los personajes no morían en la última página o quedaban suspendidos en un tiempo inexistente. Se mezclaban en mi imaginación unos con otros, intercambiaban características y visitaban otros mundos. Cobraban vida otra vez, pero no eran los mismos. De esta manera me creé mi propio imaginario. Al principio la imagen y las ideas iban muy cogidas de la mano y se  sustentaban de forma mutua. Dibujaba  figuras, casi siempre femeninas o de parejas, los protagonistas varones eran excepcionales, que daban paso a una escena y luego a una historia medianamente compleja y casi siempre trágica. Mis pobres heroínas iniciales terminaban en la mayoría de ocasiones por morir de forma violenta y repentina, luego, eso sí, recibían digna sepultura con mucha pompa y boato, que eso de Eros y Thanatos ya era lo más del romanticismo en mis años jóvenes. Por supuesto, las defunciones no eran tan definitivas como en la realidad, lo cual restaba algo de emoción pero aportaba dinamismo a la historia, y todo era posible desde una resurrección zombi chic hasta un eterno y circular día de la marmota.

 AI- ¿Qué fue lo que te empujó a escribir una novela como Azafata AVEnturas? ¿Cómo surgió la idea?

Azafata-Aventuras-de-So-Blonde«Azafata Aventuras» es mi cuarta novela y un experimento pues es la primera que en realidad escribió So. Quería ver si podía cambiar mi tono narrativo y explotar una vis cómica que hasta el momento se había limitado a pequeñas pinceladas en otros textos, pero que en este lo abarca todo. Aunque pueda parecer lo contrario es una novela con una gran carga estructural, estudiada y calculada, que rompe con los cánones de las narraciones al uso y que, creo, quedó bien en general.

La idea surgió de escuchar anécdotas e historietas de amigas y compañeras de gimnasio que se dedican a esta profesión. Me pareció un tema divertido e interesante para desarrollarlo. Yo no creo que haya que ir muy lejos o inventarse épicos escenarios y mundos para contar buenas historias, me llaman mucho la atención las pequeñas tragicomedias laborales y personales del día a día y que muchas veces quedan relegadas al olvido.

 AI- ¿Tienes algún autor favorito? ¿Alguien a quien tengas como referente?

Hay mil referentes  de estilos totalmente opuestos.  La mezcla de todo lo que me ha llamado la atención me presta a día de hoy un gran servicio en determinados momentos. Nin me enseñó lo que Austen no se atrevió a decir. Massimo Manfredi y Javier Negrete me han reencontrado con la épica clásica,  Robert Graves y Mika Waltari me hicieron amar la novela histórica. Vázquez Figueroa   me enseñó la importancia del ritmo y Mediano, la de los giros argumentales. Respeto a Salichard por lo nimio y detallista de sus historias y al dúo Weis y Hickman por enseñarme las bases de las sagas que perfeccione con Rice.  Pero el que me enseñó a soñar y a creer en la literatura fue Tolkien.

 AI- ¿Qué hace So Blonde cuando no viaja ni  escribe?

Uuuuuuh, muchas cosas, la principal: el tonto.  Luego, si el tiempo da de sí, pues también voy al gimnasio, que este cuerpo tan lozano y vigoroso mis sudores me cuesta;  leo, esto es primordial  porque me relaja, me da ideas y alimenta esa amalgama incoherente de datos que mi cerebro almacena con un orden bastante cuestionable; quedo con amigos y familiares  y con gran tiranía, pero mucho amor nos ponemos la cabeza como un bombo hasta que sentimos que algún cable huele a quemado en nuestro interior. También  enamoro cosas, algunas vivas, otras, no, e incluso alguna de ellas con dos patas ¡oye! ¡Ah!, y el trabajo, claro, una faceta importante que me realiza como ser útil y productivo dentro de la sociedad (y que me permite comprar, aunque esto es secundario, comidita rica para mí y mis seres queridos. Mikaela Jodoroska, mi gata, me recuerda cuán importante es esto (Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, los crispis son buenos, y el trabajo rrrrrealiza).

 AI- ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo editorial? Cuéntanos tus primeros pasos y cómo fue la experiencia.

Pues, como casi todas las primeras veces, fue más bien mala. Yo iba borracha y él me dijo: «La puntita nada….» Coño, no esto no era. Pues eso, que un poco así, el mundo editorial es duro y malo y asco y sobre todo muy cansino con sus plazos y gilipolleces varias. Yo, hoy por hoy, no me considero una autora asentada, muchas veces tu valía o tu capacidad a la hora de escribir se ve restringida por las propias limitaciones de las editoriales, los tejemanejes de las distribuidoras o la indiferencia del público. En nuestro país te preguntan « ¿A quién conoces?» antes de «¿Qué haces?»

