El tiempo como enemigo, de Darío Vilas.

Por Sergio Moreno Montes.

ETCEDV1Un mensaje recibido en su teléfono móvil empuja a Carlos a un duelo contra el tiempo. Desde la desaparición de su novia, dos años antes, ha estado esperando que una pista apareciera en su horizonte y por fin ha sucedido. Tirando de ese hilo invisible llega hasta Vigo, donde se reunirá con su mejor amigo y socio en un turbio negocio. También conocerá a Dena, la enigmática chica portuguesa que le alquila el piso en el que se alojará durante su estancia en Galicia, y en el que el fantasma de una niña y su misterio lo aguardan, interfiriendo en su búsqueda personal y mostrándole que a veces a la verdad le gusta hacer ejercicios de funambulismo, arriesgándose a caer por su propio peso.

Una novela que se lee en un suspiro, donde destacan sus personajes y sus conflictos, tanto propios como los que van surgiendo entre ellos. Es lo primero que leo de Darío, y me ha gustado el estilo directo que tiene al narrar, con algunas de esas frases que se te quedan grabadas y a las que te sorprendes dando vueltas incluso después de haber seguido avanzando en la trama. También me ha gustado el hecho de que utilice hechos reales y los adapte a su historia sin caer en la trampa de usarlos de forma recurrente para mantener el interés, que por otro lado tampoco le hace ninguna falta, ya que la historia es lo suficientemente atractiva para que sean un adorno más, algo que le da un grado de realismo que en otros pasajes de la trama desaparece en favor de lo onírico de un modo muy especial.

ETCEDV2El tiempo como enemigo es una novela de fantasmas, tanto reales como imaginarios, y me ha gustado mucho el modo de enfocarla. Aquí no hay sustos al uso, sino una tensión constante provocada por los acontecimientos que se van sucediendo de forma ágil y sin demasiados rodeos.

Es cierto que he echado de menos que se ahondase más en algunos flecos que, si bien no es que queden sueltos, sí que podrían haber quedado mejor resueltos, aunque esto es una apreciación muy personal y que no enturbia en absoluto el buen sabor de boca dejado por la historia.

En definitiva, una novela más que recomendable y un autor a quien seguiré la pista muy de cerca a partir de ahora.

 

El tiempo como enemigo

Darío Vilas

Editorial: Base (Narrativa Hispánica)

ISBN: 978-84-15706-49-6

PVP: 15,90€

.

CINE: La doncella, de Park Chan-Wook

Por Santiago Sánchez Pérez

ladon2Creo que fue en el año 2004 cuando gracias al festival de cine fantástico de Sitges, descubrí al director surcoreano Park Chan-Wook de la mano de su película “Old boy”. Gracias a ese éxito, llegarían (algunas en formato DVD) películas como la excelente J.S.A. un thriller militar ambientado en una zona fronteriza entre las dos coreas. Las otras dos películas que completan su trilogía sobre la venganza, la muy valiente “Soy un Cyborg pero no pasa nada” (valiente por el brutal cambio de registro que no gustó a todos sus fans, aunque al que escribe estas líneas le pareciese una genialidad).

Poco a poco, el señor Park se había convertido en uno de mis directores de culto y aunque su siguiente film (Thrist) me pareció una buena película… pero un poco por debajo de sus anteriores trabajos por un ritmo lento y un metraje que se me antojó excesivo, no por ello perdió mi confianza ni al leer la noticia de que su siguiente film, sería su primer trabajo con actores americanos, algo a lo que ya se había negado en otras ocasiones. Quizás fuese por un prejuicio, pero esa fue la primera de sus películas en la que me quedé dormido. Así que me tocó revisarla en DVD… y mis impresiones no mejoraron. Puede que para otros fuese un gran trabajo, pero la consideré su primer resbalón. Quizás por eso, al leer que su siguiente trabajo como director, sería la adaptación de la novela “Falsa identidad” de la escritora Sarah Waters, busqué algo de información al respecto y lo que leí no me llamó demasiado la atención. Trataba sobre la relación lésbica entre una ladrona que entraba a trabajar como doncella de una señorita que vivía aislada junto a su tío en una mansión victoriana, para que su compinche pudiese seducirla y desvalijarla.

Tampoco ayudó el que la película apenas tuviera distribución en una ciudad como Barcelona y por descontado, no contó con la más mínima publicidad. Su estreno se limitó a un par de salas en versión original subtitulada. Confieso que tras los dos últimos trabajos de su director, mis expectativas no estaban demasiado altas, pero aun y así acudí a su visionado el fin de semana de su estreno (ya que sospeché que no duraría mucho en cartelera) y para mi sorpresa me pareció no solo uno de los trabajos más redondos de su director, sino una de las mejores películas que he visto en 2017.

ladon3Como me gusta recordar de vez en cuando, no todos tenemos los mismos gustos y aunque a mí esta película me parece una genialidad, se trata de uno de esos films que no conectará con todos los públicos y que puede herir la sensibilidad de los espectadores de mentalidad más cerrada. Durante el pase de la película, calculo que no seriamos más de cincuenta espectadores los que estábamos sentados en la sala y al finalizar la misma, quedábamos una treintena. Ello se debe a que muchos se levantaron y se marcharon durante la emisión de algunas situaciones de carácter sexual entre las protagonistas femeninas (vamos dos mujeres manteniendo relaciones sexuales), dichas secuencias, no creo que puedan ser calificadas como pornográficas… pero si algo más subidas de tono de lo que puede estar acostumbrado el espectador medio de cine comercial.

