CINE: Coherence, de James Ward Byrkit

Un artículo de Mitsuko C.

Título original: Coherence

Año: 2013

Duración: 89 min

País: USA

Director: James Ward Byrkit

Guión: James Ward Byrkit, Alex Manugian

Música: Kristin Øhrn Dyrud

Fotografía: Nic Sadler, Arlene Muller

Reparto: Emily Baldoni, Maury Sterling, Nicholas Brendon, Elizabeth Gracen, Alex Manugian, Lauren Maher, Hugo Armstrong, Lorene Scafaria

Productora: Bellanova Films / Ugly Duckling Films

Género: Intriga, thriller, ciencia ficción

Web oficial: http://coherencethemovie.com/

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=sEceDz1Rodc

Sinopsis:

“Un grupo de amigos se reúnen para cenar coincidiendo con el paso de un cometa, que en 1923, en Finlandia produjo un efecto extraño en los habitantes de un pequeño pueblo, dejándolos desorientados y con lagunas de memoria”

Coherence” es la ópera prima de James Ward Bykrit y menuda ópera prima. Su debut ha sido por la puerta grande, nos encontramos ante una de las maravillas del thriller psicológico de la ciencia ficción de este siglo, me atrevería a decir.

Cada uno de los segundos de esta película es un deleite absoluto para los que nos gustan los retos y los filmes que desafían, en cierto modo, al intelecto. Con ello no quiero decir que si no tienes conocimiento de física, pues no vayas a entender la peli, pero sí que ayuda que tengas ciertas inquietudes para plantearte dudas y posibles explicaciones a las mismas.

En esta cinta experimentamos qué sucedería en nuestras vidas si escogiéramos de una u otra forma, se habla de la “Teoría de Schröedinger”, se habla de la vileza que se esconde dentro de los seres más delicados y de cómo se puede sucumbir en un micro segundo a decisiones, que sabemos de primera mano que son erróneas.

No quiero desvelar mucho de lo que veréis si apostáis por verla, pero sí que os recomiendo que lo hagáis, porque Bykrit ha conseguido un trabajo impecable e inquietante con un presupuesto bastante ajustado, con lo que nos demuestra, que se puede hacer cine de calidad sin necesidad de grandes efectos.

.

Zona Catastrófica, de Antonio Sánchez Vázquez

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

Hoy vengo con una reseña atrasada que ya hace tiempo debería haber colgado, pero que por una razón u otra, siempre terminaba dejando para más tarde.  No hay causa concreta para ello y desde luego, no es que no me haya gustado el libro en cuestión o no haya disfrutado de su lectura, sino que como suele decirse, la confianza da asco y como su autor es un buen amigo mío, me he ido rezagando con la excusa de que no viene de un día. Pero  es que hace tanto tiempo que la tengo pendiente que casi me daba ya vergüenza y  no he querido dejar pasar más tiempo para ponerme con ella. Si, lo sé. Soy un impresentable.

Hablamos de Zona Catastrófica, de Antonio Sánchez Vázquez, publicada por Editorial Universo y con la que el autor nos propone una historia de zombies de las buenas.

Zona Catastrófica - Antonio Sánchez VázquezPozuelos de los Arroyos es un pueblo rural típico andaluz. Las fachadas encaladas, la torre de la iglesia despuntando sobre la línea del horizonte, hectáreas de campos de cultivo rodeando la localidad, gente campechana y dicharachera en sus calles y balcones floridos y pintorescos allá donde se mire. Pero en verano el calor azota a los buenos habitantes del pueblo. En concreto, el verano en el que transcurre la historia, una gran sequía castiga a los agricultores de la zona y consigue desesperar a los pozueleños por culpa de los constantes cortes en el suministro de agua.

Lo que no sospecha ninguno de los habitantes del pueblo es que Pozuelos será el epicentro de una tremenda tormenta que anegará sus calles y sus campos de cultivo. Las tres salidas del pueblo quedarán bloqueadas y nadie podrá salir o entrar de la localidad.

Para complicar las cosas, una extraña epidemia se está extendiendo entre las gentes del pueblo, haciendo que se comporten de manera extraña y agresiva con todo aquel con el que se encuentran a su paso. Una de las médicas de cabecera del centro médico, una familia de recién llegados, dos guardias civiles, el párroco y un equipo de reporteros que han acudido al pueblo para cubrir la inundación, compondrán un pintoresco grupo que luchar contra el temporal, pero sobre todo contra la horda de vecinos infectados que les acechan, ansiosos por devorarles.

 Si, ya se… ¿Otra de zombies? Pues sí. A pesar de que yo mismo estoy más que saturado de este género, aburrido de estas pútridas criaturitas, lo cierto es que si he de ser sincero, he disfrutado de la novela.  Pese a que Zona Catastrófica no destaca por su originalidad y se ciñe a las premisas habituales de este tipo de historias (entiéndase grupo de supervivientes atrapados en un lugar, rodeados de muertos vivientes y  comprobando que ni siquiera los No Muertos pueden competir en cuanto a maldad con los propios seres humanos y  su miedo, su odio, su ambición, su cobardía y sus intereses),  la novela que Antonio Sánchez  se distingue por algunos puntos concretos que llaman la atención y que funcionan. La prosa, ágil y fluida, ofrece una lectura llena de giros argumentales, de sorpresas inesperadas y resulta muy, muy entretenida.  La interminable lista de muertes, algunas verdaderamente crueles, le dan un tono bastante cafre y pasado de rosca en algunos momentos, algo que me ha parecido un acierto. Y es que Antonio no se corta y el punto salvaje, cruel y cabrón que destila en algunos momentos es de lo mejorcito que he leído en este aspecto.