 AI- ¿En qué andas metida ahora? ¿Nos puedes decir cuáles son tus proyectos en este momento?

Pues intento vender novelas. Estoy moviendo la  versión integral de «Edificio Hadron» (otra bonita comedia) y aparezco en más antologías de las que puedo recordar con editoriales de distintos niveles. Tengo por ahí, en el aire, la publicación de el segundo libro de «Tiempo de Héroes» una obra coral de la que formo parte con otros autores en que me ha dado muchas satisfacciones.  La verdad es que estoy contenta pues es ahora cuando los editores me dicen: «quiero leer algo tuyo.»  Esto me anima a repasar novelas antiguas y a plantearme las nuevas con más ganas. A mí lo que me cansa de escribir es luego buscar a alguien que te lo comercialice.

Luego tengo unas cuantas cosas en el aire que son ideas maravillosas y muy bonitas pero que se topan con la dura y taimada realidad económica.

 AI-Novela, antologías, relatos en Wattpad,  integrante de ese divertidísimo blog que es Con Un Par de Tacones junto a otras cuatro muchachas que escriben y nos hablan de todo un poco, siempre desde ese punto de vista tan especial y auténtico… Da la impresión de que necesitas estar siempre metida en mil y un fregados y que la literatura y el contar historias, es algo vital de necesidad para ti…

Ah, sí, yo me apunto a bombardeo. Muchas veces no rige tanto la necesidad de contar historias como tales, como la de exponer mis pensamientos e idas de olla. Internet y los blogs te permiten hacerlo de forma inmediata y compartir así esos pequeños textos que no tienen cabida en la forma de publicación más seria. Creo que dentro de algunos años (en realidad esto es ya es un hecho) se sacarán tomos con la recopilación de posts y estados igual que se hace con las columnas y artículos de los periódicos.

Pero, vamos, que  mi supuesta hiperactividad creativa (tengo periodos de tocarme el xixi hasta sacarle brillo) se debe a que tengo mucho tiempo libre.

 AI- ¿Cuál es tu opinión referente al panorama actual de la literatura en nuestro país? ¿Piensas que tanto las editoriales como el público está n dándole por fin la importancia que se merece a los autores patrios, o por el contrario, siguen siendo un tanto marginados en favor de autores extranjeros?

Ji. Esto tiene miga. Creo que hay una apuesta por autores españoles, por cosas nuevas y hechas aquí pero es una apuesta muy en plan indie, un paso dado por editoriales pequeñas que muchas veces trabajan por amor al arte. Las editoriales españolas, en muchas ocasiones, son únicamente distribuidoras y arrendatarias de traducciones y derechos de libros que han tenido éxito en sus países de origen. Valoro el esfuerzo que hacen por traer y editar en castellano ciertos títulos, pero también veo que venden mucha basura extranjera que no pasaría los filtros editoriales que se les exigen a autores nacionales. Por otro lado hay cosas hechas aquí muy, muy, muy buenas que podrían comerse mercados extranjeros pero que no encuentran una salida ni un apoyo real de la industria. Siempre digo que esto no es «cine español» con sus limitaciones que lo alejan de los grandes mercados y producciones, se puede (y se hace) una literatura patria de tanta calidad como grandes bestsellers de fuera.

 AI- Si So Blonde no se dedicase a escribir, ¿en que se mantendría ocupada?

Creo que intentaría sobrevivir al día a día, como hacemos todos. Tengo pocas habilidades reseñables. Las musas fueron parcas conmigo. Pero reconozco que pasiones no me faltan, Me encanta leer, explorar todas mis facetas artísticas y vitales, aunque algunas no den para mucho; y sobretodo ser cada día un poco mejor en algo. Yo pienso que Vivir en mayúsculas es de por sí,  un arte  que conlleva mucho tiempo, esfuerzo y estudio. Así que aunque solo fuera con eso, ya estaría ocupada.

 AI- A So Blonde le asusta……

Los dinosaurios, mucho, en serio, y los tiburones. También las cartucheras y la piel de naranja, pero esto último a un nivel más subconsciente.

En realidad, me aterran cantidad de cosas: quedarme sin ideas y el paso infructuoso del tiempo podrían ser dos ejemplos destacados.