Quitando ese aspecto, que en unos tiempos en los que se popularizan novelas sobre millonarios obsesionados con la dominación sexual y el BDSM, no deberían ser un problema, tenemos un thriller con una excelente factura técnica, tanto por parte de una fotografía muy cuidada, unas interpretaciones excelentes tanto por parte del elenco principal, como de los secundarios y un argumento con los giros suficientes, como para que un film de más de dos horas de duración me pareciese corto.

ladon4

En la medida de lo posible, recomiendo su visionado en versión original subtitulada. En parte para que no se pierda en gran medida el trabajo de los actores y en parte por no haber visto la versión doblada y desconocer la calidad de su doblaje, algo que en otros casos, jugó en contra del trabajo de este director, como en el caso de “Old Boy” que le adjudicó a su protagonista la voz del mismo actor de doblaje que se encarga por ejemplo de Homer Simpson (que no digo que sea mala… pero desde luego si muy alejada del registro original).

 

La opinión de Soraya: El olor de las hojas muertas, de Sergio Moreno Montes

Por Soraya Murillo

Darío, nuestro protagonista, tiene once años. Se encuentra solo, intentando entender la tragedia que le ha tocado vivir, mientras mira la luna. Una sombra la ha cubierto casi por completo y un cielo sin nubes deja caer una lluvia roja, como si fuera óxido, cubriendo edificios, árboles, asfalto…

smmp1Madrid es el escenario de la historia, aunque la lluvia roja tiene lugar en todo el planeta, pero, por algún motivo, el caos se desata en Madrid.

Con una mochila a cuestas, caminará guiándose por un mapa, buscando respuestas a preguntas que no entiende. En su marcha, ya sea bajo la luna o el sol, la lluvia roja empapará su escasa esperanza. En el camino conocerá a otra de nuestras protagonistas: Julia; e intuirá la presencia de Vicente Alaya, alguien que desempeña un papel muy especial.

Es una historia triste, sobrecogedora, terrorífica y, lo peor de todo: ya había un libro escrito que nos lo advertía.

Yo he leído pocos temas apocalípticos, no sabría decir si faltan cosas o sobran, pero si estoy escribiendo sobre este libro, es porque me gustó y entendí que el autor se tomó muy en serio su trabajo. En las primeras líneas ya deja constancia de que el niño, aunque tiene solo once años, plantea preguntas inteligentes a sus padres, bien jugada esa baza, sí señor. Con ese detalle ya entendemos que con tan corta edad luche solo, pensando en conseguir algunos víveres mientras intenta seguir con vida. Bien, queda claro que Darío no es un niño normal. Seguimos. Busca a su padre a pie, eso hará que avance despacio. Tendremos la sensación de que no vamos a leer grandes cosas, pero no es así, el autor supo rellenar ese tiempo con escenas impactantes: monstruos, luchas, gritos de dentro de… y esa sombra que está en la luna que de vez en cuando se mueve.

Sergio decidió ponérselo difícil a su personaje. ¿Por qué dejar puertas abiertas pudiendo ir al vestíbulo a buscar las llaves? Con ello viviremos escenas de verdadera desesperación y miedo.

Es una impactante novela, en la que las calles solitarias acogen un silencio de ultratumba que nunca deja de acompañar a nuestro protagonista, aunque algunos gritos esporádicos escuchados en una esquina o el interior de un comercio rompan esa quietud.

Me gusta cómo narra las historias, alternando capítulos del pasado y el presente. En el presente, intentando seguir vivo; y en el pasado, recordando cómo empezó todo mientras vivía feliz con su familia. Sin olvidar a ese tal Vicente Ayala

Es difícil ponerle forma al caos, aquí cada uno de vosotros deberá moldearlo a su estilo. Se requiere imaginación porque, aunque Sergio describe todo de manera soberbia, ya veréis como vuestra cabeza irá por su cuenta creando lo inimaginable.

Sergio, nos relata otra “llegada”, una que más vale que no se haga realidad nunca. Me agrada que los hechos sucedan en España, no me gusta que las historias de esta índole transcurran siempre en los USA. El autor trabajó bien la trama, pensó en los pequeños detalles, desarrolló un escenario en el que no es preciso que llegue la noche para vivir el miedo; a pleno sol sentiréis la misma angustia. Y, como dijo alguien una vez: El autor que sabe estremecer al lector con un día soleado, hizo un buen trabajo.

Solo quien escribe está historia conoce la verdad, intentara esconderla para que vosotros sigáis leyendo, esperando cualquier cosa que ayude a que todo cambie, pero, ¿qué queréis que os diga? Madrid se tiñó de rojo, el cielo llora lluvia roja y las hojas muertas son pisoteadas, al igual que cualquier otra forma de vida.

Una historia para leer tranquilos de noche, una muy buena historia donde el final es una aplastante prueba de lo insignificante que somos.

Ya había leído otros trabajos de este autor, sabía que tenía potencial, no suelo seguir autores si no les veo algo especial en su forma de escribir, y con Sergio Moreno no me equivoqué. Nos ofrece una gran historia, bien escrita, rellenando los vacíos  y creando tensión para que no dejéis en ningún momento la lectura. Solo puedo deciros que tal y como trabajó este libro, estamos ante un nombre de escritor del que se hablará mucho en el futuro.