Bien narrada, haciendo que uno se sumerja (viva el juego de palabras) dentro de la trama y logrando que uno se sienta partícipe del horror que se cierne sobre ese tranquilo y aburrido pueblecito español  donde nunca pasa nada, considero que el escenario elegido y la forma en que se nos presenta la historia es genial. El apocalipsis se desata en medio de lo cotidiano, de un modo brillante. El lector va comprobando como error tras error, casualidad tras casualidad, cagada tras cagada, se desata el infierno y no hay nada que pueda evitar la tragedia.

En la parte negativa, he de centrarme en los personajes.  En demasiados momentos, dan ganas de darles de hostias con la mano abierta por su estupidez y su forma de actuar, absurda e inexplicable. En la mayoría de ocasiones, uno es incapaz de comprender porque demonios actúan como actúan, a que se debe esa incomprensible toma de decisiones y en que se basan para actuar como lo hacen. Entre cabrones e imbéciles, lo que resulta realmente asombroso es que se necesite de un apocalipsis z para que mueran. Casi dan ganas de aplaudir cuando cascan, mientras les gritas “Esto te pasa por gilipollas, so retarded”.

ANTONIO CON ZOMBISi pasamos por alto esa imbecilidad de los personajes y nos centramos en lo que sucede, insisto en que es una novela muy disfrutable y divertida. Antonio se lo ha pasado pipa imaginando este festival de muertes, caos y destrucción. Y el lector disfruta de ello, de la barbarie, de la masacre y de lo retorcido de cada uno de los actos que se narran.

Yo me lo he pasado pipa, me he reído mucho, me han salpicado vísceras y restos corporales, he visto como el miedo se apoderaba de los habitantes de Pozuelo de los Arroyos y he visto como los vecinos caen uno a uno, hasta desaparecer a toda su población, mientras la lluvia arrecia y las calles se convierten en canales.  Y la parte final, el desenlace, me ha parecido cojonudo.

Como digo, no esperéis algo nuevo ni distinto en cuanto a planteamiento, pero sí que estéis dispuestos a deleitaros con ese exceso con el que Antonio juega durante toda la narración. Muy entretenida,  bien escrita y se lee del tirón. Disfrutad de las muertes, de los  giros que da la historia y sobre todo, haced apuestas sobre quien será el siguiente en palmar. ¡Os lo vais a pasar teta!

Por cierto: Portada de Daniel Expósito, que sigue en su línea molona.

 

Zona Catastrófica

Antonio Sánchez Vázquez

Editorial: Universo

ISBN: 978-84-941526-6-5

Páginas: 490 pág.

PVP: 16€

 

 

Cortometraje: T is for Talk, de Peter Haynes

Buenos días, amiguitos.

talk

Os traemos hoy un corto salvaje, violento en extremo y que desde luego, no es apto para estómagos sensibles. En una línea muy similar a lo que lo que es la saga SAW, en la que la brillante y retorcida mente de un psicópata nos invita a participar en un juego mortal, empleando diabólicos artefactos, en T is for Talk nos encontramos con un grupo de “participantes” en un macabro juego en el que deberán seguir las ordenes que aparecen en una pantalla y que se resumen en hablar cuando así se les indica y callarse cuando se les ordena. Brutal en extremo, resulta imposible no terminar salpicado por los restos de masa encefálica, sangre y astillas de hueso.

 

 

T is for Talk es una de las piezas que se presentaban para participar en el recopilatorio  ABC´S OF DEATH y que finalmente quedó descartada, aunque en mi opinión, merecía ser seleccionada por su mala leche, contundencia y genialidad.

Dirección: Peter Haynes

Guión: Peter Haynes

Reparto: y

Producción: Nick Burridge, Johnathan Guest, Peter Haynes y Hwei Ling Ow

Escenarios y FX,s: Johnathan Guest

Drafthouse Films

 

 

 

CINE: Moebius, de Kim Ki-Duk

Un artículo de Mitsuko C.

 

Título original: Moebius

Año: 2013

Duración: 90 min

País: Corea del Sur

Director: Kim Ki-duk

Guión: Kim Ki-duk

Música: Park In-young

Fotografía: Kim Ki-duk

Reparto: Cho Jae-hyun, Seo Young-ju, Lee Eun-woo

Productora: Kim Ki-duk Film

Género: Drama

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=g7OnOwz9bMY

 

Sinopsis:

“Un marido infiel, una madre al borde de la locura y un hijo que paga las consecuencias”

 

Esta película fue para mí, la gran “missing” del Festival de Cine de Sitges de 2013. No estuvo y lo lamenté muchísimo, después de que el año anterior pudiéramos disfrutar de “Pietà”, uno de los films con más guión de Ki-Duk y una de sus películas, creo yo, más mainstream.

Con “Moebius” volvemos a ese director que nos encandiló con “Seom” y ese arte de plasmar la parte más amarga de la existencia del hombre. Este director no es del tipo “y vivieron felices y comieron perdices”, es del tipo “esta es la realidad y no te va a gustar” y en ella se esconden diablos, fantasmas, ataques de locura, pánico, ira, soledad… Nuestra parte más diabólica y menos racional.