AI- ¿Cómo definirías tu estilo cómo autora? Has tocado el género fantástico de distintas formas, la comedia, el grindhouse… ¿En qué género te mueves más a gusto y que es lo que más te interesa?

1520661_345888245550524_109911314_nNo me catalogo dentro de ningún género en particular. Yo escribo historias con distintos propósitos e intento adaptarme si es un encargo, aun así no siempre lo consigo cien por cien y se me escapa un ramalazo en dirección opuesta a la trazada. Quizás, como en la vida misma, hay facetas para todo y distintos momentos para sacarlas a la luz. Pero, que tire la primera  a quien no se le haya escapado una carcajada en un momento serio o dramático, o  un llanto repentino en medio de una fiesta. C`est la vie. De todas maneras esto es un oficio y siempre digo que un buen carpintero tiene que poder hacer una silla o una mesa o lo que toque.

 AI- Por último: Cuéntanos cuál es el último libro que has leído, la última peli que has visto y el último tema musical que has escuchado.

Estoy leyendo ahora mismo «El huerto del espantapájaros» de Allan J. Arcal, un nene que comienza hora en el sub género del fataterró. Está bien escrito y es entretenido. A la vez, bueno, no al mismo tiempo, releo a Erich Fromm, que se ha convertido en la actualidad en una especie de conciencia morena que me reconcilia con la realidad.

Hace poco me vi «Las animadoras deben morir» una mierda de película que no me acabó de decepcionar porque no esperaba nada de ella pero que me aportó muy poco.

Y mientras os escribo esto tengo puesto« Black Velvet» de Robin Lee que me moja hasta el tobillo con ese lento estilo sureño.

 AI- Pues eso es todo, rubia. Un placer charlar contigo, ya lo sabes.

Gracias a ti, nene.

 

 

.

Rob Zombie. Las Siniestras Armonías de la Sordidez, de Daniel Rodríguez Sánchez (Tyrannosaurus/Ultramundo, 2014)

Una reseña de Francisco José Arcos Serrano

 unnamedtobzEl sello editorial Tyrannosaurus en colaboración con el blog Ultramundo han editado uno de esos ensayos que hacen la boca agua desde el mismo instante de su génesis, y es que no podía ser para menos, ya que tenemos en primicia mundial la primera monografía sobre el músico y director de cine Rob Zombie; y sí: hecha aquí, en España, por lo que mi alegría se torna doble.

Su escritor, Daniel Rodríguez Sánchez, ha parido uno de esos estudios que no puede faltar en la estantería de cualquier amante del cine de terror y sobre todo si eres fan como servidor de Rob Zombie.

En ‘Las Siniestras Armonías de la Sordidez’ se analizan todas y cada una de las obras cinematográficas realizadas hasta la fecha por este cineasta, desde La casa de los 1000 cadáveres hasta Lords of Salem, incluyendo Los renegados del Diablo, las dos entregas de Halloween y su largometraje de animación The Haunted World of El Superbeasto.

Aparte del estudio de su carrera fílmica sabremos un poco más de su personalidad al desgranar también algunos aspectos de su infancia/adolescencia, hechos que lo llevaron a formar parte del grupo musical White Zombie, un auténtico revulsivo dentro de la década de los años 90, cuyos vídeos musicales ya intuían algunos rasgos que actualmente podemos comprobar en gran parte de su filmografía.

robMención aparte merece la excelente edición que se ha marcado la editorial con un papel excelente y una calidad de reproducción impecable de imágenes y texto que denota el amor que hay detrás de todo este ensayo, detalles que como lector agradezco enormemente.

Contamos además con un prólogo de Javier G. Romero (responsable de publicaciones como Quatermass o CineBis) y acompañado por dos ilustraciones especialmente realizadas para la ocasión por Nacho Castro.

No me queda más que recomendar la lectura de este libro que trata de manera muy profesional la carrera de Rob Zombie, uno de esos creadores tan polifacéticos que si no existiera, habría que inventarlo.

 

Rob Zombie. Las Siniestras Armonías de la Sordidez

Autor: Daniel Rodríguez Sánchez

Editorial: Tyrannosaurus/Ultramundo

Páginas: 350 pág.

Formato: 148 x 210 mm.

Interior: estucado brillo (115 gr.) en blanco y negro

Portada: color (300 gr.), laminado mate con solapas.

Encuadernación: rústica, fresada.

ISBN: 978-84-943061-0-5

Precio: 18,95 euros

 

.