Felicidades, Sergio.

https://tienda.cyberdark.net/el-olor-de-las-hojas-muertas-n250076.html

 

.

Los últimos días de Nueva París, de China Miéville (Nova, 2017)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

 

udnp1Marsella, 1941. En el caos de la guerra, el ingeniero estadounidense Jack Parsons tropieza con un grupo clandestino antinazi, incluido el teórico surrealista André Breton. En los extraños juegos de los diplomáticos disidentes, los revolucionarios exiliados y los artistas de vanguardia, Parsons encuentra y canaliza la esperanza. Pero lo que involuntariamente desencadena es el poder de los sueños y las pesadillas, cambiando la guerra y el mundo para siempre.

Tenía ganas de leer algo nuevo de China Miéville, uno de los autores más admirados e icónicos de la fantasía actual y creador del llamado new weird o “fantasía antisistema”.

Cada flamante obra suya es capaz de redefinir los límites del género hasta límites insospechados (os recomiendo títulos como Embassytown o El rey rata) y en la novela que hoy os traigo por aquí vuelve a confirmar su enorme talento como escritor que no deja indiferente a nadie.

Antes de adentrarnos en mis impresiones sobre este libro es muy recomendable que os grabéis esto con fuego: China Miéville implica al lector en cada una de sus historias de una forma muy particular, así que mi consejo es que os dejéis llevar y entrar sin ningún tipo de prejuicio ya que cualquier cosa puede pasar en sus novelas.

Dicho esto a modo de introducción y centrándonos ya en Los últimos días de Nueva París nos encontramos a un pletórico Miéville con esa característica prosa suya enrevesada y densa acompañado para la ocasión de una reflexión contemplativa que se torna cada vez más importante conforme avanzamos en su lectura, todo ello bajo un plano artístico que sirve de impresionante telón de fondo para conceptos como la resistencia contra la opresión o las formas de pensamiento totalitario que aquí se nos muestran.

Con este escritor no puedes hacer una lectura rápida ya que lo recomendado es tomárselo con mucha calma y releer ciertas partes que no se han asimilado bien a priori (al menos a mí me ha pasado así…).

Estamos ante una novela que al principio cuesta entrar en su historia, incluso a más de uno se le puede atragantar la particular y confusa forma de narrar del escritor; Aparte de esto quiero daros un consejo para quienes os interese este libro: en la parte final hay un apéndice de las obras surrealistas que aparecen en la historia y que, una vez consultadas, se va menos perdido y se puede disfrutar mucho mejor de esta experiencia lectora (otras muchas quedan en el aire, para que sea el propio lector el que rellene esos huecos como muestra del sentido del humor tan especial del escritor inglés).

Los últimos días de Nueva París es una novela corta de aventuras donde lo onírico y lo surrealista se dan la mano y que sinceramente creo que no es el mejor libro para comenzar a leer a China Miéville, pero que desde aquí recomiendo si lo tuyo es el weird pasado de vueltas y si muestras interés alrededor de todo lo relacionado con el movimiento del surrealismo.

En definitiva: una lectura que recomendaría con reservas.

 

 

Ficha técnica

Título: Los últimos días de Nueva París

Autor: China Miéville

Editorial: Ediciones B (Nova)

Páginas: 240

ISBN: 978-84-666-6086-0

Precio: 18 euros

 

 

 

La opinión de Soraya: El Remake, de Javier Vivancos

Por Soraya Murillo

Bueno, si creéis que es sencillo opinar sobre un buen libro, estáis equivocados.  Hay tantas cosas que encontré, tanto que me gustó, que no sé cómo empezar y no dejarme nada. Si os parece bien, os haré primero un pequeño resumen y luego veremos que va saliendo.

elremkEstamos en un pueblo español,  Sariñena es su nombre, un lugar al borde del abandono, con bosques cubiertos por una capa de aire pegajoso, apenas respirable. Intentad poneros en situación. No, no lo digo yo, nos lo dice quién nos cuenta esta historia, porque esa es otra. No nos la relata ningún protagonista,  sino un narrador aparentemente omnisciente, una voz que nos incita a seguir los pasos que nos va dejando desde ahí dentro, metido hasta la medula del libro, para ir desmenuzando aquello que nos negaremos a ver. No importa que paséis rápido la página, pues ese narrador seguirá ahí. Sabe lo que habéis hecho y os relatara el horror que no queréis  leer, ese será su cometido.

 Un pueblo donde hay una extraña epidemia que convirtió a sus habitantes en hambrientos… Y no, ellos no son los protagonistas tampoco.  ¿Entonces quiénes? Pues ni más ni menos que los actores. Si, vais a seguir  una película o mejor dicho un rodaje, donde los actores pronto entenderán que no es una película normal de miedo. Algunos mueren de verdad y regresan en otra toma… Pero quien  entenderá más de lo que debería será la extra. Ella, y solo ella, comprenderá que ser extra, el no ser una estrella ni siquiera en un papel secundario, te hace invisible y no le importas a nadie, absolutamente a nadie.