Esta vez nos deleita con 90 minutos del más absoluto silencio, donde las miradas, el lenguaje no verbal y los gestos es lo único que necesitamos para comprender ese universo que tan sólo él puede construir.

Se ha llegado a decir que esta es una de sus películas más polémicas ya que se tratan temas delicados que hacen referencia a la sexualidad y a sus perversiones, pero que francamente, visto lo visto en el día a día no me sorprende en absoluto. Kim Ki-Duk hace gala de su conocimiento sobre el medio que nos rodea y no tiene pelos en la lengua a la hora de pasarlo al séptimo arte. Algunos dicen que rueda este tipo de cosas porque le funcionan y así siempre está en el candelero provocando que se hable de él, yo creo que es un visionario del tiempo que nos ha tocado vivir y que sabe reflejar perfectamente toda la angustia, toda la corrupción y toda la fealdad que esconden las personas tras las fachadas que ellos mismos se construyen.

Este film es arte en movimiento y no puedo más que recomendarla a aquellos que quieran mirar dentro de sí y saber si también poseen esa parte menos agradable del ser humano.

.

La Facción Caníbal. Historia del Vandalismo Ilustrado, de Servando Rocha

Una reseña de Francisco José Arcos Serrano

 

Portada_la_faccion_canibal-968c6La Facción Caníbal. Historia del Vandalismo Ilustrado describe la fascinación del arte por el crimen, donde Lord George Gordon o Walter Benjamin, Robespierre o Malcolm McLaren, Saint-Just o Guy Debord, las sesiones nocturnas de los clandestinos Clubs del Fuego Infernal o los crímenes de Jack el Destripador, funcionan como pasadizos históricos, túneles para bandidos y forajidos, lugares para el contrabando.

Servando Rocha ha dedicado cuatro años a la escritura de este libro, y viendo el resultado final no me extraña el haber empleado ese tiempo (y pocos me parecen) para dar a luz este artefacto incendiario en toda regla.

Lo primero que llama la atención es el espléndido carácter documentado del libro, resultando de todo ello una sugestiva radiografía sobre la fascinación por el terror y el crimen y en el que podemos encontrar a William Blake, Edmund Burke, o a Thomas de Quincey como los máximos representantes de estos ideales cuyos postulados siguen vigentes en el terror moderno en su enfoque más arty.

A pesar de contar con casi 500 páginas, este ensayo se hace corto debido sobre todo al buen hacer de Servando Rocha, englobando conceptos tales como arte, terror y radicalismo político, formando asociaciones con nombres y lugares importantes que hicieron del vandalismo y de las diferentes revoluciones (antiguas y modernas) una parte importante de nuestra historia como personas y como sociedad alienada en la gran mayoría de las ocasiones.

ServandoUn detalle: pocas portadas dicen tanto con tan poco y en esta ocasión tenemos una foto de Myra Hindley (asesina en serie pareja de Ian Brady que perpetraron entre 1963 y 1965 el asesinato de varios niños y adolescentes), una turbadora mirada que te acompaña desde que coges el libro por primera vez y que no te suelta hasta pasado un tiempo tras la finalización del mismo.

La Felguera (uno de los sellos editoriales más sólidos que podemos encontrar actualmente) lo ha vuelto a hacer: una edición perfecta (casi de lujo, podríamos decir) para uno de los mejores libro/ensayo que he tenido la oportunidad de leer, el cual no deja indiferente a nadie tras su lectura.

 

Título: La Facción Caníbal. Historia del Vandalismo Ilustrado

Autor: Servando Rocha

Editorial: La Felguera

Páginas: 524 páginas

ISBN: 978-84-937467-7-3

Precio: 22 Euros

 

Ven y Enloquece y otros cuentos de marcianos (Ciencia Ficción completa/1), de Fredric Brown

Buenos días, mis queridos Lectores Ausentes.

ven-y-enloqueceHoy os traigo un recopilatorio de relatos de un autor emblemático, un peso pesado en la literatura fantástica y alguien a quien por desgracia, no se le ha hecho demasiado caso a nivel general. Se trata de Fredic Brown, auténtico referente para los que amamos la ciencia ficción y la fantasía y que con gran estupor, compruebo que es apenas reconocido en varios de mis círculos de amistades aficionados a la lectura. No sé si es algo puramente casual y si en realidad, este viejo chiflado es leído y respetado por el público en general, y esa falta de conocimiento es  tan solo limitada a la gente con la que he hablado, pero no deja de sorprenderme.

Por suerte, para paliar tales errores, tenemos a Gigamesh, una editorial que si por algo se caracteriza, es por acercarnos de nuevo a los grandes clásicos y recuperar para las nuevas generaciones a autores que merecen su lugar en el podio de los imprescindibles. No es la primera vez que Fredic Brown es publicado por el sello barcelonés. Hace ya unos añitos, la editorial sacó la obra completa del autor en cuatro volúmenes maravillosos donde la ciencia ficción era la protagonista. Ahora, Gigamesh reedita el primero de esos cuatro tomos, Ven y enloquece, en el que reúne los primeros veintisiete relatos del autor, ciencia ficción exclusivamente, y que fueron escritos durante la década de los 40.

Es curioso comprobar cómo fueron los inicios del autor y sus primeros acercamientos al género. Sus primeros pasos, con ese estilo tan peculiar que siempre le acompañaría, pero que aquí se muestra en pañales. Desenfadado, surrealista, rozando en ocasiones el absurdo, con esa forma natural de coquetear con la comedia en ocasiones, Fredic Brown destaca por su visión particular, en la que no se preocupa en absoluto de la suspensión de la credibilidad, de la falta de ciencia y el exceso de ficción, sin que en ningún momento ese toque suyo suponga un problema para generar la intriga y la emoción que uno espera de un relato. Personajes  apenas esbozados, tan solo lo suficiente para que puedan ser utilizados en sus historias. Individuos anodinos que de repente, se ven golpeados por lo absurdo, por lo inesperado, por algo anormal y que escapa a cualquier lógica, dando lugar a situaciones tragicómicas, fantásticas y en ocasiones, aterradoras.

Si algo se le da bien a Brown son, sin duda alguna, los giros finales. La vuelta de tuerca. El golpe final inesperado, que noquea y te deja con cara de pasmarote, admirando la brutal sencillez con la que te ha vencido. Historias en apariencia simples (unas, especulación sin pretensiones y otras, auténticas paranoias sin sentido aparente), dan un giro de 180º en el último momento para sorpresa y deleite del lector, que no puede evitar una sonrisa cómplice ante el ingenio del autor. Pese a sus carencias, que las tiene (sobre todo en cuanto a definirse por un estilo propio y concreto, dejándose llevar en demasiadas ocasiones por lo absurdo o titubeando en el enfoque que quiere darle a la historia, algo que tenemos que recordar que es normal en un escritor que justo empieza en el oficio), lo cierto es que Fredic nos gana la partida justamente con eso, con su capacidad de encontrarle los tres pies al gato y salirnos por soleares, de forma brillante y maravillosa.

Brown no solo se centra en la ciencia ficción. En este volumen encontraremos algunos relatos que se mezclan con una forma de fantasía urbana sin pretensiones (siendo honestos, como el resto de la obra del autor, al menos en cuanto a relatos) e incluso con el terror.

El propio Brown nos habla sobre sí mismo, sobre su obra y las circunstancias en las que escribió los relatos, gracias a los apéndices que Gigamesh ha tenido a bien en incluir en la obra. Notas del autor en la que nos muestra tal como es, como piensa,  cuáles eran sus intenciones y la situación real en el momento en que les dio forma a sus escritos.  Unas notas interesantes que nos muestran que clase de persona era y que no deja de recordarnos lo que le costaba parir un relato. Resulta cuanto menos divertido comprobar como la pereza es un mal del que no padecemos solo a nosotros.

Ven y enloquece reúne los siguientes relatos:

-Armagedón

-Aún no es el fin

-Etaoin Shrdlu

-El ratón esterlar

-Ocaso

-El recién llegado

-El gusano angelical

-El truco del sombrero

-Los Geezenstack

-Pesadilla diurna

-Paradoja perdida

-Y los dioses se rieron

-Nada Sirio

-El principio Yehudi

-Arena

-Las ondulaciones

-El asesinato en diez lecciones fáciles

-Pi en el cielo

-Placet me complace

-La broma

-Llamada

-Todos los BEM buenos

-Ratón

-Ven y enloquece

-Crisis en 1999

-Carta  un fénix

-No mires atrás

fredric-brownFresco, original, sin prejuicios, con una carga importante de ironía, Brown es un autor difícil de clasificar. Temas complejos los que aborda, pero siempre desde un enfoque cercano, casi simplista, en los que no se para a describir más que lo mínimamente necesario para que la historia funcione. Las escenas, los escenarios e incluso los personajes se definen a sí mismos a través de la propia historia. Brown va al grano, a lo que considera que importa. Prosa sencilla, una imaginación desbordante, rozando en ocasiones la más pura locura y el absurdo, ritmo fluido e incluso acelerado para llevarnos justo a donde quiere y una vez allí, salir por donde nadie lo esperaba, dejándonos con la boca abierta o en el peor de los casos, una sonrisa bobalicona.

La ciencia ficción tratada desde todas sus variantes. Viajes en el tiempo, en el espacio o al interior de la propia naturaleza humana. Invasiones alienígenas en las que vencemos, somos vencidos e incluso en las que todo queda en tablas, relaciones amatorias incluidas. Futuros distópicos, post apocalípticos y especulativos. Todo ello en su línea informal e irreverente, sin que la falta de realismo, de veracidad científica ni otras cuestiones mundanas supongan un problema para él. Ciencia ficción que engaña, ya que tras su aparente ingenuidad, típica de la época, uno descubre una intencionalidad inusitada, siempre tratada con ese desparpajo, ese tono casi humorístico y esa vitalidad que hacen de la obra de Fredic Brown imprescindible. Un autor que merece ser recordado y al que os invito a descubrir si todavía no le conocíais.

 

Ven y Enloquece y otros cuentos de marcianos (Ciencia Ficción completa/1)

Fredric Brown

Editorial: Gigamesh

ISBN: 9788496208902

Páginas: 480 pág.

 Precio: 24 €

 

 

.

Entrevista a Carlos Molinero, ganador del premio Minotauro con su novela Verano de Miedo.

Buenas noches, amigos.