 En serio  lo digo, no sé quién cuenta lo allí narrado, pero su presencia es inquietante. Va más allá  de los gritos, nos enseña el terror, las torturas…

 El director americano dejará unos planos de cómo se grababa el terror en los años setenta, una puesta en escena perturbadora y demencial, donde el hombre gris nos recordará al protagonista de una película real de terror: Ese Hombre Alto y Gris, de sangre amarilla y esferas plateadas.  ¿Te imaginas rodar una película con un monstruo de verdad? No, no podéis, es imposible.

Cris, nuestra extra, esa que nada importa, abandonada a su suerte dentro de un coche fúnebre camino de la funeraria donde… No, voy a dejarlo aquí.

 Rai, Susana, Dani. Ellos si son los protagonistas principales de la película. A ellos el director si los quiere, aunque por las circunstancias que vivirán, entenderán que sus vidas valen lo que vale el guion que les dieron.

 Y ya dejo de contaros cosas sobre el argumento para deciros: ¡La madre que me parió, que pedazo libro he leído!  Mira que llevo leído terror a mis espaldas, pero lo que dejo aquí Javier no es terror. Supera esa palabra, habría que inventar una para definir lo allí escrito.  Olvidad  qué vais a leer un libro. No, vais a seguir una película,  con escenas y personajes que os recordaran a películas reales de miedo que una vez visteis en el cine,  y eso lo va hacer peor. Sus asesinos serán ellos, y podréis ponerles cara.

Por si fuera poco, algo les sucede a los habitantes del pueblo. Tienen hambre, mucha hambre. Aquel que va relatando lo que ocurre os guiará para que no os perdáis detalle,  para no obviar nada, para que entendáis que hay terror que no se aprende en ninguna clase de interpretación. Si, ese desde la sombra será quien les grite “Corred, ¿no veis qué vais a morir?´´ Pero ellos no pueden oírlo, vosotros sí.

 El mejor pasaje es para mí el del tanatorio. ¡Joder! Con esa escena  y el hombre de gris que huela a ceniza.

 En fin…  Abrid el libro, abrid vuestra mente y tened  presente que no vais a leer. Vais a ver y sobre todo a vivir en vuestras carnes la única certeza absoluta: Si no eres la protagonista  no vales una mierda.

Aunque yo, que ya leí el libro, os puedo asegurar  que visto lo visto y como acabó, vale la pena no serlo.

 Un libro para no olvidar nunca. 

https://www.amazon.es/El-remake-Javier-Vivancos/dp/1544986149

 

.

A 47 metros de Dunkerque

Un artículo de Cristina Béjar.

¡Muy buenas Incoherentes!, hacía dos semanas que quería escribir este artículo, pero las obligaciones de la vida moderna y que ha pillado San Juan y mi cumpleaños en medio (¿cómo puede ser que ya tenga 35, si ayer cumplía 18?), me han retrasado en mi cometido. Os pido disculpas.

Hoy no os traigo una reseña de una peli, no. Hoy os escribo porque he vivido algo que me ha indignado, algo que me ha dolido, algo que no comprendo del todo muy. Así que os pondré en situación:

Supongo que si amáis el séptimo arte, conocéis la fantabulosa sala de cine “Phenomena“. Es un oasis en el desierto, es el chocolate dentro del croasan, es la pipa con más sal de la bolsa… Es una sala como las de antes, con una pantalla enorme, un sonido excelente, butacas cómodas y donde se controla la limpieza, el uso de móviles y las charlas en medio de una proyección. Sí, lo sé, estas cosas deberían ser lo habitual, el civismo y el respeto como banderas, pero sabemos que no. Creo que quien más y quien menos se ha visto en una sala rodeado de WhatsApps, audiocomentarios, pataditas en la butaca y el típico que come con la boca abierta tirándolo todo, ya sean palomitas, hotdogs, nachos, pizzas… (¿en serio sirven todo eso para ver una peli?)

En fin, que no sólo es una pedazo de sala, sino que tiene una pedazo de programación: Joyas antiguas, cine independiente, estrenos, preestrenos, sesiones sorpresa… Es como si el Festival de Sitges se concentrara en la calle Sant Antoni Maria Claret 168 de Barcelona. Una maravilla, en pocas palabras… ¡Oh! Y se me olvidaba, no te clavan media hora de anuncios inútiles antes de la proyección y además, tienen un perrete que me ha robado el corazón.

Bien, una de las ofertas maravillosas que tiene Phenomena, es la “Secret Premiere“: Cada equis tiempo, la sala de Nacho Cerdà, nos ofrece un estreno exclusivo antes de poder verlo en cualquier otra sala, pero sin decir qué estreno será. El precio para socios es de 4€ y para el resto, de 8€. No sé a vosotros, pero a mi el concepto de ir a ver una película sin saber cuál es y por este precio, me parece un lujo.

Normalmente, cuando se anuncian estas sesiones, ya sean de premieres o de grandes clásicos, en la redes se abren las apuestas: ¿Qué se verá?. Bien, el pasado 20 de Junio, las apuestan subieron a un nivel épico. Por lo visto, en Barcelona, se encontraban varios profesionales del mundo del celuloide, entre ellos Christopher Nolan. Ya os imagináis el hype.