Hoy tenemos con nosotros a un invitado muy especial. Carlos Molinero está en boca de todos, en el candelero,  tras haberse hecho con el galardón del premio Minotauro con su novela Verano de Miedo, una revisión al género vampírico que pretende recuperar el viejo espíritu de películas como Noche de Miedo (obvio homenaje en el título) o Jóvenes Ocultos. Estoy ahora mismo a puntito de empezarla, siendo consciente del gran debate generado sobre ella y os aseguro que tengo ganas de saber a quien darle la razón, pero de entrada el argumento promete, el hecho de utilizar un estilo narrativo tan poco convencional (casi me atrevería a decir que la pura evolución del género epistolar aplicado a las nuevas tecnologías) y lo poquito que llevo leído, me tienen muy intrigado. Sea como sea, os puedo asegurar que Carlos es un tipo agradable, simpático, un tanto agobiado por la crisis de los cuarenta, convencido de lo que hace,  y que ha sido un placer que nos hable de la novela, de sus proyectos y de otras cositas interesantes.

Sin ganas de seguir dando la brasa con mis tonterías, os dejo con la entrevista. Espero que la disfrutéis.

1. AI -¿Quién es en realidad Carlos Molinero?

En realidad, no sé, en ficción te digo que es un poco cliché. No tiene la crisis de los cuarenta, la crisis de los cuarenta le tiene a él. Hace cosas estúpidas y peligrosas que nunca hizo poniendo en peligro su escasa salud. Se gana la vida escribiendo guiones, cosas que es cada día más ficción y menos realidad.

2. AI- ¿De dónde viene tu afición a la literatura y al oficio de juntar letras?

1412703174372Supongo que de mi padre, que desde pequeño nos metió en el cine y en la lectura como algo divertido, en ser un niño un poco autista con demasiada imaginación, demasiada y aterradora imaginación.

Mi primera especie de novela la escribí con ocho años. Una suerte de mezcla de detective y fantasmas. A los nueve grabé un programa de radio de terror en cintas de audio “Crescendo” con gran éxito en mi familia y patio de vecinos.

Y a los diez escribí los estatutos de una secta llamada “Muerte Total”, cuyos acólitos terminamos en el despacho del director por llamar a los telefonillos de alguna profesora de inglés veinteañera y perseguir a nuestras compañeras por la calle con máscaras de gato robadas a una función teatral.

3. AI- ¿Qué fue lo que te empujó a escribir una novela como Verano de Miedo? ¿Cómo surgió la idea?

Cuando hace años, no diré cuantos, terminé de rodar la película “Salvajes”, quería hacer algo más lúdico, que alimentara mi parte friqui. Pensé algo de vampiros para un guión, pero no terminaba de funcionar. Tenía personajes muy claros y su cabeza, su forma de pensar era lo que me parecía más interesante. Al poco fue surgiendo la idea de hacer una novela, pero cuando leí “Crepúsculo” y volví a leer “Drácula” oí la voz de Bram Stoker: “Tienes que recuperar al vampiro como figura de maldad absoluta, la muerte, la sangre, el formato epistolar”. Y así lo hice. Yo lo llamé inspiración. Los psiquiatras trastorno disociativo de la realidad.

4. AI- ¿Tienes algún autor favorito? ¿Alguien a quien tengas como referente?

El concepto empanada mental es la descripción de mi cabeza, así que no quiero genera más caos en el mundo.

Para “Verano de Miedo” los referentes son muy claros.

Por la parte vampírica la criatura fundacional “Drácula” de Stoker y “El misterio de Salem´s Lot” de Stephen King.

Por la parte de llevar este mundo terrorífico a la meseta castellana Rafael Azcona y su visión ácida y tierna de sus personajes. Un autor que ha sido un modelo es Emilio Carrere, un genio que merece ser reconocido y más conocido. Su humor afilado, su aproximación al terror y la fantasía sin perder la comedia es fascinante.

 Por último hay historias que lees en la infancia y se quedan grabadas, yo “El monte de las ánimas” de Becquer y muchas de sus leyendas son historias que incrustan el fantástico en mitad de noches veraniegas. Recuerdo con especial susto una versión en cómic que leí a finales de los setenta que sigue invadiendo mi cerebro.

5. AI- ¿Qué hace Carlos Molinero cuando no escribe?

Leo bastante, pero menos de lo que quisiera. Voy al cine todo lo que puedo. Veo series como todo el mundo. Demasiadas, como todo el mundo. Intento no engancharme a ningún videojuego porque con la edad soy más compulsivo y hasta que no los termino no paro. No juego online para no morir como si fuera un adolescente coreano. Voy mucho al teatro. Como mejor que hace unos años, pero sigo comiendo mal. Intento hace algo de deporte por prescripción, pero no por convicción, ni por apetencia.

Un parte que me desgasta mucho, pero también me aporta mucho a todos los niveles es la enseñanza. Estoy de profesor en la ECAM, la escuela de cine en la que nací, el Instituto del Cine de Madrid y hago algunas visitas a masters de guión como el de la UPSA o el de la Carlos III-ALMA.

 Ahora estoy con un par de cosas de teatro rondando la cabeza y quiero volver a rodar una peli, pero en plan kamikaze y subversivo, es decir, sin un puto duro.

Además con el cliché de la cuarentena hago cosas que necesitarían mucha explicación para intentar no parecer ridículas, así que os las voy a ahorrar. Hago cosas ridículas típicas de cuarentón. Usad la imaginación. Pero de un cuarentón pobre. Nada de Ferraris y similares.