Esa noche cuando Nacho salió a presentar la película, dijo lo siguiente: “Yo no soy Christopher Nolan, ni esto es Dunkerque“, risas. Lo que se proyectó fue la película independiente “A 47 metros” (en ese momento las risas fueron menores), que en EEUU tiene buenos resultados de taquilla, y que se verá en nuestro país el 21 de Julio. Si no estoy mal informada, se hizo coincidir esta premiere con el aniversario de “Tiburón“, ya que “A 47 metros” va de tiburones. Que no sé a vosotros, pero a mi me parece un género muy entretenido.

Y aquí es donde viene mi indignación. Tal vez yo sea una persona rara, o zen, o agradecida, o pasota… No lo sé. Pero a mi no me pareció mal la elección de dicha cinta, ni siquiera se me pasó por la cabeza imaginarme a Nacho y a su equipo encerrados en un cuarto con luz tenue, maquinando un plan oscuro y retorcido para trollear a su audiencia y reírse a mandíbula batiente, mientras toman un Martini y acarician un gato.

Pues no. Más bien pensé en lo difícil que debe ser proyectar una película en premiere, si es caro, si se tiene que conocer a mucha gente para poder llevarlo a cabo, que el cine estaba lleno, ¡oh! qué ricas palomitas… No se me pasó por la cabeza algo negativo. Pero a mucha otra gente, sí. Gente que ni corta ni perezosa se lanzó a las redes sociales a dejar manifiesto su malestar, utilizando palabras tales como: timo, estafa, broma pesada, basura… Y acusando a Phenomena de que no había cumplido, que les habían tomado el pelo, que esa premiere no estaba a la altura de esa sala, que con lo cara que es la entrada ya podían haber puesto algo mejor…

Y sí, esta es la era digital, la era de escribir ante un teclado lo que se me antoje, la era de yo, yo, yo, yo… Así que, esta actitud de algunos, me molestó enormemente, ya que ninguno de nosotros sabía qué película iba a ser la proyectada y tampoco estábamos obligados a quedarnos viendo algo que nos interesa.

Está claro que tengo 35 años, que cuando era cría tenía que coger el metro para llegar a la sala de cine y así ver el estreno mensual (si había suerte), que me educaron para reconocer y agradecer adecuadamente el esfuerzo de los demás, sean quienes sean, a agradecer las sorpresas, a valorar lo que tengo… Y me cuesta tanto entender esas exigencias, esa mala sangre, ese egoísmo… que me da la sensación de que me he perdido algo durante estos años. Porque aunque le doy vueltas a esos comentarios, no logro entender porqué hay personas con tan poco respeto, deferencia y empatía hacia el trabajo de los demás.

Así que quiero aprovechar para decir: Gracias Nacho, gracias Phenomena, nosotros, todos los que hemos visto este evento como algo positivo, seguiremos disfrutando de vuestras sesiones siempre que podamos.

Cortometrajes: Rakka y Firebase, de Neill Blomkamp y Oats Studios

Que Neill Blomkamp es el máximo exponente de la ciencia ficción más actual y visionaria no es ningún secreto. Que su peculiar concepto del género nos ha fascinado obra tras obra desde aquel ya lejano Alive in Joburg (que acabaría convirtiéndose en el germen que dio pie a su carrera como director con su adaptación en Distrito 9), tampoco.

Si bien sus largometrajes han tenido distinta acogida entre la crítica y el público y que algunos de ellos no han tenido el éxito esperado (en mi opinión, tanto Elysium como Chappie, pese a sus errores y carencias, que existen, son dos muy buenas películas a las que se ha denostado y dado cera de forma totalmente injusta e incomprensible), es innegable que cuando este hombre se arremanga y se pone a trabajar en distancias cortas y en formato reducido, el resultado es un producto de factura impecable, innovador y que escapa a la narrativa al uso. Esa apuesta por el formato corto y el falso documental le permite crear pequeñas joyas que nos dejan siempre con el culo torcido, maravillados ante su genialidad.

Fuimos de los que dieron saltos de alegría cuando hace apenas unos meses, salió el rumor de que Blomkamp iba a hacerse con las riendas de la continuación de la saga Alien, incluyendo en el proyecto la presencia de nuestra idolatrada Sigourney Weaver retomando su papel de la teniente Ripley. Todavía estamos llorando por los rincones , después del planchazo al revelarse que ese sueño no iba a hacerse realidad.

OATS10

Pero como no todo habían de ser malas noticias,  gracias a nuestro amiguete Samy André hemos tenido conocimiento de este nuevo proyecto, donde Blomkamp, junto a su productora Oats Studios, ha decidido volver a sus orígenes y sacarse de la manga una serie de cuatro cortometrajes interrelacionados, en esa línea suya tan peculiar, en la que nos trae de nuevo esa clase de historias que nos fascinan. ¡Y contando con la propia Weaver en el primero de ellos! Libre, sin ataduras ni más condiciones ni cortapisas que las que al propio director le salen de las narices, nos saca en bandeja jodidas maravillas como las que os presentamos a continuación. Los dos primeros de esa tanda de cuatro episodios, en los que el bueno de Neill no repara en cuestiones de brutalidad, gore y salvajismo, siempre dentro de la ciencia ficción y con el tema de invasión alienígena como eje central.

Estaremos esperando los siguientes capítulos como agua de mayo. No me enrollo más. Disfrutad de estas dos puñeteras obras de arte y ya me diréis…

RAKKA

FIREBASE

.

La opinión de Soraya: Dioses y Corderos, de Manuel Amaro Parrado

Por Soraya Murillo

Cuando terminé de leer este libro, me encontré con la duda de cómo comentarlo. No era, y eso lo supe con unas pocas páginas leídas, un libro  común.  Después de mucho pensar, decidí buscar la solución más sencilla: comenzar con unas simples y claras preguntas.

dyc¿Cuánto hace que no leéis un libro para reflexionar, para interactuar con  lo que en él hay escrito? ¿Os  consideráis  lectores inteligentes o sois lectores pasivos? Si eres un lector al que le gusta todo mascado,  que simplemente busca leer sin más, esperando el fin del libro,  Manuel Amaro no es esa clase de autor, él no se dedica a eso. Con estas historias, tuvo muy claro lo que quería dejar en mano del lector, trabajo para  que sus mentes interactuaran con la obra y terminasen de construir lo que puede ser uno de los mejores libros que he leído.

Vale, si esto está muy bien ¿Pero de que va este libro?  Pues en realidad, al contrario de lo que pudiera parecer, yo diría que no son historias cortas al uso. Sus relatos van de personajes  que viven un terror propio, un infierno en cierto modo personal y reconocible. Un terror interior que cada uno de nosotros llevamos dentro de forma inherente, aunque oculto bajo la superficie.  No, no son  relatos cortos aunque parezca que sí lo son.  Los relatos cortos  los lees, te cuentan una anécdota, tienen un final donde se resuelve la trama y vas a otro, punto. Pero aquí no. Ya os advertí que su autor quiere jugar con nosotros, quiere que penséis.  Por lo tanto, cuando terminéis de leer uno, solo será un paso más para saber la totalidad de la historia, ya que los siguientes relatos y no por orden precisamente, irán revelando  la verdad.

 ¿Os parece complicado? Bah, no lo es en absoluto. Solo debéis ir leyendo, seguir las pistas y montar el puzle ahí creado. Ir juntando piezas, y la grandísima historia que se dejó escrita llegará hasta vuestra mente por sí misma y la entenderéis.

 Doce historias, donde podréis encontrar Gusanos amorfos que llegaron con la extraña niebla, unos bichos aterradores  que hacen enloquecedores crujidos mientras se arrastran.  Un chico con tics faciales, que solo se calman cuando… Una ciudad silenciosa, un tren que lleva dentro unos peculiares pasajeros, una historia  donde la muerte no es el fin. Un hombre Dios que al tocarte te pasa su sufrimiento.  ¿Qué sentirías si despertaras dentro de un muro emparedado  y no supieras que haces ahí metido? 

Descansemos un poco y hablemos  de los personajes.   Esos personajes que se aferran a la vida como sea. Prestadles atención y observadlos con tranquilidad, sin prisa, ya que algunos de ellos pueden parecer pueriles y sin peso, en una historia no parecen tener importancia, pero para nuestra sorpresa, en otra serán la clave de todo.  En cuanto a estilo, una narración sencilla, directa, nada recargada y con la que iremos entendiendo y enlazando tramas,  porque si su autor nos metió en un laberinto y cada paso que damos más cerca de la salida, vamos comprendiendo donde empieza y acaba todo.

 Seguimos  con Una conversación trivial.  O mejor dicho, cuando se juega a ser Dios, cuando en realidad solo se es un cordero.  El cerco ¿Te imaginas ser un policía y tener la sospecha que tú mejor amigo es un asesino? 

Llegaremos a la que es para mí la parte más difícil de entender. Al caos, una fórmula que permite adivinar el futuro.  Con Sujeto Darwin, entenderemos el temor de convertirnos en aquello que tanto nos asusta, un nuevo ser creado de….

 Nos quedan los tres últimos.  Un mirón que,  sin saberlo, estará espiando a alguien muy especial. Un grupo de supervivientes que  comienzan a entenderlo todo.  Y Xhana negra poseída por un espíritu.

 Todo esto vais a encontrar. Pero recordad que el orden deberéis buscarlo vosotros. Profecías que se cumplen, humanos que se creen fuertes -intocables, casi Dioses- , pero que  lloran , gritan, suplican. Deteneros un instante a admirar la portada. Un ángel negro sobre las miserias humanas. Pero ahí, en lo alto, una estrella. Entendedlo, simplemente entendedlo…

 Maravilloso libro, maravilloso libro, maravilloso libro. 

 

Cenizas, de Juan de Dios Garduño (Y pese a todo 2)

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

Hoy es el gran día. Hoy, veintitrés de junio, sale por fin a la  venta Cenizas, la nueva novela de Juan de Dios Garduño, una obra que muchos esperábamos con verdadera ansiedad y ganitas locas y de la cual vamos a hablar hoy aquí,  intentando no reventar nada de la historia, pero si dando nuestras primeras impresiones tras su lectura.

cjddg¿Qué puedo decir de Cenizas, para ir abriendo boca? Bueno, como todos sabéis, Cenizas es la continuación de esa verdadera joyita que fue Y pese a todo, novela que catapultó a nuestro querido Juande hasta la fama como autor nacional y en la que se basa la película Extinction, protagonizada por Matthew Fox.