6. AI- ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo editorial? Cuéntanos tus primeros pasos y cómo fue la experiencia.

Mis inicios en la escritura fueron en el Taller de Escritura de Enrique Paéz. Sin Enrique no habría sido escritor y seguramente habría sido algo todavía más nocivo para la sociedad.

El primer año de su taller quería apuntarme, pero no tenía ni una peseta, así que con todo el morro le envíe un relato y le pedí una beca. Me llamó por teléfono a los pocos días y me invitó a su taller totalmente gratis. Allí aprendí muchas cosas, no solo de escritura. Ese año al final de curso el taller público un relato de cada uno de los alumnos y fue la primera vez que me vi dentro de un libro. La primera y casi la última hasta “Verano de Miedo”.

7. AI- ¿En qué andas metido ahora? ¿Nos puedes decir cuáles son tus proyectos en este momento?

Además de lo dicho anteriormente de teatro y película en plan Bola de Cristal, “solo no puedes, con amigos sí”, estoy de guionista en la serie “Cuéntame”, escribiendo ahora mismo el capítulo 284, ahí es nada. Los Alcántara son más longevos que los Kennedy. Cosa no muy difícil, por cierto.

Hace casi veinte años algunos amigos escritores y mutantes similares montamos un taller de literatura gótica, de la que salió material muy interesante, pero poca gente acabó sus novelas porque éramos demasiado tranquilos.

Ahora con los años nos hemos vuelto a juntar en un taller de novela negra, pero en plan radical. Nos reunimos una vez a la semana y hay que llevar escritas siete páginas de tu novela a doble espacio. Hay que escribir y escribir. No tiene que ser bueno, no tiene que ser original. Tiene que existir y ya está. De momento la cosa fluye.

8. AI-Premio Minotauro… ¿Qué nos puedes contar en lo que concierne a presentarse a un certamen de estas características? Es evidente que el premio es suculento, además de la promoción y la publicidad que conlleva, pero no es menos cierto que la polémica está servida. Son muchos los detractores y los que dudan de la imparcialidad del jurado y de la legitimidad de los ganadores. ¿Cuál es tu opinión personal al respecto, ahora que eres parte implicada dentro y  te has convertido  en el foco de todas las miradas y comentarios?

“Verano de Miedo” es una novela que escribí hace años y moví sin suerte por casi todas las editoriales. Así que lo de ganar el Minotauro me ha dado mucha alegría, porque pensaba que era una novela que no saldría del disco duro. Yo no tengo ni idea del mundo editorial, pero en el caso de mi novela uno de los jurados, Ángel Sala, director del festival de Sitges, era colega, pero cuando leía la novela no sabía que el autor era yo.

Cuando tras la deliberación abrieron la plica y vio quién era el escritor por lo visto dijo: “Ahora entiendo muchas cosas”.

9. AI- ¿Cuál es tu opinión referente al panorama actual de la literatura en nuestro país? ¿Piensas que tanto las editoriales como el público está n dándole por fin la importancia que se merece a los autores patrios, o por el contrario, siguen siendo un tanto marginados en favor de autores extranjeros?

BzYb1FiCIAA9uDiMe preocupa que solo haya o Bestsellers con promoción de estreno de Hollywood o libros muy minoritarios, que pasan desapercibidos y cuya edición es más una acto de convicción, que un posible negocio. Me da mucha tristeza que autores que antes se publicaban sin dudar, ahora ya están desaparecidos. Y no son gente menor. Clive Barker, por ejemplo, creo que sus dos últimas novelas todavía no están en castellano.

En cuanto al panorama de los autores españoles me parece que están marginados, pero no con respecto a los autores extranjeros en general, sino respecto a los autores de superventas. Me parece también que la literatura no tiene el peso que debería en la televisión o en la prensa. Muchas veces la dificultad para un autor es que simplemente sepan de tu existencia.

Pero bueno vivimos en un país que está rebuscando ahora los huesos de Cervantes porque murió en la miseria, estuvo en la cárcel y le hicieron ediciones piratas para aburrir.

Afortunadamente para los escritores la cosa no ha ido a peor.

10. AI- Si Carlos Molinero no se dedicase a escribir, ¿en que se mantendría ocupado?

Yo estudié la carrera de matemáticas, así que si hubiera sido estudioso y aplicado me habría sacado una oposición de profesor de instituto. Vamos que no sería profesor de instituto.

Supongo que como muchos de mis compañeros habría terminado en la informática. Con suerte para la humanidad programando en alguna consultora de medio pelo, sin suerte para el género humano en algún banco enredando con fórmulas para predecir la bolsa y similares.

Sí, amigos, el crack económico podría haber sido todavía peor.

11. AI- A Carlos Molinero le asusta……

Que llegue el día que no pueda pagar la hipoteca y el banco se quede con mi devaluada casa, mis libros y algún órgano interno que esté medio sano.

La enfermedad y muerte de mis padres.

La enfermedad y muerte de mis amigos.

La enfermedad y muerte de mí mismo.

No os riáis, así estaréis a los cuarenta.

12. AI- Tu novela destaca por…

Es una novela de vampiros como Stoker y King mandan. Los vampiros son inhumanos y sanguinarios. Los humanos son frágiles y cobardes. El amor duele mucho en vida, pero todavía más después. Y muchas veces cuando todo está perdido el humor es lo único que nos permite mantener la cordura y enfrentarnos a nuestros miedos o a nuestra propia muerte.

Los adolescentes no son guapos, no son demasiado listos, no los quiere nadie y sufren mucho para perder la virginidad y no para mantenerla.

Además su forma a base de correos, chats, SMSs, etc. es adecuada para el mundo en que vivimos, fragmentarios, ruidosos y caóticos. Creo que sintoniza muy bien con los cerebros hiperestimulados de este siglo.

¿He dicho ya que los vampiros son malos y sanguinarios?

13. AI- Por último: Cuéntanos cuál es el último libro que has leído, la última peli que has visto y el último tema musical que has escuchado.

El último libro que he leído es “El balcón en invierno” de Luis Landero.  Lo único que puedo hacer es recomendarlo porque todo lo que diga se va a quedar corto. Leedlo sin dudar.

Ahora estoy leyendo “Condenada” de Chuck Palahniuk (siempre tengo que mirar en Google como se escribe). Con Palahniuk soy un fanático sin criterio. Todo lo que escribe me divierte, me remueve, tanto que dejo sus libros para leer en momentos de medio tranquilidad.

La última película que he visto es la de “Dos días y una noche” de los hermanos Dardenne. A mí me ha gustado mucho y dentro de las películas de estos belgas es casi un thriller. Tengo pendiente ir a ver “Drácula, la leyenda jamás contada” y la verdad es que tengo bastante miedo. Pero no del miedo-risa, del miedo de “¿qué habrán hecho?”. Este fin de semana cae.

En lo de la música voy a ser dramáticamente sincero y voy a coger el último tema que tenga en el Spotify. Para mí esto es un acto de intimidad de primera magnitud. Me daría mucho más pudor que la gente ve mis lista de Spotify que las páginas porno o los vídeos de gatitos. En realidad no soy un pervertido. No veo vídeos de gatitos.

La última canción que tengo es “Asmodee” de un grupo de Death Metal sueco que se llama “Necrophobic”.  No es mi grupo favorito, pero molan bastante. Llegue a ellos a través de las recomendaciones automáticas de Last.fm o de Spotify.

Pero vamos, que en lo musical tengo la misma empanada que en todo lo demás.

Lo mismo subo a Twitter o algo parecido las listas de música con las que escribía cada personaje para mostrar que realmente soy alguien que necesita ayuda. Aunque sea musicalmente hablando.

Y por favor, si se acerca un vampiro y dice que es simpático y brilla bajo el sol… Miente. O no es un vampiro. O simplemente va a desangraros hasta morir.

Tened cuidado.

Pues eso es todo, compañero. Muchísimas gracias por  tu tiempo. Ha sido un verdadero placer charlar contigo.

El placer ha sido mío. Un saludo.

 

 

Nota de Prensa: El Manjar Inmundo, de Javier Quevedo Puchal, ya a la venta.

La editorial Punto en Boca nos hace llegar la siguiente nota de prensa. El último trabajo de Javier Quevedo Puchal, autor al que muchos ya conocéis y que personalmente, a nosotros nos encanta desde que le descubrimos con su novela Cuerpos Descosidos, publicada por  NG Ficción.

 

logo color generico

Lanzamiento de El manjar inmundo

 

  • Es el sexto libro publicado de Javier Quevedo Puchal, ganador del Premio Nocte y finalista del Premio Ignotus.
  • Una antología de relatos de terror gótico que reformula los cuentos de hadas clásicos. Trece sorprendentes deconstrucciones de las historias con las que todos hemos crecido.
  • Estará en librerías el próximo 10 de noviembre.

 974739_10203743786329021_1693470624_nCon su nuevo libro, Javier Quevedo Puchal afianza un estilo único en la reciente literatura de terror española, posicionando su antología El manjar inmundo como uno de los más asombrosos exponentes de esa ola de reinterpretaciones de cuentos clásicos que nos ha llegado en los últimos años, tanto en literatura como en cine y televisión.

 Galardonado con el premio Nocte a la mejor novela, Javier Quevedo Puchal nos presenta este mes su segunda antología, El manjar inmundo, una obraperturbadora e imprevisible que, a través de casi 300 páginas, reelabora de forma muy imaginativa cuentos de hadasde nuestra infancia, desde Grimm hasta Perrault, con un tono adulto influenciado por Lovecraft, Bécquer, Poe, Goya o el cine de terror asiático.

 El autor castellonense afincado en Madrid comenta que El manjar inmundo es «un baúl donde he volcado la esencia más pura de mi niñez, pero vista con la fascinación de mis ojos adultos. El objetivo último de este libro es hablar de nosotros mismos del modo más afilado y falsamente inofensivo que existe: convirtiéndome en un cuentacuentos, entreteniendo e intrigando al lector».

 El manjar inmundo está editada por el sello Punto en Boca y distribuida en librerías y centros comerciales de toda España por UDL.

 

CINE: Interestellar, de Cristopher Nolan

Un artículo de Mitsuko C.