Si bien podemos considerar a Cenizas como una segunda parte, lo cierto es que la novela es una obra que funciona por si misma de manera independiente y que más que enlazar directamente con la obra principal, lo que pretende es tomar a algunos de sus personajes y ese escenario post-apocalíptico que tanto nos gustó, para crear una historia totalmente nueva ambientada en ese mismo universo. Juande resuelve algunas de las dudas que nos quedaron a algunos sobre lo que les depararía el futuro a nuestros protagonistas y nos pone en situación diez años después. A partir de ahí, la inclusión de nuevos personajes y una trama que sirviéndose de lo ya conocido, toma otros derroteros inesperados, se convierte en una apuesta arriesgada que opta por alejarse del tono intimista de la obra original y adentrarse en un terror más puro, sangriento y desatado.

Si en Y pese a todo, lo que definía la historia era la relación entre los tres personajes principales, los sentimientos, la culpa y la redención, donde el hielo, la nieve y los albinos eran casi una excusa para recordarnos todo aquello que nos hace humanos, en Cenizas esa profundidad queda atrás y el autor nos ofrece una novela donde lo que prima es la acción, el horror, la sangre y las vísceras. ¿Eso es todo? En absoluto.

Juande se guarda un as en la manga y como buen tahúr, lo saca sobre la mesa cuando corresponde. Esa baza no es otra que hacer un crossover que en un primer momento, nos descoloca por completo e incluso nos puede rechinar un poco hasta que logra asentarse y encajar, pero que una vez lo hace, le da un giro de tuerca al argumento que le sienta de verdadero lujo, y que a su vez, se convierte en la verdadera trama de la novela.

Si, amiguitos. Una novela tan distinta y en apariencia, tan inconexa con este helado mundo de monstruos como es El arte sombrío, hace su aparición como el que no quiere la cosa y no solo eso, sino que se convierte en causa y efecto de la obra. Nos reencontraremos con dos personajes que tienen un peso vital en el devenir de los acontecimientos y nos hará caer en la cuenta de que los supervivientes del apocalipsis no se enfrentan a su extinción a manos de unos mutantes blancos que quieren devorarlos, sino que son simplemente las víctimas de un juego que escapa a su comprensión. Simples peones en un tablero en el  que se baten el cobre fuerzas que no pueden ni imaginar.

Si algo hay que destacar, es la presencia de uno de esos dos personajes. Conocemos de sobra la devoción que siente Garduño por la obra de Stephen King. El maestro de Maine ha sido una inspiración para Juande en todo momento y eso es evidente desde la propia ubicación del escenario de la  historia, como en otros tantos elementos y guiños. Cenizas no va a ser una excepción y si existe una referencia clara e innegable, al menos yo la he tenido presente en todo momento desde la aparición de este personaje, es a La tormenta perfecta, por citar la más relevante, aunque hay un porrón más relacionadas directamente. El individuo en cuestión, con su peculiar vestimenta y porte, su aire cínico, burlón y esa apabullante superioridad, ha tomado forma en mi mente bajo el aspecto del terrible y maravilloso Randall Flag… Y hasta ahí puedo leer.

Si eso no fuera suficiente, los Mitos de Lovercraft tienen también algo que decir en la novela, aunque sea tan solo de forma simbólica. La mitología judeo-cristiana. Las figuras Arquetípicas del Inconsciente Colectivo. Y tantos otros temas, guiños, referencias y huevos de pascua que uno puede encontrar, algunos sutiles y  bien introducidos y algún otro que, de obvio, descarado, explícito y metido a calzador, te salta a los ojos en exceso y no acabas de verlo bien incluido dentro de la narración, aunque eso ya es una apreciación subjetiva y personal.

En fin, vayamos terminando, que me enrollo con chorradas y se hace tarde. Resumiendo, la novela me  ha molado mucho. Es entretenida, en ciertos aspectos salvaje, muy original con el tema del crossover y  con unas dosis de terror muy, muy, muuuuy superiores a su antecesora.

Es evidente que Juande ha disfrutado escribiéndola. No hay límites ni cortapisas. Desenfreno y disfrute  puteando, masacrando, desmembrando y exterminando. El tío se lo ha tenido que pasar pipa. Muchas muertes y cada cual más jodida y violenta. Monstruos a mogollón y humanos cabrones liándola parda. Lo veo: Terror y mala baba mientras Juande sonreía dándole a la tecla. Y eso es bien, muy, muy bien. Yo me lo he pasado teta con ella, la he disfrutado muchísimo y doy fe de que es una excelente historia de terror crudo que no se queda solo en eso, sino que va más allá de la típica novela post-apocalíptica con criaturas. Considero que es un título imprescindible en cualquier biblioteca que se precie como tal.

Eso no quita que servidor, ante una hipotética situación en la que tuviera que verme en la jodida tesitura de tener que elegir entre Cenizas y su antecesora, me quedaría sin duda con Y pese a todo. Esa elección no tiene nada que ver con el nivel ni la calidad, ya que ambas gozan de una excelente salud en ese aspecto. La cuestión que me hace decantarme por Y pese a todo es algo tan simple como el que Juande me gusta más en su faceta más intimista, más psicológica y profunda. Al cabroncete se le da de miedo el drama. Para mí, su mejor obra hasta la fecha es sin discusión alguna El camino de baldosas amarillas y como ya le comenté en su momento al autor, esa novela es tan redonda, tan intensa, tan dura, que hubiera funcionado igual de bien sin la necesidad de ningún elemento fantástico en la trama.

cjddg2Lo dice alguien que ama el terror, que disfruta con él y que lo considera su género favorito con diferencia sobre el resto. Pero es que El camino, al igual que Y pese a todo, brillan por eso, por sus personajes, por su humanidad, por su profundidad. En Cenizas jugamos en una liga distinta. Incluso a un deporte distinto. No se deben ni se pueden comparar porque son dos cosas diferentes, con un enfoque e intención completamente dispar y sin nada que ver salvo estar ubicadas en un mismo universo. Ambas funcionan, cumplen con su objetivo, ofrecen aquello que prometen y dejan al lector más que satisfecho, con un buen sabor de boca, cada una a su manera. Y eso, amiguitos, es todo lo que importa.

Pues eso, ya sabéis. Que ya tardáis en haceros con ella, que el yate  no se paga solo y que el cabroncete de Juande se lo ha currado para que disfrutéis. No os va a decepcionar y vais a gozar como perras con su lectura, palabrita del niño Yisus.

 

 

Cenizas / Extinction (Y Pese a Todo…) 2

Juan de Dios Garduño

Editorial: Palabras de Agua

ISBN: 9788494654954

Páginas: 228 pág.

PVP: 16,10€

https://tienda.cyberdark.net/cenizas-extinction-y-pese-a-todo-2-n250117.html

 

 

 

 

 

La opinión de Soraya: De las ciudades vuestras tumbas, de Víctor Conde.

dlcvtvcSamuel es un niño judío que se encuentra dentro  de un campo de exterminio nazi.  Si no fuera  ya suficiente ese horror, una noche verá a un monstruo devorar a sus carceleros, aprovechando esa barbarie para huir  junto a otros judíos. En su marcha se llevara a su hermano  pequeño, Yarek .  Ningún guardia los detendrá, ya que ellos están siendo cazados. Otro prisionero fugado les ayudará en su huida, llevándoselos a Islandia.

Años más tarde, Yarek, nuestro protagonista, regresara a su Polonia natal donde se convertirá en maquinista de tren.  Una fría noche, atenderá en uno de los vagones una extraña pareja  compuesta por un caballero alemán y ella, esa dama de extrema palidez  pero de belleza cautivadora.

En apenas unos minutos su vagón se detendrá en un olvidado pueblo fantasma, bombardeado y abandonado por la guerra.  Allí,  Yarek será testigo del terror más absoluto que un ser humano pueda ver, lo que le llevara años más tarde a buscar a aquel que causo esa matanza cuyas imágenes le han atormentado todos estos años y que bien sabe que fue real.  Un manuscrito le dará una pista, comenzando la búsqueda de aquello que no debería de existir , pero también esperando ver de nuevo a la dama del tren,  la cual no logró olvidar .

Víctor  nos dejó una novela de vampiros moderna, diferente, donde intenta alejarse de lo ya escrito hasta ahora. Iniciará la trama de su novela en un campo de exterminio, y la terminara en la época actual,  así que haceros una idea de todo el camino por recorrer, de todo lo que debe de narrar.  Susurros del pasado.  Con estas pocas palabras, con esta sutil descripción entendemos como cataloga  a esos vampiros.

Es una historia  en la que percibimos que el autor disfrutó escribiéndola. Se nota muy pronto cuando lees pensamientos suyos, ciertas ideas personales  que deja en boca de sus protagonistas.  Con ellos, con esas reflexiones  tan suyas como sus creaciones, descansaremos un poco del terror, para acercarnos y entender las miserias humanas, los deseos, los miedos y las frustraciones.  Pero esas pausas serán mínimas, efímeras, apenas suficientes para recuperar el aliento.  Víctor es consciente de que está escribiendo una novela de vampiros y queremos sangre, desgarramientos, gritos.

La escena de la campana de viento humana  es lo más bestial que he leído en años dentro del género vampírico. No sé ni cuantas veces leí esa parte y todavía creo que necesito volver a leerla para deleitarme de nuevo con ella y no olvidar nunca tan gran maravilla escrita.

Plagas. Rituales. Y sí,  una historia de amor  de fondo,  que no estropea la historia, si no que la enriquece y resulta necesaria  para enlazar todo lo que allí dejó escrito.  Víctor Conde se empeña en no caer en lo de siempre, en innovar y para ello,  inventará nuevos rituales que hasta ahora  no habían sido usados en relatos vampíricos, descubriéndonos algunos hechos curiosos, sorprendentes y aterradores,  como por ejemplo  la espantosa  forma que emplean los vampiros para dormir.

Resumiendo: Sí, lo consiguió. Nos ha dejado una grandísima historia, un gran trabajo, fresco, concienzudo que consigue innovar y no caer en lo típico. Narrada de forma magistral  como solo Víctor Conde sabe hacerlo.

Por si no fuera suficiente, un regalo  en las últimas páginas. Unos relatos cortos que él tituló  Historias de Nueva York, donde disfrutaremos  de pequeñas cápsulas  envenenadas  siguiendo la temática vampírica y que son una delicia.  Con estas breves historias nos acercaremos hacia el final del libro, tan increíble como inesperado.

Un final  que nos devolverá a la noche de los tiempos,  pero sin olvidar nunca el verdadero horror,  un lugar aterrador donde hasta los monstruos tienen sus propias pesadillas.

Felicidades,  Víctor. Tardaré en olvidar este libro.