Título original: Interstellar

Año: 2014

Duración: 169 min

País: USA

Director: Christopher Nolan

Guión: Jonathan Nolan, Christopher Nolan (Historia: Kip Thorne)

Música: Hans Zimmer

Fotografía: Hoyte van Hoytema

Reparto: Matthew McConaughey, Anne Hathaway, Jessica Chastain, Bill Irwin, John Lithgow, Casey Affleck, David Gyasi, Wes Bentley, Mackenzie Foy, Timothée Chalamet, Topher Grace, David Oyelowo, Ellen Burstyn, Michael Caine, Matt Damon

Productora: Warner Bros., Syncopy, Paramount Pictures, Legendary Pictures, Lynda Obst Productions

Género: Ciencia ficción, drama

Web oficial: http://www.interstellarmovie.com

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=9Lk6A_tq3DA

 

Sinopsis:

“En un futuro indeterminado, los recursos de la tierra empiezan a escasear. Cooper, antiguo ingeniero, será reclutado para realizar un viaje para salvar a la humanidad de la extinción”

Por fin tenemos aquí la décima película dirigida por Cristopher Nolan, adorado desde “Memento” por esa mente privilegiada que tiene. Historias que son el reflejo de lo que antiguamente se decía del cine: “La fábrica de los sueños”. Nolan va más allá de cualquier cosa que se te pueda ocurrir y sé, que muchos han dicho que lo que se refleja en esta película, ya se ha visto en anteriores: 2001, una Odisea en el Espacio, Abyss, Gravity, Alien, Moon, Sunshine, Elysium… y casi cualquier otra película del género que se te ocurra, porque estamos hablando de algo muy concreto: Viajes en el espacio, en el futuro para salvar a la humanidad de la extinción. Es posible que ya esté todo dicho, pero no rodado con la maestría de este hombre.

Personalmente salí del cine, pensando sobre todo en dos cosas (y quiero remarcar que esto es muy subjetivo):

-UnoHans Zimmer hace un trabajo impecable con la banda sonora, sobre todo porque él sabe perfectamente en qué momentos debe respetarse un silencio y eso otorga a según qué escenas, un ambiente asfixiante y muy emocional, en el sentido de que te ahogas con tus propias lágrimas y reprimes ese sentimiento que te sube por la garganta.

-Dos – Da igual quienes sean los actores de la película, porque aquí la genialidad está en el trabajo del director, del guionista y del productor… NOLAN. Pero tampoco puedo negar el trabajo de McConaughey, que se nos ha venido arriba desde “Dallas Buyers Club” y “True Detective”, ni como el de ninguno de los componentes del reparto. Todo parece una máquina bien engrasada, piezas que conectan unas con otras y que hacen posible esta joya.

Para alguno puede resultar agobiante el plantearse ir a verla por su duración, tres horas, pero os recomiendo que no os la perdáis si sois amantes del género. La historia tiene momentos muy dramáticos y por supuesto contamos con alguna que otra paradoja temporal, pero es ciencia ficción y creo que dirigida por uno de los grandes. Es una película para disfrutar.

 

El Huerto del Espantapájaros, de Allan J Arcal (Dolmen, 2014)

Una reseña de Francisco José Arcos Serrano

 

huerto del espantapajaros_portadaSe cuenta que, cada diez años, durante el equinoccio de primavera, los cinco hombres más ancianos y sabios del pueblo de Embla, como guardianes de su gente y con el fin de asegurar el equilibrio de sus fértiles tierras, se reúnen alrededor del Pozo de la Luna para contemplar el rostro que aparece reflejado en el agua. Desafortunadamente, en aquella ocasion, fue el de esa pobre niña que se había convertido, sin pedirlo, en el juguete de los Dioses cuyos invisibles tronos se hallaban en las montañas.

Podríamos englobar a ‘El Huerto del Espantapájaros’ dentro de novela de terror que se nutre de grandes clásicos (como ‘Sleepy Hollow’), que saben a fábula o leyenda siniestra, dejándote con una cierta sensación de desasosiego.

En estas páginas encontramos a varios personajes principales como a Timothy, Alicia, Juto y a otros más secundarios, los cuales protagonizan cada uno de los capítulos de los que consta la novela (en este aspecto me ha rechinado que la voz narrativa en primera persona no cambie prácticamente nada al tratarse de personajes diferentes: un detalle negativo a tener en cuenta que más que nada produce confusión en el lector).

Si anteriormente hemos hablado de la prosa que prácticamente nos hace viajar a otras épocas, no podemos olvidar la facilidad del autor para adentrarnos en una muy conseguida y malsana atmósfera que inunda cada uno de los rincones del pueblo de Embra y las motivaciones de gran parte de sus habitantes.

allan j arcalHay un aspecto importante que me gustaría resaltar y es el “truco” de utilizar a niños como personajes principales, ya que producen empatía con el lector, hecho que se consigue prácticamente al instante de empezar a leer. Un hecho a tener en cuenta que demuestra el tino del escritor y el target al que va dirigida la novela.

A pesar de tener aspectos mejorables, se trata de una novela que se lee prácticamente de un tirón y que gustará a todo lector de género de terror/fantasía que busque un entretenido rato de evasión.

Para finalizar decir que me ha encantado la nueva estética de este séptimo volumen de la línea Stoker, con detalles de brillos/mates que quedan muy bien integrados en el propio diseño del libro.

 

Título: El Huerto del Espantapájaros

Autor: Allan J Arcal

Editorial: Dolmen

Páginas: 232 páginas

ISBN: 978-84-15932-56-7

Precio: 16’95 euros